engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América
La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
Colombia - VII Seminario Internacional De Nutrición Avícola (AMEVEA)

El Futuro de la Industria Avícola

Publicado el: 2/7/2019
Autor/es: Antônio Mário Penz Junior, Cargill Animal Nutrition
Información del video
Ver más
Resumen

El futuro de la industria avícola pasará por cambios en varias áreas de conocimiento. En genética, la consolidación de las empresas forzará que cada una de ellas tenga diferentes productos, para atender demandas específicas. Con esto, tratar las orígenes genéticas por sus nombres de mercado no será suficiente. De que producto estaremos hablando? En sanidad, nunca se tuvo tanta información, de conocimiento globalizado, pero los retos con específicas patologías colocan los sanitaristas en total preocupación por las pérdidas de producción de las aves e/o por las presiones de la sociedad, que quiere saber o que está ocurriendo. En ambiente, las estructuras convencionales de los galpones, cedo o tarde, estarán siendo cambiadas por estructuras más sofisticadas, que permitirán acompañamiento de resultados en tiempo real, pero requerirán más conocimiento técnicos de los galponeros. Pero, es el la nutrición y en la alimentación que grandes adaptaciones tendrán que ser hechas, pues los cambios, requeridos por la sociedad, forzarán los nutricionistas a cambiar de paradigmas. Continuaran enfrentando desafíos en presentar formulaciones de alimentos de bajo costo y que siguen proporcionando los mejores resultados. Pero, la sociedad exigirá más transparencia sobre cómo se alimentan y se tratan los animales de producción. Y lo más intrigante es que con la disponibilidad de datos, todas las acciones serán controladas en tiempo real. Esto texto considera las responsabilidades de los nutricionistas en el futuro, dando atención especial a iniciativas que resulten en una producción más sustentable. Con esto, los nutricionistas tendrán que prestar más atención a la calidad de los ingredientes; trabajar en la diferenciación de alimentación por fases y sexo; concentrarse en el tamaño de partícula y en la calidad de los peletes y usar aditivos de manera más eficiente, prestando especial atención a las enzimas. Además, los consumidores necesitarán más pollos de engorde libres de AGP. Por lo tanto, deberán ser desarrollados nuevos métodos de alimentación para satisfacer la demanda futura.

1. Introducción

En los últimos 50 años, ha habido un desarrollo fantástico en la industria avícola en todo el mundo y, por consecuencia, el progreso realizado ha sido significativo. Los avances científicos más importantes se concentraran en la rápida adaptación de la producción de traspatio a empresas industrializadas; en la reducción del costo de la carne de pollo y de los huevos y en las restricciones no culturales y religiosas de los productos avícolas. Los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO - 2015) confirmaran que el consumo de pollos de engorde está creciendo en relación a otras proteínas. Sin embargo, el futuro vendrá con nuevos desafíos y el costo de producción seguirá siendo un tema central. Los productores deberán continuar suficientemente rentables para seguir trabajando con total eficiencia, sin dejar de ser competitivos y ofreciendo productos asequibles.

Hay otros aspectos en la producción de pollos de engorde que los nutricionistas deberán participar y la bioseguridad es uno de los principales. Con el aparecimiento sistemático de la influenza aviar en diferentes geografías, si pasó a prestar mayor atención en las pérdidas de pollos de engorde. Además, muchos consumidores están confusos de cómo las patologías aviares (Salmonella, Campylobacter, enfermedad de Newcastle) pueden afectar la salud humana. Para evitar de poner en peligro la bioseguridad de las granjas, los gobiernos, los profesionales de la industria y los productores deberán trabajar juntos, para establecer y seguir las mejores prácticas de producción, como controlar la presencia de pollos silvestres que viven cerca de las granjas. Además, las granjas deberán estar lo más limpias posible, y los empleados deberán implementar programas de saneamiento, establecidos de acuerdo con las recomendaciones veterinarias globales.

En los últimos 20 años, los consumidores han sido más activos en expresar preocupaciones relacionadas con lo que comen los animales de producción, por qué crecen más rápido do que en el pasado y cómo la industria los trata. La sociedad exige más informaciones sobre seguridad alimentaria y bienestar animal, y exigen que la producción sea sostenible.

Entonces, ¿cómo puede la nutrición y la alimentación de pollos de engorde innovar y avanzar, respetando las preocupaciones de la sociedad, mejorando los procedimientos técnicos para la sostenibilidad? En primer lugar, se debe definir o que es una mejora en la sostenibilidad. En su base, los productores deberán mejorar la eficiencia en la conversión de alimentos para pollos de engorda (usar menos alimento) y, como consecuencia, reducir la producción de excretas (contaminantes). Además, ellos deberán reducir el uso de agua, un insumo que se volverá cada vez más escaso, y que podrá restringir la producción animal en muchas regiones del mundo. En estas áreas, donde los animales competirán con los humanos por los recursos, no habrá espacio para alimentar a los pollos con dietas mui sofisticadas. Para tanto, la única manera de mantener la producción de los animales es aumentando la comprensión de la nutrición de precisión, para que los productores puedan alimentar a los animales con poca o ninguna margen de seguridad. Este texto tiene por objetivo proporcionar algunas sugerencias a los nutricionistas, que necesitarán revisar algunos conceptos e innovar, para que el futuro de la producción avícola siga atractivo e suficientemente sustentable.


2. Alimentación de pollos de engorde con futuro sostenible

2.1. Producción de pollos de engorde libre de promotores de crecimiento antibiótico (AGP)

La producción de pollos de engorde libres de promotores del crecimiento antibióticos (AGP) se ha considerado durante muchos años. La primera propuesta para producir pollos de engorde libres de AGP vino de Suecia en 1986 (Cogliani et al., 2011). Las reacciones iniciales a la propuesta se centraron en una pérdida de eficiencia de producción de pollos de engorde, una vez que el costo de producción aumentaría. Sin embargo, después de muchos años de investigación, estas suposiciones ya no se aceptan en la industria. En Europa, la preocupación de la sociedad promovió el desarrollo de investigaciones sobre aditivos no antibióticos (probióticos, prebióticos, aceites esenciales, ácidos orgánicos, antioxidantes, etc.) y un uso más eficiente de las enzimas, que mejora la digestibilidad de los alimentos y preserva la salud intestinal de los animales. Simultáneamente, los técnicos reforzaron la implementación de las mejores prácticas de gestión y de bioseguridad, mejorando la prevención de infecciones y minimizando la ineficiencia de la producción.

Actualmente, la producción de animales libres de AGP es una opción en muchos países. Pero, la velocidad de implementación varía. En 2015, los EUA finalmente se unieron al movimiento europeo. La propuesta de alimentación animal libre AGP empezó en 2010, cuando el Food and Drug Administration (FDA) solicitó que se desarrollase una estrategia para eliminar el uso de productos antimicrobianos mejoradores de desempeño y que si permitiese solamente el uso de antibióticos terapéuticos, bajo la supervisión de un veterinario. Esto tuvo una consecuencia importante. Los supermercados y cadenas de alimentación aceptaron el desafío y empezaran a informar que los ingredientes empleados en sus productos no contenderían más AGP. Los consumidores aceptaran bien esta propuesta y el movimiento sin AGP sigue creciendo. Hoy en día, la reducción de los antibióticos en la producción sigue como siendo una importante prioridad de innovación para los nutricionistas.


2.2. Análisis de ingredientes

Conocer la composición de los ingredientes, con la ayuda de un laboratorio calificado, es obligatorio, si los nutricionistas quieren formular alimentos con un margen de seguridad mínimo. Los datos históricos muestran que muchos nutricionistas subestiman los valores de nutrientes de los ingredientes, lo que no garantiza un mejor rendimiento de los pollos de engorde. En cambio, significa una pérdida incremental de nutrientes y un posible aumento de la contaminación (nitrógeno y fósforo) ambiental. Con el progreso de la tecnología NIR, los molinos no tienen excusa para no tener una constante evaluación de nutrientes en los ingredientes empleados (Black et al., 2014).

Los ingredientes utilizados en las dietas no son commodities, cuando empleados en la formulación de alimentos. En realidad, son proveedores de nutrientes, fundamentales para la producción eficiente de los animales. Nuevas tecnologías, como la "formulación de alimentos en línea" pasan a permitir que se alcance más rápido la nutrición de precisión. Esta tecnología, con la instalación de NIR en las líneas de transporte de ingredientes, antes del mezclador, posibilita una lectura inmediata y la consiguiente formulación y dosificación, de acuerdo con la composición de nutrientes de los ingredientes que fueran leídos. Este y otros avances estarán ayudando a los mollinos de alimento a entregar alimentos con especificaciones exactas, para producir pollos más eficientemente, de forma más sostenible.


2.3. Digestibilidad y alimentación por fase

La digestibilidad de los nutrientes y de la energía varían en las diferentes fases de producción. Por ejemplo, pollitos más jóvenes son menos eficientes que pollos más viejos (Noy y Sklan, 1995; Batal y Parsons, 2002 a, b; Thomas et al., 2008). Además, la composición y la digestibilidad de los ingredientes pueden diferir en diferentes años y regiones globales. Conocer estas diferencias de digestibilidad y calcular correctamente la composición nutricional requerida para las diversas fases de producción, será una habilidad importante para los nutricionistas en los próximos años. El cálculo de la digestibilidad, antes de la formulación del alimento, implica en un menor costo de la dieta, una mejor salud intestinal y una mayor sostenibilidad del medio ambiente.

Todo indica que en el futuro se realizará más investigación utilizando la energía neta de los ingredientes, en lugar de la energía metabolizable, otro método que favorecerá la sostenibilidad del ambiente, favoreciendo el concepto de nutrición de precisión.

Además de mejorar la evaluación de la digestibilidad de los ingredientes, los nutricionistas deberán considerar el aumento de número de fases de producción, pues esto reduce el desperdicio de nutrientes. Por ejemplo, el uso de cinco fases, en comparación con tres fases de la alimentación de pollos de engorde aumenta la precisión de fornecimiento de lisina (Gráfico 1). Brewer et al. (2012b) trabajaron con tres líneas genéticas y alimentaron pollos de engorde empleando tres fases (0-18, 19-32 y 33-40 días de edad) o, después de los 19 días de edad, alimentaron a las aves cambiando las dietas cada dos días. La alimentación en fases de dos días, durante el período total (de 19 a 40 días de edad), no afectó la ganancia de peso, pero mejoró la eficiencia de la alimentación en dos de tres líneas genéticas y no comprometió el peso del filete en todas las líneas genéticas. La alimentación por fases de dos días redujo significativamente el consumo de proteínas y aminoácidos, por lo que el costo de la alimentación fue más barato, do que aquel del sistema convencional, de tres fases. Brewer et al., (2012a) observaron resultados similares cuando trabajaran con cuatro líneas genéticas, en un período de 17 a 58 días de edad, también cambiando las dietas a cada 2 días. El principal beneficio de la alimentación por fases de dos días fue la reducción del costo de producción, debido a un menor consumo de nutrientes y energía. Estos resultados confirmaron los observados por Angel et al. (2006). Pasando de cuatro para seis fases de producción de pollos de engorde (0 a 42 días de edad) y complementando las seis dietas con aminoácidos (lisina, metionina, treonina, isoleucina, valina, arginina y triptófano), los investigadores identificaran que la excreción de nitrógeno se redujo en 40 por ciento, en comparación con la propuesta control (4 fases). Todas estas reducciones de perdidas se refleten en una mejor protección del medio ambiente. Si, pero también es importante hacer referencia que exceso nutrientes en el tracto digestivo de los pollos compromete su salud intestinal, pues ofrece más nutrientes a los organismos que hay se encuentran.

Gráfico 1. Efecto de la alimentación en diferentes fases (3 y 5) sobre el suministro de lisina digestible (el espacio amarillo representa la cantidad de lisina digerible que está por encima o por debajo de la que se ofrece a los pollos de engorde, por fase).

El Futuro de la Industria Avícola - Image 1

A veces, la alimentación con más fases es limitada por la estructura de la planta de alimentos. Así, con la nueva comprensión de la importancia de las fases, es importante considerar esto cuando se desarrolla un proyecto nuevo de mollino de alimento y su propuesta de logística, de modo que la nueva estructura no se convierta en el cuello de botella de la producción.


2.4. Alimentación por sexo

En general, la alimentación por sexo es un tema polémico entre nutricionistas, técnicos y gerentes de plantas de alimento y de mataderos. Pero, en el futuro, un enfoque creciente en la sostenibilidad requerirá que todas las áreas de producción contribuyan logísticamente para la mejora de la actividad, dando fuerza a la producción por sexo separado. Las diferencias entre la velocidad de crecimiento de machos y hembras, la composición corporal, las exigencias de nutrientes y el comportamiento de las aves en el galpón son suficientes para justificar la producción por sexo separado. Esta estrategia promueve la reducción del costo de la alimentación y, lo que es más importante, la reducción de la variabilidad del peso de matanza. En la producción de sexo mixto, los machos necesitarán permanecer en las granjas por más tiempo, para llevar el peso a un valor promedio específico que las hembras no pueden alcanzar. Ese procedimiento puede duplicar la variabilidad del peso corporal, empeorando la eficiencia de alimentación de los machos, aumentando sus mortalidades, debido a los días adicionales en la granja. El manual de Aviagen, para pollos de la línea 308 (2014) y el manual de Cobb, para pollos de la línea 500 (2015) no ofrecen información sobre las diferencias en las exigencias nutricionales por sexo. Sin embargo, Aviagen (2014) sugirió que, en el caso de utilizar la alimentación por separado, se deben considerar alteraciones en los niveles de los nutrientes y de energía. Ambos manuales muestran diferencias en la velocidad de ganancia de peso y en la conversión alimenticia de diferentes sexos. Por lo tanto, los pollos de engorde, de cada una de estas líneas, requieren diferentes alimentos y nutrientes, para cada uno de los sexos y fases. Estas consideraciones fueron confirmadas por Faridy et al. (2015), cuando, empleando metaanálisis, evaluaron datos de las líneas Cobb y Ross. Los autores concluyeron que los machos requieren más lisina do que las hembras y que existe una diferencia en el requerimiento de lisina según la línea. Además, la exigencia de lisina aumenta con el aumento de proteína cruda de la dieta.


2.5. Tamaño de partícula y granulación

Los nutricionistas y los gerentes de plantas de alimentos deben tener más en cuenta el tamaño de las partículas y la calidad de peletes de los piensos. El alimento, con un tamaño de partícula más grande, promueve un mejor desarrollo de la molleja, una mejor motilidad gástrica y reflujo gastro duodenal, en los pollos. También mejora la digestión de nutrientes y reduce la entrada de patógenos en el intestino (Amerah et al., 2008; Gabriel et al., 2008, Svihus, 2011). Las partículas grandes requieren menos energía durante la aprehensión del alimento, ya que las aves requieren menos actividad para ingerir la misma cantidad de alimento (Amerah et al., 2007) y las plantas de alimento ahorran energía, al reducir el tiempo de molienda (Reece et al., 1986). 

Los pollos de engorde, alimentados con dietas peletizadas, mostraron un mejor rendimiento do que aquellos alimentados con dietas harinadas, con una mejoría directamente relacionada con la calidad del gránulo (McKinney y Teeter, 2004). Los peletes permiten una mayor densidad del alimento, favorecen su ingesta, reducen la de energía para el consumo, favorecen la digestibilidad del almidón y de las proteínas y la reducción del desperdicio de alimento (Amerah et al., 2007; Dozier et al., 2010). Zanget al. (2009) agregaron que el pelete mejora la actividad intestinal, como lo demuestra el aumento en la altura de las vellosidades y su relación con la profundidad de las criptas. La mayoría de estos observaciones, como las descritas arriba, fueron confirmadas por Naderinejad et al. (2016), que demostraran que el tamaño de partícula de maíz grueso y dietas peletizadas mejoraran el desarrollo y la función de la molleja y mejoraran el uso de nutrientes y energía del alimento, permitiendo un mejor rendimiento de los pollos de engorde.


2.6. Aditivos – enzimas

Con las restricciones del uso de antibióticos mejoradores de desempeño (AGP), muchas oportunidades tienen surgido, legando al mercado aditivos que proporcionan beneficios al hospedero, disminuido sus desafíos frente a los microorganismos que habitan el tracto digestivo. Esto tiene sido, en los últimos años, el tema de mayor interés de los investigadores. La pregunta es cómo substituir los antibióticos mejoradores de desempeño, sin comprometer la productividad de los pollos de engorde? En esta línea están enzimas, antioxidantes, prebióticos, probióticos, aceites esenciales, ácidos orgánicos, polifenoles, etc. Pero, en esto texto solo pongo atención al concepto de uso de las enzimas. As veces, ellas llamadas, erróneamente, de aditivos. Son proteínas. Pueden mejorar la digestión de nutrientes y energía pero también ofrecen nutrientes y energía a los animales que la consumen. En los últimos 15 a 20 años, las tecnologías de desarrollo de las enzimas han crecido muy rápidamente y continuarán haciéndolo. En 1996, Cowan et al. ya digieran o que las enzimas podrían mejorar en la digestibilidad de los ingredientes y la absorción de los nutrientes y energía. Además, Penz Jr. y Bruno (2010) reforzaron que el empleo de las enzimas reduce la excreción de contaminantes en los desechos animales. Existen muchas enzimas disponibles para ayudar a la digestión de fósforo, calcio, carbohidratos, proteínas y lípidos de las dietas que se ofrecen a los animales, especialmente aves y cerdos. Sin embargo, las enzimas ni siempre funcionan con una eficiencia del 100 por ciento, porque son fuentes exógenas. Pero, para que sus eficiencias de uso aumenten, los nutricionistas tienen que tomar decisiones correctas. Debe ser evaluado si las mesclas de las enzimas con los demás ingredientes de la dieta están adecuadas y que la dieta tenga disponibilidad del sustrato para o cual las enzimas actuaran. Existe una gran cantidad de información disponible que describe la manera con que las enzimas actúan, cuando deben ser empleadas. Los nutricionistas deben considerar el uso de enzimas como una otra posibilidad de hacer que la producción avícola sea más sostenible, desde el punto de vista ambiental. Si considerarnos que ellas mejoran la utilización de los nutrientes y de la energía, ellas colaboran en reducir la eliminación de desechos y la contaminación del ambiente con nitrógeno y fósforo. Además, con el atractivo de producir pollos de engorde libres de AGP, la salud intestinal es más importante do que nunca. Es sabido que alrededor de 70 por ciento de la respuesta inmune de las aves es proporcionada por la estimulación de las células del tracto digestivo, y las enzimas bien usadas, tienen un efecto único y positivo sobre las respuestas inmune de los pollo de engorde, desde el intestino.

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
Agrónomo con Maestría en Producción Animal en Brasil. Doctor en Nutrición (Universidad de California, USA). Fue profesor en la Universidad Federal de Rio Grande del Sur más de 30 años. Tiene múltiples publicaciones científicas y numerosas conferencias presentadas en 40 paisesl. Fue co-fundador de la empresa Nutron Alimentos, que hoy es parte del grupo Cargill, donde actualmente es Director de Cuentas Estrategicas para la división de Nutrición Animal
 
remove_red_eye 1141 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios