Evaluación del bienestar animal de gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso

Publicado el: 15/9/2021
Autor/es: Octavio Villanueva Sánchez, Silvia Carrillo Domínguez, Roberto Chavira-Ramírez (Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán - INCMNSZ), Mónica Martínez-Marcial (Instituto de Biomédicas, Universidad Nacional Autónoma de México - UNAM), Genaro Miranda de la Lama (Universidad Autónoma Metropolitana de México - UAM) y Ernesto Ávila González (Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, UNAM). México

INTRODUCCIÓN

En los últimos años el interés por el bienestar de las gallinas ha ido en aumento. Gran parte de la legislación europea actual sobre el bienestar de las gallinas ponedoras ha sido influenciada más por el público y grupos activistas, que por la evidencia científica. Dichos grupos propusieron que la Unión Europea aboliera el sistema de alojamiento en jaulas por el de jaulas enriquecidas (750 cm2 de superficie por ave); donde además las gallinas cuentan con perchas y material para anidación (Bulmer y Gil, 2008). A este respecto, en los Estados Unidos de Norteamérica se espera que para el año 2025 más del 90% de la producción de huevo para plato se lleve a cabo en sistemas libres de jaulas (Regmi et al., 2018). Sin embargo, las jaulas convencionales siguen siendo el principal sistema de alojamiento para las gallinas ponedoras en el mundo, si bien este sistema ha sido criticado por limitar la capacidad de las gallinas para expresar ciertas conductas (Khumput et al., 2018). Por otra parte, los avicultores creen que la productividad de gallinas alojadas en piso tiene mayor rendimiento productivo (Itza-Otiz et al., 2016). A este respecto Camphell et al., 2017, reportaron que gallinas alojadas en piso presentan una mayor expresión de conductas.

En México, primer consumidor per cápita y cuarto productor mundial de huevo para plato (UNA, 2019), el principal sistema de producción de alojamiento es de jaulas convencionales, pero por situaciones sociales y culturales también coexisten otros sistemas, por lo que es de particular interés llevar a cabo estudios al respecto. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue evaluar las variables de producción, comportamiento, estado de salud y calidad física del huevo; como indicadores para determinar el bienestar animal en gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso.


MATERIAL Y MÉTODOS

Ubicación del experimento

El estudio se llevó a cabo en el Centro Experimental de Investigación y Extensión Avícolas (CEIEPAv), de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicado en la Ciudad de México, a una altura de 2,250 metros sobre el nivel del mar, y con temperatura media anual de 18 ºC (FMVZ, 2019). Un lote de 50 gallinas ponedoras Bovans White de 22 semanas de edad fueron alojadas en piso; una gallina por cada 1,200 cm2 , y como un accesorio adicional en su alojamiento se colocaron cajas para nido; no tuvieron perchas. Se les proporcionó una dieta que cubriera las recomendaciones para gallinas ponedoras del National Research Council,1994. Durante las 40 semanas del estudio, se les proporcionó alimento y agua ad libitum, y tuvieron un programa de fotoperiodo de 16:8 horas (luz: obscuridad). La temperatura y la humedad de la caseta permanecieron en 20 ± 3 0C y 65 a 70% de humedad relativa, respectivamente. Las gallinas fueron evaluadas a las 22, 30 y 62 semanas de edad. Este protocolo de estudio fue aprobado por el Comité de Ética (número DC-2017/1-5) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Tamaño de muestra

Se utilizó la ecuación descrita por Dell et al., 2002, para comparar grupos de variables continuas, 𝑛 = 1 + 2𝐶 (𝑠/𝑑)2, donde C es una constante que depende del valor de α y β seleccionados, donde α =0.05 y 1- β =0.9; donde s es la desviación estándar de la variable para estudiar, y d es la magnitud de la diferencia, que dependen de la variable respuesta; en nuestra investigación fueron las conductas a evaluar. Para determinar el tamaño de muestra con resultados significativos se debe considerar el número de sujetos al finalizar el estudio. Para este fin se realizó el siguiente cálculo: 𝑛 (1 /1 − 𝑅), donde: n representa el número de sujetos sin pérdidas y R es la proporción de pérdidas esperadas (García et al., 2013).

Variables productivas

Se obtuvieron los promedios de los datos productivos de la parvada de las siguientes variables: alimento por ave/día, índice de conversión, porcentaje de postura o producción de huevo, mortalidad, porcentaje de huevo sucio y porcentaje de huevo quebrado.

Comportamiento

Se colocaron cámaras de video (Samsung HMX-F800 y Cannon VIXIA HF R70) frente a las gallinas para acostumbrarlas a su presencia y grabar sus conductas (Martin y Bateson, 1993). Se seleccionó un rango final de observación focal de 400 segundos por gallina entre las 10:00 a 11:00 horas como intervalo de tiempo designado (Mishra et al., 2005). Se elaboró un etograma para asignar el porcentaje, frecuencia y tiempo total de conductas observadas, usando el programa de computación CowLog (Haninnen y Pastell, 2009) con sistema operativo Ubuntu Linux 8.04 para crear bases de datos para las conductas a observar.

Estado de salud

Para conocer el estado de salud de las gallinas se evaluaron sus plumas, patas y crestas, con un sistema de calificación modificado (Welfare Quality, 2009)

Calidad física del huevo

Se realizó el pesaje de todos los huevos obtenidos de un solo día, a las 22, 30 y 62 semanas de edad de las gallinas (Balanza digital Ohaus Navigator Modelo N1D110, (capacidad 4,100 g y precisión de 0.1 g); se midió el largo y ancho del huevo (Vernier digital), el grosor del cascarón, diámetro y altura de la yema. Se midió la altura de la albúmina (unidades Haugh) y el color de la yema (Eggware VI.06, Technical Services and Supplies Inc).

Análisis estadístico

La calidad física del huevo fue analizada con la prueba T de Student y los datos de comportamiento con la prueba de Wilcoxon (IBM. SPSS Versión 21, 2012). El valor P < 0.05 indicó la significancia estadística. Por otra parte, el porcentaje acumulado se utilizó para evaluar el estado de salud y se obtuvieron los promedios (datos tabulados) de las variables productivas de la parvada.


RESULTADOS

Variables de producción

Se evaluaron las siguientes variables productivas (cuadro 1) en la parvada, para detectar cualquier deficiencia o problema sanitario durante el periodo de estudio. Se observó un mayor incremento en el índice de conversión, consumo de alimento, y porcentaje de huevo sucio en la semana 62.

Evaluación del bienestar animal de gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso - Image 1

Comportamiento en gallinas

Las diferencias más relevantes entre las conductas (cuadro 2), fueron en primera instancia en Frecuencia. Se observaron diferencias (P < 0.05) en las conductas Echarse, Explorar, Forrajear y Baño de tierra; la semana que más diferencias presenta es la 62 versus 22 y 30. Por otra parte, Baño de tierra, Echarse y Pararse es mayor en la semana 62, con menores frecuencias en las conductas Acicalar, Explorar y Forrajear. Asimismo, en Tiempo, en la conducta Acicalar se observaron diferencias (P < 0.05), entre la semana 30 versus 62. Además, en las conductas Alimentarse, Baño de tierra, Echarse, Explorar, Forrajear, Pararse y Picar el alojamiento, la semana que más diferencias presenta es la 62 versus 22 y 30. Alimentarse y Picar el alojamiento fue mayor en la semana 30. Baño de tierra, Echarse y Pararse ocuparon un mayor tiempo en la semana 62, con menor tiempo en las conductas Acicalar, Explorar y Forrajear.

Con respecto a las correlaciones evaluadas, solamente en la conducta Alimentarse se observó una correlación positiva (0.91) de interés entre la semana 30 y 62.

Evaluación del bienestar animal de gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso - Image 2

Estado de salud. En el sistema de alojamiento se mantuvo la calificación de 1 para ambos indicadores en patas y plumas. Por otra parte, en la semana 62 se observó el indicador cresta con la calificación de 2 en el 100% de las gallinas (cuadro 3)

Evaluación del bienestar animal de gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso - Image 3

Calidad física del huevo.

Las diferencias entre comparaciones de las semanas (cuadro 4), muestran que solo en Peso del cascarón y Altura de la yema no hay diferencias entre semanas. La semana 22 es en la que más se encontraron diferencias con las otras semanas, teniendo menores valores promedios en Peso del huevo, Color de la yema y Diámetro de la yema; esta misma semana tiene los mayores valores en las restantes variables.

Evaluación del bienestar animal de gallinas ponedoras Bovans White alojadas en piso - Image 4


DISCUSIÓN

Variables productivas. Los resultados cumplieron de manera general con lo establecido en la guía de producto de la línea Bovans White por la casa matriz Hendrix Isa, 2019; sin embargo, en la semana 62 se incrementó el consumo de alimento, índice de conversión, y porcentaje de huevo sucio, lo que coincide con lo reportado por otros autores (Ahammed et al., 2014; Golden y Anderson, 2012; Holt et al., 2011). Es importante resaltar el concepto de inocuidad alimentaria, ya que el porcentaje de huevo sucio es una característica muy castigada para la comercialización del huevo, sumado a la posible alteración en la inocuidad del alimento (FAO, 2007).

Comportamiento de las gallinas. La definición, priorización y medición de las necesidades de la expresión del comportamiento son cruciales en un estudio con gallinas. Los animales tienen necesidades de comportamiento que son evidentes para el mantenimiento individual, como son las conductas alimentarse y beber (Downing, 2012). Durante el presente trabajo se observó un gran repertorio de conductas, donde resaltaron Buscar Alimento, que se sugiere es una conducta redirigida de Forrajear, como lo es Picar pluma descrito por Johannson et al., 2015; ambas conductas y forrajear fueron disminuyendo en tiempo hacia el final del estudio. Por otra parte, en las gallinas se incrementó notablemente al final del estudio la frecuencia y tiempo de la conducta Baño de tierra; dicha conducta es muy importante para mantener en buenas condiciones el plumaje de la gallina (Campbell et al., 2017).

En relación a la conducta Echarse, ésta se incrementó notablemente hasta la semana 30, lo que va de acuerdo con lo reportado (Singh et al., 2009), ya que en esta semana las gallinas requirieron más alimento y descanso, debido a su alta tasa de producción de huevo. Además, se observó que las conductas aparentemente ligadas en su momento como Caminar y Explorar, declinaron durante el estudio a partir de la semana 30. A este respecto las gallinas probablemente caminan una distancia corta para alcanzar otro espacio dentro del alojamiento, cambian de un lado a otro para escapar de otras gallinas, o bien tienen una caminata más larga por confort como lo describe Mishra et al., 2005. En el presente estudio las gallinas no tuvieron perchas en las instalaciones; sin embargo, la motivación de volar existió.

Estado de salud. Las gallinas se mantuvieron con muy buena condición física hasta el final del estudio, con un relativo deterioro en la cresta, y que va de acuerdo con lo reportado por otros autores (Weitzenbuger et al., 2006). Por otra parte, la buena condición de salud de las patas en las gallinas fue evidente, lo que se constata con lo descrito por algunos autores en relación con los bajos niveles de hiperqueratosis en gallinas que no tiene acceso a perchas (Navarra y Pinson, 2010).

Calidad física del huevo. Las unidades Haugh que son indicadores de la frescura del huevo, variaron durante el estudio; sin embargo se encontraron dentro de los parámetros establecidos (NMX-FF-127-SCFI-2016), lo que concuerda también con lo descrito por Farhad y Fariba, 2011 para gallinas en piso. Por otra parte, el color de la yema fue diferente entre las semanas, lo que sin duda fue influenciado por la variación de los niveles de inclusión de pigmento, carotenoides o xantofilas en la dieta. En general, las diferencias observadas en las restantes variables van de acuerdo a lo reportado por Roberts et al., 2013, que lo atribuye a la edad de la gallina. Aunado a la discusión, sin duda uno de los factores más importantes en la producción del huevo para plato son los cambios de densidad poblacional, que pueden afectar los patrones de las diversas conductas en la gallina (Botreau et al., 2007).

La densidad de población descrita en este trabajo fue similar a lo reportado para el sistema barn o cobertizo (AVMA, 2012), con cajas para nido y sin perchas.


CONCLUSIONES

La evaluación del bienestar animal de gallinas en piso demostró una buena calidad física del huevo, expresión de un amplio repertorio de conductas y un buen estado de salud. Sin embargo, hay que considerar que al final del estudio se incrementó el consumo de alimento, índice de conversión y porcentaje de huevo sucio. Los resultados encontrados proporcionan un referente de bienestar animal en la gallina Bovans White alojada en piso.


Articulo publicado en Abanico veterinario versión On-line ISSN 2448-6132
Versión impresa ISSN 2007-428X - Abanico vet vol.10 Tepic ene./dic. 2020 Epub 30-Jun-2020
https://doi.org/10.21929/abavet2020.5 

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
Profesor Emérito de la UNAM. MVZ, MSc. en Nutrición Aviar (Univ. de Iowa, USA). Director Técnico del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola (UNAM). Publicó 180 artículos en revistas especializadas y 300 en memorias de congresos; dirigió ciento de tesis (licenciaturas, maestrías y doctorados). Recibió premios nacionales de varias Asociaciones. Dió más de 100 conferencias científicas. Fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (2007) e ingresó al salón de la fama de la Avicultura Latinoamericana (2009).
 
remove_red_eye 23 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved