Bioseguridad de los núcleos genéticos, granjas multiplicadoras y centros de inseminación de la Argentina.

Publicado el: 22/12/2016

Introducción

La aplicación de medidas de bioseguridad destinadas a evitar el ingreso de nuevos agentes a una granja (bioseguridad externa) así como de las destinadas a prevenir la transmisión de agentes endémicos dentro de la granja (bioseguridad interna) son aspectos importantes en sanidad porcina. En el caso de las granjas que conforman el ápice de una pirámide genética estas medidas son un elemento imprescindible.

 El estudio de la bioseguridad ha tomado relevancia por la presentación de patógenos de difícil control y rápida diseminación como son PRRS y PED. En la Argentina no existen datos acerca del nivel de bioseguridad de las granjas porcinas. Esta información es primordial como punto de partida de futuras acciones de evaluación de riesgos y prevención de introducción y diseminación de nuevas entidades.

El objetivo del presente estudio fue describir las medidas de bioseguridad de los núcleos genéticos y granjas multiplicadores de la Argentina.

 

Material y métodos

Se encuestó la totalidad de las granjas que comercializan reproductores o semen (n=124) mediante la visita de veterinarios oficiales de SENASA correspondientes a la zona donde están ubicadas. Se realizó una encuesta epidemiológica semi-cerrada de 115 preguntas, referente a distintos aspectos relativos a las medidas de bioseguridad externa e interna, en relación con la gastroenteritis transmisible (TGE) tomado como modelo de entidad de reciente aparición.  

Tabla 1: Composición de la encuesta epidemiológica.
Para el análisis estadístico de las encuestas se utilizó el programa Epi Info 7.

 

Resultados

Bioseguridad externa

En el 14%), su ubicación con relación al frigorífico fue menor a 5 km y, en el 29% menor a 1 km de una ruta con tránsito frecuente de camiones de transporte de animales. El 65% de las granjas reponen sus reproductores del exterior, el 19% desconoce el estado sanitario con respecto a TGE del origen de los animales o considera que es positivo (6%) de ellos, el 13% realiza análisis al ingreso. El 69% posee un galpón aislado para la cuarentena -fuera o dentro de la explotación- pero en el 67% los casos dicho galpón se encuentra a menos de 500 metros de los animales de la granja. El tiempo de aislamiento fue mayor a 30 días en el 53%. En el 80% de las granjas, la cuarentena no posee ropa y botas propias, mientras que en el 66% de ellas el personal también trabaja en otras áreas de la granja. Una de cada cuatro granjas (24%) no realiza todo dentro / todo fuera (AI/AO) y el 18% de las granjas incorporan reproductores de más de un origen.

 

En el 69.4% de las explotaciones no hay rodoluvio y el 77% carece de arco de desinfección. Sin embargo, el 41% posee muelles de descarga para cada área. El 11% de los camiones de transporte de cerdos a frigorífico realizan viajes a varias granjas en un mismo día y el 6% llegan con cerdos. El 61% de los estos ingresan dentro del perímetro y el 19% no se lavan ni desinfectan, pudiendo ingresar los conductores de los camiones a los galpones en el 9%. El 33% posee una política de ingreso de visitas y el 68% exige el uso de botas propias de la granja. El 44,5% poseen duchas de uso diario y se exige su uso en el 35.4%. En menos del 1% de los casos, los operarios trabajan en más de una granja. Con relación a la introducción por fómites, el 16.5% no poseen equipos propios (jeringas, agujas, ultrasonidos), el 37% no verifica que los utensillos o instrumentos ingresados no se hayan usado en otra granja y, el 42% no los desinfectan.

 

Bioseguridad interna

El 31%, 42% y 51% no practican el sistema AI/AO en maternidad, destete y engorde, respectivamente. Se mezclan animales en el 35% en deteste y en el 38% en el engorde. Las granjas que no vacunan para el control de PCV-2 y Mycoplasma hyopneumoniae (Mh) fueron 29% y 31,5% respectivamente, siendo libres de Mh el 2,4%.

 

Discusión

Este trabajo constituye la primera evaluación sistemática que, sobre bioseguridad, se realiza en granjas porcina en el país. Los resultados muestran que existen aspectos esenciales de bioseguridad externa que requieren una pronta implementación, más aún cuando trata de granjas de genética o multiplicadores. La información aportada es esencial para la toma de decisiones por parte las autoridades sanitarias, en consideración que el país erradicó la PPC, existe un plan de control y erradicación de enfermedad de Aujeszky y es libre de PRRS y PED estas últimas presentes en países limítrofes.

 

Bibliografía

1. Holtkamp JD y col. Identifying questions in the American Association of Swine Veterinarian’s PRRS risk assessment survey that are important for retrospectively classifying swine herds according to whether they reported clinical PRRS outbreaks in the previous 3 years. Prevent. Vet. Med. 106, 42- 52.2012.

2. Casal J. y col. (2007). Biosecurity measures on swine farms in Spain: Perceptions by farmers and their relationship to current ton-farm measures. . Prevent. Vet. Med 82, 138-150

 
Autor/es
DVM MSc en Sanidad y Producción Porcina , Universidad Autónoma de Barcelona
Profesor Titular del Departamento de Sanidad y Anatomía animales. Facultad de veterinaria (Universitat Autònoma de Barcelona) – Adscrito al CReSA. Doctor en Veterinaria por la UAB. Su investigación se centra en las enfermedades infecciosas del porcino y es autor de numerosos artículos nacionales e internacionales en este ámbito. Responsable del servicio de diagnóstico laboratorial de enfermedades infecciosas
 
remove_red_eye 161 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved