Engormix/Porcicultura/Artículos técnicos

Brachyspira spp. identificadas en cerdos en terminación de granjas confinadas

Publicado el: 11/1/2015
Autor/es: Alicia Carranza; Camacho Ortega, P; Gabriel Di Cola; Flores León, M; Juan José Busso (Dpto Patología Animal, Facultad de Agronomía y Veterinaria, Universidad Nacional de Río Cuarto); Julian Parada y Pablo Tamiozzo (Universidad Nacional de Río Cuarto y CONICET), Cordoba. Argentina
INTRODUCCIÓN
Distintas especies de Brachyspira (B.) están presentes en cerdos en las etapas de crecimiento y terminación. Las especies consideradas patógenas son B. hyodysenteriae y B. pilosicoli y producen la disentería porcina (DP) y la espiroquetosis intestinal porcina (EIP), respectivamente (Hampson, 2012). Otras, como B. innocens, B. murdochii y B. intermedia, se consideran no patógenas, aunque investigaciones recientes han propuesto que pueden producir grados leves de colitis y causar pérdidas productivas (Jensen y Boye, 2005).
Son pocos los estudios disponibles sobre la prevalencia de granjas infectadas por las distintas especies de Brachyspira (Stege y col., 2000) y en Argentina no existe información estadística al respecto. El objetivo de este trabajo fue identificar las especies de Brachyspira presentes en cerdos de 22 semanas de edad en granjas porcinas confinadas de Argentina.
 
MATERIALES Y MÉTODOS
Se seleccionaron 52 granjas confinadas, de ciclo completo, de 7 provincias del centro de Argentina, que incluyen a las de mayor producción porcina (Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis, San Juan y La Pampa). En cada granja se eligieron, al azar, 30 cerdos de 22 semanas de edad. Se tomaron muestras de materia fecal, extraídas del recto y se colocaron individualmente en bolsas de polietileno. Se refrigeraron a 4°C hasta el momento del procesamiento, no más allá de las 48 h.
Las heces se sembraron en agar sangre con 7% de sangre equina y colistina (25 mg/l), vancomicina (25 mg/l) y espectinomicina (500 mg/l) y fueron cultivadas con un sistema anaeróbico en bolsa (AnaeroGen, Oxoid) a 42ºC por 7 días. Cuando se observó una fina pátina y fuerte o débil β hemólisis, se realizó un frotis y se coloreó con Gram. Ante la presencia de estructuras espiroquetales, se realizaron subcultivos en agar tripticasa soya con sangre ovina al 5% sin antibióticos, tantas veces como fue necesario hasta purificar la cepa. La identificación de especie se realizó según Hommez y col. (1998) con tabletas (Lab. Rosco Diagnostica, Dinamarca). Las cepas fueron guardadas en caldo cerebro corazón con 15% de glicerol a -70°C. Cuando no se logró la identificación por pruebas bioquímicas se realizó la PCR descripta por Rohde y col. (2002).

RESULTADOS
En todas las provincias muestreadas se encontró alguna especie de Brachyspira y el 78.8% (41) de las granjas fueron positivas. De un total de 1496 muestras de materia fecal sembradas, en 270 (18%) se observaron zonas con fuerte o débil β hemólisis y/o pátina. Se identificaron por pruebas bioquímicas 62 cepas y 22 por PCR (Tabla 1). Se detectó la presencia de B. hyodysenteriae, B. innocens y B. murdochii en una misma granja. En otra granja B. innocens estuvo presente junto a B. pilosicoli y en otras 3 junto con B. murdochii. No se identificó B. intermedia. Tabla 1: Total de cepas, número de granjas positivas y prevalencia por especie deBrachyspiraencontrada.
Brachyspira spp. identificadas en cerdos en terminación de granjas confinadas - Image 1
DISCUSIÓN
Diferentes especies de Brachyspira fueron identificadas en cerdos de terminación en este estudio. Resultados similares fueron reportados previamente en Dinamarca por Stege y col., 2000, donde encontraron B. innocens y B. hyodysenteriae en el 34,2 y el 2,5% de las explotaciones, respectivamente. A pesar de la alta prevalencia de B. innocens y B. murdochii encontradas, hasta la fecha, se sabe poco sobre cuál puede ser su impacto en la producción porcina nacional. Aunque debe considerarse, de acuerdo a Jensen y Boye (2005), que estas especies pueden producir un cierto grado de patogenicidad, ya sea solas o con otros patógenos, y causar presentaciones clínicas o subclínicas leves. Además, si bien la prevalencia de las especies más patógenas fue baja, se debe tener presente lo aportado por Hampson (2012), quien plantea que la infección o colonización con una o más de las especies no patógenas, como se ha encontrado en el presente estudio, pueden complicar el diagnóstico de DP y/o EIP.
Hasta donde se conoce, este es el primer informe sobre especies de Brachyspira identificadas en cerdos en engorde en Argentina. La alta frecuencia de presentación de B. innocens y B. murdochii en los cerdos del país, plantea la necesidad de realizar nuevos estudios que permitan evaluar con precisión la importancia de las infecciones por estas especies.

BIBLIOGRAFÍA
  1. - Hampson DJ. 2012. Diseases of swine. 10thed. 680– 696.
  2. - Hommez J y col. 1998. Vet Mic 62:163-169.
  3. - Jensen TK y Boye M. 2005. Proc 3rd Int Conf Colon Spiroc Inf An Hum. Parma, Italy: 64–65.
  4. - Rohde J y col. 2002. J Clin Microbiol 40, 7: 2598-2600.
  5. - Stege H y col. 2000. Prev Vet Med 46: 279-292.
 
Autor/es:
 
Visualizaciones61Comentarios0EstadísticasCompartir