Explorar
Comunidades en español
Anunciar en Engormix

Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza

Publicado: 4 de julio de 2016
Por: Rodrigo Arias Inostroza. Ing. Agrónomo, PhD in Animal Science
Al momento de seleccionar las vaquillas de reemplazo, la opinión personal tiene un gran peso a la hora de elegir los animales. Asimismo, los registros de ganancia de peso y de producción de la madre pueden ser de gran utilidad. Sin embargo, es bueno preguntarse ¿cómo y bajo qué criterios objetivos selecciono mis animales?
En este contexto, es que tanto la conformación de la ubre como de los pezones pasan a ser características funcionales muy importantes en las vacas de crianza, ya que de ellas dependen una de las variables más importantes del negocio: el peso al destete del ternero y su estado de salud. Una mala conformación de la ubre y de los pezones puede ser causante potencial de un incremento de enfermedades, si es que los pezones se encuentran contaminados con barro o residuos del corral o área de parición.Por ello, el proceso de selección basado en la conformación de las ubres y pezones puede ser considerado una herramienta importante para el criancero, que le permitirá incrementar la rentabilidad del negocio al reducir el riesgo a enfermedades, aumentar la longevidad de la vaca, mejorar la ganancia de peso del ternero y reducir los costos de mano de obra. Esto es posible debido a que la mayoría de las características de la ubre y los pezones son hereditarios.
Las ubres y pezones de mala conformación pueden aumentar el costo de mano de obra debido al manejo que requieren estos animales (ordeñas manuales) para que el ternero recién nacido pueda ingerir calostro y leche, o bien para descargar algún cuarto con infección. Se sabe que la presencia de mastitis puede reducir significativamente el peso al destete del ternero, entre un 7 y 12%. Asimismo, las mastitis y las lesiones también pueden afectar negativamente la vida productiva del animal, reduciendo su longevidad y el número de terneros cosechados por vaca. Por otra parte, las ganancias de peso serán menores en terneros que tienen dificultad de mamar en pezones de gran tamaño, lo que reduce el flujo de leche/calostro con un menor consumo total en comparación a una vaca de buena conformación.
 
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 1
 
La conformación de ubres y pezones tiene una heredabilidad moderada, por lo que seleccionando las hijas de toros que presentan una buena conformación de ubres y pezones y eliminando vaquillas de reemplazo de madres con problemas de conformación, permite mejorar el rebaño.
 
SUSPENSIÓN Y TAMAÑO DE LA UBRE
Al igual que en el caso de las vacas lecheras, el ligamento suspensorio medio es esencial en la conformación de la ubre. Un ligamento débil resultará en una ubre más caída, a veces por debajo del corvejón, lo que hace más difícil para el ternero alcanzar de buena forma los pezones, pudiendo además arrastrarlos en el barro cuando la vaca se desplaza. Además, los pezones pueden quedar suspendidos hacia el interior o exterior cuando se llenan de leche, en vez de estar rectos hacia abajo. La Figura 1 muestra la clasificación del ligamento según la Federación de Mejoramiento del Ganado de Carne de Estados Unidos (BIF, de sus siglas en inglés), considerándose deseable la calificación 1. Esta conformación permite a la vaca mantener la ubre sobre el corvejón por varios años y mantener los pezones perpendiculares al suelo cuando éstos se encuentran cargados de leche, mientras que la calificación 4 sería la menos deseable.
 
Figura 1. Esquema de calificación del ligamento suspensorio medio.
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 2
 
  1. Ligamento suspensorio medio prominente que mantiene la ubre firme cercana al cuerpo. Los pezones están suspendidos en forma vertical al suelo.
  2. Ligamento suspensorio medio intermedio; la ubre está algo alejada del cuerpo. Los pezones están suspendidos bajo el corvejón y en forma casi vertical al suelo.
  3. Ligamento suspensorio medio muy débil. La ubre y pezones están por debajo del corvejón; cuando las ubres están llenas de leche los pezones se orientan hacia afuera.
  4. Ligamento suspensorio medio ausente. La ubre y pezones están por debajo del corvejón. Las ubres se inflan como globo y los pezones se orientan hacia afuera.
El esquema de la Figura 2 muestra la suspensión ideal de la ubre desde una vista lateral. La ubre ideal es ajustada a la cavidad del cuerpo. El piso de la ubre debe estar nivelado, al igual que los cuatro cuartos deben estar a nivel lateralmente y desde atrás. Algunas ubres tiene pendiente hacia abajo de adelante hacia atrás, lo cual es menos que ideal, y el ajuste posterior de la ubre debe ser alta. A medida que el ligamento suspensorio medio es menos pronunciado, el piso de la ubre se hace más redondeado.
 
Figura 2. Suspensión ideal de la ubre desde una vista lateral.
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 3
 
El tamaño del pezón y sus conformaciones se presentan en la Figura 3. Los pezones deben ser de largo mediano y de aspecto cilíndrico. El diámetro también debe ser coherente desde la parte superior del pezón a la parte inferior, con la punta del pezón redondeada. Los pezones se deben ubicar en el centro de cada cuarto y perpendiculares al suelo.
 
El proceso de selección basado en la conformación de las ubres y pezones puede ser considerado una herramienta importante para el criancero, que le permitirá incrementar la rentabilidad del negocio al reducir el riesgo a enfermedades, aumentar la longevidad de la vaca, mejorar la ganancia de peso del ternero y reducir los costos de mano de obra
 
Figura 3. Conformación y tipo de pezones vista lateral.
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 4
 
El pezón ideal es de longitud mediana, de apariencia cilíndrica con extremos redondeados (dibujos 1, 2, 3 y 4). Los pezones asimétricos y de diferentes tamaños y grosores son indeseables (dibujos 5, 6 y 7); asimismo los largos y puntiagudos, y de diferentes tamaños (dibujo 8); gruesos y en forma de embudo (dibujo 9), o una combinación del tipo embudo grueso con forma de pera (dibujo 10). Los pezones deben estar suspendidos perpendicularmente al suelo desde el centro de cada cuarto cuando están llenos de leche. En la medida que la longitud del pezón y la suspensión de la ubre se vuelven más débiles, los pezones quedan situados más cerca del suelo, haciendo más difícil para el ternero recién nacido amamantar y hay una mayor posibilidad de contaminación del pezón por barro u otros residuos.
 
LAS ESCALAS
El momento ideal para evaluar la ubre de las vacas de crianza es dentro de las primeras 24 a 48 horas después del parto. El sistema de calificaciones que se presenta fue desarrollado por la BIF. Para la variable “suspensión de la ubre” la escala se mueve del 9 (muy ajustado, altamente deseable) al 1 (oscilante, no deseado); mientras que para “tamaño del pezón” del 9 (muy pequeña) al 1 (muy grande). Este sistema no considera la pigmentación de ubre y pezones, el cual es un atributo deseable para evitar quemaduras de sol. Así entonces, a mayor puntuación más deseable el animal.
La suspensión de la ubre se muestra en la Figura 4 y en la Cuadro 1, acá la norma es que mientras más cercano al cuerpo se encuentre, más deseable es.
 
Figura 4. Puntaje de suspensión de la ubre (según BIF).
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 5
 
Descripción del sistema de puntuación para suspensión de la ubre (según BIF).
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 6
La escala de suspensión de la ubre 7 es similar a la 9, pero en este caso la ubre está un poco más alejada de la cavidad del cuerpo. El ligamento suspensorio medio es pronunciado manteniendo el nivel de la ubre y la suspensión de los pezones perpendicular al suelo y por encima del corvejón. En la escala 5 el ligamento suspensorio medio es menos pronunciado, por lo que la ubre está más alejada de la cavidad corporal, mientras que los pezones comienzan a orientarse hacia fuera cuando están llenos de leche, debido a lo débil del ligamento. Es probable que este sea el valor promedio de un plantel de crianza sin trabajo de selección.
El tamaño del pezón puede variar considerablemente. La Figura 5 señala los tamaños y la puntuación otorgada por el sistema BIF. El tamaño de los pezones puede ser generalmente clasificado como: muy pequeños, pequeños, intermedios, grandes, y muy grandes. Es muy raro que el ganado tenga el tamaño de los pezones muy pequeños, es más común observar el tamaño pequeño, mediano y grande. A medida que el tamaño del pezón se hace más grande, tienden también a ser más gruesos, menos simétricos, y a ubicarse por debajo del corvejón.
 
Figura 5. Puntaje de tamaño de pezón (según BIF).
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 7
 
Recuerde que es vital ser capaz de reconocer tanto una ubre y pezones deseables como aquellos inadecuados. Una ubre ideal está perfectamente conectada a la cavidad corporal, es simétrica y de largo moderado. Los cuartos deben ser equilibrados con los pezones de tamaño mediano y el largo. Los pezones deben estar posicionados directamente debajo de cada cuarto. Una vista lateral de la ubre debe mostrar un piso de la ubre nivelada. El ligamento suspensorio medio es el soporte central que une a la ubre a la pared del cuerpo de la vaca; es la hendidura que se aprecia al ver la ubre de una vaca desde la parte trasera
 
Descripción del sistema de puntuación para tamaño del pezón (según BIF)
Ubres y pezones: Cómo evaluarlos para mejorar nuestras vacas de crianza - Image 8
Temas relacionados
Autores:
 Rodrigo Arias
Universidad Austral de Chile
Seguir
Únete para poder comentar.
Una vez que te unas a Engormix, podrás participar en todos los contenidos y foros.
* Dato obligatorio
¿Quieres comentar sobre otro tema? Crea una nueva publicación para dialogar con expertos de la comunidad.
Crear una publicación
Raul Jesus Santivañez
Agropecuaria Tayanga
21 de julio de 2016
Para i amigo y colega Claudio Centeno: La heredabilidadd de las ubres es la mas alta en el ganado lechero se considera que esta alrrededor del 25 %, saludos fraternos Raul
Ecuvet Servicios Veterinarios del Ecuador
9 de julio de 2016
Muy buen aporte, un resumen muy explicativo de la evaluacion que deberíamos hacer para posteriormente no tener problemas sanitarios de la ubre, mastitis, la enfermedad más costosa de la ganadería de leche. Saludos cordiales
Enrique M.
9 de julio de 2016
09/07/2016 . Muy importante información, gracias Ing. Arias por compartir con nosotros estos parámetros de evaluación sobre ubres y pezones. Sin duda que son de gran relevancia económica en la explotación ganadera.
Claudio Centeno Gabancho
5 de julio de 2016
Sería muy conveniente ahora que se habla de evaluación, calificación y por ende ser objeto de selección ¿Cual es la heredabilidad y repetibilidad de las caracteristicas de los componentes de Ubres y Pezones a tener en cuenta?
Mariela Hernández Opazo
Universidad Austral de Chile
5 de julio de 2016
Felicitaciones, me parece muy interesante instalar este tema en los rebaños crianceros ya que existe mucho rebaño formado a partir de vacas doble propósito donde se agudiza el problema de mala conformación de glándula mamaria. Todas las herramientas de selección aplicables que prolonguen la vida productiva de los rebaños se traducen en un mejor resultado económico a largo plazo.
Súmate a Engormix y forma parte de la red social agropecuaria más grande del mundo.
Iniciar sesiónRegistrate