Engormix/Avicultura/Artículos técnicos

Análisis de materias primas: Maíz (PT III)

Publicado el: 7/8/2018
Autor/es: Carlos de los Santos, Director Técnico de Esifar. Argentina
Como en presentaciones anteriores el motivo que me llevó a presentar esta información fue, poder mostrar resultados de análisis realizados en la empresa a nuestros clientes, a lo largo de un período de tiempo.
También es bueno aclarar que todos los años descriptos no fueron iguales en cuanto a clima y esto nos llevó a tener que enfrentar diferentes situaciones.
Análisis de materias primas: Maíz (PT III) - Image 1
Tenemos en claro que la calidad del grano de maíz depende de: aptitud física, que nos lleva a determinar textura, dureza y una aptitud química que nos mostrará su valor nutricional.
Sabemos de los tipos de maíz que existen en el mundo, como por ejemplo:
1) Duro,
2) Dulce,
3) Reventador,
4) Dentado,
5) Harinoso,
6) Cerosos,
7) Opacos y
8) Baby.
Los dos tipos que actualmente ocupan un alto porcentaje del total de la siembra en Argentina son el amarillo dentado o semidentado y el colorado duro (tipo Flint plata), y en zonas mas pequeñas algunas variedades que no representan un menor porcentaje. 
La realidad de estas dos variedades hace que marquen diferencias entre calidad y cantidad, por ejemplo, al hablar de calidad nos vamos a referir a los maíces colorados “Flint”, en cambio sí nos referimos a cantidad serán los maíces amarillos “dentados” a los que haremos referencia.                                                                                                                          
Por otro lado, los híbridos de grano dentado dan mayor rendimiento en cantidad, a diferencia de los maíces duros que siguen siendo una opción en lo que se refiere a calidad, aunque hoy en día estos últimos solo representan un 20% del total cultivado y a medida que transcurren los años esa cantidad irá disminuyendo.
En cada etapa productiva, desde el momento de la siembra hasta la finalización del proceso con la cosecha, se presentan aspectos a tener en cuenta para obtener el mayor resultado.                       
Aspectos como: tipo de sembradora, fertilización en la etapa de siembra, tipo de fertilizante, calidad y genética del grano a utilizar, agua útil (mm), balance hídrico, radiación, precipitaciones producidas expresadas en mm, y problemas encontrados como plantas caídas con quiebre en la parte inferior del tallo y producidas también debido a la escasez de agua en pos-floración, elevadas temperaturas. 
Por último, tener en cuenta que los híbridos de maíces colorados húmedos deben ubicarse en zonas de ambientes que les sean favorables en cuanto a manejo del cultivo, suelo y agua entre otros.  
Nos queda ahora, después de un breve resumen, introducirnos en el trabajo diario que realizamos al tomar contacto con la muestra enviada por el cliente para evaluar calidad del maíz presentado.
En el siguiente gráfico mostramos qué resultados obtuvimos a través de los siguientes años. La realidad nos muestra que en base a lo que mencionamos en la introducción, sobre factores que determinan la calidad física y química, muchos de ellos no tomamos contacto con su información durante el desarrollo del cultivo y hoy nos toca analizar el producto obtenido.
El laboratorio solo nos puede indicar % de proteína bruta (las dividimos en tres categorías para poder diferenciarlas mejor), % grasa, % fibra, Humedad%, Cenizas%, Fósforo total%, etc.
Respecto a los resultados obtenidos sobre micotoxinas, se realizaron los análisis correspondientes debido a sospechas de una micotoxicosis o pensando en la acción de inmunosupresión que producen la gran mayoría y que a consecuencia de las mismas se produzca otro tipo de patología asociada.
En la mayoría de los casos los resultados obtenidos no eran totalmente concluyentes.
Me detengo un instante aquí, para destacar un punto que considero muy importante. La mayoría de las veces, debido a procedimientos de extracción de muestras mal realizados obtenemos resultados que no concuerdan con una descripción de una supuesta enfermedad presente a campo.
No todos los laboratorios poseen los medios y los equipos apropiados y otras veces se quiere encontrar lo que no existe, en el caso de las micotoxinas. Solo destacaré la presencia, en la gran mayoría de los análisis realizados, de la Aflatoxina B1 y B2.
Durante los años 2015 y 2016 tuvimos la necesidad de comenzar a analizar la cantidad de carotenoides amarillos que estaban presentes en los maíces recibidos.
En nuestro mercado de huevo para consumo humano tiene o ha tomado importancia dentro del consumidor la presencia de una coloración amarilla intensa de la yema que hace que la misma sea determinante a la hora de comprar el producto.
Los resultados obtenidos en laboratorio nos dieron valores de 17,20 hasta 25 ppm de xantofilas, y lo que más nos sorprendió fue que no guardaba relación el color del grano con la cantidad de xantofilas presentes en el mismo.
Se dió el caso de granos color colorado que tenían menos cantidad de xantofilas que el grano amarillo.
Otro análisis que realizamos fue determinar el porcentaje de almidón presente en los granos. Los resultados obtenidos fueron de un 59 al 62%.
Existen en la actualidad excelentes trabajos presentados por la comunidad científica, lo nuestro fue un pequeño aporte de lo observado en nuestra rutina de trabajo diario.

Artículos vinculados:
 
Autor/es:
 
Visualizaciones3399Comentarios2EstadísticasCompartir