Importancia del uso de Ractopamina para la Porcicultura Argentina

Publicado el: 22/12/2017

A lo largo de la historia de la humanidad, lo único que ha sido constante es el cambio. Gracias al cambio hemos sido capaces de adaptarnos a nuevas condiciones ambientales, hemos ido adecuándonos a situaciones diferentes y hemos aprendido que aquellos que han sido capaces de adaptarse, han permanecido, mientras que los que no se han adaptado, se han quedado atrás y poco a poco han desaparecido. Esta es la base de la teoría de la evolución, no son los más grandes, ni los más inteligentes los que sobreviven, sino aquellos que son capaces de adaptarse a los cambios.

Tomemos como ejemplo el caso del crecimiento de la Población mundial. Hace apenas 200 años, en el mundo había apenas mil millones de habitantes, hambrunas y malnutrición eran las constates durante la revolución industrial; la producción de alimentos era un limitante al desarrollo de la humanidad. Hoy en día, la población mundial ha superado los 7,500 millones de habitantes y según la FAO, en menos de 30 años podremos ser más de 10 mil millones de personas.

Este crecimiento poblacional implica un grave riesgo para la seguridad alimentaria del planeta, implica que debemos continuar trabajando en busca de alternativas tecnológicas que nos permitan producir más alimentos, con cada vez menos recursos (agua, tierra, nutrientes) y con mayores restricciones en términos de protección al ambiente y al bienestar animal, al tiempo que mejoramos la calidad de los productos que ofrecemos.

Esta presión, nos ha llevado a buscar alternativas tecnológicas que aumenten la eficiencia de los sistemas, considerando mejoras en el bienestar de las personas, de los animales, del ambiente y de los productores.

En este sentido, hace más de 40 años iniciaron los estudios sobre una molécula (ractopamina) que permite aumentar la eficiencia de producción de los animales, el ambiente y los productores, en beneficio de los consumidores. El resultado de esas investigaciones fue una mezcla de isómeros de ractopamina descubierto por Elanco Animal Health, Greenfield, IN, USA. Químicamente es una fenetolamina con actividad agonista en los receptores β-adrenérgicos. Hoy en día, se utiliza en  países como Australia, Brasil, Canadá, Colombia, México, Estados Unidos, etc en la alimentación de cerdos para aumentar la producción de carne de alta calidad, al tiempo que mejora la eficiencia alimenticia y en general el comportamiento productivo de los animales.



¿Cómo trabaja la Ractopamina?

Dado que la ractopamina estimula los receptores β-adrenérgicos, asemeja algunas de las funciones fisiológicas que son comunes a las catecolaminas (dopamina, norepinefrina y epinefrina).

Las catecolaminas buscan promover un estatus de alerta y de disponibilidad de nutrientes a nivel muscular para facilitar la huida, para correr y sobrevivir. Dado que la ractopamina no es una hormona, es considerado un agente reparticionador de nutrientes en el organismo (o cómo lo denominó el panel de expertos del NRC, es un modificador del metabolismo). Esto se debe a que su principal efecto es el de hacer que los nutrientes se distribuyan de manera diferente en el organismo, lo cual tiene consecuencias en que nutrientes y cómo llegan a diferentes partes del cuerpo y luego, en cómo esos nutrientes se van a utilizar.

La ractopamina reduce la degradación de proteínas y promueve la degradación de grasa, por lo que en mantenimiento el requerimiento de proteína es menor cuando se consume ractopamina (Por supuesto, cuando el animal está creciendo, el requerimiento de proteína aumenta, pero se usa más eficientemente).

A nivel de músculo, se observa que aumenta el flujo sanguíneo al músculo y además el uso de grasa para producir energía, por lo que los niveles sanguíneos de glucosa no se reducen. Por otro lado, se sabe que en respuesta a los β-adrenérgicos, existen algunas menores modificaciones en el patrón de liberación de otras hormonas como son la insulina, la somatotropina y la hormona tiroidea.

En el tejido graso, se sabe que hay un menor flujo sanguíneo, además de un incremento en la lipólisis. Por otro lado, la menor disponibilidad de energía que resulta de la mayor actividad metabólica en el músculo, inhibe en cierta proporción el nuevo crecimiento de tejido graso.

El re-direccionamiento de nutrientes es un proceso natural que ocurre durante la vida de los cerdos. Así, mientras un organismo va madurando, la prioridad en el crecimiento de los diferentes tejidos va cambiando. La principal prioridad de crecimiento en un feto, es el tejido nervioso y luego el circulatorio; en un lechón al nacimiento una de las principales prioridades es la acumulación de grasa que le permitirá defenderse del ambiente; luego esa prioridad cambia y el sistema digestivo se hace más prioritario. Luego, el flujo de nutrientes se destina principalmente al crecimiento del tejido musculo esquelético. Sin embargo, al final de la engorda el flujo de energía se va haciendo más preponderante hacia el tejido graso. En ese momento, la ractopamina promueve el mayor flujo de nutrientes hacia el músculo, así la grasa sigue creciendo, pero a una menor velocidad.

¿Cómo se utiliza la ractopamina?

Se administra mezclado en la dieta de finalización, su uso se recomienda para los últimos 40 kg de ganancia de peso. Así si el objetivo de producción es de cerdos de 110 kg de peso vivo, se deberá iniciar su uso a los 70kg. Pero si el objetivo de producción es de cerdos de 130 kg, su uso deberá iniciar cerca de los 90kg de peso vivo. Normalmente el tiempo de uso óptimo es un punto entre los 29 y 33 días. Bajo las condiciones actuales de mercado, la dosis que resulta más rentable es 10 PPM, dosis menores tienen impacto en la ganancia diaria de peso, pero solo mejoran parcialmente la eficiencia alimenticia, el peso de la canal, y la producción de carne magra; pero dosis mayores pueden frenar la ganancia diaria de peso al reducir el consumo de alimento. Las dietas de finalización con ractopamina deben contener al menos 16% de proteína cruda, 3,300 Mcal de energía metabolizable y cuando menos 0.82% de lisina digestible formulada bajo el perfil de proteína ideal.


¿Qué ventajas ofrece al porcicultor el uso de la ractopamina?

Hablando de una dosis de 10 PPM, las magnitudes de las respuestas están en función del tiempo de uso y el peso promedio de los cerdos al inicio de su uso; pero, además, entre mayor capacidad de crecimiento magro tenga la gené - tica con que se trabaja, mayor será la respuesta a la ractopamina. En cuanto a salud, todos los animales responden a la ractopamina, pero la respuesta es mayor mientras más sanos sean los animales (Hinson et al., 2013).

Basados en el uso de ractopamina ,existen diferentes meta-análisis (Apple et al., 2007; Kieffer y Sanches 2009) que buscan definir la magnitud del cambio en el comportamiento productivo en respuesta al uso de ractopamina, pero en general se espera una mejora en la ganancia diaria de peso (11 a 18%) durante los últimos 35 días de la engorda, acompañada de una mejora en la eficiencia alimenticia (12 a 18%); esto se refleja en una canal con mayor rendimiento (0.6 a 1.2 unidades porcentuales más), aumentando la cantidad de tejido magro en la canal (1.3 unidades porcentuales).

El trabajo de Bohrer et al. (2013), muestra que el uso de ractopamina normalmente incrementa en 1.1 unidades porcentuales la cortabilidad de la canal, lo que resulta de un aumento en la cantidad de carne magra en los cortes primarios sin hueso como son el jamón, el lomo, y el hombro. A nivel de granja, esto se refleja en mayores ingresos por la venta de canales más pesadas (+5kg); con mayor rendimiento de pie a canal (0.6 a 1%UPC), producidas con menos alimento.

Si un productor decidiera producir sus cerdos con ractopamina, pero al mismo peso que produce hoy en día, lo lograría ahorrando 4 días de engorda; 11 kg de alimento; 50 litros de agua y aún con esos ahorros, produciría 1 kg más de cerdo en canal y 1.3 kg más de cortes primarios. Esto es la consecuencia de que se mejora la velocidad de crecimiento, se reduce la deposición de grasa y por ende mejora la eficiencia alimenticia.


¿Es seguro el uso de ractopamina?

Internacionalmente se ha estudiado y discutido (panel de expertos JECFA; Joint Expert Committee for Food Additives, que se forma entre la OMS y la FAO) el uso de ractopamina a partir únicamente de la formulación de Elanco (nunca han estudiado el uso de genéricos de ractopamina, toda la información utilizada por la comisión se sustenta en estudios realizados con la ractopamina de Elanco). Esto llevó a la Comisión del Codex Alimentarius a concluir que es seguro para los humanos consumir productos cárnicos derivados de animales alimentados con ractopamina, según quedo constatado en su 35ta reunión celebrada del 2 al 7 de Julio de 2012 en Roma, Italia. Así el Codex concluyó que existe una ingesta diaria admisible y por ende reportan los límites máximos de residuos para los diferentes tejidos del cerdo. Esto implica que el consumo de carne de cerdo con ractopamina es seguro y que incluso no existe tiempo de retiro.


¿Cómo impactaría en Argentina el uso de ractopamina?

Los porcicultores estarían en capacidad de competir más equitativamente con países que actualmente envían carne de cerdo a Argentina, como son Estados Unidos, Canadá, Brasil. Esto lo podrían hacer reduciendo sus costos de producción; haciendo un uso más eficiente de recursos, produciendo más, con menos animales; sin afectar la calidad de la carne producida; mejorando el ambiente; pero sobre todo al poder ofrecer una mayor producción de carne de cerdo, la cual es parte de una dieta variada, integral y sana, que beneficia a toda la familia. En la Argentina actualmente no está autorizado el uso de ractopamina para cerdos.


Referencias:

  • Apple, J. K., P. J. Rincker, F. K. McKeith, S. N. Carr, T. A. Armstrong, PAS, y P. D. Matzat. 2007. REVIEW: Meta-Analysis of the Ractopamine Response in Finishing Swine. The Professional Animal Scientist 23:179–196 
  • Charles Kiefer, Josilene Figueiredo Sanches. 2009. Metanálise dos níveis de ractopamina em dietas para suínos em terminação. R. Bras. Zootec., v.38, n.6, p.1037-1044. 
  • Bohrer, B. M., J. M. Kyle, D. D. Boler, P. J. Rincker, M. J. Ritter y S. N. Carr. 2013. Meta-analysis of the effects of ractopamine hydrochloride on carcass cutability and primal yields of finishing pigs. J ANIM SCI 91:1015-1023. 
  • Hinson, R.B., G. L. Allee, D. D. Boler , M. J. Ritter, C. W. Parks, y S. N. Carr. 2013. The effects of dietary ractopamine on the performance and carcass characteristics of late-finishing market pigs with a previous history of porcine circovirus type 2 associated disease (PCVAD). The Professional Animal Scientist 29:89–97. 
  • JECFA (Joint Expert Committee for Food Additives; OMS-FAO). Residue evaluation of certain veterinary drugs. FAO-JECFA Monographs Meeting
 
Autor/es
Cenid Fisiología, INIFAP (Hasta 2014) Consultor Técnico de Elanco en Ciencias de la Carne (Desde 2014)
 
remove_red_eye 449 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved