engormix
search
search

Riesgo Micotoxinas como herramienta de gestión en la Porcicultura

Publicado el: 19/6/2019
Autor/es:

Brasil ocupa una importante posición en el ranking mundial de producción de carne porcina, como productor o exportador, quedando atrás sólo de China, la Unión Europea y Estados Unidos. Este crecimiento se debe a numerosos factores, como genética, manejo, sanidad y nutrición. Todos estos cuidados han hecho que la carne de cerdo sea muy atractiva y agradable al paladar, con la apertura de nuevos mercados. Dentro de esa cadena de producción, las raciones son intensamente utilizadas, representando cerca del 70 al 80% del costo total. Así, se debe garantizar la calidad de las materias primas, ya que esta puede, además de los costos, representar pérdidas en términos de productividad.

Así como en las demás áreas, la existencia de hongos en granos utilizados en la nutrición de cerdos, principalmente en el maíz, provoca pérdidas en los niveles energéticos; hay reducción en el valor nutricional, además de también poder ocurrir la producción de micotoxinas. La especie porcina es muy sensible a las intoxicaciones por micotoxinas. Las principales micotoxinas que afectan a estos animales son las aflatoxinas, producidas por hongos del género Aspergillus, y las fumonisinas, la zearalenona y los tricotecenos, que son producidos por hongos del género Fusarium.

Las aflatoxinas (B1, B2, G1 y G2) son causantes de diversos efectos tóxicos en los animales, siendo los cerdos particularmente sensibles. Los signos clínicos y la gravedad de los brotes de aflatoxicosis pueden variar con la edad de los animales; los más jóvenes presentan mayor sensibilidad. Otras variantes son el tipo de aflatoxina (B1 es la más tóxica), la composición de la dieta, el tiempo de exposición y la dosis ingerida. La aflatoxicosis aguda es fácilmente observada por lesiones hepáticas seguidas por depresión, anorexia, ictericia y hemorragias. En los casos superagudos, los signos clínicos son evidentes en pocas horas y llevan el animal rápidamente a la muerte. Sin embargo, la enfermedad subclínica es la más perjudicial; el animal ingiere bajas dosis de la toxina de forma constante, lo que determina alteraciones en los parámetros productivos.

La zearalenona es una micotoxina bastante importante para la especie porcina, pues causa diversos trastornos reproductivos. La micotoxina o sus metabolitos causan hiperestrogenismo por promover la estimulación de los receptores estrogénicos citoplasmáticos, incrementando la síntesis proteica en el aparato reproductor. En consecuencia, la secreción de las células endometriales, la síntesis de las proteínas uterinas y el tamaño del tracto reproductivo aumentan. Estas deformaciones pueden llevar a la pseudogestación por el mantenimiento de cuerpo lúteo y determinar cuadros caracterizados por el nacimiento de lechones débiles y mortinatos y, muchas veces, por el síndrome de abducción de las patas o splay leg. También puede ocurrir una reducción acentuada en las tasas de concepción, acompañada de repetición de celo.

Los cerdos también presentan alta sensibilidad a las fumonisinas. Los principales órganos diana son pulmón, corazón e hígado, siendo que el síndrome específico en esta especie es el Edema Pulmonar Porcino, generalmente con hidrotórax. Estos signos clínicos son comunes en las intoxicaciones agudas, cuando el animal ingiere altas dosis de la toxina en un corto período de tempo. Con todo, las intoxicaciones crónicas son las más frecuentes y ocurren como consecuencia de las lesiones hepáticas e intestinales, lo que resulta en apariencia de mal estado general del animal. En estos casos, los animales de un lote normalmente presentan una significativa disparidad. La ingesta de alimento es reducida, reflejando en menor ganancia de peso. Además, los animales presentan cerdas con menor intensidad de brillo, pelos erizados y circulan con mayor frecuencia en el corral al alimentarse. Esta toxina puede causar efectos inmunosupresores como reducción de la concentración de macrófagos en los pulmones de los cerdos, predisponiendo los mismos a enfermedades respiratorias.

Otro importante grupo de micotoxinas es el de los tricotecenos, cuya principal característica es su efecto inmunosupresor. La especie porcina presenta gran sensibilidad a estas toxinas. El principal mecanismo de acción ocurre por inhibición de la síntesis proteica e interferencia en la síntesis de ADN y ARN, alcanzando células de alta capacidad metabólica y multiplicación activa. Dentro de ese grupo, el de mayor importancia toxicológica y económica para la porcinocultura es el deoxinivalenol. Otras toxinas importantes son la diacetoxiscirpenol, las toxinas T-2 y nivalenol que, aunque con efectos significativos, tienen una baja prevalencia en las materias primas rutinariamente utilizadas para producir raciones. La Figura 1 ilustra las principales micotoxinas que afectan el rendimiento de los cerdos, junto con el nivel de riesgo que cada una representa.


Click aquí para ampliar la imagen 
Figura 1 – Riesgo de las principales micotoxinas que afectan el rendimiento de los cerdos.

Otro factor bastante discutido es la ocurrencia de múltiples toxinas y, por eso, varias acciones preventivas deben ser efectuadas. La decisión, por ejemplo, del uso o no de un aditivo antimicotoxinas, así como de la dosificación de inclusión, debe tomarse en función de la evaluación del Riesgo Micotoxinas. Esta gestión se realiza mediante una constante evaluación de las materias primas utilizadas para la fabricación de las raciones. Hoy se dispone de análisis a través del Near Infrared Spectroscopy (NIR), una herramienta de gestión muy ágil para la toma de decisión. El uso del NIR posibilita una visión general sobre el riesgo de exposición micotoxicológica en las diversas fases de producción.

El riesgo es un algoritmo que calcula la probabilidad de que haya presión micotoxicológica baja, media o alta basado en la frecuencia de presencia y nivel de contaminación, además del efecto de la coocurrencia de otras micotoxinas. La Figura 2 muestra el riesgo zearalenona para los cerdos en diversas fases de creación de acuerdo con el historial de análisis y los demás factores mencionados anteriormente. Así, la toma de decisión basada en un historial de análisis se vuelve mucho más segura y económica: menos aditivo será utilizado cuando el riesgo es bajo y más cuando el riesgo es alto. De esta forma, se reducen las pérdidas en la producción de animales.

Evaluación del Riesgo Micotoxinas - Zearalenona -


Click aquí para ampliar la imagen 
Figura 2 – Ejemplo del Riesgo Micotoxinas en las diversas fases de producción a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, el uso del Riesgo Micotoxinas basado en la herramienta NIR como un sistema de gestión micotoxicológica es un recurso muy seguro de toma de decisión. Esta metodología tiene como ventajas la facilidad en la preparación de las muestras, la no utilización de reactivos, la simple operatividad y, principalmente, la agilidad en la obtención del resultado. Es una tecnología que trae beneficios para el productor y para el rebaño, posibilitando la toma de decisión en tiempo real con minimización de pérdidas y maximización de rentabilidad.

 
Autor/es
Doctorado en Universidad Federal de Santa María, en Medicina Veterinaria Preventiva, con énfasis en el área micotoxicológica. Graduada en Zootecnia y Maestría en Zootecnia en la Universidad Federal de Santa María. Experiencia en el área micotoxicológica y nutricional, usando equipos de NIRS y HPLC. Trabajó en la Empresa Agroceres Multimix por cuatro años, en la cual actuó como Nutricionista y posterior Supervisión del Laboratorio de Bromatología. Hoy es parte del staff profesional de Pegasus Science.
 
remove_red_eye 190 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios