engormix
Estaremos presentes en:
23 al 25 de Octubre de 2018
Miami, Florida, Estados Unidos de América

Identificación de Lesiones Asociadas con Micotoxinas en Mataderos

Publicado el:
Autor/es:
2296 14 Estadísticas
Compartir:
Información del video
Fecha: martes, 22 de septiembre de 2015
Descripción:

Manuel Contreras, Director de Servicios veterinarios de Special Nutrients, nos habla sobre la Identificación de lesiones asociadas con micotoxinas en la faena de pollos. El poder cuantificar la concentración de estos tóxicos es una herramienta que podría ayudar a tomar la decisión adecuada, pero lamentablemente su detección en materias primas se caracteriza por resultados inconsistentes, debido a su distribución poco uniforme y a las fallas que ocurren al tomar las muestras. Ante todas estas limitaciones, u

Ver más

Frecuentemente los productores avícolas alrededor del mundo están interesados en determinar si las micotoxinas identificadas en el alimento o en los ingredientes, están afectando la productividad de las parvadas.

En el caso de las compañías que han decidido añadir aditivos anti-micotoxinas, se cuestionan si se justifica el costo adicional que representa su inclusión en la ración.

El poder cuantificar la concentración de estos tóxicos es una herramienta que podría ayudar a tomar la decisión adecuada, pero lamentablemente su detección en materias primas se caracteriza por resultados inconsistentes, debido a su distribución poco uniforme y a las fallas que ocurren al tomar las muestras.

Ante todas estas limitaciones, un enfoque práctico consiste en evaluar la presencia de lesiones producidas por micotoxinas en el matadero. La identificación de estas lesiones, junto con la evaluación de los parámetros productivos, permitirá determinar si están causando daño y si los programas preventivos funcionan.

 

Lesiones Orales

Las micotoxinas responsables de esta lesión pertenecen al grupo de los tricoticenos, e incluye la toxina T2, MAS (monoacetoxiscirpenol) y DAS (diacetoxiscirpenol).

En la fase inicial el daño se presenta en forma de placas amarillentas que posteriormente se convierten en úlceras localizadas en el paladar, lengua, base de la boca, salida de los conductos salivares y el margen inferior del pico.

Después de la cicatrización solo quedan pequeñas llagas que permanecen en el área afectada. En casos severos, la necropsia de la punta de la lengua o de todo el órgano puede ocurrir.

Las lesiones orales son detectadas con mayor frecuencia después de largos períodos de alimentación, generalmente en pollas y gallinas, pero si la concentración de micotoxinas es alta, las lesiones aparecerán más temprano. En términos generales es más difícil detectarlas en aves de 3 a 5 semanas. 

Diagnóstico diferencial

La presencia de depósitos de trigo en las comisuras labiales, en regiones donde se usa este grano, es una condición que se debe descartar en un diagnóstico diferencial. Lamentablemente los inspectores que trabajan en los mataderos no tienen tiempo de evaluar este tipo de lesión porque las canales pasan rápidamente por las líneas de procesamiento y no les alcanza el tiempo para abrir la cavidad bucal.

Evaluar la presencia de lesiones producidas por micotoxinas es un buen enfoque para cuantificar su impacto

 

Proventriculitis / Proventriculosis

Proventriculitis consiste en el agrandamiento del órgano y la proventri - culosis en la inflamación de la superficie interna. Al momento de realizar una inspección en mataderos la lesión más fácil de identificar, sin tener que abrir el órgano, es la proventriculosis.

La principal micotoxina responsable de esta lesión es el acido ciclopiazónico, producido por el hongo Aspergillus flavus, el mayor productor de aflatoxina.

Diagnóstico diferencial

Otros agentes etiológicos son las aminas biogénicas, presentes en las harinas de hueso, sangre, carne y plumas. El grado de lesión depende de la cantidad añadida al alimento y el tipo de procesamiento al que se sometieron las harinas. Pero también patógenos como los virus de Marek, Reovirus y el virus de la Proventriculitis Infecciosa asociado con el virus de Gumboro pueden producirla.

 

Erosión de Molleja

Esta es una lesión muy común que puede ser provocada por la toxina T 2 , MAS y/o DAS. Su efecto cáustico es responsable del daño necrótico observado en la boca, molleja e intestinos.

Diagnóstico diferencial

  • El sulfato de cobre, las aminas biogénicas presentes en la harinas ya mencionadas y el uso de harina de pescado pueden provocar algún grado de erosión del órgano.
  • En las últimas décadas, varias publicaciones científicas han reportado casos de erosión de molleja producidos por Adenovirus A, serotipo 1 (FAdV-1) en Japón, Polonia, Italia y Alemania.
  • En EU A y otros países, estas erosiones han sido reportadas en embriones de pollos de 18 días y en pollitos recién nacidos, aparentemente asociados con fallas en el manejo en la incubadora. Con frecuencia visitamos granjas comerciales de pollos de engorde en América Latina y Asia donde se reporta erosión de molleja en la incubadora durante el nacimiento y resulta que dos a tres semanas después desaparecen casi completamente, sin afectar los parámetros productivos.

 

Hemorragias intestinales / Enteritis

Las hemorragias intestinales y enteritis pueden ser causadas por micotoxinas como la toxina T2, DAS y/o MAS, caracterizadas por producir hemorragias petequiales y equimóticas que se diseminan a lo largo de los intestinos.

Diagnóstico diferencial

  • Existe un gran número de agentes que pueden causarlas, entre ellos las infecciones virales (Reovirus), patógenos bacterianos (Escherichia coli, Salmonella) y factores nutricionales.
  • En el diagnóstico diferencial es importante descartar la presencia de las hemorragias de agonía, un cambio post mortem que se presenta en algunas aves al sacrificarlas mediante dislocación del cuello, corte de la vena yugular o asfixia con dióxido de carbono.
  • Las hemorragias pueden presentarse en forma de petequias o equimosis en el duodeno. Estos cambios son inducidos por la acumulación de sangre en los agregados linfoides localizados en el duodeno, que se diseminan a lo largo de los intestinos y son parte del tejido linfoide asociado a los intestinos, e incluye estructuras anatómicas como las tonsilas cecales, las placas de Peyer y el divertículo de Meckel.

Típicamente las hemorragias inducidas por las micotoxinas se distribuyen a lo largo de los intestinos (delgado y grueso) y no se circunscriben al duodeno como es el caso de las hemorragias de agonía. 

Figura 2. Estructura del acido ciclopiazónico, que puede ser respinsable de proventriculosis

 

Higados pálidos, amarillentos y/o grasos

Generalmente el hígado de aves jóvenes sanas, pollos y pollonas, es de color marrón con una apariencia compacta.

El órgano blanco de la aflatoxina es el hígado, provocando una decoloración amarillenta producto de la acumulación de lípidos como resultado del efecto nocivo sobre la capacidad de síntesis de aminoácidos, necesarios para la movilización de las grasas a nivel hepático.

Diagnóstico diferencial

  • La mayoría de las ponedoras sanas en producción presentan una coloración amarillenta o pálida a nivel hepatico. Sin embargo, en ocasiones se detectan excelente productoras de huevos que muestra un hígado de color marrón caoba.

Estas diferencias son importantes al momento de establecer un diagnóstico diferencial porque se pueden confundir los cambios fisiológicos que ocurren en una ponedora con el daño producido por las micotoxinas.

  • En aves jovenes, los hígados pálidos o amarillos pueden ser producto del Síndrome del Hígado y Riñones Grasos, condición que ocurre entre 1 y 4 semanas de edad y que se asocia con la deficiencia de biotina. Los pollos afectados muestran depresión del crecimiento y una infiltración grasa en el hígado, riñón y corazón, sin que se presente los signos característicos de una deficiencia de biotina.
  • Por otro lado, la presencia de hígados pálidos y amarillentos se ha asociado con la utilización de grasas de mala calidad en el alimento.
  • Cuando se evalúa el color del hígado en los pollos en el matadero, una vez el hígado se mezcla con hielo, su apariencia será un poco pálida si se compara con el hígado de aves examinadas inmediatamente después del sacrificio. Si los pollos se sangran completamente después de la eutanasia en la granja, el hígado lucirá mas pálido que en el caso de aves sacrificadas sin sangrado.

 

Hígado graso en gallinas

El síndrome de hígado graso y hemorrágico se caracteriza por la presencia de depósitos de grasa excesivos y hemorragia en la cavidad abdominal con hígados agrandados, friables y pálidos/amarillentos.

Este cuadro clínico se considera uno de los desordenes metabólicos mas comunes reportados durante la etapa de producción. En condiciones normales, parvadas sanas muestran aves afectadas con hígado graso, sobre todo después de las 45-50 semanas de edad.

Cuando este síndrome graso es causado por micotoxinas, mayormente aflatoxina, el hígado tiene apariencia amarillenta con petequias hemorrágicas, sin que se observen depósitos excesivos de grasa.

En años recientes, se ha enfatizado la importancia de la fumonisina en producción animal, por lo que es importante tomar en consideración que a pesar de que tiene cierto efecto sobre el hígado, en trabajos científicos publicados, aun cuando se utilizan niveles de 100 ppm, no se ha reportado un cambio importante en la coloración del hígado.

El principal indicador de daño hepático lo representa la interferencia con el metabolismo de los esfingolípidos, que se determina midiendo las concentraciones de esfingonina y esfingosina (biomarcadores) en sangre. 

 

Vesícula biliar con contenido pálido

La presencia de bilis pálida se ha asociado con aflatoxina y es producto de la reducción en la producción de amilasa, lipasa y de sales biliares por parte del hígado.

 

Magalladuras

Es una lesión relativamente común que afecta a los pollos en granjas y a las canales en los mataderos en muchas regiones. Se considera un defecto importante por el impacto negativo que tiene sobre la presentación del pollo procesado en los supermercados.

Descripción

La presencia de hemorragias en los músculos y debajo de la piel (tejido subcutáneo) se observa cuando se sacrifican en la granja o en el matadero y son producto de heridas en la superficie producidas por un impacto que no perfora la piel.

El color de las magulladuras indica cuando ocurrieron. Si son recientes el color es rojo, azul o negro. Si son viejas, la coloración es verde o amarilla.

Las magulladuras pueden presentarse durante el transporte de los pollos por la forma en que se atrapan y se transportan a las plantas de procesamiento.

La principal micotoxina asociada con la condición es la aflatoxina, que se caracteriza por aumentar la fragilidad capilar, interfiriendo con el tiempo de coagulación y afectando específicamente el efecto de la protrombina. 

Experimentalmente se ha reportado en E.U.A. que concentraciones de apenas 100 ppb pueden provocar magulladuras en la canal de los pollos.

Es importante apuntar que en reportes científicos recientes provenientes de Brasil, se indica que la fumonisina se asocia con una mayor incidencia de hemorragias de la piel en pollos.

Diagnóstico diferencial

  • Además de las micotoxinas, el aturdimiento con una descarga eléctrica suave en el matadero puede provocar un sangrado incompleto.
  • Si por el contrario se usa una descarga eléctrica muy fuerte se puede aumentar la presencia de hemorragias por la ruptura de las arterias y vasos capilares.
  • Los virus de la Anemia Infecciosa y de Gumboro pueden provocar hemorragias en los músculos y la piel.
  • Bajos condiciones comerciales, es común observar hemorragias subcutáneas o musculares en pollos de engorde que en muchos casos están relacionados con cierto nivel de desafío con el virus de Gumboro. Varios clínicos de campo han reportado que los virus muy virulentos de Gumboro se caracterizan por producir hemorragias más severas en músculos y piel que las cepas clásicas o variantes del virus.
  • Las intoxicaciones también pueden jugar un papel importante. Errores en la medicación con sulfonamidas resultan en un cuadro toxico que se conoce como síndrome hemorrágico.

 

Riñones - Depósitos de uratos e hinchazón

La ocratoxina es la micotoxinas que afecta con mayor frecuencia este órgano en granjas comerciales. También los reportes sobre el efecto de la citrinina en los riñones no son muy comunes bajo condiciones comerciales.

Diagnóstico diferencial

  • Cepas virales nefropatogénicas de la Bronquitis Infecciosa, niveles excesivos de calcio en las dietas y falta de agua también pueden producir daño renal.
  • Por décadas, el tropismo por los riñones de algunas cepas de Bronquitis como la Gray, Holte, Florida 88 ha sido reconocido. A este grupo se han añadidos cepas Chinas como lo QX y Q1 ya reportadas como causantes de este tipo de lesiones en algunas zonas de China, Europa y América Latina.

La tabla que aparece a continuación incluye los órganos más importantes que deben evaluarse semanal o mensualmente en los mataderos para detectar el efecto de las micotoxinas sobre las aves. 

Tabla 1. Órganos, lesiones y micotoxinas responsables

Es importante enfatizar que aun los aditivos anti micotoxinas más eficientes que existen en el mercado no adsorben un cien por ciento de estas toxinas, razón por la cual siempre se puede esperar algún grado de lesión si el nivel de contaminación en el alimento es elevado.

Periódicamente se deben tomar muestras de los tejidos donde se sospecha macroscópicamente que las micotoxinas son los agentes causales para fijarlas en formalina y enviarlas al histopatólogo con el objetivo de reconfirmar el diagnóstico.

Si resulta práctico durante la evaluación de los órganos, la inclusión de la Bursa of Fabricio, que puede sufrir atrofia como consecuencia de una micotoxicosis, permitirá evaluar el estatus del sistema inmune. Pero se debe tomar en consideración que otros patógenos pueden provocar Bursas pequeñas.

Artículo publicado en aviNews A.Latina Septiembre 2015

 
Autor/es
 
Fabio abreu Fabio abreu
American veterinary medical A ssociation
17 de Noviembre de 2015

Excelente y bien explicito el tema. Felicidades colega.

2
Responder
Evangelina Evangelina
Médico Veterinario
19 de Noviembre de 2015
Muchísimas gracias colega, justo hoy, luego de leer tu artículo, me encontré con lesiones en mollejas, paladar y lengua de las aves que estamos faenando, estas muy compatibles con lesión de micotoxinas. No vi alteraciones en hígados, músculos o intestinos, pero daré aviso a la granja de cría.
0
Responder
David Miranda Garza David Miranda Garza
Médico Veterinario Zootecnista Post-grado Produccion Animal ; AVES
24 de Noviembre de 2015

Interesante la presentacion , recordar que lo importante es actuar rapidamente para definir un diagnostico diferencial y conocer cuales son las causas reales del problema para llegar a un tratamiento adecuado y evitar y/o disminuir los daños a las parvadas, recordar que en caso de presencia de micotoxinas la seleccion del secuestrante para uso en el alimento es definitivo en el control del problema, asi como de las medidas correctivas que apliquemos en las granjas, felicitaciones de nuevo al autor y saludos a todos los colegas.

2
Responder
Randy Yagual Randy Yagual
Médico Veterinario Zootecnista
15 de Junio de 2017
muy completa la información, de igual forma con me ayudo a esclarecer dudas y a observar estas mismas lesiones durante faena. mis felicitaciones
0
Responder
Reinoso Enso Hugo Reinoso Enso Hugo
Farmacéutico y Microbiólogo Clínico e Industrial (Ex-Bacteriólogo Clínico e Industrial. UNLP). Especialista en diagnóstico de Micosis superficiales y profundas. CPQ, Ley 7020 Prov. Buenos Aires. o
15 de Noviembre de 2017
Muy buena e interesante presentación. Mi duda es, ante la demostración de estas patologías, cuál es el criterio a seguir además de la optimización en la producción y los controles veterinarios; o sea, es este producto apto para consumo humano y/o animal?, debe utilizarse como ingrediente de otros productos o directamente decomisarse?; qué serìa lo más adecuado según su criterio. Muchas gracias, Un saludo cordial.
0
Responder
Manuel Contreras Manuel Contreras
Médico Veterinario
Special Nutrients Inc. Special Nutrients Inc.
Florida, Estados Unidos
15 de Noviembre de 2017
En condiciones comerciales, a pesar de que se obserban algunas de las lesiones mencionadas, las canales si son aptas para el consumo humano. Los niveles de micotoxinas en las carnes aun en aves que presentarn lesiones, en la mayoria de los casos no representan un problema serio de salud publica porque la concentraciones en los tejidos son muy bajas.

Saludos,
0
Responder
Reinoso Enso Hugo Reinoso Enso Hugo
Farmacéutico y Microbiólogo Clínico e Industrial (Ex-Bacteriólogo Clínico e Industrial. UNLP). Especialista en diagnóstico de Micosis superficiales y profundas. CPQ, Ley 7020 Prov. Buenos Aires. o
15 de Noviembre de 2017
Manuel Contreras Muchas gracias por su comentario. Un saludo cordial. H.R.
0
Responder
Eduardo Cervantes López Eduardo Cervantes López
Ing. Industrial
16 de Noviembre de 2017
Dr. CONTRERAS buenos días: Gracias por compartir de manera didáctica este importante trabajo.
Ha sido tan acertado en su enfoque , que personas como yo que no somos Veterinarios y profesionales afines, hemos comprendido la problemática y sus recomendaciones.
FELICITACIONES!!!
Saludos: Eduardo Cervantes
1
Responder
jairo alberto gelvez florez jairo alberto gelvez florez
medico veterinario
17 de Noviembre de 2017
Interesante articulo colega claro y preciso me he encontrado con varios de los sintomas y caracteristicas que uatwd describe en el matadero de pollos en los higadoa en las mollejas incluso los colores de los higadoas son como se describe ya que se hace un sangrado general y manual ya qie en eate pais se hace la sacriificio manual por ser kasher sin sangre hacemos semanalmente evaluacion de mollejas higados pechos piernas riñones y grasa ya que buscamos y controlamos varias enfermedades como hidropesias mycoplasma septisemia hemorragica y sinusitis coli entre otras pero su informacion ea valiosisima para nosotros gracias y un saludo desde iarael.
0
Responder
Néstor Serra Néstor Serra
Médico Veterinario
21 de Noviembre de 2017
Buenas tardes a todos y enhorabuena al autor por el artículo.

Me gustaría comentar algunas cosas que se citan en el artículo:

- Una puntualización inicial: Las micotoxinas afectan SIEMPRE (negativamente, obviamente) a la productividad. Lo comento por el condicional empleado en la frase introductoria del artículo “Frecuentemente los productores avícolas alrededor del mundo están interesados en determinar si las micotoxinas identificadas en el alimento o en los ingredientes están afectando la productividad de las parvadas”. Otra cosa es que el grado de afectación sea mayor o menor en función de la/s micotoxina/s causante/s de la contaminación, de la especie y categoría de los animales afectados, estado fisiológico de los mismos y múltiples factores más. Pero es importante tener presente que incluso valores bajos causan daño y pérdidas económicas, más aún teniendo en cuenta que normalmente están presentes múltiples micotoxinas y que entre muchas de ellas se establecen relaciones sinérgicas.

- Dada la información limitada que nos aportan los análisis de materias primas y alimentos (por las dificultades para hacer un buen muestreo) valorar las lesiones en matadero es sin duda una buena opción. Pero el rápido funcionamiento de las líneas de procesamiento hace muy dificultosa la tarea de examinar debidamente todos los órganos mencionados para valorar las lesiones mencionadas.

- Por otro lado, en granja es también muy complicado valorar los posibles problemas atribuibles a micotoxinas. Muchas veces la problemática es subclínica y, por el contrario, cuando hay sintomatología suele ser muy inespecífica, salvo alguna excepción.

- Ante todas estas dificultades, el diagnóstico de micotoxicosis acaba a menudo siendo una intuición o una opinión subjetiva del veterinario, pues éste no suele tener datos objetivos en los que basarse.

- Me sorprende gratamente que el autor comente que “los aditivos anti micotoxinas, incluso los más eficientes que existen en el mercado, no adsorben un 100% de las toxinas”. Estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación. A pesar de ello, multitud de informaciones comerciales presentes en el mercado aseguran lo contrario. Hay muy poca transparencia en relación a este tema.

Con la finalidad de ayudar en el diagnóstico y de aportar información OBJETIVA para valorar la eficacia de los aditivos anti-micotoxinas, son muy útiles las ANALÍTICAS DE BIOMARCADORES DE MICOTOXINAS EN HÍGADOS. Al ser el hígado el órgano diana por excelencia de estos tóxicos, la técnica permite detectar qué incidencia real de la contaminación por micotoxinas llega al animal.
1
Responder
Manuel Contreras Manuel Contreras
Médico Veterinario
Special Nutrients Inc. Special Nutrients Inc.
Florida, Estados Unidos
21 de Noviembre de 2017

Hola gracias por tus comentarios. A continuacion mis repuestas:

1. Las micotoxinas NO SIEMPRE causan un dano palpable o afectan los parametros productivos. Precisamente por eso en ocasiones es dificil demostrar que en realidad estan presente. Estoy de acuerdo con lo que dices sobre sinergismo, es muy importante. En la mayorias de los grandes productores avicolas mundiales, las micotoxinas estan presentes y a pesar de eso muchas companias tienen resultados excelentes. El nivel de daño depende del tipo de micotoxina, la concentracion presente, edad de los animales, tipo de animal, etc., etc. En otras palabras existen muchos factores.

2. Nosotros hacemos el diagnostico con histopatologia. Es una herramiento sumamente efectiva.. Cuando uno encuentra una lesion en el matadero que considera que es causada por micotoxinas, lo ideial es reconfirmarla con histopatologia, si tienes acceso a un histopatologo entrenado en el area.

3, Biomarcadores. Se usan en condiciones experimentales, pero a nivel de campo no se usan frecuentemente.

Saludos,

2
Responder
Néstor Serra Néstor Serra
Médico Veterinario
21 de Noviembre de 2017

Manuel Contreras
Efectivamente son muchos los factores que afectan a la magnitud del efecto tóxico que las micotoxinas causaran en los animales, así lo comentaba yo también en mi intervención. Efectivamente el daño no es siempre palpable, pero a lo que yo me refería es que, en mayor o menor medida, como tóxicos que son, causan daño. Desde luego bien no hacen ninguno.

En cuanto a la histopatología es, como comentas, muy eficaz y me parece una actuación muy acertada si resulta viable.

Los biomarcadores hasta ahora se usaban en condiciones experimentales, pero ya se emplean a nivel de campo. En nuestra empresa (Adiveter) lo empleamos para verificar la eficacia de los aditivos anti-micotoxinas y también para ayudar en el diagnóstico de micotoxicosis.

2
Responder
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Identificación de Lesiones Asociadas con Micotoxinas en Mataderos?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
   
   
   
Publicar opinión