Carne falsa o artificial producida en laboratorio ¿Se acabará la producción porcina como la conocemos actualmente?

Publicado el:
Autor/es:

Las grandes empresas de la agroindustria a nivel mundial  comienzan a mirar hacia el sector investigativo, ya que se sabe que se puede producir carne artificial o falsa y que el método usado para producirla no es del otro mundo como siempre lo hemos creído.

Se dice que es una carne limpia y sana que ayuda a la innocuidad de esta proteína para la alimentación del ser humano, es libre de antibióticos, protege al medio ambiente al evitar usar tanta agua como se hace al criar los animales en forma intensiva y usa menos espacio ya que se hace en un espacio reducido como el de un laboratorio y no en un espacio tan extenso como lo es una granja porcina, protege y da bienestar animal, etc.

Esta carne artificial se fabrica a partir de células madre muscular de un animal vivo que se ponen a multiplicar en un medio de cultivo alimenticio, que a su vez, las hace crecer (se usa suero fetal bovino en el caso de carne de res); la primera hamburguesa de res se fabricó en el año 2013 y se presentó en Londres, aunque no era un producto similar al habitual que consumimos a diario era carne real, eran fibras musculares con tejido conectivo que hubo que mezclarla con grasa animal, sal, huevo en polvo, migas de pan y jugo de remolacha para darle color y que se pareciera más a carne natural.

Algunas otras empresas están fabricando carne de pollo y pescado a partir de algunos vegetales como sustituto de la carne natural; son imitaciones en aspecto  y características organolépticas de las carnes y se usa en su fabricación legumbres como soja, garbanzos y cereales como quinua; se mezclan con cebolla, harina, aceites y especias para darle un mayor parecido en cuanto a sabor y textura.

La actual problemática ambiental que sufre la explotación del cerdo en el mundo, nos obliga a cambiar la metodología de producción de carne, esa proteína tan deseada y necesaria por el ser humano y algunos animales, como las mascotas por ejemplo cuya alimentación a base de concentrados tienen como materia prima la carne. Una de las formas de  cambiar puede ser la producción de carne artificial, carne de laboratorio, aunque esto conlleve a que las explotaciones de cerdos concebidas actualmente desaparezcan totalmente o se reduzcan drásticamente.

La pregunta que me asalta en estos momentos es que si este tipo de carnes es igual o muy parecida a la carne natural y desaparece la industria cárnica como la tenemos hoy, desaparecerán también profesiones como la zootecnia y otras que se encargan del manejo de los animales de granja? Desaparecerán también o se reducirán las grandes empresas dedicadas a producir y comercializar drogas veterinarias, principalmente aquellas que manejan antibióticos?

Algunos científicos como Mark Post (Holanda) y su equipo de trabajo plantean la necesidad de buscar alternativas ante la insostenibilidad del sector ganadero y plantea una de tres (3) soluciones u opciones de trabajo:

  • < No hacer nada y dejar las cosas como van
  • < Volvernos vegetarianos y dejar de producir animales de abasto
  • < Investigar algo nuevo como la carne artificial

La organización internacional de la salud (OMS) estima que en 40 años la demanda de alimentos en el mundo se duplicará y los actuales sistemas de producción no podrán satisfacer esa demanda, por lo que es necesaria la investigación de algo nuevo como la creación de carne artificial (la carne natural será un artículo de lujo); en 2017 se produjeron 322 millones de toneladas de carne en el mundo que fueron consumidos y si se duplica esta cifra, estamos hablando más o menos de 650 millones de toneladas que serán obtenidas duplicando el número de animales de abasto o creando animales con mayor productividad que los actuales o buscando la sustitución de esa carne natural para nutrir a la población humana cada vez más creciente y exigente.

En California (EEUU) una compañía usa proteínas creadas en laboratorio (carne falsa) para fabricar alimento concentrado y alimentar a perros y gatos, asegurando así, o amortiguando un poco la liberación de gases de efecto invernadero en el mundo, conservando el medio ambiente, ya que reduce el uso de agua y tierras usadas en proyectos pecuarios para producir la cantidad de carne necesaria para obtener esa proteína animal.

Algunos conocedores del tema del derecho a la alimentación como Jean Ziegler quien es relator especial para las Naciones Unidas, plantea que la producción de carne artificial no es la solución para la hambruna que padece actualmente la humanidad, y se basan en que en 2016 el planeta produjo la suficiente comida como para alimentar 12.000 millones de personas y sólo habitábamos el planeta cerca de 7.000 millones; en cambio, una de cada siete (7) personas pasaba hambre; entonces la solución de la carne artificial no es tan “ milagrosa” como se quiere mostrar.

Basta no más con visitar una central de abastos de alimentos o los restaurantes para darnos cuenta la cantidad de comida que se desperdicia y va a parar a los contenedores de basura, ya sea por malos manejos o por intereses creados al desabastecer por un tiempo a una población para hacer que los precios suban o simplemente porque nos volvimos muy exigentes y “orgullosos” y dejamos en los platos un poco de sobrante que entre tantas personas va formando una cantidad interesante de comida que se desperdicia pudiendo alimentar a aquellos que la necesitan; y no me refiero precisamente a regalar esas sobras, sino más bien a sacar o pedir sólo lo que estoy en capacidad de ingerir para evitar dejar sobras que van a parar a esos basureros y pueden contaminar el ambiente y generar enfermedades, etc.

Jean Ziegler dice además, que la crisis alimentaria no existe como tal, ya que todo responde a un interés económico; por lo tanto, la carne artificial se convertirá en un negocio que puede ser muy rentable y lo de “alimentar a la humanidad” será una mera ilusión. En este punto no quiero ser pesimista ni mucho menos problemático, pero si los mismos investigadores están creando empresas es porque ven la parte rentable muy interesante y no están pensando, o lo están haciendo no como un tema prioritario, en las gentes más pobres de nuestro planeta.

Al respecto traigo una frase de mi padre, un hombre sencillo pero muy sabio quien decía unas palabras igualmente de sencillas pero con un contenido gigante: “Nadie da una puntada sin dedal” queriendo decir que en todo acto hay un interés atravesado y si ese interés es económico con mayor razón

El mismo autor plantea que: “Ante la perspectiva de que el día de mañana no podamos seguir comiendo tanta carne, la alternativa no pasa por su versión artificial sino por replantearnos nuestra dieta. Menos proteína animal y más proteína vegetal y reaprender a comer con alimentos de calidad, campesinos y locales; en definitiva, comer comida”.

 
remove_red_eye 134 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved