Diferentes niveles de energía metabolizable y aminoácidos azufrados en dietas para gallinas Bovans blancas

Publicado el:
Autor/es:
Resumen

Con el objeto de evaluar el comportamiento productivo de la gallina Bovans blanca de primer ciclo alimentadas con dietas con niveles diferentes de energía metabolizable (EM) y de metionina+cistina digestible (AAD), para lograr disminuir el porcentaje de huevo pequeño (<42 g), al inicio de la producción se utilizaron 384 gallinas de 19 semanas de edad. Se usó un diseño completamente al azar, en un arreglo factorial de 4 X 2, donde el primer factor fueron los niveles de EM (2700, 2800, 2900, 3000 Kcal/kg) y el segundo factor fue la inclusión de diferentes porcentajes de AAD (0.45, 0.61). Cada tratamiento, contó con cuatro repeticiones de 12 gallinas cada uno. Durante ocho semanas se llevaron registros semanales, del porcentaje de postura, peso promedio del huevo, consumo de alimento; masa de huevo/ave/día y conversión alimenticia; además, se clasificó el huevo de acuerdo al peso. Los resultados obtenidos, no mostraron respuesta a los factores de estudio ni a la interacción entre nivel de EM y AAD, para ninguna de las variables productivas. Se encontró un efecto sobre el consumo de alimento del nivel de energía y aminoácidos azufrados (P<0.05). Se disminuyó el porcentaje de huevo pequeño en los niveles más altos de EM de 2900 y 3000 Kcal/Kg (29.6 y 30.4 % respectivamente). Se incrementó (P<0.05) el porcentaje de huevo grande en 3 % al usar dietas con el nivel de AAD de 0.61 %.

PALABRAS CLAVE: Peso de huevo, Energía metabolizable, Acido linoleico, Aminoácidos azufrados digestibles.

INTRODUCCIÓN

Al inicio del ciclo de postura las gallinas ponen huevos pequeños o “pee wee”, y la cantidad de estos disminuye a medida que aumenta la edad de la gallina; es alrededor de la semana 40 cuando las ponedoras incrementan el tamaño del huevo a grande, extra grande o jumbo. Al respecto, hay pocas investigaciones encaminadas a mejorar el tamaño del huevo al inicio de la producción, se toman en cuenta factores que hacen variable el peso del huevo; algunos son resultado del manejo y otros tienen una relación genética. Aunque cada línea genética tiene determinado potencial para cierto tamaño de huevo, depende del manejo de la parvada para que las aves muestren una completa expresión de su potencial(1) .

A pocas semanas de alcanzar la madurez sexual y antes de que las gallinas lleguen a su pico de producción, gran parte del número de huevos puestos son de bajo valor económico, debido a su pequeño peso. En el presente trabajo, se estudió una alternativa alimenticia que permita optimizar los parámetros productivos deseados, ya que entre más grande sea el huevo en las primeras semanas de producción de la gallina, el ingreso será mayor.

El peso del huevo es resultado de caracteres genéticos cuantitativos con un alto grado de heredabilidad (55 %), siendo las líneas más pesadas y semi-pesadas las que tienden a producir huevos de mayor peso respecto a las líneas ligeras(2) .

Algunas prácticas de manejo, con las cuales se puede modificar y evitar ligeramente el bajo peso del huevo al inicio de la postura y lograr que la mayoría de los huevos cumpla con el estándar de la clasificación comercial usada, son la uniformidad en el peso corporal, edad a la madurez sexual, programa de iluminación y alimentación(2,3-6) .

De acuerdo a los programas de alimentación, el consumo de energía al inicio de la producción es un factor importante que influye en el pico de postura y en el peso temprano del huevo, éste puede ser modificado por medio de niveles adecuados de energía metabolizable y aminoácidos incluidos en las dietas(7) .

Las gallinas de postura, son capaces de regular su consumo de alimento incrementándolo conforme la producción de huevo aumenta. La cantidad de alimento ingerido varía de acuerdo a la edad y a la etapa de producción, y debe satisfacer el requerimiento de energía metabolizable (EM), esto bajo condiciones ambientales y de manejo adecuadas(8,9) .

La EM es uno de los factores con mayor importancia sobre el peso del huevo; al incluir 1.2 a 1.4 % de grasa, se obtiene la mejor respuesta. Las grasas o aceites de origen vegetal o animal, además de ser fuentes de energía son fuentes de ácidos grasos esenciales. Al incorporar aceite en la dieta, el peso del huevo puede aumentar 2 g, esto sólo ocurre cuando se usan grasas no saturadas. Cuando las dietas contienen un nivel de ácido linoleico mayor de 1.5 % en el inicio de la producción, se obtienen mejores pesos de huevo, y niveles de 3 % mejoran en 1 g el tamaño de huevo, en comparación con las dietas que contienen 1.5 %(7,9,10) .

No existe un requerimiento de proteína per se, pero éste debe ser capaz de satisfacer las necesidades de aminoácidos esenciales, tomando en cuenta su digestibilidad. Hay autores que señalan que al aumentar la proteína cruda de la dieta de inicio de las ponedoras de 17 a 22 %, el peso del huevo aumenta(11,12) .

La metionina debe ser aportada en cantidades importantes, porque el organismo de las aves es incapaz de sintetizar este aminoácido. Al formular dietas a base de sorgo + soya, la metionina es el primer aminoácido limitante. Es posible modificar el peso de huevo en base al consumo de metionina+cistina, con 700 mg/ave/día al inicio de la postura con buenos resultados(7,10) .

Se ha demostrado un efecto lineal en el peso del huevo al incrementar los niveles de aminoácidos azufrados en la dieta de 0.65 a 0.81 %, concluyendo que el peso del huevo se incrementa 0.7 g por cada 0.05 % de incremento de aminoácidos azufrados en gallinas de 59 semanas de edad(13) .

Se reconoce que el contenido de aminoácidos esenciales afecta el consumo de alimento, por lo que dietas deficientes en uno o más aminoácidos esenciales dan como resultado un menor consumo de alimento y una baja ganancia de peso(7) .

 

MATERIALES Y MÉTODOS

La investigación se realizó en el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola (CEIEPAv) de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, de la Universidad Nacional Autónoma de México, localizado a 2,250 msnm, en 19°18´ N, 99°02´ O. Con clima templado húmedo Cw, siendo enero el mes más frío y mayo el más caluroso, temperatura promedio anual de 16 °C y precipitación pluvial anual media de 747 mm(14) . Se utilizaron 384 gallinas Bovans blancas de 19 semanas de edad, con un peso corporal promedio de 1,246 ± 20.5 g. Las gallinas fueron alojadas en jaulas en una caseta de ambiente natural, y se distribuyeron conforme a un diseño completamente al azar, en 32 grupos de 12 aves cada uno.

 

Los tratamientos o dietas experimentales y los análisis calculados se muestran en los Cuadros 1 y 2, a las dietas con 0.45 % de metionina+cistina digestible se les adicionó azúcar para sustituirlas por DL-Metionina y tener el siguiente nivel de aminoácidos.

El alimento y el agua se ofrecieron a libre acceso durante todo el experimento. Los tratamientos consistieron en el empleo de diferentes niveles de EM y metionina+cistina digestible (AAD). Se empleó un diseño completamente al azar con un arreglo factorial de 4 X 2; el primer factor fueron los niveles de EM (2700, 2800, 2900, 3000 Kcal/ kg) y el segundo factor 0.45 y 0.61 % de AAD. Cada tratamiento, contó con cuatro repeticiones de 12 gallinas cada uno

Se llevaron registros semanales durante ocho semanas, de porcentaje de postura, peso promedio de huevo, consumo de alimento; se calculó la masa de huevo por ave por día y la conversión alimenticia; además, de la semana 19 a la 26 se clasificó el huevo de acuerdo a la medida estadounidense(15) . Al final del estudio a los datos de las variables obtenidas, se les realizó un análisis conforme al diseño experimental empleado, usando el paquete estadístico Jmp 8.0(16). Se realizaron regresiones lineales y cuadráticas para consumo de alimento, consumo de EM con los diferentes niveles de energía metabolizable en la dieta y consumo de energía por ave con peso del huevo.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En el Cuadro 3, se muestran los resultados promedio de 8 semanas de experimentación; no se encontraron efectos de los factores estudiados ni interacción entre el nivel de EM y AAD (P>0.05) para las variables porcentaje de postura, peso de huevo, masa del mismo y conversión alimentaria, ni tendencia lineal y cuadrática para peso de huevo con respecto al consumo de EM y los diferentes niveles de AAD. Alguna literatura señala que no hay un efecto sobre el peso del huevo al incrementar la energía de 2,600 a 3,000 Kcal/kg, debido a la disminución del consumo de otros nutrientes(18-20) . Otros estudios señalan que con niveles de aminoácidos azufrados entre 0.574 y 0.81 % de AAD no se afecta el porcentaje de postura ni el peso del huevo(21,22) .

Para consumo de alimento, hubo respuesta a niveles de EM y AAD (P<0.05). El consumo de alimento (96.1 g) disminuyó en el nivel de 3000 Kcal con respecto a las dietas con 2700, 2800 y 2900 Kcal (99.1, 99.7 y 99.1 g respectivamente). Al realizar la regresión para consumo de alimento con los diferentes niveles de energía metabolizable en la dieta (consumo de alimento= 124.5-0.009*nivel de EM en la dieta), los resultados mostraron una r2= 12.9 % (P<0.01), valor muy bajo, por lo que no se consideró. Al respecto varios autores(20,23-27) mencionan que la gallina es capaz de ajustar su consumo de alimento de acuerdo a sus necesidades, los cambios del medio ambiente y dependiendo de la cantidad de energía de la dieta; en general, a mayor EM el consumo de alimento disminuye. Los resultados de esta prueba corroboraron esta aseveración sólo en dietas de 3000 Kcal, las cuales tuvieron un 3 % menos consumo de alimento con respecto a las otras dietas. Otros investigadores encontraron una disminución de hasta un 10 % en dietas con 3000 Kcal con respecto a otras de 2750 Kcal; se ha señalado que al incrementar 22 kcal en la dieta el consumo de alimento disminuye en 1 %, y que las gallinas blancas son menos sensibles a los cambios de energía de la dieta, en comparación con gallinas rojas(27,28). También se valoró el consumo de EM/Kcal/ave/día con los diferentes niveles de energía metabolizable en la dieta, y no se encontró efecto lineal ni cuadrático para esta variable (P>0.05); siendo mayor significativamente en las aves que consumieron dietas con 2900 y 3000 Kcal en la dieta, en donde el consumo de energía/día/ave fue de 287 y 288 Kcal respectivamente (Cuadro 3).

Hubo una disminución del 3 % en el consumo de alimento (P<0.05), cuando se usaron dietas con el nivel más alto de AAD (0.61 %). Algunos aminoácidos regulan el consumo de alimento por medio de los receptores que estimulan el apetito; una marginalidad de los aminoácidos plasmáticos activan o inhiben el centro del apetito, lo que provoca una disminución en el consumo, y por lo tanto también en nutrientes(29-31) .

El menor consumo de AAD fue de 720 mg ave/ día; el NRC(32) recomienda en promedio para esa etapa de producción un consumo de 580 mg/día, por lo que se cubrieron los requerimientos de estos aminoácidos. En relación a la conversión alimenticia, el manual de la estirpe(15) recomienda en promedio de la semana 19 a la 25 una conversión de 5.41, aunque no proporciona los valores de la semana 18; se calculó el valor faltante y se obtuvo una conversión de 8.54 en promedio, conversión menor que la obtenida en este trabajo (3.65).

De acuerdo a la clasificación americana del huevo en porcentaje, no se encontró respuesta a los diferentes niveles de energía (P>0.05), para el huevo jumbo, extra grande, grande, mediano y bajo (Cuadro 4). Se logró disminuir el porcentaje de huevo pequeño con los niveles más altos de EM (P<0.05), con respecto a las dietas que tenían el nivel más bajo; probablemente debido al incremento del consumo del ácido linoleico, ya que se ha señalado que niveles superiores al 2 % mejoran el peso del huevo; otros indican que hay una estimulación directa de los estrógenos por los ácidos grasos de la dieta(33-35) .

El aumento en el peso del huevo también está asociado con el aumento del peso de la albúmina, por una respuesta directa al contenido de aminoácidos(36), por lo que probablemente se obtuvo un efecto significativo en el porcentaje de huevo grande, el cual se incrementó en 3 %; así como reducción del huevo pequeño en 13 % (P<0.05) con el nivel de AAD (0.61 %).

 

CONCLUSIONES E IMPLICACIONES

Se puede concluir que al incrementar los niveles de 2700 a 3000 Kcal/kg de EM y AAD en dietas para gallinas desde que éstas rompen postura hasta que alcanzan el pico de producción, no se afectan los parámetros productivos. Con niveles de 2900 y 3000 Kcal/kg de EM en la dieta de gallinas Bovans blancas de 18 a 25 semanas de edad se disminuye el porcentaje de huevo pequeño. Al emplear niveles de aminoácidos azufrados de 0.61%, se incrementa el porcentaje de huevo grande y disminuye el porcentaje de huevo pequeño.

Trabajo publicado en Revista Mexicana de Ciencias Pecurias 2012;3(4):439-448

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
Profesor Emérito de la UNAM. MVZ, MSc. en Nutrición Aviar (Univ. de Iowa, USA). Director Técnico del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola (UNAM). Publicó 180 artículos en revistas especializadas y 300 en memorias de congresos; dirigió ciento de tesis (licenciaturas, maestrías y doctorados). Recibió premios nacionales de varias Asociaciones. Dió más de 100 conferencias científicas. Fue nombrado Profesor Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (2007) e ingresó al salón de la fama de la Avicultura Latinoamericana (2009).
 
remove_red_eye 350 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
   | 
Copyright © 1999-2018 Engormix - All Rights Reserved
Avicultura
search
search