Engormix/Ganadería/Artículos técnicos

Los nuevos alimentos, unas breves reflexiones

Publicado el: 21/12/2021
Autor/es: Carlos Buxadé Carbó. Catedrático de Producción Animal. Profesor Emérito. España
Me cabe el honor, gracias a la intermediación del Catedrático, el Profesor Jaime Lamo de Espinosa, de haber sido invitado a impartir, dentro de unas pocas semanas, una conferencia en la Real Sociedad Económica Matritense Amigos del País (RSEMAP).
Esta Sociedad fue fundada en el año 1775, durante el reinado de Carlos III, en la época en la que la Ilustración empezaba a estar presente en España propugnando la igualdad como seña de identidad y la promoción y el desarrollo de la cultura como medio para lograrla. De ahí que su lema “Socorre enseñando” tuviere un gran sentido en aquel entonces (siguiéndole teniendo hoy) porque fue utilizado en el desarrollo de nuestro país y en el incremento de su bienestar social.
Y en este privilegiado marco he elegido, para mi disertación, el tema “LOS NUEVOS ALIMENTOS” y lo he hecho a sabiendas de que, en nuestra actual sociedad, es un tema que, en muchos estratos de la misma, “levanta ampollas” y, sobre todo, genera prejuicios, confusión, dudas y/o incertidumbres.
Me voy a permitir, en la presente nota, hacer unas breves reflexiones respecto de este tema.
En su momento “los nuevos alimentos” se definieron, en el seno de la Unión Europea (U.E), como aquellos que no habían sido consumidos en gran medida por las personas en la U.E. antes del 15 de mayo del año 1997 (que es cuando entró en vigor el primer Reglamento sobre los nuevos alimentos).
Entraron en el concepto de “nuevo alimento” los que constituyen un alimento innovador; un alimento generado a partir de la utilización de nuevas tecnologías y/o procesos de producción; un alimento de reciente creación o aquel alimento que se consume o se ha consumido tradicionalmente fuera de la Unión Europea (son los denominados alimentos tradicionales).
Desde aquel entonces se ha legislado muchísimo en todo lo referente a los nuevos alimentos, pero, desde el primer momento, la normativa referida a los mismos se fundamentó en tres principios no negociables. La primera, que deben ser absolutamente seguros para los consumidores; la segunda que deben estar correctamente etiquetados, para no poder inducir a error a los consumidores y la tercera que si un nuevo alimento está destinado a reemplazar a otro alimento, el nuevo alimento no debe ser nutricionalmente desventajoso para el consumidor.
Un nuevo Reglamento sobre los “nuevos alimentos” entró en vigor en el año 2018. Con él se dio un paso muy importante porque se centralizó el proceso de evaluación científica del riesgo de una solicitud de nuevos alimentos.
Desde entonces es la Autoridad Europa de Seguridad Alimentaria (EFSA) la única autorizada para realizar las pertinentes evaluaciones del riesgo sobre la seguridad de un nuevo alimento, siempre a petición de la Comisión Europea.
Consecuentemente, en el seno de la Unión Europea, para que un nuevo alimento pueda optar a ser comercializado debe recibir la pertinente evaluación positiva de la mencionada Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). La evaluación de seguridad de la EFSA se fundamenta siempre en los expedientes facilitados por los solicitantes de un nuevo alimento.
Luego, esta evaluación de la EFSA constituye un paso absolutamente necesario e insalvable, en la regulación de los nuevos alimentos, ya que constituye la base de asesoramiento de naturaleza científica para los responsables de la toma de decisiones a escala nacional y de la Unión Europea.
Obviamente el tema de “los nuevos alimentos” es un tema caracterizado hoy por un gran dinamismo y así, por ejemplo, en el presente año 2021, la EFSA ha publicado su primera evaluación completa de una propuesta de producto alimentario derivado de insectos.
Lo que si deben tener meridianamente claro los consumidores de la Unión Europea es que todo “nuevo alimento” es seguro, está correctamente etiquetado y, en el caso de que sustituya a otro, no le generará desventajas nutricionales (ya sé que éste no es el caso en algunas otras regiones del Mundo).
Otra cosas muy distinta es si a uno le convence o no un nuevo alimento concreto o los nuevos alimentos en general o si está dispuesto a consumirlos o no.
Pero no olvidemos que frente a la duda, la incertidumbre, los prejuicios y la confusión, están la información, el conocimiento, y la formación.

Columna de opinión extraida del Boletín Ágora TOP GAN, 4ª semana diciembre 2021 - Año III - Nº 100 y publicada en engormix.com por gentileza del Dr. Carlos Buxadé Carbó
 
Autor/es:
Dr. Ing. Agrónomo (ETSIA - UPM); Dr. Agrar (Univ. Kiel - RFA); Máster en D.C.M. y Máster en D.F. (I.E.); Diplomado en Pedagogía Universitaria UPM; Catedrático Universidad y Profesor Emérito UPM; Profesor de Finanzas en Escuelas de Negocios; Catedrático invitado Universidad Alfonso X el Sabio; Profesor invitado en distintas Universidades americanas; Asesor “Ágora TOP GAN” (Boletín y Jornadas Técnicas); Asesor Técnico FIGAN (Feria de Zaragoza); Consultor Internacional y Escritor y divulgador agrario
 
Visualizaciones32Comentarios0EstadísticasCompartir