La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
Amevea Perú 2013 VII Seminario Internacional

Nutrición de las Reproductoras y sus Efectos en la Incubación y Calidad del Pollo

Publicado el:
Autor/es:
Información del video
Ver más

En muchas ocasiones en producción de pollo de engorde se olvida la importancia de las reproductoras en los resultados de la cadena productiva. Las fases más críticas del desarrollo de los sistemas cardiovascular, respiratorio, inmunitario, tegumentario, músculo esquelético de las aves ocurren durante el período embrionario y especialmente justo antes y algunos días después de la eclosión.

Consecuentemente, los efectos maternos que básicamente tienen que ver con transferencia de nutrientes en la yema, características del albumen y de las cascaras impactan la incubación. Sin embargo, las condiciones de incubación pueden tener un impacto independiente en el desarrollo de todos los sistemas fisiológicos del embrión, como este utiliza nutrientes, responde a patógenos, y obviamente todos estos aspectos afectan la calidad del producto final.

La calidad de los productos avícolas hoy en día está asociada no solo al tamaño, color, inocuidad microbiológica, apariencia física y organoléptica, si no a otros factores basados en percepciones de lo que se cree o es publicitado como éticamente correcto y saludable. Los consumidores asocian cada día más la calidad del producto final con las condiciones en que se criaron los animales, la nutrición de los mismos, y el cumplimiento de prácticas de manejo que garanticen la salud y el bienestar animal, reduzcan la aparición de patologías y desordenes metabólicos, garanticen buena locomoción, reduzcan defectos de la piel y eliminen problemas de residuos de antibióticos o cualquier substancia tóxica. En general los productos de calidad deben provenir de animales totalmente saludables y que hayan tenido alta calidad de vida, no solo que crezcan rápido y conviertan bien alimento en carne.

En varios de los aspectos anteriormente mencionados, los efectos maternos en el huevo incubable y el apropiado desarrollo embrionario inciden sobre la calidad del pollito los cuales son imprescindibles para obtener productos finales de buena calidad. Esta presentación tiene como objetivo discutir algunos de los factores de nutrición y alimentación de las reproductoras que pueden afectar las características del huevo incubable y consecuentemente las condiciones óptimas de incubación para que el embrión se desarrolle adecuadamente y así obtener el mejor desempeño, salud y calidad de los productos finales de los pollos de engorde.


Nutrición de Reproductoras

La nutrición y alimentación adecuada de las reproductoras durante las fases de cría y reproducción afectan las características del huevo incubable. Las reproductoras influencian el desarrollo de la progenie por la transmisión vertical de microflora, inmunidad pasiva, hormonas endógenas, factores de crecimiento endógenos, residuos de aditivos, u a través de las características internas y externas del huevo fértil que modifican el desarrollo embrionario con repercusiones en la vida post-eclosión de los pollos. En algunas ocasiones, las reproductoras pueden transferir residuos de aditivos, micotoxinas, y hormonas de estrés endógenas que casi siempre tienen un efecto negativo para la progenie o la calidad final.


MICROFLORA MATERNA E INMUNIDAD CONTRA BACTERIAS ZOONOTICAS

Las poblaciones microbianas de las reproductoras se deben controlar, no solo por la salud intestinal del lote de reproductoras, si no por el tipo de microflora que transmitan a su progenie a través del contacto directo de la cáscara en la cloaca o por contaminación indirecta en el galpón. Este es un aspecto fundamental para iniciar el programa de calidad microbiológica de las incubadoras y hasta de las carcasas de pollo. En incubación es importante controlar el efecto no siempre conocido de la microflora intestinal de las reproductoras con la adecuada y oportuna desinfección del huevo.

La Salmonella enteritidis y el Campylobacter jejuni son los patógenos contaminantes de los alimentos avícolas de mayor relevancia en este tema de calidad. Estos son considerados como las causas más frecuentes de gastroenteritis en humanos dentro de los Estados Unidos y otros países. La transmisión vertical es una de las fuentes de contaminación de los lotes de pollo con Salmonella (Barrow, 1993; Wegener et al., 2003) bien desde las reproductoras o por contaminación en la manipulación del huevo fértil y en las incubadoras. Las posibilidades de transmisión vertical de Campylobacter son mucho menores (Cox et al., 2001; Adkin et al., 2006) y si ocurre, puede suceder por transmisión horizontal desde granjas de reproductoras a granjas de pollo de engorde (Bull et al., 2006).

Por otro lado, la inmunidad contra Salmonella puede ser transmitida de las gallinas a la progenie (Zhang et al., 1999). La vacunación de las reproductoras es todavía discutible en algunos países, pero se ha constituido en un método eficaz en los programas de control. Los resultados de Inoue et al. (2008) demostraron una contribución significativa de la vacunación de las reproductoras al incrementar la resistencia de la progenie contra infecciones tempranas con Salmonella enteritidis. Sin embargo, la bacteria no fue completamente eliminada, sugiriendo que se requieren procedimientos adicionales para el control de la infección. Para el control de Campylobacter, las vacunas no están disponibles comercialmente todavía, pero existen posibilidades de estimular transferencia de anticuerpos maternales contra Campylobacter jejuni al vacunar las reproductoras (Sahin et al., 2001; Zoetea et al., 2007). Uno de los objetivos principales de los programas de control de bacterias de importancia zoonotica es tener lotes de reproductoras libres o con niveles no detectables de patógenos. Y no se debe olvidar en estimular
microflora benéfica con probióticos, prebióticos, simbióticos, y bajos niveles de estrés.

La apropiada inmunización de las reproductoras para garantizar inmunidad pasiva en la progenie, o estimulo de inmunidad de la progenie por vacunación in ovo contra otros patógenos aviares, cobra cada día más importancia debido a que redunda en animales más sanos hasta el sacrificio. Este tema es todavía más primordial en condiciones en las cuales el uso de antibióticos promotores de crecimiento e inclusive terapéuticos está prohibido o se evita por percepciones sobre calidad del producto por parte de los consumidores.

En nuestras investigaciones hemos observado los efectos de nutrición y alimentación de las reproductoras en la transferencia de anticuerpos maternos contra Newcastle, el desarrollo de órganos inmunitarios, y la respuesta de la progenie a una vacuna LaSota contra Newcastle. La cantidad de alimento consumida por las gallinas durante el periodo cercano a la foto estimulación e inicio de postura (Figura 1), la competencia por espacio de comedero, y los nutrientes de la dieta impactan esta transferencia de anticuerpos maternos, su catabolismo en el pollito, y el desarrollo de la bursa y el timo al nacimiento (Leandro et al., 2011a, b). Estos efectos pueden ser la causa de los efectos maternos observados en la respuesta de los pollos a una vacunación contra Newcastle (Oviedo-Rondón et al., 2013).

Figura 1. Efecto del programa de alimentación de las reproductoras de las 14 a las 29 semanas de edad sobre la densidad óptica (DO, concentración en ELISA) de los anticuerpos maternos contra el virus de Newcastle en la progenie desde la eclosión hasta los 13 días de edad. Cada punto representa el promedio de 20 muestras de suero de pollos por cada programa de alimentación de las reproductoras. El DO = 0.058 en el control negativo. Las barras en cada punto representan los errores estándar de la media. Los asteriscos (*) representan diferencias significativas a P < 0.05. El efecto de edad de la progenie es altamente significativo P < 0.001. 
 



 

Figura 2. Efectos de los carotenoides en la yema del huevo y concentración de carotenoides en el alimento de los pollos hasta las 4 semanas de vida en los carotenoides de los tejidos. Los valores son medias ± error estándar de la media. N = 6. (A) Carotenoides en el plasma carotenoids ( mol/L): (B) Carotenoides en el Timo ( mol/kg). (C) Carotenoides en el hígado ( mol/kg). (D) Carotenoides en la bursa ( mol/kg). Fuente: Koutsos et al. (2003).


Figura 3. Efecto de los carotenoides de la dieta en la pigmentación de la piel. Los pollitos fueron obtenidos de gallinas alimentadas con dietas sin carotenoides o con carotenoides. (A) Cada par de patas de pollitos de gallinas alimentadas con carotenoides se muestra con la concentración (mg/kg dieta) total de carotenoides (luteína+cantaxantina 4:1) de la dieta del pollo. (B) Concentración total de carotenoides en la piel de las patas (mean ± ESM) de pollos provenientes de gallinas con carotenoides (C+) o sin carotenoides (C-) en la dieta y alimentados hasta las cuatro semanas de edad con 0 o 38 mg de carotenoides totales/kg de alimento. a–c Barras con superescrito diferente indican diferencias significativas (P < 0.05).  Fuente: Koutsos et al. (2003).

La suplementación de las dietas para reproductoras ha sido evaluada con resultados positivos para mejorar la capacidad antioxidativa de las gallinas y de la progenie, mejorando la incubabilidad, la viabilidad hasta los 21 días y la coloración de la piel de las patas en la progenie (Zhang et al., 2011). Un efecto adicional de esta suplementación se debería evaluar al procesamiento de acuerdo a los resultados anteriormente expuestos.


MICOTOXINAS, RESIDUOS DE ADITIVOS Y HORMONAS ENDOGENAS

Algunos compuestos tóxicos o aditivos presentes en la dieta materna pueden ser transmitidos al huevo y afectar el desarrollo del pollito. Las aflatoxinas y la zearalenona del alimento de las reproductoras puede afectar la inmunidad del pollito (Qureshi et al., 1998), mientras que otras como los tricoticenos o todas aquellas producidas por el género Fusarium (DON a12.6 mg/kg) parecen tener poco efecto en el crecimiento de la progenie (Yegani et al., 2006). Antibióticos como los nitrofuranos y sus metabolitos pueden ser transferidos de la dieta de la gallina a la progenie. La semicarbazida, un metabolito de la nitrofurazolidona puede ser encontrado inclusive en las carcasas de la progenie de gallina tratadas con este antibiótico a la edad de mercado (McCracken et al., 2005). Compuestos sintéticos utilizados para el control de moscas en la dieta de las reproductoras, como es el caso de Larvadex a altas concentraciones (<300 mg/kg) puede tener efectos negativos en la conversión alimenticia de los pollos (Brake et al., 1984). Las hormonas corticoides resultado de estrés en las reproductoras también pueden ser depositadas en el huevo ocasionando problemas de desarrollo del embrión y aumento de asimetría que puede incrementar problemas de piernas y otros problemas de salud (Eriksen et al., 2003).


FUENTE DE GRASA ADICIONAL Y COMPOSICION DE LIPIDOS

La fuente de grasa adicional para las reproductoras afecta los perfiles de ácidos grasos en las yemas y su utilización por parte del embrión. El impacto de este efecto es tan grande que se pueden observar efectos en la carcasa y en las características de los huesos de los pollos semanas después de la eclosión. Peebles et al. (1999) reportaron que el rendimiento de carcasa fue aumentado en pollos de engorde cuando las gallinas reproductoras fueron alimentadas con aceite de maíz en vez de grasa de cebo. El aceite de maíz también mejoró el rendimiento de la parte frontal de las carcasas cuando comparado con dietas conteniendo grasa de subproductos avícolas. Adicionar 1.5% de grasa a la dieta de las reproductoras en vez de 3.0% resultó en mejores pesos de los pollos en la progenie antes del sacrificio, independientemente del origen de la grasa. Consecuentemente, la grasa adicional insaturada con bajas inclusiones (1.5%) parece mejorar el rendimiento de carcasa en la progenie.

Los lípidos consumidos por las reproductoras también están involucrados en el desarrollo óseo de la progenie. Liu et al. (2003) evaluaron los efectos de inclusión de 5% de cuatro fuentes de grasa adicional en codornices en el desarrollo óseo de la progenie. Las fuentes evaluadas fueron aceite de soya, aceite de soya hidrogenado, grasa de subproductos avícolas, y aceite de pescado. Estas fuentes difieren en la composición de varios ácidos grasos (Tabla 1). Los resultados de este estudio indicaron que el aceite de pescado y el aceite de soya hidrogenado promovieron mejor desarrollo óseo en la progenie especialmente por mejor formación o ?crosslinks? de la matriz de colágeno del hueso, lo que conllevo a mejor fortaleza y mineralización de los huesos en las diferentes edades evaluadas. Una vez más, este estudio indica que fuentes insaturadas y con baja proporción de poli insaturados n-6, en las dietas maternas puede tener efectos positivos en la progenie que puede conllevar a mejor calidad del producto final.
 

Tabla 1 Composición de ácidos grasos de las fuentes de grasa adicional evaluadas por Liu et al. (2003) para observar efectos en desarrollo de los huesos Liu et al. (2003).
 


VITAMINAS

Las vitaminas son importante co-factores para el desarrollo y metabolismo de varios tejidos. La composición vitamínica del huevo puede ser fácilmente alterada a través de la nutrición de la gallina. La suplementación de vitaminas a las reproductoras generalmente tiene efectos positivos en la progenie (Kidd, 2003; Calini y Sirri, 2007). Por ejemplo, hace varias décadas Harms et al. (1979) demostró que la suplementación del pienso de reproductoras con biotina (200 mg/kg) puede reducir las pododermatitis y los callos de pechuga en la progenie, lo cual es especialmente importante en dietas a base de trigo. Este efecto no ha sido posible replicarlo en evaluaciones más recientes.

Por otro lado, el raquitismo congénito observado durante los primeros días después del nacimiento es usualmente asociado a una inadecuada nutrición materna o con problemas de absorción mineral durante el proceso de incubación. La cantidad de vitamina D3 almacenada en el saco vitelino de pollos y pavos al nacimiento es importante para el futuro crecimiento y desarrollo óseo. Atencio et al. (2005 a, b, c) evaluó pollitos provenientes de gallinas alimentadas con niveles entre 2,000 y 4,000 IU de Vit D3/Kg, encontrando que aquellos provenientes de gallinas alimentados con los niveles más altos de vitamina D3 tuvieron los mayores pesos corporales y mejores características óseas. La progenie de aquellas gallinas alimentadas con 3,200 IU tuvo el mayor peso corporal, concentración de cenizas en la tibia y menor incidencia de discondroplasia tibial y raquitismo causado por deficiencia de Ca comparado con la progenie alimentada con menores niveles de vitamina D3. En el caso de 25 OHD3, el nivel de suplementación para reproductoras en relación a las mejores respuestas en la progenie fue de 3,125 ng/kg (Atencio et al. 2005b). Buena mineralización es necesaria para evitar huesos quebrados, fragmentos de huesos en carne deshuesada o hueso negro en productos cocidos. 

 

MICROMINERALES

Los minerales traza en la dieta de las reproductoras también tienen efectos importantes en el desarrollo inmunológico, óseo, y del crecimiento en general de los pollos. La progenie de gallinas reproductoras alimentadas con dietas suplementadas con zinc-metionina tuvieron mayor contenido de cenizas en la tibia y mejor inmunidad y viabilidad (Kidd, 2003; Virden et al., 2003). En dos experimentos hemos evaluado (Oviedo-Rondón et al., 2009 a, b; Eusebio-Balcazar et al., 2010) la suplementación de la dieta con microminerales como zinc, cobre, manganeso y selenio de origen orgánico en forma de quelatos en las dietas de reproductoras o para reemplazar parcialmente la suplementación de minerales traza inorgánicos.

Estas evaluaciones fueron realizadas utilizando condiciones de incubación con altas temperaturas en las nacedoras. Los resultados de estos estudios han indicado que los minerales orgánicos traza modifican las características físicas y estructura de las cascaras, y aumentan la fortaleza de la cáscara del huevo incubable. Pero curiosamente la capacidad de transferir gases del huevo durante la incubación no se ve afectada y el embrión se desarrolla adecuadamente. Los embriones inclusive incrementan el tamaño de los huesos a la eclosión y reducen la asimetría relativa entre los huesos del metatarso de los pollitos. Además fue posible observar que los pollos provenientes de reproductoras alimentadas con dietas que contenían minerales orgánicos presentaban menos problemas de locomoción y mayor fortaleza de las tibias a los 49 días de edad. En el aspecto inmunológico, en nuestros experimentos (Leandro et al., 2011, Oviedo-Rondón et al., 2013) 30% de substitución de microminerales inorgánicos (Zn, Cu, Mn) por una fuente orgánica quelatada mejoró la transferencia de anticuerpos maternos, el desarrollo de órganos inmunitarios y la respuesta a vacunación contra Newcastle.

 

CARACTERISTICAS DE LA CÁSCARA

La gallina también influye sobre el desarrollo embrionario a través de propiedades físicas del albumen y características de la cáscara como son la porosidad y el grosor que determinan directamente la conductancia. La conductancia de la cáscara determina la capacidad de intercambiar gases y vapor de agua y, consecuentemente, afecta la utilización de los nutrientes por parte del embrión. Estos factores físicos, especialmente la capacidad de obtener oxígeno, determinan el tipo de metabolismo, la velocidad de formación de tejidos y el crecimiento en el embrión, especialmente durante los últimos tres o cuatro días de incubación cuando el crecimiento del embrión es más rápido, las necesidades de oxigeno aumentan por encima de los niveles transferidos por difusión pasiva del ambiente externo al interior del huevo.

Nuestro grupo de investigación en North Carolina State University ha llevado a cabo varios experimentos (Eusebio-Balcazar et al., 2009 a, b) para evaluar los efectos de la nutrición y el manejo de las reproductoras sobre la incidencia de problemas de patas en los pollos. Se evaluaron factores como la genética, el cereal de la dieta (maíz vs. trigo), los programas de alimentación (g/ave/día) durante el crecimiento de la reproductora o cambios en el espacio de comedero disponible por reproductora al pasar del galpón de levante al galpón de producción. Los resultados de estos ensayos indican que la nutrición, el programa de alimentación y el cambio de espacio de comedero entre el levante y la producción afectan características del huevo como la relación yema/albumen y la conductancia de la cáscara. En estos estudios también se comprobó que existen diferencias entre las líneas genéticas comerciales en cuanto a características del albumen, porcentaje de cáscara y grosor de la membrana de la cáscara. Por ello, algunas líneas genéticas presentan una menor conductancia de la cáscara. Para dichas líneas genéticas de baja conductancia de la cáscara, el estrés por temperatura o un bajo nivel de oxígeno en las incubadoras y nacedoras pueden causar mayores inconvenientes para el desarrollo embrionario.

En nuestros estudios, los cambios en las características del huevo incubable ocasionados por factores de manejo de las reproductoras estuvieron correlacionados con el desarrollo óseo de los pollitos al nacimiento (Tabla 2) y con problemas de patas y de locomoción en los pollos a 4 y 6 semanas de edad. La progenie de las líneas genéticas de más rápido crecimiento y voracidad de consumo de alimento tuvieron menores problemas severos de valgus cuando las reproductoras fueron alimentadas de acuerdo a un programa con mayor restricción entre 14 y 20 semanas y cuando se les ofreció un espacio de comedero similar o menor al que tuvieron en la etapa de levante.

Los procesos de selección genética causan diferencias en la prevalencia de problemas de patas, pero el aumento en el espacio de comedero de levante a producción ocasiona que un buen número de reproductoras tenga acceso a más espacio de comedero, al ganarlo por ser más preponderantes en el lote, y consecuentemente tener más alimento del planeado por día, lo que causa cambios en el metabolismo en las características de conductancia de la cáscara del huevo (Tabla 3) que pueden influir sobre el desarrollo óseo durante el periodo embrionario de la progenie (Tabla 4), e incluso sobre la probabilidad de observar problemas de patas en la sexta semana de vida de los pollos (Tabla 5).

Tabla 2. Coeficientes de correlación entre la conductancia de la cáscara y las características de los huesos de las patas en el momento de la eclosión (Eusebio-Balcazar et al., 2009 a, b). 


Tabla 3.
Efecto del cereal de la dieta de la reproductora, el programa de alimentación entre las 14 y 29 semanas y el cambio de espacio de comedero de levante a producción sobre el peso del huevo, la pérdida de humedad durante la incubación y la conductancia de la cáscara de los huevos puestos a 33 semanas de vida de reproductoras Cobb 500.

 
a-b Medias de una columna del mismo tratamiento sin superíndice en común son significativamente diferentes (P < 0,05). 1 Las reproductoras y su progenie recibieron dietas basadas en maíz o trigo durante toda la vida.2 El alimento fue suministrado de acuerdo a dos programas de alimentación con aumentos (g/ave) rápido o lento entre las semanas 14 y 29 de vida.3 En el momento de la fotoestimulación (22 semanas), las reproductoras fueron transferidas a un galpón equipado con espacio de comedero similar o mayor (6,3-6,5 vs. 6,3-8,4 cm/reproductora) al ofrecido a las pollas de levante (Eusebio-Balcazar et al., 2009 a).
 

Tabla 4.
Efecto del cereal de dieta de la reproductora y de los pollos, el programa de alimentación de las reproductoras y el espacio de comedero sobre las características de los huesos de la progenie en el momento de la eclosión en la progenie de reproductoras Cobb 500 de 33 semanas
.
 
a-b Medias de una columna del mismo tratamiento sin superíndice en común son significativamente diferentes (P < 0,05). 1 Las reproductoras y su progenie recibieron dietas basadas en maíz o trigo durante toda la vida. 2 El alimento fue suministrado de acuerdo a dos programas de alimentación con aumentos (g/ave) rápido o lento entre las semanas 14 y 29 de vida.3 En el momento de la fotoestimulación (22 semanas), las reproductoras fueron transferidas a un galpón equipado con espacio de comedero similar o mayor (6,3-6,5 vs. 6,3-8,4 cm/reproductora) al ofrecido a las pollas de levante.
 

Tabla 5
Efecto del cereal de la dieta, el programa de alimento de las reproductoras y el cambio de espacio de comedero sobre la probabilidad de observar pollos con “escore de locomoción” y problemas de patas específicos utilizando la edad de la reproductora y el sexo de los pollos como variables predictoras.

 
a-b Medias de una columna del mismo tratamiento sin superíndice en común son significativamente diferentes (P < 0,05). 1 Progenie de reproductoras Cobb 500 de 32-y 44-semanas de edad. 2 Pollos machos y hembras de seis semanas evaluados individualmente. 3 Las reproductoras y su progenie recibieron dietas basadas en maíz o trigo durante toda la vida. 4 El alimento fue suministrado de acuerdo a dos programas de alimentación con aumentos (g/ave) rápido o lento entre las semanas 14 y 29 de vida. 5 En el momento de la fotoestimulación (22 semanas), las reproductoras fueron transferidas a un galpón equipado con espacio de comedero similar o mayor (6,3-6,5 vs. 6,3-8,4 cm/reproductora) al ofrecido a las pollas de levante. 6 Los datos corresponden a observaciones de 192 y 128 pollos en los experimentos 1 y 2, respectivamente, para cada tratamiento evaluado. 7 Los ?escore de locomoción? fueron evaluados de acuerdo a Webster et al. (2008). 8 Las deformaciones angulares incluyen valgus y varus.

Conclusiones

Las reproductoras influyen en la progenie a través de transferencia de características de la cascaras, del albumen, composición de la yema, microflora, inmunidad pasiva, y nutrientes depositados. Las reproductoras también puede transferir efectos no deseados como residuos de aditivos, micotoxinas, y corticoides endógenas de estrés. El nivel de todos los nutrientes depositados en el huevo puede impactar el desarrollo apropiado del embrión, pero algunos como los carotenoides, fuente de grasa, las vitaminas y los microminerales parecen tener un impacto directo en la incubabilidad, las condiciones óptimas de incubación y la vida post-eclosión del ave. Las propiedades de la cáscara afectan como el embrión utiliza esos nutrientes especialmente en la última fase de incubación. Las propiedades de la cáscara pueden ser afectadas por condiciones de manejo y nutrición de las reproductoras. Estas condiciones afectan el desarrollo óseo de los pollitos, con efectos en la locomoción y problemas de patas de los pollos al sacrificio. El cambio en espacio de comedero, especialmente el aumento de espacio de cría a producción, parece ser negativo para características del huevo incubable y la progenie.


Referencias

  1. ADKIN, A., HARTNETT, E., JORDAN, L., NEWELL, D. y H. DAVISON, H. (2006) Use of a systematic review to assist the development of Campylobacter control strategies in broilers. Journal of Applied Microbiology 100: 306–315.
  2. ATENCIO, A., EDWARDS H.M. JR, y PESTI G.M. (2005a) Effects of vitamin D3 dietary supplementation of broiler breeder hens on the performance and bone abnormalities of the progeny. Poultry Science 84: 1058-1068.
  3. ATENCIO, A., EDWARDS H.M. JR, y PESTI G.M. (2005b) Twenty-five hydroxycholecalciferol as a cholecalciferol substitute in broiler breeder hen diets and its effect on the performance and general health of the progeny. Poultry Science 84: 1277-1285. 
  4. ATENCIO, A., EDWARDS H.M. JR, y PESTI G.M. (2005c) Effects of the level of cholecalciferol supplementation of broiler breeder hen diets on the performance and bone abnormalities of the progeny fed diets containing various level of calcium or 25-hydroxycholecalciferol. Poultry Science 84: 1593-1603. 
  5. BARROW, P.A. (1993) Salmonella control—past, present and future. Avian Pathology 22: 651-669. 
  6. BRAKE, J., ORT, J.F., CARTER, T.A., CAMPBELL, W.R. (1984) Effect of the insect growth regulator CGA-72662 (Larvadex®) on broiler breeder production, hatchability and subsequent chick performance. Poultry Science 63: 910-916.
  7. BULL, S.A., ALLEN, V.M., DOMINGUE, G., JØRGENSEN, F., FROST, J.A., URE, R., WHYTE, R., TINKER, D., CORRY, J.E.L., GILLARD-KING, J. y HUMPHREY, T.J. (2006). Sources of Campylobacter spp. colonizing housed broiler flocks during rearing. Applied and Environmental Microbiology 72: 645-652.
  8. CALINI, F. y SIRRI, F. (2007) Breeder nutrition and offspring performance. Brazilian Journal of Poultry Science 9: 77-83. 
  9. COX, N.A., STERN, N.J., HIETT, K.L. y BERRANG, M.E. (2002) Identification of a new source of Campylobacter contamination in poultry: Transmission from breeder hens to broiler chickens. Avian Diseases 46(3): 535-541. 
  10. DESCHUTTER, A. and LEESON, S. (1986) Feather growth and development. World's Poultry Science Journal 42: 259-267. 
  11. DROUAL, R., BICKFORD, A.A. y FARVER, T.B. (1991) Scoliosis and tibiotarsal deformities in broiler chickens. Avian Diseases 35:23-30. 
  12. ERIKSEN, M.S., HAUG, A., TORJESEN, P.A. y BAKKEN M. (2003) Prenatal exposure to corticosterone impairs embryonic development and increases fluctuating asymmetry in chickens (Gallus gallus domesticus). British Poultry Science 44: 690–697. 
  13. EUSEBIO-BALCAZAR, P.E., OVIEDO-RONDÓN, E.O., BRAKE, J.T., WINELAND, M.J., BARBOSA, N.A., AKER, C.E., ARDÓN, N.A. y CUTCHIN EVANS, H.R. (2009a) Effect of genetics, breeder nutrition, and management practices on leg health of broiler progeny. Poultry Science 88, Sup. 1., Abstract 23, p. 8. 
  14. EUSEBIO-BALCAZAR, P.E., OVIEDO-RONDÓN, E.O., BRAKE, J.T., WINELAND, M.J., BARBOSA, N.A., AKER, C.E., ARDÓN, N.A. y CUTCHIN EVANS, H.R. (2009b) Effect of broiler breeder diet type, feeding to peak of production, and feeder space change in production on leg health of progeny. Poultry Science 88, Sup. 1., Abstract 257P, p. 80. 
  15. EUSEBIO-BALCAZAR, P.E., OVIEDO-RONDÓN, E.O., MITCHELL, A., BRAKE, J., WINELAND, M.J., MORAES, V. y LEANDRO, N. (2010) Effects of breeder feeding and trace mineral source on leg health and bone traits of broiler progeny. Poultry Science 89, Sup. 1., Abs. 177, p. 223. 
  16. EUSEBIO-BALCAZAR, P.E., OVIEDO-RONDÓN, E.O., WINELAND, M.J., CUTCHIN EVANS, H.R., WHITLEY, J., JORNIGAN, J. y RHYNE, C.M. (2009c) Breeder age, egg storage, and rate of egg warming on broiler bone development and leg problems. Poultry Science 88, Sup. 1., Abstract M14, p. 143. 
  17. HARMS, R.H., VOITLE, R.A., JANKY, D.M. y WILSON, H.R. (1979) The influence of biotin supplementation on performance of broiler breeder hens and footpad dermatitis in the progeny. Nutrition Reports International 19: 603–606.
  18. HULET, R., GLADYS, G., HILL, D., MEIJERHOF, R. y EL-SHIEKH, T. (2007) Influence of egg shell embryonic incubation temperature and broiler breeder flock age on posthatch growth performance and carcass characteristics. Poult. Science 86: 408-412. 
  19. INOUE, A. Y., BERCHIERI JR, A., BERNARDINO, A., PAIVA, J.B. y STERZO, E.V. (2008) Passive immunity of progeny from broiler breeders vaccinated with oil-emulsion bacterin against Salmonella enteritidis. Avian Diseases 52: 567-571. 
  20. KIDD, M.T. (2003) A treatise on chicken dam nutrition that impacts on progeny. World’s Poultry Science Journal 59: 475-494. 
  21. KOUTSOS, E.A., CLIFFORD, A.J., CALVERT, C.C. y KLASING, K.C. (2003) Maternal carotenoid status modifies the incorporation of dietary carotenoids into immune tissues of growing chickens (Gallus gallus domesticus). Journal of Nutrition 133: 1132-1138. 
  22. LEANDRO, M.N., R. ALI, M. KOCI, V. MORAES, R.D. MALHEIROS, M.J. WINELAND, y OVIEDO-RONDÓN, E.O. (2011a). Effects of breeder genetic, diet type, and feeding program on maternal antibody transfer and development of lymphoid tissues of chicken progeny. Journal of Applied Poultry Research 20:474-484. 
  23. LEANDRO, N.M., R. ALI, M. KOCI, V. MORAES, P. E. EUSEBIO-BALCAZAR, J. JORNIGAN, R. D. MALHEIROS, M. J. WINELAND, J. BRAKE, y OVIEDO-RONDÓN, E.O. (2011b) Maternal antibody transfer to broiler progeny varies among strains and is affected by grain source and cage density. Poultry Science 90:2730-2739. 
  24. LIU, D., VEIT, H.P., WILSON, J.H. y DENBOW, D.M. (2003) Maternal dietary lipids alter bone chemical composition, mechanical properties, and histological characteristics of progeny of Japanese quail. Poultry Science 82: 463–473.
  25. McCRACKEN, R.J., VAN RHIJN, J.A., y KENNEDY D.G. (2005) Transfer of nitrofuran residues from parent broiler breeder chickens to broiler progeny. British Poultry Science 46: 287-292. 
  26. MØLLER, P.A., y MANNING, J. (2003) Growth and developmental instability. The Veterinary Journal 166: 19-27. 
  27. OVIEDO RONDÓN, E.O. (2009a) Leg health in broilers. En Proceedings del 28 Día de la Ciencia Avícola. Reunión de la WPSA en Sur África. . Pretoria, África del Sur. 
  28. OVIEDO-RONDÓN, E.O. (2007) Predisposing factors that affect walking ability in turkeys and broilers. En Proceedings del North Carolina Poultry Nutrition Conference. RTP, Raleigh, NC. 
  29. OVIEDO-RONDÓN, E.O. (2009b) Aspectos nutricionales que influyen sobre la incidencia de problemas de patas en pollos de engorde. En Proceedings del XXV Curso de Especialización FEDNA, Madrid, España. pp. 79-106. 
  30. OVIEDO-RONDÓN, E.O., SMALL, J., WINELAND, M.J., CHRISTENSEN, V.L., GRIMES, J.L., FUNDERBURK, S.V.L., ORT, D.T. y MANN, K.M. (2008a) Effects of incubator temperature and oxygen concentration during the plateau stage of oxygen consumption on turkey embryo long bone development. Poultry Science 87: 1464-1470. 
  31. OVIEDO-RONDÓN, E.O., SMALL, J., WINELAND, M.J., CHRISTENSEN, V.L., MOZDZIAK, P.S., KOCI, M.D., FUNDERBURK, S.V.L., ORT, D.T. y MANN, K.M. (2008b) Broiler embryo bone development is influenced by incubator temperature, oxygen concentration and eggshell conductance at the plateau stage in oxygen consumption. British Poultry Science Journal 49(6): 666-676. 
  32. OVIEDO-RONDÓN, E.O., WINELAND, M.J., FUNDERBURK, S., SMALL, J., CUTCHIN, H. y MANN, M. (2009c) Incubation conditions affects leg health in large, high-yield broilers. Journal of Applied Poultry Research 18: 640-646.
  33. OVIEDO-RONDÓN, E.O., WINELAND, M.J., SMALL, J., CUTCHIN, H., MCELROY, A., BARRI, A. y MARTIN, S. (2009d) Effect of incubation temperatures and chick transportation conditions on bone development and leg health. Journal of Applied Poultry Research 18: 671-678.
  34. PEEBLES, E.D., DOYLE, S.M., PANSKY, T., GERARD, P.D., LATOUR, M.A., BOYLE, C.R., y SMITH, T.W. (1999) Effects of breeder age and dietary fat on subsequent broiler performance. 2. Slaughter yield. Poultry Science 78: 512–515.
  35. OVIEDO-RONDÓN, E.O., N.M. LEANDRO, R. ALI, M. KOCI, V. MORAES, Y BRAKE, J. (2013) Broiler breeder feeding programs and trace minerals on maternal antibody transfer and broiler humoral immune response. (In press)
  36. QURESHI, M.A., BRAKE, J., HAMILTON, P.B., HAGLER JR, W.M., y NEISHEIM S. (1998) Dietary exposure of broiler breeders to aflatoxin results in immune dysfunction in progeny chicks. Poultry Science 77: 812-819. 
  37. SAHIN, O., ZHANG, Q., MEITZLER, J.C., HARR, B.S., MORISHITA, T.Y. y MOHAN, R. (2001) Prevalence, antigenic specificity, and bactericidal activity of poultry anti-campylobacter Maternal antibodies. Applied and Environmental Microbiology 67: 3951-3957. 
  38. Surai, P.F. (2012) The antioxidant properties of canthaxanthin and its potential effects in the poultry eggs and on embryonic development of the chick. Part 2. World's Poultry Science Journal 68: 717-726. 
  39. VIEIRA, S.L., y MORAN JR., E.T. (1998) Broiler yields using chicks form egg weight extremes and diverse strains. Journal of Applied Poultry Research 7: 339-346. 
  40. VIRDEN, W.S., YEATMAN, J.B., BARBER, S.J., ZUMWALT, C.D., WARD, T.L., JOHNSON, A.B. y KIDD M.T. (2003) Hen mineral nutrition impacts progeny liveability. Journal Applied Poultry Research 12: 411-416.
  41. WEBSTER, A.B., FAIRCHILD, B.D., CUMMINGS, T.S. y STAYER, P.A. (2008) Validation of a three-point gait scoring system for field assessment of walking ability of commercial broilers. Journal of Applied Poultry Research 17:529-539. 
  42. WEGENER, H.C., HALD, T., WONG, L.F., MADSEN, M., KORSGAARD, H., BAGER, F., GERNER-SMIDT, P.,Y MØLBAK, K. (2003) Salmonella control programs in Denmark. Emerging Infectious Diseases 9(7): 774–780.
  43. YEGANI, M., SMITH, T.K., LEESON, S. y BOERMANS, H.J. (2006) Effects of feeding grains naturally contaminated with Fusarium mycotoxins on performance and metabolism of broiler breeders. Poultry Science 85: 1541–1549.
  44. ZHANG, W., ZHANG, K.Y., DING, X.M., BAI, S.P., HERNANDEZ, J.M., YAO, B.y ZHU, Q. (2011) Influence of canthaxanthin on broiler breeder reproduction, chick quality, and performance. Poultry Science 90: 1516–1522.
  45. ZHANG-BARBER, L., TURNERB, A.K. y BARROW, P.A. (1999) Vaccination for control of Salmonella in poultry. Vaccine 17: 2538-2545.
  46. ZOETEA, M.R., VAN PUTTENA, J. P.M. y WAGENAAR, J.A. (2007) Vaccination of chickens against Campylobacter. Vaccine 25: 5548-5557. 
 
Autor/es
 
remove_red_eye 2646 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved