engormix
search
search

Muestreo para el análisis de micotoxinas

Publicado el: 6/5/2019
Autor/es:

1. Conceptos generales

La determinación exacta de la concentración de micotoxinas dentro de un lote es bastante difícil de ser realizada en función de la distribución heterogénea de estas en la masa de granos. El muestreo es una etapa muy importante, pues se necesita de una muestra representativa que ofrezca un resultado de análisis confiable. Infelizmente no es posible colectar una muestra con 100% de confiabilidad. Además, se tienen errores inherentes a todo el proceso de cuantificación de micotoxinas, que se divide básicamente en tres etapas: toma de muestras, preparación de muestras y análisis de muestras (Figura 1).

Figura 1 – Errores involucrados en el procedimiento de cuantificación de micotoxinas.

La etapa de muestreo es la que contribuye con el mayor error. De esa forma, algunos cuidados deben ser tomados para la minimización de los errores en esa fase. El muestreo consiste en retirar varias muestras elementales del lote de granos, subproductos o alimento. La suma de las muestras elementales se llama muestra compuesta. Si las muestras elementales son granos enteros, es recomendado moler toda la muestra compuesta con una zaranda de 2 o 3 mm para aumentar el número de partículas y por consiguiente dispersar las micotoxinas de una forma más homogénea. En seguida, la muestra compuesta se homogeneiza y se reduce para formar la muestra de laboratorio para ser analizada (Figura 2).

 

Básicamente, el muestreo puede ser estático o dinámico:

Muestreo estático: Realizado cuando el lote está "parado". En cargas a granel, puede ser efectuado con caladores graneleros manuales o neumáticos, siguiendo las recomendaciones del reglamento EC 401/2006 (Figura 3).

Figura 3 – Muestreo estático.

Muestreo dinámico: Realizado cuando el lote está siendo transportado de un local para otro. Las colectas de las muestras son realizadas con un sistema automático o manual. El muestro automático es muy práctico y eficiente, por eso su empleo está ampliamente difundido en diversas empresas. El uso de muestreadores automáticos y otros sistemas mucho más simples, como la colecta de muestras elementales ya trituradas por intermedio de perforaciones efectuadas en las tubulaciones, especialmente los transportadores de tornillo sin fin, facilitan significativamente el procedimiento de muestreo y resultan en muestras altamente representativas. Sin embargo, si no hay la posibilidad de recolectar granos molidos, en el caso de molienda conjunta con otros ingredientes (torta de soya, salvado de trigo, etc), se puede recoger durante el movimiento de los granos enteros previamente a la molienda.

1 - Vista lateral: Las flechas (A y B) indican el flujo de los granos molidos o enteros en transportador de tornillo sin fin. Las muestras elementales son colectadas a través del tubo C y almacenadas en el recipiente D (muestra compuesta).

2 – Corte transversal: Las muestras elementales salen por el orificio E (con 8 a 15 mm de diámetro para granos molidos, dependiendo del tornillo), localizado en un ángulo de 45° a partir de la base del lado derecho de la tubulación externa del transportador, teniendo en consideración el sentido del flujo de la materia prima.

Figura 4 –   Muestreo automático en flujo continuo aplicado en el transporte interno de la materia prima en la fábrica de alimentos.

  • Si el muestreo se realiza en granos molidos, sólo es necesario reducir el tamaño de la muestra compuesta para 500 a 1000 g para enviar para análisis al NIR (y moler a 1 mm para leer en el NIR).
  • Si el muestreo se realiza en granos enteros, es necesario moler toda la muestra compuesta con zaranda de 2 o 3 mm antes de reducir el tamaño para 500 a 1000 g para enviar para análisis al NIR (y moler a 1 mm para leer en el NIR).

En el muestreo dinámico (Figura 5) durante el transporte de la materia prima, la cantidad de muestra compuesta debe calcularse siguiendo la fórmula:

 
2. Cómo funciona el muestreo en la práctica

>  Para monitorear la materia prima en la recepción:.
 
Se puede calificar proveedores.
Recoger muestras por el método de muestreo estático (calador granelero manual o sonda neumática). Recoger dos muestras compuestas de aproximadamente 5 kg cada por camión. La concentración de micotoxinas en la carga es dada por el promedio de las dos muestras (Figura 6).

Figura 6 – Muestreo estático en camión.

La posibilidad de analizar carga a carga todas las materias primas que llegan a la fábrica de raciones o industria de alimentos permite la segregación por silo y/o destino adecuado conforme a la clasificación en cuanto al riesgo micotoxicológico. Por ser una metodología ultrarrápida, también se aplica en la carga/descarga de buques, trenes y silos. El número de muestras analizadas es sustancialmente mayor que en otras metodologías convencionales, lo que aumenta la seguridad de los resultados y minimiza la dificultad en determinar correctamente la concentración de las micotoxinas que se distribuyen de forma heterogénea en la masa de granos (Figura 7).

Figura 7 – Estadística de contaminación de micotoxinas por silo.


> Para monitorear la materia prima utilizada para fabricar alimentos:

Monitoreo del Riesgo Micotoxinas.

El Riesgo Micotoxinas es indicado de acuerdo con el historial del monitoreo de cada micotoxina y con factores como la susceptibilidad de cada especie animal, edad y sexo. Indica, en tiempo real, el nivel de presión micotoxicológica al que los animales han sido y están sometidos. Esta información es primordial para la toma de decisiones, ya que ayuda a determinar el destino adecuado del producto final, así como el uso o no de un aditivo antimicotoxinas específico para una o más micotoxinas.

Un método muy simple y representativo es el muestreo automático en flujo continuo aplicado en el momento del transporte interno de la materia prima en la fábrica de alimentos (Figura 8). Para eso se deben seguir algunas recomendaciones:

- Recoger al menos dos muestras compuestas/día (una por la mañana y otra por la tarde);

- Recoger una muestra compuesta cada 250 toneladas de maíz que se utilizan;
- El volumen (kg) de la suma de las muestras diarias es igual a 

*Molienda: no es necesario si el muestreo se aplica en granos molidos.
Figura 8 – Muestreo automático en flujo continuo.

Ejemplo 1:
Empresa que produce 280 toneladas de ración por día, con un 60% de inclusión de maíz.

Consumo de 168 toneladas de maíz al día.

168 t ÷ 250 t = menos de 1, pero para hacer el gerenciamiento del riesgo es necesario por lo menos dos muestras compuestas por día.

Recoger al menos 2 muestras compuestas al día. Peso de las 2 muestras (kg) = 

Resumen: Recoger 2 muestras compuestas de maíz por día con 29 kg cada una.


Ejemplo 2:
Empresa que produce 1200 toneladas de ración por día, con un 60% de inclusión de maíz.

Consumo de 720 toneladas de maíz al día.

720 t ÷ 250 t = 3 muestras compuestas al día. Peso de las 3 muestras (kg) = 120 kg.

Resumen: Recoger 3 muestras compuestas de maíz por día con 40 kg cada una.

Este procedimiento puede ser adoptado para todas las materias primas que tienen riesgo de contaminación por micotoxinas y que se utilizan en la planta de raciones.

El Riesgo Micotoxinas se calcula en la plataforma Olimpo, que es la plataforma online de la Pegasus Science. Se debe seleccionar la especie animal, sexo y fase de producción e informar el porcentaje de inclusión de cada ingrediente en el respectivo alimento para visualizar los gráficos de riesgo para cada micotoxina.


Conclusión

La primera etapa para la gestión de micotoxinas es el muestreo. La distribución de las micotoxinas en un lote de granos es heterogénea y, por lo tanto, el muestreo para análisis en cereales es más complejo que un muestreo para análisis de proteínas, por ejemplo. Esta característica dificulta la obtención de una muestra representativa, determinando equívocos en la interpretación de los resultados y en el diagnóstico. El correcto muestreo permite verificar la verdadera presencia de micotoxinas en las materias primas. La adopción de un programa continuo de monitoreo de las materias primas es imprescindible, pues detectará cuál es el riesgo basado en todos los lotes de granos muestreados, proporcionando subsidios para tomas de decisiones más seguras en relación a las micotoxinas.

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
Doctorado en Universidad Federal de Santa María, en Medicina Veterinaria Preventiva, con énfasis en el área micotoxicológica. Graduada en Zootecnia y Maestría en Zootecnia en la Universidad Federal de Santa María. Experiencia en el área micotoxicológica y nutricional, usando equipos de NIRS y HPLC. Trabajó en la Empresa Agroceres Multimix por cuatro años, en la cual actuó como Nutricionista y posterior Supervisión del Laboratorio de Bromatología. Hoy es parte del staff profesional de Pegasus Science.
 
remove_red_eye 285 forum 4 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Denize Tyska
Compartir:
close
Ver todos los comentarios