engormix
search
search

El Papel de Grasas en Mejorar la Fertilidad y la Producción Lechera

Publicado el: 23/3/2011
Autor/es:

Durante los últimos años la producción lechera individual ha aumentando considerablemente, debido en gran medida a los programas de mejora genética implementados en los rebaños. Este aumento de la producción lleva consigo un descenso en los niveles reproductivos. Ver tabla a continuación (adaptado de Ferguson 1998)

Nivel de producción, Kg.

Fertilidad (%)

< 5.900

48.5

6.000- 6.800

45.1

6.900-7.800

41

7.900-8.700

38.6

> 8.800

38.5

 Durante la etapa de lactación la principal prioridad de la madre consiste en sacar adelante a su cría y destina toda la energía posible para este fin. Una vez que la vaca tiene suficientes reservas energéticas para mantener la lactación es cuando la energía sobrante la dedica a la reproducción. Por tanto es necesario cubrir todas las necesidades de la vaca antes de que comience un nuevo ciclo reproductivo.

Por otra parte se han establecido ciclos para sacar el mayor rendimiento a los rebaños en los que la vaca tiene que quedar preñada a partir de los 45 días postparto, estando la vaca en pleno pico de lactación. Estamos exigiendo a nuestras vacas el esfuerzo de producir la máxima cantidad de leche a la vez que les exigimos que queden preñadas. En este periodo, la vaca se encuentra en un estado de balance energético negativo y se ve en la necesidad de movilizar la grasa corporal para hacer frente a este periodo de gran estrés metabólico.

Es en este punto donde la grasa como suplemento energético toma su papel más importante. El reto del nutricionista de vacuno lechero consiste en reducir en la medida de lo posible el periodo de balance energético negativo (BEN), ya en 1981, Butler y su equipo, observaron que un aumento del periodo de BEN retrasa la ovulación y el inicio de la primera fase luteal. Se estima que por cada 1.9 Mcal que el animal deja de ingerir durante las primeras semanas de lactación, la vaca retrasará la ovulación 24 horas.

Igualmente cuando hay una mejora en la condición corporal, provocará que el ciclo estral comience antes. Por tanto el principal problema relacionado con la fertilidad es la falta de energía que la vaca ingiere en el periodo postparto.

Aparte de disminuir el BEN, los jabones cálcicos mejoran la reproducción debido a que actúan como precursores de la hormona progesterona, esencial para el mantenimiento de la viabilidad embrionaria.

El equipo de Lucy y colaboradores mostraron en diferentes experiencias, que la adición de jabones cálcicos incrementaba el tamaño de los folículos. Ello conlleva un aumento de la progesterona en plasma de un 20%, aumentando, así,  las posibilidades de supervivencia del embrión.

Además de favorecer la síntesis de progesterona, la adición de jabones cálcicos puede afectar a otras hormonas como la prostaglandina F2a. Esta hormona es la encargada de la destrucción del cuerpo lúteo cuando no hay fecundación. Niveles bajos de prostaglandina nos aseguran que el cuerpo lúteo segrega la suficiente cantidad de progesterona para mantener la fecundación.

Referencia

Fecha de medida

PROGESTERONA (ng/ml)

SEM

Dieta Control

Dieta con Jabón Cálcico

Lucy et al., 1993

1 - 12 d de estro

4.2

5.2

0.8ª

Carroll et al., 1990

9 - 15 d de estro

6.6

7.7

0.3b

Sklan et al., 1991

8 - 20 d de estro

Mayor concentración

 

Spicer et al., 1993

5 - 12 semanas PP

4.5

6

0.5b

Garcia-Bojalil, 1993

1 - 7 semanas PP

Mayor concentración

 

Son et al., 1996

2 - 12 semanas PP

4.2

4.8

0.3ª

En 2001 Staples y su equipo realizaron una revisión de trabajos publicados tratando de cuantificar la mejora producida debida al empleo de jabones cálcicos y observaron en un total de 10 pruebas que el empleo de jabones cálcicos mejoraba en un 4.7% la tasa de concepción en la primera inseminación y producía un descenso de 6.8 días abiertos. Estos datos junto con un aumento de 1.9 litros de promedio de producción lechera muestran la vital importancia del empleo de jabones cálcicos para el aumento de la producción láctea y lo que es aún más importante, LA MEJORA DE LA EFICIENCIA REPRODUCTIVA.

Como conclusión podemos afirmar que la alimentación con jabones cálcicos mejora la reproducción mediante una disminución del periodo de BEN y además, tiene una función fundamental en el  mantenimiento de los niveles hormonales necesarios para asegurar la función reproductiva y la viabilidad embrionaria. Por tanto podemos decir que los jabones cálcicos son algo más que un aporte de energía.

 

 

 

 
remove_red_eye 3784 forum 45 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios