Engormix/Avicultura/Artículos técnicos

Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos

Publicado el: 10/5/2022
Autor/es: Paulo Martins
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 1
Varios países del mundo están, una vez más, experimentando un recrudecimiento de la influenza aviar. Sólo en los Estados Unidos hubo que sacrificar más de 22,8 millones de aves en los últimos dos meses: el brote llegó a 29 estados y se considera el mayor del país en los últimos 7 años.
En toda Europa, el virus lleva más tiempo circulando y ya ha llegado a Polonia, Ucrania, Rusia, Italia, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Portugal, España… Francia incluso autorizó recientemente a algunos granjeros a matar lotes enteros de aves por asfixia en un intento de detener la rápida propagación de la enfermedad.
Cuarenta países de Europa, América del Norte, Asia y África, según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), luchan por mantener bajo control la amenaza en lo que las autoridades han llamado “el peor brote de influenza aviar de la historia”. Prácticamente todos los países productores de pollos y huevos comerciales han notificado casos de influenza aviar.
Ante este escenario crítico, ¿cómo está la situación en Brasil? ¿Debemos preocuparnos por la influenza aviar? ¿Qué podemos hacer para no enfrentar un brote por aquí? Estas son las preguntas que nuestro Director Técnico y Comercial, Paulo Martins, nos ayuda a responder en esta publicación.
Brasil: ¿por qué debemos preocuparnos y actuar?
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 2
Brasil es el único entre los grandes productores de pollo del mundo que nunca ha registrado influenza aviar en su territorio — en toda América del Sur hubo un único brote de alta patogenicidad, en Chile, en 2002, además de otros de baja patogenicidad, identificados en el monitoreo en otros países. Una de las posibles razones de esto es que las aves migratorias se concentran en sitios bien definidos y en regiones donde no existe una producción avícola consolidada, como la Lagoa dos Patos, en Rio Grande do Sul.
No obstante, Paulo Martins explica que existen muchas otras posibilidades de entrada (y posterior diseminación) del virus de la influenza aviar en Brasil que van más allá de la migración de aves entre las Américas. Entre ellos, el comercio legal (e ilegal) de aves y todo el tráfico aéreo, terrestre y marítimo.
Hay 14.000 kilómetros de fronteras secas y fluviales y otros 7.300 kilómetros de fronteras marítimas a controlar, además de los aeropuertos. O sea, siempre existirán riesgos de entrada de material contaminado.
Y si el virus de la influenza aviar se propaga a Brasil, el mercado externo prácticamente se cierra para el país, y no estamos hablando sólo de la producción avícola. Por lo tanto, lo que ha estado sucediendo en todo el mundo también debería ser motivo de preocupación para los productores brasileños.
La Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA) incluso comenzó una movilización sectorial para una campaña con el objetivo de difundir los cuidados sanitarios en las propiedades avícolas de todo el país. Este contenido nuestro viene precisamente a reforzar esta alerta, ya que todo el sector es corresponsable de mantener al país libre de influenza aviar y, por lo tanto, de no sufrir sus consecuencias.
Ahora es el momento de intensificar la vigilancia con monitoreo serológico, revisar todos los procedimientos de bioseguridad y capacitar a los equipos para contribuir a la actividad avícola y mantener al país menos vulnerable. Enumeramos las 10 principales medidas de bioseguridad de los sistemas de producción para aumentar la protección contra la influenza aviar.
10 medidas para mantener su producción libre de la influenza aviar
1.- Distancia mínima
Lo ideal es que haya al menos 3 kilómetros de distancia de su producción a las propiedades vecinas que tengan aves no industriales (aves de subsistencia, ornamentales, acuáticas, principalmente crianza de aves de múltiples especies y edades).
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 4

2.- Aislamiento y control de la propiedad
Es como si fuéramos a reproducir el mismo encierro en las granjas que vimos durante la pandemia de COVID 19: ningún conocido, ningún vecino, ningún familiar debe visitar su granja.Todo el flujo de materiales, vehículos y personas, en los accesos a las instalaciones agroindustriales avícolas, debe ser restringido y controlado. Todo debe quedar registrado en cuestionarios y formularios. Por cierto, no debería haber visitantes a la propiedad en este período tan crítico.
El Responsable Técnico (RT) o supervisor de integración, el equipo de vacunación y mantenimiento y todos los empleados deberán realizar un ritual de desinfección de vehículos y calzado, así como bañarse y cambiarse de ropa. Todo rigurosamente inspeccionado.
Incluso con todos estos procedimientos, nadie que haya pasado en otra propiedad en menos de tres días debería ingresar a su granja. Quienes cumplan con todos estos requisitos deberán informar y registrar sus nombres, el motivo de la visita, sus teléfonos, contactos y las granjas en las que estuvieron en los últimos 7 días.

3.- Barreras


La puerta de acceso a la entrada es la primera barrera física de aislamiento de la granja, núcleo o galpón. Debe estar bien señalizado con carteles de advertencia como «Acceso únicamente para personas autorizadas», «No se permite la presencia de mascotas», etc.
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 7
4.- Lavar primero, desinfectar después

Lavar primero, desinfectar despuésTodos y cada uno de los vehículos de transporte deben permanecer fuera del perímetro de la granja. Los vehículos y equipos que ingresen a la propiedad, incluidos los de los propietarios, empleados y técnicos, deberán ser debidamente lavados con chorro de agua y detergente y sólo luego pasados ??por los arcos rociadores de desinfectante. Los arcos tienen que estar justo después de la puerta de acceso y, lo más importante, ¡funcionar perfectamente, día y noche, con cambio diario de desinfectante!
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 9
Para las botas de los profesionales que ingresan a los centros y galpones, la recomendación es la misma: lavar primero con chorro de agua y frotar muy bien con un cepillo y, sólo después, desinfectar. ¡Es una secuencia de procedimientos que marca la diferencia!

5.- Cercas, mallas o tejidos
Para que las aves silvestres, animales domésticos o de vida libre no accedan a los galpones de cría, es necesario prestar atención a las cercas, mallas o telas metálicas. Las cercas aislantes de los galpones o centros deberán tener una altura mínima de 1 metro, estar a 5 metros de los galpones o edificaciones.
Los galpones de las aves deben estar dotados con tela de alambre galvanizado, nailon, malla de plástico u otro material de malla que no tenga más de 1 pulgada (2,54 cm) de apertura. La tela debe cubrir todas y cada una de las áreas, desde el piso hasta el techo del galpón. Cuidado con los accesos (puertas y portones de los galpones): deben permanecer cerrados, preferiblemente con algún dispositivo de cierre automático.
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 11

6.- Control de plagas

Es fundamental el control de plagas (moscas, otros insectos, ácaros, roedores), recordando que la desratización viene después de la desinsectación. Esto se debe a que las ratas albergan una gran cantidad de ectoparásitos en sus cuerpos. Al morir, una vez que el cadáver se enfría, los ectoparásitos abandonan los cadáveres e invaden las instalaciones vecinas.
Es importante el uso de raticidas en puntos estratégicos de circulación de roedores, así como el monitoreo periódico de los puntos de control.
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 13

7.- Tratamiento de aguas subterráneas o superficiales
Recuerde que las aves silvestres, acuáticas y migratorias, que frecuentan ríos, lagos y represas, pueden ser portadoras y transmitir virus de la influenza de baja patogenicidad a las aves locales de vida libre (aves sinantrópicas) que viven en la propiedad (palomas, anos, buitres). Esto pone en riesgo a las aves comerciales.Toda el agua suministrada a las aves (o agua para limpieza y desinfección) debe contar con el agregado de cloro a un mínimo de 3 ppm en el punto final de consumo. Si el agua utilizada en la propiedad proviene de la superficie (ríos, lagos, represas), se debe duplicar el cuidado y el nivel de cloro no debe ser inferior a 5ppm en el punto final de consumo. Lo importante es monitorear siempre estos valores: considerando que los parámetros ORP (potencial de oxidación/reducción), deben estar entre 650 y 700 mV (milivoltios).
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 15

8.- Tratamiento de camas en el intervalo entre lotes
No se recomienda su reutilización si hay un problema sanitario en el lote anterior. El supervisor de integración o Responsable Técnico de su propiedad puede orientarlo, caso por caso, acerca de cómo se debe realizar el tratamiento de las camas.Los procesos de higienización de los galpones (incluido el lavado y la desinfección, si es necesario) y el vacío sanitario entre parvadas reducen la presión de infección de los agentes y el riesgo de contaminación por patógenos. El tratamiento de la cama reutilizada debe hacerse teniendo en cuenta que la adecuada fermentación reduce la carga microbiana, reduciendo los riesgos de contaminación de los lotes.
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 17

9.- Eliminación de cadáveres o aves de desecho
Cada vez que el empleado deposite las aves en los sitios de desecho, antes de regresar al trabajo, deberá cumplir con todo el ritual de higiene, incluido el cambio de ropa y calzado.Eliminación de cadáveres o aves de desechoLas aves enfermas y/o los cadáveres deben retirarse de los aviarios al menos una vez por la mañana, una vez a la mitad del día y otra vez al final del día. Los cadáveres deben colocarse en recipientes con tapas para evitar el acceso de las mascotas. Deben procesarse en compostadores, deshidratadores, aceleradores de compost o incineradores.
Influenza aviar: brote mundial requiere la revisión de procesos - Image 19

10.- Alerta de signos o síntomas de enfermedad
Estos 10 elementos deben ser entendidos por todos los involucrados en la producción avícola, incluido el propietario, su familia y empleados. Por cada nuevo empleado que se contrate, se debe realizar una capacitación considerando estos 10 puntos. Más aún: lo ideal es recapacitar a todos los empleados cada seis meses, cuando cada uno de ellos debería indicar posibles fallas a sus superiores, quienes deberán buscar su corrección, ayuda y posibles soluciones.Los granjeros y/o empleados que trabajan en la granja, en contacto directo con las aves, son los mayores aliados en el diagnóstico temprano de problemas, siempre y cuando estén bien informados, capacitados y tengan contacto directo con los supervisores o Responsable Técnico de la granja. Cualquier reducción en el consumo de alimento o agua por parte de las aves o cualquier síntoma respiratorio, nervioso o digestivo debe informarse de inmediato.
Esas medidas de bioseguridad son esenciales para que Brasil —y la industria avícola— esté libre de la influenza aviar y también de la enfermedad de Newcastle. Además, ayudan a mantener la calidad de la producción y atender a un mercado cada vez más exigente.
Vea aquí más información sobre las medidas de bioseguridad en las granjas de gallinas ponedoras y aquí en la producción de pollos de engorde. Este es el momento de revisar los procedimientos y también de posicionarse en el mercado ante este brote que ha tenido un alto impacto en los precios y disponibilidad de aves y huevos.
Converse con Biocamp y verifique cómo podemos contribuir a la capacitación de su equipo en los procedimientos de bioseguridad.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones454Comentarios3EstadísticasCompartir