Empleo del zilpaterol en novillos con alimentación intensiva en Yucatán, México

Publicado el:
Autor/es:
742 19 Estadísticas
Compartir:
Resumen

Se estudió el uso del zilpaterol, cuya comercialización está permitida en México, midiendo su efecto en novillos cebuinos sobre su ganancia de peso, rendimiento en canal y composición de la misma durante la época de verano en el municipio de Mérida, Yuc., México. Se evaluó un producto comercial conteniendo clorhidrato de zilpaterol al 4.8%. Los tratamientos fueron: testigo (T) y tratado con zilpaterol (Z), los cuales se asignaron al azar . Los animales recibieron la misma dieta de finalización. elaborada con maíz molido, cascarilla de soya, pasta de soya, salvado de trigo, rastrojo de maíz, aceite vegetal, premezcla de vitaminas y minerales (1.93 Mcal ENm; 1.29 Mcal ENg; 13.2% de PC). Al sacrificio se midió el peso de la canal caliente y fría, así como el peso de la grasa interna. Se realizó un corte en la canal entre la décimo segunda y la décimo tercera vértebras dorsales y se midió el espesor de la grasa, el área del músculo Longissimus y el marmoleo. Finalmente se calculó el rendimiento. Los novillos del grupo Z tuvieron un incremento relativo en la ganancia de peso de un 3.1%, así como canales más pesadas y magras en comparación en el grupo T (P<.05). Se concluyó que el empleo del zilpaterol en el alimento a razón de 0.14 mg/kg de peso vivo por día, en bovinos cebuínos propició un incremento en la ganancia de peso de los animales y en su rendimiento en canal, produciendo canales más magras.

Palabras clave: b-adrenérgico, novillos en finalización, calidad de canal.

Introducción 

Los b–adrenérgicos son moléculas orgánicas anabolizantes cuyo efecto biológico se traduce en la reducción del tejido adiposo, mediante una disminución de la síntesis de lípidos; como consecuencia, hay más nutrientes energéticos disponibles para sintetizar tejido muscular (Yen et al., 1989), siempre y cuando haya suficientes aminoácidos disponibles. Esto se traduce en un incremento en la productividad en bovinos, porcinos y aves (Herbert et al., 1985; Mersmann, 1998). La investigación de los efectos de estas sustancias sobre ganado bovino se llevó a cabo primordialmente con ganado de tipo Bos taurus o sus cruzas (Placencia et al., 1999). Los bovinos Bos indicus, por tener un menor grado de engrasamiento (Wheeler et al., 1994), se podrían comportar de manera diferente.

En 1988 la Unión Europea, prohibió el uso de estos anabólicos; posteriormente en 1991 se extendió la prohibición a los Estados Unidos y Canadá (Mitchell y Dunnavan, 1998; Bocca et al., 2003). En México la prohibición para el clenbuterol se produjo en 1999 (NOM-061-ZOO-1999). En cambio, el empleo del zilpaterol en su presentación comercial, está autorizado en México (Norma Oficial MexicanaNOM-061-ZOO-1999; NOM-EM-015-ZOO-2002). Sudáfrica es el único otro país en el mundo que permite el empleo de este promotor.

A partir de su prohibición, hay pocos reportes científicos que hayan medido el efecto del uso del zilpaterol en ganado de tipo cebuino, a excepción de aquellos conducidos por el mismo fabricante (Zilmax Guia Técnica, 1998). Con base en lo anterior, el propósito del trabajo tuvo por objetivo, medir el efecto del empleo del zilpaterol en la finalización de novillos en engorda de tipo cebuino sobre su ganancia de peso, rendimiento en canal y composición corporal bajo condiciones tropicales de estrés calórico.

 

Materiales y Métodos

El trabajo se llevó a cabo en el mes de junio, correspondiendo a la época de verano, en un rancho de engorda intensiva, con capacidad para 12 mil bovinos, localizado en el municipio de Mérida, Yucatán, México. Se evaluó un producto comercial b-adrenérgico conteniendo clorhidrato de zilpaterol al 4.8% (Zilmax®) desarrollado por Hoechst Roussell Vet y actualmente propiedad de Intervet, el cual fue proporcionado por el mismo fabricante

Se emplearon 95 novillos (bovinos castrados) tipo cebuino comercial, con diferentes grados de encaste con razas europeas, en etapa de finalización, los cuales se instalaron en dos corrales. Tuvieron un peso de entrada al rancho de 178.5 ± 5.8 kg y una edad promedio aproximada de diez meses. Al momento de su ingreso se implantaron en la oreja con zeranol (Ralgro®). Posteriormente fueron reimplantados con clorhidrato de trembolona y 16 bestradiol (Revalor-M®) entre los días 63 y 66 de su estancia.

El experimento se inició 105 días posteriores al ingreso de los animales al rancho, momento en el cual los animales se pesaron. Los tratamientos a evaluar, Testigo (T) y Zilpaterol (Z), fueron asignados al azar a los dos corrales. El número de animales por corral fue de 47 y 48 y su peso al inicio del experimento 358.4 ± 31.8 y 354.8 ± 33.8 kg para T y Z, respectivamente.

El suministro de los tratamientos experimentales tuvo una duración de 33 días. En los primeros 30 días, los animales del grupo Z recibieron 0.15 mg zilpaterol/kg peso vivo considerando un consumo diario de alimento de 9.63 kg/animal (base húmeda); para lograr la dosificación requerida, se añadió 119 g zilpaterol/t de alimento tal y como se ofreció en el comedero. Del día 31 al 33 se retiró el zilpaterol del alimento.

Todos los animales recibieron el mismo alimento de finalización integrado por: maíz molido (71.0%), rastrojo de maíz (11.8%), cascarilla de soya cocida (4.0%), melaza de caña (3.6 %), pasta de soya (3.5%), aceite vegetal (2.9%), carbonato de calcio (1.3%), urea (1%), sal y premezcla de vitaminas con minerales (0.9%). El contenido nutricional calculado del alimento fue: 1.93 Mcal de energía neta para mantenimiento (ENm), 1.29 Mcal de energía neta para ganancia de peso (ENg), 13.2% proteína cruda (PC), 0.70% Ca y 0.28% P, en base seca. Esta concentración de nutrimentos, de acuerdo con el NRC (1996), permite una ganancia de peso de 1.460 kg/d. Se registró cada día la cantidad ofrecida por corral.

El día 33 del experimento los animales se pesaron y posteriormente se sacrificaron en un rastro Tipo Inspección Federal. Al sacrificio se midió el peso de la canal caliente y 24 hs después el peso frío. También se disecó manualmente la grasa interna (perirenal, pericárdica y pélvica) y se pesó. A la altura del espacio ubicado entre la décima segunda y la décima tercera vértebras dorsales, se realizó un corte en 22 canales del grupo T y 20 del grupo Z, midiéndose tres variables: a) el espesor de la grasa para lo cual se utilizó una regla colocada en forma perpendicular a la superficie externa de la canal a tres cuartas partes de distancia de la apófisis dorsal de la vértebra; b) el área del músculo Longissimus empleando un papel cuadriculado y c) el marmoleo sirviéndose de fotografías de referencia. El resultado del marmoleo sirvió para calcular la madurez. También se estimó el rendimiento sirviéndose de la siguiente fórmula:

=5.5 + (2.5 x espesor de grasa dorsal, en pulgadas) + (0.20 x porcentaje de grasa renal, pélvica y pericárdica) + (0.0038 x peso de la canal caliente, en libras) – (0.32 x área del músculo Longissimus, en pulgadas cuadradas)

Las mediciones en el rastro fueron efectuadas de acuerdo a la metodología propuesta por la U.S.D.A. (1997).

Los resultados del peso final y ganancia diaria de peso fueron analizados con un diseño para mediciones repetidas empleando la metodología de análisis de modelos mixtos (SAS, 1999-2000), bajo el siguiente modelo:

Yijk= m + Gi +Aj +Tk + (AT)ik + Eijkl

m= Media general

Gi = Efecto fijo del grupo experimental i

Aj = Efecto aleatorio del animal j en el grupo experimental i

Tk = Efecto fijo del tiempo k

(GT)ik= Efecto de la interacción entre el grupo experimental i y el tiempo k

Eijk = Error aleatorio al tiempo k sobre el animal j en el grupo experimental i

Las variables medidas en el rastro, fueron analizadas mediante un análisis de varianza para un diseño totalmente al azar, el cual se facilitó mediante el empleo de la rutina PROC GLM (SAS, 1999-2000). Tanto el consumo de alimento, como la conversión alimenticia, no fueron analizados estadísticamente ya que los animales fueron alimentados en un solo grupo por tratamiento y no se contó con repeticiones.


Resultados y Discusión

El consumo de alimento de los animales del grupo Z fue de 9.26 kg/animal (base húmeda), el cual fue inferior al registrado previamente, al inicio de la prueba (9.63 kg). Por lo tanto, el consumo real de zilpaterol en los animales tratados fue de 0.14 mg/kg de peso vivo, cantidad ligeramente inferior a 0.15 mg recomendada por el fabricante.

Los animales tuvieron una edad al sacrificio comprendida entre 12 y 14 meses. Los resultados del comportamiento productivo de los dos grupos se encuentran en el Cuadro 1:

 

 

El peso final similar en ambos grupos. La ganancia de peso en el grupo T fue estuvo de acuerdo a lo esperado. La del grupo Z le superó al T (P<.05), siendo la diferencia relativa de 3.1%. Otros autores han encontrado efectos favorables sobre la ganancia de peso atribuibles al uso del zilpaterol de aproximadamente 28% sobre el testigo (Placencia et al., 1999) al emplear dietas altas en ENm y ENg (2.17 y 1.49 Mcal, respectivamente). La diferencia energética de las dietas entre ambos trabajos, la genética de los animales empleados, así como la diversa climatología entre los sitios de estudio, puede dar cuenta de la diferencia entre ellos. Se llevó a cabo este trabajo, durante el mes de Junio, y en el período de los 15 años comprendidos entre 1980 a 2004, éste fue el mes más caluroso del año, con temperatura promedio de 28.0ºC y máxima diaria de 34.4ºC (CNA, 2005). En condiciones extremas de calor, se puede afectar la productividad de bovinos en engorda (LeRoy, 1995).

El incremento en la ganancia de peso atribuible al empleo del zilpaterol también se ha observado recientemente en ovinos de pelo en engorda intensiva (Salinas et al., 2004).

Los resultados de las variables medidas en el rastro se encuentran en el Cuadro 2.

 

 

El empleo del Zilpaterol propició un incremento del 1% en el rendimiento de la canal caliente, el cual se incrementó a 1.1% en el rendimiento en la canal fría, en comparación con el grupo T. En general, los resultados obtenidos en este trabajo fueron de una magnitud inferior a la referida por el fabricante quién describe incrementos en el rendimiento en canal de aproximadamente 3% sobre animales Testigo (Zilmax, Guía Técnica, 1998).

También el uso del Zilpaterol propició canales mas magras ya que la cantidad de grasa interna (P<.05), el espesor de la grasa dorsal (P<.05) y el marmoleo (P<.01) fueron inferiores en comparación con lo observado en el grupo T. De la misma manera, el rendimiento fue menor (P<.01). Para algunos consumidores humanos la magrez de la carne es una característica deseable ya que en la actualidad buscan productos bajos en grasa por el temor, fundamentado o no (Blaxter y Webster, 1991), de que el consumo de grasa saturada de origen animal, propicia problemas cardiovasculares.

Las canales del grupo Z también mostraron un mayor desarrollo muscular, ya que el área de músculo Longissimus fue más amplia que en los animales del grupo T (P<.01). Finalmente las canales del grupo Z tuvieron un mayor grado de madurez, ya que 8 de ellas fueron calificadas como A-, representando esto una menor calidad de la canal.

Al comparar los resultados de la composición de las canales, con los estándares de calidad establecidos por la U.S.D.A. (1997), se observó que todas las canales quedaron clasificadas dentro de la categoría "Choice"; sin embargo las canales del grupo Z se ubicaron en un nivel inferior dentro de esta categoría en comparación con el grupo T, debido a su menor marmoleo y mayor madurez. Un efecto similar atribuible al zilpaterol fue reportado por Rubio et al. (1999).

Actualmente el uso de b-adrenérgicos está muy extendido en todo México, ya sea dentro de la ley, o al margen de ella. De manera legal, la forma comercial del clorhidrato de zilpaterol es ampliamente distribuida y comercializada. En cambio, de manera ilegal, el clenbuterol, es comercializado y utilizado en forma clandestina, debido a su bajo precio y elevada efectividad. Dos ejemplos ilustran lo anterior: recientemente en el estado de Jalisco se reportaron 225 casos de personas intoxicadas por consumir carne procedente de animales dosificados con clenbuterol (SSJ, 2005); y en el Estado de México el 25.2% de 582 muestras sanguí- neas tomadas a bovinos en engorda resultaron positivas a la presencia de clenbuterol (Valladares et al., 2005). El estado de Yucatán parece ajeno a esta problemática ya que en un trabajo en el cual se muestrearon tejidos de 112 canales de bovinos producidos y sacrificados en este estado durante los meses de febrero a septiembre de 2003, en ningún caso se detectó el clenbuterol (Ortiz et al., 2005).

 

Conclusiones

Con base en la información anterior, se concluye que el empleo del Zilpaterol en novillos cebuinos en finalización a razón de 0.14 mg/kg de peso vivo diariamente, produjo un incremento en la ganancia de peso y en su rendimiento en canal, propiciando canales más magras.

 

Agradecimientos

Se reconoce la participación del Dr. Richard Zinn en la evaluación de las canales y del MVZ Alfonso Peón Cámara en la conducción general del trabajo.

 

Literatura Citada

Blaxter, K.L. and A.J.F. Webster. 1991. Animal production and food: real problems and paranoia. Anim. Prod. 53:261.

Bocca, B., M. Fiori, C. Cartón and G. Brambilla. 2003. Simultaneous determination of Zilpaterol and other b-agonists in calf eye by gas chromatography/tandem mass spectrometry. J. A.O.A.C. 86 (1):8.

CNA. 2005. Comisión Nacional del Agua. Available: http:// www.smn.cna.gob.mx. Accesed Feb 13.

Herbert, F., F.D. Hovell and P.J. Reeds. 1985. Beta-agonists and their effect on animal growth. Nutr. Soc. 44:5.

LeRoy, H.G. 1995. Environmental influences on feed intake and performance of feedlot cattle. In: Symposium: Intake by feedlot cattle. Oklahoma State University. July. Pp.207.

Mersmann, H.J. 1998. Overview of the effects of beta-adrenergic receptor agonists on animal growth including mechanims of action. J. Anim. Sci. 76:160.

Mitchell, G. and D. Dunnavan. 1998. Illegal use of â-adrenergic agonists in the United States. J. Anim. Sci. 76(1): 208.

Norma Oficial Mexicana-NOM-061-ZOO-1999. «Especificaciones zoosanitarias de los productos alimenticios para consumo animal». SAGARPA. México D.F.

Norma Oficial Mexicana-NOM-EM-015-ZOO-2002. «Especificaciones técnicas para el Testigo del uso de beta-agonistas en los animales». SAGARPA. México, D.F.

NRC. 1996. Nacional Research Council. Nutrient Requirements of of Beef Cattle. National Academy of Sciences. Seventh edition. Washington, D.C.

Ortiz, B.J.C., V.M. Alcocer y A.F. Castellanos. 2005. Determinación de clenbuterol por el método de gases, masas y su cuantificación en bovinos sacrificados en dos rastros. Tec. Pecu. Mex. 43(1): 57.

Plascencia, A., N. Torrentera and R. Zinn. 1999. Influence of the bagonist, zilpaterol, on growth performance and carcass characteristics of feedlot steers. Amer. Soc. of Anim. Sci. 50:331.

Rubio, M.S., J. Zorrilla, D.C. Liceaga y A.N. Montiel. 1999. Efecto del clorhidrato de zilpaterol (Zilmax) en la calidad de la carne de bovinos. Memoria de la XXXV Reunión Nacional de Investigación Pecuaria en México. INIFAP-SAGARPA. Mérida Yuc., 19-22 de Octubre. p. 244.

SAS. 1999-2000. SAS/STAT User’s Guide (release 8.01) SAS Inst. Inc. Cary, North Carolina.

Salinas-Chavira, J., R.G. Ramírez, M. Domínguez-Muñoz, R. Palomo-Cruz and V.H. López-Acuña. 2004. Influence of zilpaterol hydrochloride on growth and carcass characteristics of pelibuey lambs. J. Appl. Anim. Res. 26(1):45.

SSJ. 2005. Secretaría de Salud Jalisco. Reporte de casos de intoxicaciones por consumo de clenbuterol. Publicado en El Universal. 20 de noviembre.

U.S.D.A. 1997. United States Standards for Grades of Carcass Beef. US Department of Agriculture. Washington, D.C. USA. Pp. 9-11.

Valladares, C.B, B.A. Zaragoza, S.F. Pedraza, E.J.L. Zamora, R.M. Talavera, O.V. Velásquez y F.U. Alonso. 2005. Monitoreo de clorhidrato de clenbuterol en suero sanguíneo de bovinos para abasto en el Estado de México. Memoria de la XLI Reunión Nacional de Investigación Pecuaria en México. INIFAP-SAGARPA. Cuernavaca, Mor. México. p. 56.

Wheeler, T.L., L.V. Cundiff and R.M. Koch. 1994. Effect of marbling degree on beef palatability in Bos taurus and Bos indicus cattle. J. Anim. Sci. 72:3145.

Yen, T.T., D.B. Anderson and E.L.Veehuizen. 1989. Phenethanolamines: reduction of fat and increase of muscle from mice to pigs. In: Lardy H., Stratman, (Ed.) Hormones, Thermogenesis and Obesity. Elsevier. New York.

Zilmax, Guía Técnica. 1998. Hoechst Roussel Vet S.A. de C.V. México, D.F.

 
Autor/es
Médico Veterinario (UNAM); Docteur Ingenieur en Cs. Agronómicas del Instituto Nacional Agronómico de Paris-Grignon (Francia); Co-editor de 4 libros científicos y autor de 12 capítulos de libros científicos. Autor o coautor de 66 artículos científicos publicados en revistas arbitradas periódicos; 142 presentaciones científicas en congresos o simposios, celebrados en México y otros países. Asesor de 25 tesis en diferentes niveles académicos. Autor de más de 60 artículos informativos relacionados con el animal o la nutrición humana. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Reelegido cada 3
 
15 de Junio de 2018
Hola Jesús Luciano:

Habría que definir “ayudas exógenas”. Hablando del Zilpaterol, insisto en que no es para ser empleado por pequeños productores. Efectivamente, cuesta mucho un saco de 5 kg. Considerando una dosis de 130 g de producto comercial con zilpaterol/ton de alimento integral finalizador, el saco da para fabricar 38 toneladas de alimento integral. Suponiendo un consumo aproximado de 8 kg de alimento integral/anim/d, las 38 tons permiten alimentar a 4750 toros-día. Considerando que solo se debe aportar los últimos 30 días de engorda, el saco de 5 kg alcanzaría para finalizar a 158 toros. ¿Cuánto tiempo se demora un pequeño productor en finalizar 158 toros? La respuesta a esta pregunta diferenciaría lo que es un pequeño productor de uno mediano o grande.

Evidentemente, Jesús Iván, habrá que hacer números para decidir si acaso se utiliza esta molécula o no. Lo básico es saber ¿Cuánto me cuesta? Y ¿Cuánto me deja? Fueron precisamente las respuestas que buscamos nosotros contestar cuando llevamos a cabo el trabajo que publicamos.

Hay que insistir que el Clenbuterol está prohibido en México y por ello dejamos este tema de lado.

No conozco de trabajos de investigación que combinen dos ß-adrenérgicos en secuencia. No se me hace razonable.

Finalmente 72 hs de retiro previo al sacrificio, es efectivamente lo recomendable con el zilpaterol. En caso que las canales fueran analizadas para detectar residuos de la molécula, si los encontrarían pero en cantidades muy pequeñas, inocuas para el consumidor. Sin embargo, lo más probable es que esas detecciones no se lleven a cabo en el rastro por parte de la autoridad.

Saludos

A. Castellanos
0
Responder
15 de Junio de 2018
Hola Jaime Mondragón:

Desconozco las investigaciones que reportan afecciones articulares o pérdida de fertilidad. en bovinos alimentándose con ß-adernérgicos. Se me haría raro, debido al corto período de consumo recomendado (solo 30 días).

Hablando de estas dos afecciones, supongo que habrá preocupación por su uso en sementales, los cuales tienen que montar a las hembras debiendo tener articulaciones fuertes y ser fértiles. Sabemos que el uso de implantes o ß-adrenérgicos está contraindicado en este tipo de animales. Lo implantes, teniendo períodos de duración de 90 a 400 días, si afectan la capacidad reproductiva. En cuanto al zilpaterol, hay que recordar que solo se puede dosificar 30 días, ya que prolongar el tratamiento no resulta efectivo. Y al suspenderlo, el animal se “desinfla” a partir del cuarto día es decir, pierde el peso suplementario que habría ganado por efecto de la dosificación. Este efecto temporal a solo 30 días no es buscado por alguien que produce sementales.

Por otro lado, el fabricante de zilpaterol no lo recomienda oficialmente para su utilización en ovinos. Extraoficialmente sí, pero no se comprometen a obtener los resultados que se logran con bovinos. Muy pocos trabajos de investigación se han llevado a cabo en México con ovinos empleando ß-adrenérgicos con resultados poco convincentes.

Recibe saludos de

A. Castellanos
0
Responder
15 de Junio de 2018
Aquí podrán encontrar un articulo sobre resultados de zilpaterol y sus efectos fisiológicos

https://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/09712119.2016.1209211
1
Responder
19 de Junio de 2018
Gracias por la información Dr. Plasencia, la cual desconocía. Fui lector de la revista J Appl Anim Res en su etapa inicial indú y de verdadero Open Access, pero al ser adquirida por Taylor and Francis, dejé de leerla. Debiera volver a verla.

Los resultados del artículo son reveladores al concluir que el zilpaterol no ocasiona estrés a los caprinos, basados en la disminución del cortisol circulante en los animales tratados. Como era de esperarse, el ß-adrenérgico aumentó el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria, reacción que también se observa en los individuos asmáticos al inhalarlo cuando se les presenta un ataque de asma.

Nuevamente gracias Dr. Plasencia por ayudarnos a conocer mejor las consecuencias del uso de esta molécula.
2
Responder
19 de Junio de 2018
Un gusto que haya sido de utilidad la información

saludos cordiales
0
Responder
22 de Junio de 2018
Ya lo comente hace unos meses en este mismo foro, muy buen articulo, pero me pregunto algo, si el zilpaterol asi como otros anabolicos se TIENEN que retirar unos dias antes de sacrificar al animal no les dice algo a uds.?, creo yo que si se retira es porque es algo que daña principalmente al ser humano al consumir esa carne, estamos ya en el siglo XXI y aun usamos tecnicas que en mi opinion ya deberian haber pasado de moda, existen muchas cosas que pueden ayudar a los productores a conseguir resultados similares en sus engordas y sin alterar al animal y mucho menos a nosotros cuando consumimos esa carne.
Estoy totalmente en contra de anabolicos a cualquier animal, es una aberracion que aun se sigan consumiendo esos productos, la biotecnologia ha avanzado mucho en los ultimos años y pienso que como personas civilizadas que somos tenemos la obligacion de buscar alternativas que no DAÑEN.

Comentan que con esas 72 horas en el caso del zilpaterol es eliminado, honestamente lo dudo, el higado no procesa tan rapidamente todo lo que le llega, no se diga si fuera clembuterol, peor aun.

Que desgracia que vivamos en un pais donde SI hay criadores que se preocupan por tener una excelente genetica y engordadores que solo les interesa ganar un peso mas a costa de lo que sea, pollinaza, clembuterol, zilpaterol, etc, sinceramente me da pena y lo peor es que nos estan envenenando de a poco y dia tras dia, hasta cuando aprenderemos a hacer las cosas como es debido?.

Somos un pais donde las leyes ni se cumplen ni se hacen cumplir, ojala y logre ver que esto se revierta, no soy moralista pero es aterrador ver como dia a dia nos importa un comino hablar por el celular al ir manejando, pasarnos un alto, cerrarle el camino a otro auto, aventarle el carro a quien se cruce y eso simplemente se llama educacion y esa perdonen por lo que voy a escribir pero se mama, no se aprende.
0
Responder
25 de Junio de 2018
La alimentación animal está llena de paradigmas.

Recordemos a los taninos. Hace 40 años eran considerados desventajosos y se evitaba su empleo en la dieta de los animales. Y ahora…los buscamos e incluimos.

Lo contrario pasó con el empleo de los Sudanes usados como pigmentantes en la alimentación de las aves. Posteriormente se prohibieron por ser cancerígenos y teratogénicos para el hombre.

A los ß-adrenérgicos les puede pasar lo mismo. Con métodos analíticos por venir, no sería raro que se les encuentre otro tipo de beneficio para animales y hombre.

Por ahora, nos quedan los probióticos, los fitogénicos y las moléculas bioactivas, entre otros, que si podemos usar con seguridad para alimentar a los animales…hasta que no cambie este paradigma.
0
Responder
27 de Junio de 2018
Con todo respeto Dr, Castellanos pero dudo mucho que se le encuentre un beneficio a los B-adrenergicos, si fuera el caso estoy seguro que ya se sabria algo, como comente estoy totalmente en contra del uso de estos productos porque he visto lo que hace y no es nada positivo, ojala me equivoque yo y no ud.
0
Responder
Jaime Mondragón Jaime Mondragón
Medico Veterinario Zootecnista
27 de Junio de 2018
Uso de anabólicos en la alimentación animal
La intensificación de la producción ha contado con diversos métodos de apoyo, unos consisten en el perfeccionamiento de las técnicas de producción empleadas, otros en la introducción de nuevas técnicas y procedimientos, incluyendo el uso de algunas drogas como aditivos en la dieta (Domínguez-Vara et al., 2009). El grupo de fármacos recientemente incorporados que se utilizan en la producción animal para mejorar la retención de nitrógeno, son los llamados “repartidores de energía” o ß-agonistas adrenérgicos (ßAA). Son agentes químicos que actúan a nivel de los receptores adrenérgicos, derivando la energía de los alimentos y de la lipólisis hacia la síntesis de proteína muscular (Mersmann, 1998). En teoría, la utilización de estas sustancias presenta una serie de ventajas relacionadas no sólo con la mejora de la productividad, sino también con la calidad, pues la carne de animales tratados con ßAA tiene mayor tejido magro (Domínguez-Vara et al., 2009).
Sin embargo, en países europeos no se permite el uso de ßAA en la producción animal (Kuiper et al., 1998) por razones de salud humana. En México, se han utilizado algunos, como Clorhidrato de Zilpaterol (CZ) en bovinos y ovinos (Plascencia et al., 1999; Castellanos et al., 2006; Salinas et al., 2006; Mondragón et al. 2010), y el clorhidrato de clembuterol en bovinos (Geesink et al., 1993; Sillence et al., 1993). El uso indebido de clembuterol ha causado riesgos a la salud humana por tanto, en México la NOM-061-ZOO-1999 prohíbe su uso. Esta norma excluye a la ractopamina y el CZ, que son fármacos con menor potencia en la bronco dilatación, vasoconstricción y en la frecuencia cardíaca (Sumano et al., 2000). Sudáfrica es otro país que permite el uso de CZ en bovinos, en dosis similares (0.15 mg kg-1 PV d-1) a las aprobadas para uso en México.
Los agonistas ßAA se utilizan rutinariamente en la medicina clínica humana para varias condiciones, como: asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Estos medicamentos no son inocuos, porque los efectos secundarios se han observado e incluyen un mayor riesgo de exacerbaciones del asma, arritmias, infarto de miocardio y la muerte (Nelson et al., 2006; Salpeter et al., 2004).
Consecuencias no deseadas también se han observado con el uso ßAA en varias especies animales. Por ejemplo, las observaciones, tanto en especies no rumiantes y rumiantes indican que la administración de ßAA se asocia, con tasas elevadas de la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal, la actividad física, cojeras, y agresión (Marchant-Forde et al., 2003; Baszczak et al., 2006). Por ejemplo, el uso CZ y ractopamina provocaron mortalidad en bovinos (Loneragan et al., 2014). También, se ha reportado, que el uso de CZ disminuye la motilidad de los espermatozoides en ovinos (Aguilera et al., 2008), en caballos se han observado alteraciones en la bioquímica sérica (incremento de deshidrogenasa láctica, la creatina quinasa, y aspartato transferasa), que indica daño muscular. También azotemia transitoria, hematuria y proteinuria, lo que sugiere daño renal (Sarah et al., 2008).
Información sobre efectos dañinos a la salud humana por el uso indebido de clembuterol en Estados Unidos y la Unión Europea (Mitchell y Dunnavan, 1998), originaron su prohibición en casi todo el mundo. En México, a pesar de su prohibición en 1999, en el periodo de 2002 a 2006, se registraron 192 casos de intoxicación por clembuterol con un total de 1300 reportes, sin que hasta el momento se informen defunciones. Los casos por estado fueron: Jalisco (625 casos), Distrito Federal (326 casos), Guanajuato (144 casos), Nayarit (45 casos), Hidalgo (43 casos). El alimento consumido por las personas estuvo implicado en la mayoría de los casos de intoxicación; 70% de los reportes fue por causa del consumo de hígado de bovinos. Dentro de un período de tiempo de 30 minutos a seis horas posterior a la ingesta, presentaron dos o más de las siguientes manifestaciones: taquicardia, cefalea, palpitaciones, náuseas, ansiedad, angustia y malestar general (Vallejos et al., 2007).
En diferentes trabajos realizados en ovinos y bovinos, se reportan niveles de residuos variables. Los resultados obtenidos pueden diferir de acuerdo con el ßAA empleado, dosis, unidad de producción y características de los animales empleados; por tanto, se ha recomendado desarrollar más investigaciones para conocer los factores que originan esta variación, que nos permitan fundamentar el uso de los ßAA o su definitiva eliminación en la alimentación del ganado (Domínguez-Vara et al., 2009). Por las evidencias de intoxicación en humanos por el consumo de carne con ßAA, por principio de ética, seguridad alimentaria y de bienestar animal, no deberían utilizarse ninguno de los productos anteriormente mencionados así sean aprobados para su uso en la alimentación del ganado (López-Vargas et al., 2007 citado por Sánchez-Zapata et al., 2010).
Algunas bibliografías
Aguilera-Soto, J. I., Ramírez, R. G., Arechiga, C. F. Mendez-Llorentea, F., Lopez-Carlosa, M. A., Silva-Ramosa, J. M., Rincon-Delgadoa, R. M., Duran-Roldana, F. M. 2008. Zilpaterol Hydrochloride on Performance and Sperm Quality of Lambs Fed Wet Brewers Grains. Journal of Applied Animal Research. 34(1): 17-21.
Baszczak, J. A., Grandin, T., Gruber, S. L., Engle, T. E,, Platter, W. J. 2006. Effects of ractopamine supplementation on behavior of British, Continental, and Brahman crossbred steers during routine handling. J Anim Sci 84:3410–3414.
Loneragan, G. H., Thomson, D. U., Scott, H. M. 2014. Increased Mortality in Groups of Cattle Administered the b-Adrenergic Agonists Ractopamine Hydrochloride and Zilpaterol Hydrochloride. PLoS ONE 9(3):1-13.
Marchant-Forde, J. N., Lay, D. C., Pajor, E. A., Richert, B. T., Schinckel, A. P. 2003. The effects of ractopamine on the behavior and physiology of finishing pigs. J Anim Sci 81:416–422.

0
Responder
27 de Junio de 2018
Jaime Mondragón muchas gracias por su aporte, refuerza de alguna manera lo que comente anteriormente y coincido con Lopez-Vargas en su aseveracion de que es principio de etica el no dar este tipo de farmacos a los animales, por desgracia creo que hay una gran falta de etica entre quienes engordan animales.
1
Responder
Jaime Mondragón Jaime Mondragón
Medico Veterinario Zootecnista
27 de Junio de 2018
Hugo Guerrero Jimenez desafortunadamente, estos productos tienen un toque fuerte desde un punto de vista político y económico en nuestro país. Es un mercado que deja mucho dinero, sin importar la salud del ser vivo animal y humano.... creo quienes criamos animales debemos pensar que carne queremos que consuma nuestra familia... partir de allí, estoy seguro que muchos dejarían de utilizar estos productos... Saludos y muchas gracias. Aprovecho dejar esta liga en donde están realizando un estudio sobre la carne bovino en México, espero sea util. https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdlj6JE2C7nNwK3qltoy4Un4iA-tN8xzTN3WP0tHc3DJS_V2w/viewform
1
Responder
27 de Junio de 2018
Hola a Todos:

No hay duda de la peligrosidad del clenbuterol. Su empleo se generaliza por ser barato y fácil de adquirir en el centro del país. Al caer en manos de productores poco éticos, se pasan por alto la dosis, el período de aplicación y el tiempo de retiro. Ello trae como consecuencia la intoxicación de personas. Los casos que señala el Dr. Mondragón son la prueba fehaciente.

El zilpaterol en su forma comercial es muy caro. Insisto, solo lo puede adquirir engordadores empresariales, asesorados por un nutriólogo. Bajo estas condiciones permite un margen de ganancia financiera.

Es de notar que las intoxicaciones humanas por ß-adrenérgicos señaladas por COFEPRIS o SAGARPA y puntualizadas por el Dr. Mondragón, han identificado al Clenbuterol como causante. No conozco de casos de intoxicación humana por consumo de carne con ß-adrenérgicos en donde se haya señalado al zilpaterol como agente causal.

Por lo mencionado líneas arriba, hay cierta lógica en ello.
0
Responder
¿Desea opinar en esta discusión sobre: Empleo del zilpaterol en novillos con alimentación intensiva en Yucatán, México?
Engormix se reserva el derecho de suprimir y/o modificar comentarios. Ver más detalles

No se publicarán comentarios que contengan:

  • Reiterados errores ortográficos y de escritura.
  • Anuncios publicitarios, direcciones de sitios Web y/o correos electrónicos.
  • Preguntas o respuestas que no tengan relación con el tema tratado en el foro.
   
   
   
Publicar opinión
Servicios Profesionales
Victor Peralta Victor Peralta
Tucson, Arizona, Estados Unidos de América
gerardo francisco delgado lopez gerardo francisco delgado lopez
Mountain View, California, Estados Unidos de América
Jose Cruz Jose Cruz
Raleigh, North Carolina, Estados Unidos de América
Manuel Antonio González Cano Manuel Antonio González Cano
Mountain View, California, Estados Unidos de América
   | 
Copyright © 1999-2018 Engormix - All Rights Reserved