La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
IX Seminario Internacional de Economía para la Avicultura

Orígenes y Efectos en el Rendimiento de los Pollos Procesados - Ideas para Reducirlos

Publicado el: 26/3/2019
Autor/es:

Esta costosa pérdida cotidiana se ocasiona durante las operaciones de engorde, prefaena y procesamiento de las aves. 

¿Qué factores las originan? 

  • ·          Manejo inadecuado de los pollos
  • ·          Infraestructura incompleta y desajustada
  • ·          Algunos equipos no están bien mantenidos y graduados
  • ·          Métodos de trabajo incorrectos
  • ·          Deficiencias administrativas. Este tema se trata en la ponencia #2

Durante la prefaena se deben observar detalles puntuales en el Ayuno, Captura y Enjaulado, Transporte y Espera en Planta. Para mayor ilustración se mencionan algunas situaciones:

-           Ayuno Insuficiente: esta problemática se produce porque el tiempo al momento de recolectarse los pollos es menor de 4 horas, después de suspendido el suministro de alimento. En consecuencia, los animales no han tenido el tiempo suficiente para evacuar el contenido del tracto digestivo.
En la planta de proceso se identifica claramente una vez han sido desplumadas las aves. Por acción de gravedad, el buche al encontrarse lleno se desplaza hasta una zona próxima al pescuezo.
Durante el desangre se puede notar que las aves aletean intensa y sorpresivamente en la fase del desangre. Estos movimientos bruscos, ocasionan en las alas y la pechuga traumatismos, hematomas y hemorragias. Al pasar los pollos frente a la estación de control de calidad en la sección de evisceración, los inspectores los detectan. Dependiendo de su grado de severidad los decomisos son parciales y/o totales. 

-           Captura y Enjaulado de los Pollos: las aves han permanecido un tiempo relativamente corto – 35 a 45 días- en los galpones, disfrutando de un ambiente silencioso. Por esta razón, se mantienen tranquilas.
Al llegar la cuadrilla de recolección, ingresa a estos lugares caminando muy rápido – deben cumplir con un programa de cargue -, con el fin de asegurar que la planta siempre tenga aves para proceso. El resultado de esta maratón es que, al conformar los cerramientos, hacen tanto ruido y camina aceleradamente, que los animales entran en estado de pánico. En esta condición huyen despavoridas, aleteando intensamente y subiéndose sobre las espaldas de sus compañeros. Para no caerse incrustan sus uñas sobre la piel, ocasionándose arañazos.
De otra parte, el constante aleteo, hace trabajar mucho el musculo pectoral mayor que regula la bajada de las alas. Los vuelos son muy cortos. Con la excesiva presión ejercida sobre los huesos frágiles del tórax y los vasos sanguíneos, se fracturan y se rompen respectivamente.
Consecuencias: hematomas y hemorragias en distintos niveles de severidad.
La recolección más generalizada es tomando los pollos por las patas. Al ser sujetados por una de ellas, los animales aletean bastante, en un intento por zafarse. Esta reacción natural maltrata enormemente las alas como se explicó anteriormente.
Dicha práctica tiene otro efecto colateral, porque al girar los animales 180 grados, la cabeza del fémur incrustada en la pelvis se desplaza, seccionando vasos sanguíneos, cuya sangre se aloja en la zona del contramuslo. Esta secuela durante la inspección en la planta puede representar decomisos parciales.
Con el propósito de disminuir los decomisos muchas empresas capturan las aves por el cuerpo, manteniendo las alas pegadas a éste, para que no aleteen. Sin embargo, dicho objetivo no se cumple cabalmente, porque durante el atrape hay otros factores que fomentan el estrés en los animales: iluminación, montacargas ruidosos, jaulas sin tapas, rotas, etc.… 

Durante el faenado hay una serie de detalles con coadyuvan al deterioro de la calidad de las aves que se procesan, aumentando la cantidad de decomisos. Se citan algunos casos:

  • ·          Colgado brusco en el gancho
  • ·          Aleteo intenso durante el recorrido hasta la entrada del aturdidor
  • ·          En el aturdimiento, las aves viven el Problema del Prechoque. Lo manifiestan aleteando intensamente
  • ·          Ajustes incorrectos de las variables que rigen el aturdido
  • ·          Matanza efectuada inadecuadamente al cortar la tráquea y/o cordón cervical. Los pollos mueren por asfixia y suspensión de la actividad del corazón a no recibir mensaje del cerebro para que continúe bombeando sangre.
  • ·          En el escaldado, si las aves se desplazan parcialmente flotando, las plumas de la cola y las alas no se van a aflojar apropiadamente.
  • ·          De igual manera, si el entorno previo al desplumado y durante este no está completo y balanceado, las aves saldrán de las desplumadoras con residuos de plumas. En su afán de removerlas, cierran más estos equipos, produciéndose daños a nivel de la piel – desgarramientos- focalizados en la región de los Apterios – no hay plumas y la piel es más delgada - y la dislocación de las alas

Mencionando todas estas áreas de oportunidades es posible reducir los decomisos significativamente en algunas de estas operaciones? La respuesta es SÍ. La situación más alentadora es la disminución del aleteo – es la Génesis de los decomisos -, durante la recolección de los pollos tomándolos por las patas como tradicionalmente se hace. La clave está en no mover los brazos, para conservar las aves calmadas mientras se depositan en las jaulas.

Barranquilla, Colombia, 18 de marzo de 2019

 
remove_red_eye 397 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Walter Paredes
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved