Manejo de reproductoras pesadas enfocado en las personas.

Publicado el: 17/8/2018
Autor/es:

En producción avícola, lo que denominamos  “manejo” es la clave para lograr los mejores resultados productivos. De él depende casi todo lo referente al desempeño de un lote.

Es cierto que las enfermedades o el clima pueden ser determinantes para alcanzar una meta productiva. Pero convengamos que: Si investigamos a fondo las razones que desencadenan un problema sanitario, en muchos casos son causados por errores de manejo que predisponen a estos animales a enfermarse. En cuanto al clima la situación es similar, es verdad que temperaturas extremas causan estrés a las aves, pero siempre habrá una acción de manejo que permita mitigar los efectos climáticos. De lo contrario solo podremos lograr buena producción en primavera y otoño.
 
¿Qué significa “Manejo”?

Según la Real Academia Española, la palabra manejar deriva del italiano mannegiare, que significa “Usar algo con las manos” pero en otras acepciones quiere decir gobernar, usar, utilizar algo.
 
Para quienes trabajamos en producción avícola, podemos ensayar una definición similar a lo que sigue:“Manejo es la planificación, ejecución y control de todo lo necesario para brindar las mejores condiciones ambientales y el correcto suministro de alimento y agua a los animales alojados en una granja, tendiendo a una producción altamente eficiente.”

Ampliando un poco el concepto: Estas acciones deben adaptarse a las instalaciones y tecnologías existentes en la granja en que se aplique, como así también a la especie y línea genética que se encuentre alojada en ella y al clima reinante en la zona.
 
A lo anterior le podemos agregar que manejo también incluye el adecuado mantenimiento de las instalaciones y el máximo aprovechamiento de la tecnología instalada. 
 
La ejecución de las acciones de manejo se realizan a través de personas con conocimientos, criterios, capacidades y habilidades muy especializadas para esta actividad. De acuerdo a esto último podemos dividirlo groseramente en dos partes:
 
1) El conocimiento técnico: Implica conocer las necesidades de las aves como puede ser: Densidad adecuada a la edad del lote, temperatura de confort, necesidades nutricionales, curvas de peso y todo lo que podamos encontrar en un manual de avicultura. A esto se le suma conocimientos de ventilación, implementos, instalaciones, sistemas de control, etc.
 
2) La aplicación práctica de ese conocimiento técnico: Ejecutar ese saber a través de las personas es todo un arte y es la parte más difícil de resolver en esta cuestión. No es lo mismo saber, que saber hacer, y si se sabe hacer, lograr que lo hagan los empleados que están dentro de la granja, que son quienes a toda hora tratan los animales.
 
Tengamos en claro que en muchas actividades del hombre que requieren cierta habilidad,  “la mayoría de las personas que saben, no hacen” y a la vez “no todas las personas que hacen saben”.
 
Esta clasificación entre personas que saben y las que son capaces de aplicar ese saber a través de terceros, es bastante común entre funcionarios ubicados en un escalón intermedio del organigrama del área de producción como puede ser un supervisor. Allí hay una relación de ida y vuelta en las exigencias, deben bajar líneas de trabajo, pero además deben elevar peticiones a los puestos dirigenciales superiores. Además quien hace que se ejecute el trabajo, muchas veces tiene que acordar con quien lo exige la posibilidad practica de hacerlo. Por ejemplo, se recibe una órden de hacer una clasificación del plantel fuera de programa y no se cuenta con personal para hacerlo en los tiempos que se exige, por que hay otras tareas programadas importantes.
 
Indudablemente en el campo, lo ideal sería encontrar en una persona la combinación de ambas virtudes: Que tenga todos los conocimientos teóricos y que sepa sepa organizar y ejecutar la puesta en práctica de las tareas necesarias para que estos conocimientos se apliquen.
 
¿Quienes ejercen el manejo en una explotación avícola?
Para responder, trataremos de ubicarlos en el siguiente organigrama:

 
A partir del gerente de producción y toda la línea descendente del organigrama, contamos con la plantilla de personal que se encarga de la producción en una explotación de reproductoras pesadas.
 
Gerente de producción:
- No necesariamente tiene todos los conocimientos técnicos para decidir el manejo de un lote.
- De él depende arbitrar los medios para que no falten los insumos a las granjas a través del gerente de compras y de finanzas.
- Tiene bajo su responsabilidad y es un nexo con la planta de incubación, molino de alimento, granjas de engorde, logística y cabañas de genética.
- Sabe de resultados productivos y costos.
- A través de los supervisores y/o veterinarios y jefes de planta, intenta que todos los sectores produzcan eficientemente.
- Reporta al gerente general sobre su área y es responsable ante éste del cumplimiento de los objetivos.
- Lidera, desarrolla, motiva y controla a sus colaboradores.
 
Supervisor - Veterinario.
- Puede ser un veterinario que cumpla las funciones de supervisor. Sin embargo, si el supervisor no es veterinario, debe existir en el staff un profesional que acompañe la función del mismo.
- Bajo su responsabilidad está la ejecución correcta de todas las acciones de manejo.
- Debe contar con todos los conocimientos técnicos para llevar adelante una granja.
- Diseña los planes de alimentación.
- Con el veterinario (Si él no lo es) decide los planes de vacunas.
- Controla que la producción siga parámetros normales.
- Verifica que se cumpla con el mantenimiento de las instalaciones.
- Gestiona aspectos de recursos humanos.
- Controla la logística.
- Gestiona a través de la oficina correspondiente las compras, pago de servicios, etc.
- Es el responsable ante el Gerente de producción de todo lo que pasa en las granjas de reproductoras.
 
Encargado
- Ejecuta puertas adentro de la granja lo que el supervisor le exige, además de las tareas normales que se ejecutan cotidianamente.
- Administra la disciplina del personal, vacaciones, francos, permisos, ausentismos, seguridad e higiene, etc.
- Vigila los programas de bio seguridad.
- Controla procedimientos establecidos.
- Exige a los operarios rendimiento en sus tareas y que se hagan de la mejor manera posible.
- Decide según el clima cambios en la ventilación, horarios de alimentación, luz, etc.
- Vigila el lote para detectar síntomas extraños.
- Supervisa el trabajo diario de cada uno de los empleados de la granja, inclusive los que lo hacen en horarios nocturnos.
- Controla a los proveedores que abastecen el establecimiento.
- Es el responsable ante el supervisor de todo lo que pasa en la granja.
 
Empleado.
- Marca tarjeta y cumple horarios.
- Responde a las indicaciones y puesto que le asigna el encargado.
- Realiza las tareas pesadas.
- Su entrenamiento es a través de la práctica y rara vez se le da capacitación teórica sobre la importancia de sus actividades.
- Pocas veces se lo consulta como hacer mejor las cosas.
- No hace reportes, el encargado lo reprende si hace algo mal, o se lo sanciona si la falla es reiterativa o grave.
 
De acuerdo a lo que hemos ido desarrollando, Usted que me está leyendo, creo que puede estar de acuerdo en que: Si de manejo de aves se trata, indefectiblemente los hacemos a través de personas. Por lo tanto podemos afirmar que el manejo, no es de las aves, sino que se maneja a las personas que atienden esas aves. Y aquí radica la importancia de entender que la gestión de capital humano es fundamental en esta actividad comercial.
 
Si las preguntas que Usted tenía al empezar a leer esta publicación eran:
¿Cuanta energía acumulada necesita una reproductora durante una fase de recría?
¿Que espacio de comedero se debe proveer?
¿Cuál es la temperatura ideal a la que se debe almacenar el huevo fértil?
¿Que velocidad de aire necesito dentro de un galpón de producción?
¿Que procedimiento de limpieza debo aplicar en una granja?
Lamento informarle que acá no encontrará la respuesta... El manual de su línea genética le dará la información correspondiente a cada uno de esos interrogantes y muchos más.
 
Si por el contrario, Usted conoce a la perfección lo que recomienda su proveedor y no logra que dentro de su granja eso se aplique y se refleje en resultados, quizás si continúa leyendo, algo de lo que sigue pueda ayudarlo un poco.

Puesta en práctica del saber:
Partiendo del supuesto que todo tiene que ver con las personas, independientemente del escalafón que ocupe o tareas que realice, el plan de acción que decida deberá hacer foco en poner en valor el capital humano que está bajo su responsabilidad. Le aseguro que aquí está el verdadero secreto del manejo, para que las aves reciban todo lo que necesitan para producir adecuadamente.

Si está convencido de que esto es así, pongamos manos a la obra. Lo primero es identificar cuál es su meta. Muchas veces no tenemos muy en claro a donde queremos llegar. Las metas deben ser objetivas y medibles y debemos poner por escrito los valores que pretendemos alcanzar en el próximo lote o período de tiempo. En este punto, quienes manejan la rentabilidad de la empresa nos pondrá condicionamientos y querrán resultados inmediatos. Pidamos paciencia y propongamos un plan de acción con efectos a mediano y largo plazo, en lugar de metas perentorias que serán difíciles de cumplir.

Lo más aconsejable es iniciar un plan de acción a partir del próximo lote, ya que es muy difícil torcer el rumbo de un plantel que ya viene mal. Tenga en cuenta que un lote de reproductoras tiene una vida de sesenta y cinco semanas, a las que sumándole los tiempos de limpieza y preparación de la granja llegan a casi un año y medio. Por lo tanto, si inicia su próxima recría hoy y en ella traza su nuevo plan de acción, no olvide que los resultados finales del plantel los podrá analizar cuando haya transcurrido ese tiempo.

Identificación de fallas.

Cualquier estrategia para trazar un plan de mejoras debe empezar con la identificación de las razones por las que no se alcanzan las metas. Pueden ser varias, entre otras:
  1. Clima.
  2. Falta o deficiencia de infraestructura y/o implementos.
  3. Calidad de alimento.
  4. Problemas sanitarios.
  5. Fallas de personal.
1 . Clima:
Ni Usted ni yo tenemos la posibilidad de cambiarlo, por lo tanto lo único que queda es intentar mitigarlo con mejor infraestructura, en cuyo caso pasa a integrar la segunda causa.
 
2  - Falta o deficiencia de infraestructura y/o implementos.
Estos problemas, se resuelven consiguiendo la inversión necesaria. ¡Muy fácil! No depende de Usted, se estará diciendo.
Mire, la única gestión que fracasa es la que no se hace. Si no lo hizo aún, explíquele a los dueños de la empresa o a quien corresponda, cuanto están perdiendo por no invertir. Pero ¡Tenga mucho cuidado! Si tiene la suerte de que su capacidad de gestión sea efectiva y consigue todo lo que quiere, ahora la responsabilidad es totalmente suya. Ya no podrá echarle la culpa a la infraestructura o los implementos. Esto es un negocio, si se invierte debe indefectiblemente haber retorno.

3 - Calidad de alimento.
Si tiene Usted a cargo la responsabilidad de la planta de alimento: Resuelva el problema. Si no está dentro de su área, gestione vehementemente que su proveedor le entregue la calidad que necesite.
Las tres causas más frecuentes que intervienen en un alimento balanceado problemáticos son: Errores en la fabricación, mal almacenamiento, o mala calidad de materia prima.
Ninguna de estas causas se resuelven con productos mágicos que se adicionen al alimento. Todo pasa por controlar lo que hacen las personas que intervienen en los procesos, no se olvide que en el proceso también interviene quien compra y recibe la materia prima. Ahí también se debe ver su capacidad de gestión.

4 - Problemas sanitarios
Este tema debe tratarse con su veterinario, quien será el más indicado para ayudar a resolverlo. Analicen que la reiteración de problemas de este tipo en una granja, obedece en la mayoría de los casos a dos causas. Una ubicación en una zona de alta densidad avícola. O no cumplir con medidas de bioseguridad acertadas.
Verifique si una o ambas de estas causas intervienen en su problema.
Si la granja se encuentra en una zona de alta densidad avícola, la discusión estará dada en acertar un plan sanitario acorde a los desafíos del lugar, siempre y cuando no exista la posibilidad de re ubicar el establecimiento.
Si de bioseguridad estamos hablando, la incidencia del factor humano es altisima y hay mucha gestión para hacer: No todo pasa por vigilar que el personal se duche al ingreso, capacitar, crear conciencia y responsabilidad son áreas que se deben trabajar y discutir mano a mano con la gente. Pero, al margen de la sólida barrera sanitaria que debe existir en el perímetro de la granja, es su responsabilidad controlar el flujo de personas o materiales entre las mismas, esta es una causa de transmisión de problemas sanitarios. Algunas empresas rehúsan los maples de cartón, minimizando el peligro que significa para la salud de las aves esta práctica que persigue como finalidad ahorrar unos pocos centavos y pone en riesgo toda la sanidad de una empresa. En bioseguridad intervienen, desde el dueño de la empresa, hasta el que recoge los residuos, pasando por todos los proveedores, o sea personas sobre las que hay que influir positivamente.
 
5 - Fallas de personal
Sin dudas el capital humano, tiene una fuerte interacción con todas las causas anteriores y es el punto donde más esfuerzo y dedicación hay que poner para conseguir resultados satisfactorios. A continuación algunas consideraciones.


Usted es el líder,  haga de su equipo  el capital más preciado y siéntase orgulloso:

Si ya se convenció de que, la única solución posible es lograr que:
- Las personas que tienen algo que ver con sus objetivos hagan lo correcto.
Y además se anima a aceptar que:
- No siempre lo correcto es lo que Usted piensa que es correcto.
Avancemos con algo que pueda serle útil.
 
En primer lugar, a menos que sea el dueño de la empresa, Usted debe influenciar a todo su entorno, cualquiera sea el lugar que ocupen en el cuadro de jerarquía. Ello no es nada fácil. Usted está solo y deberá aprender primero a gestionar y administrar su propia voluntad y motivación.
 
El desaliento es la barrera más difícil de sortear, la mayoría de las personas no logran sus objetivos por que dejan de intentarlo al primer tropiezo. Si Usted pretende mejorar su gestión, lo primero que tiene que trabajar es su propia capacidad de sobreponerse a situaciones difíciles, ya que estas se le presentarán todos los días. En psicología, se utiliza el término "resiliencia" para catalogar esta capacidad de enfrentar situaciones graves, y está siendo estudiada y aplicada en el ámbito laboral en personas con alto grado de responsabilidad en una organización.
 
Una vez que Usted está seguro que podrá intentar con tenacidad las acciones para mejorar los resultados del área a su cargo, debe estudiar como hacer que su entorno tenga la misma sintonía y para eso debe ser claro en lo que espera de cada uno y saber comunicar cuanto contribuirá Usted y ellos al objetivo planteado.
 
Seguramente detectará desmotivación en algunos integrantes del equipo. Una charla mano a mano con quienes suponga que no hacen las cosas como corresponde será necesaria. Hay que planificar en una lista todas las disconformidades y llevar una hoja en blanco para tomar nota de las cosas que, de la otra parte le reclamaran. Le sorprenderá comprobar que con el solo hecho de escuchar las disconformidades de la persona entrevistada, este mejorará notablemente su rendimiento. Atención, use la inteligencia emocional por que probablemente reciba reproches que no le agraden.

El "no se puede" es una respuesta que recibirá muy a menudo cuando intente ejecutar acciones para mejorar. Analice con las personas que le dan esta respuesta cuales son las razones que esgrimen. Probablemente solo sea resistencia al cambio, algo muy común en la gente de campo. En este caso es bueno acompañar la ejecución de los nuevos trabajos y demostrar que dan resultados. Luego participe del éxito a quienes intervinieron. No se olvide que son actores necesarios, y el reconocerlo los motiva positivamente. Por otra parte si logra compromiso, ellos serán sus aliados ante otros que muestren resistencia o apatía.

También es probable que sea verdad que no se pueda, por que no saben hacerlo, o no tengan las herramientas adecuadas. No ponga toda la responsabilidad en quien ejecuta el trabajo. Trate de ponerse en su lugar, consigale los elementos que necesitan y obtendrá más colaboración.
 
La capacitación es pilar fundamental de un programa de mejoramiento, una simple charla fuera del lugar de trabajo habitual con los integrantes del equipo da muy buenos resultados. Otra manera de capacitar y motivar, es realizar visitas con los encargados a otros sectores de la misma empresa o a otras granjas y por supuesto que la asistencia a congresos aporta una gran cuota de motivación. Cuidado con este punto, la gente de campo a veces es un poco reacia para socializar con personas que no conocen, hay que trabajar bastante este aspecto si detecta algo de resistencia inicial.

En este tipo de visitas es bueno que Usted paute de antemano que los visitantes critiquen todo lo que no le parezca bien, frontalmente y con respeto al anfitrión responsable del sector. Como contrapartida deben llevarse todo lo bueno que vieron y comentarlo en sus propios lugares de trabajo. Esta práctica nivela para arriba las expectativas de cada sector. Nunca acepte una crítica que no se haya transmitido primero al responsable y felicite cuando escuche a alguien hablar bien de la gestión de otro.

Si Usted está acostumbrado a imponer su criterio, pruebe en algunos casos preguntar a su gente cual cree que es la mejor manera de resolver un problema y aunque sea la misma manera en que lo resolvería Usted, dele un poco de crédito y felicite por compartir su idea.
 
Es bueno intentar una evaluación en conjunto con el supervisor, encargado de granja y algún galponero. Es necesario diseñar previamente una planilla de evaluación con la cual se recorre el establecimiento adjudicándole una calificación consensuada a cada punto a evaluar (El galponero tambien opina). Esta evaluación se debe hacer un día tranquilo, para que se pueda recorrer meticulosamente el establecimiento. Si es un galpón el que se evalúa, se debe contar con un reemplazante que ejecute las tareas, mientras el galponero titular acompaña en el recorrido.

Demuestre que Usted está comprometido con su propia estrategia. Si en una visita a granja acuerda un plan de acción, en su próxima visita verifique que las cosas se estén haciendo, no deje en la gente toda la responsabilidad. Primero muestre satisfacción por los avances y luego comprometa con firmeza a que se hagan las tareas que todavía no se ejecutaron. En la sicología actual, se intenta trabajar con refuerzos sobre aspectos positivos, entendiendo que esto facilitará que los individuos vayan superando los aspectos negativos de su carácter. El reconocimiento es el principal motivador de cualquier ser humano.

Hable de los logros de su equipo, no se adjudique todos los éxitos individualmente, involucre a su gente, valorelos, siéntase orgulloso de ellos. Todos sabemos que una persona sola no puede hacer nada sin un grupo de trabajo que lo acompañe. Tenga en cuenta que lo que piensa de su gente, es su propia imagen, su vidriera. Hay jefes que responsabilizan a sus colaboradores de sus fracasos, no se olvide que en cualquier equipo de fútbol, si los resultados no conforman a la comisión directiva, el que se va es el director técnico, no los jugadores.

Es interesante este video que gentilmente nos recomienda Juan Perez Klein, se trata de una charla entre el D.T. de fútbol Pep Guardiola y el director de cine Fernando Trueba sobre las similitudes en la dirección de jugadores de fútbol y actores: Click para ver el video.

Es su absoluta responsabilidad sacar lo mejor de cada integrante de su equipo.

Agradezco su interés en leer estas palabras, espero que pueda rescatar algo para aplicar en su caso. Si es así me siento conforme. Si no le gustó, le estaré muy agradecido que me haga llegar sus críticas, me servirán para revisar mis ideas e intentar cubrir sus expectativas en otra oportunidad. Las críticas objetivas y frontales son un acto de lealtad.

Trabajo publicado en http://reproductoras.blogspot.com/2013/11/que-significa-manejo-de-reproductoras.html

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 1251 forum 31 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved