Explorar
Comunidades en español
Anunciar en Engormix
IGUSOL
Contenido patrocinado por:
IGUSOL

Preferencia de butiratos sódicos en lechones post-destete

Publicado: 12 de abril de 2024
Por: Departamento Técnico, Igusol
El ácido butírico es un ácido graso de cadena corta altamente validado y científicamente probado que ha demostrado su capacidad para mejorar la salud intestinal. Entre sus múltiples beneficios, el ácido butírico es uno de los principales nutrientes que proporciona energía a los enterocitos y colonocitos, regula e interviene en el desarrollo de los tejidos intestinales, participa en la modulación inmunitaria, en la reducción del estrés oxidativo y en el control de la diarrea. Por estos motivos, se considera un compuesto muy interesante en la industria de aditivos para piensos, ya que mejora la salud intestinal, el rendimiento productivo y, a la vez, actúa como alternativa a las estrategias de reducción y eliminación del uso de antibióticos como promotores del crecimiento.
En los monogástricos, el ácido butírico sólo se forma de forma natural como subproducto de la fermentación en el intestino grueso y el ciego. A lo largo de los años se han desarrollado aditivos alimentarios para proporcionar estos beneficios al intestino delgado, sin embargo, el ácido butírico requiere estar protegido mediante un recubrimiento, pues, de lo contrario, la mayor parte del butirato se absorbería antes de llegar al intestino delgado proximal.
A diferencia de otros vendedores de butirato que utilizan un recubrimiento de grasa para proteger al butirato del sistema digestivo superior, lo que permite liberarlo a nivel intestinal con la ayuda de lipasas pancreáticas, en Igusol hemos desarrollado BUTYRON, con un método de protección del butirato que se basa en una doble capa de sales que protege el butirato hasta que llega al intestino delgado. Se compone de sales sódicas de ácido butírico al 60 % y tiene un formato sólido de gran fluidez formado por partículas esféricas con doble protección. Esta forma avanzada de protección garantiza la administración de ácido butírico y la liberación de sus componentes activos de forma progresiva a nivel intestinal.
A continuación, presentamos un estudio que tuvo como objetivo evaluar la preferencia por parte de lechones recién destetados entre un butirato comercial, protegido con grasa, o BUTYRON, un butirato recubierto con doble capa de sal, a través de mediciones de la ingesta de lechones durante el inicio de la transición.
La prueba consistió en dos réplicas. Para el primer ensayo (réplica 1) se utilizaron 152 lechones machos destetados de 25 días de edad distribuidos aleatoriamente en 8 corrales diferentes. Cada corral contenía dos comederos que se llenaron con dos dietas isobutíricas diferentes, siendo la fuente de butirato la única diferencia entre ambas dietas:
-La dieta A fue una dieta iniciadora comercial que incluía una grasa clásica protegida con butirato sódico (70 % de butirato) suministrado a 1,5 kg/T de pienso.
- La dieta B fue una dieta iniciadora comercial que incluía un butirato protegido con sales dobles llamado BUTYRON (60 % butirato) suministrado a 1,75 kg/T de pienso.
Una vez finalizado este ensayo, se repitió la prueba con 200 lechones en los mismos 8 corrales (réplica 2). Sin embargo, se cambió la posición de las dietas en cada corral para evitar posibles efectos de preferencia de ubicación. La segunda repetición también contenía un mayor número de lechones para investigar si podía influir la densidad del corral.
Cada repetición tuvo una duración de 4 días. Los animales fueron alimentados ad libitum y el agua se suministraba libremente a través de bebederos de tetina. La ingesta de alimento se registró diariamente por corral y comedero, y se halló la media entre los consumos en ambas réplicas.
En la gráfica 1 se muestran las ingestas medias por animal y día en ambas réplicas del estudio, así como la media de ambas. Podemos observar que los lechones consumieron, de media, 38 g/animal/día del pienso con butirato sódico protegido con grasa y 80 g/animal/día del pienso que contenía butirato sódico protegido con sal, BUTYRON.
Preferencia de butiratos sódicos en lechones post-destete - Image 1
Estos resultados se muestran de modo más evidente en la gráfica 2. Tras medir el consumo total de alimento, se observó que los lechones mostraron una una clara y robusta preferencia de consumo por la dieta B, suplementada con butirato recubierto de sal (BUTYRON), del 68 % en comparación con el pienso suplementado con butirato recubierto de grasa, con sólo un 32 % de preferencia.
Preferencia de butiratos sódicos en lechones post-destete - Image 2
Como conclusión de este estudio, cuando se les ofrecen distintos piensos suplementados con diferentes presentaciones de butirato sódico a tasas isobutíricas, los lechones muestran una clara preferencia por la protección recubierta de sal de BUTYRON a una concentración del 60 % en comparación con el butirato sódico recubierto de grasa a una concentración del 70 %.
Estos resultados pueden conducir potencialmente a un mayor consumo de pienso al destete y así favorecer una adaptación más suave a la alimentación sólida mientras que, al mismo tiempo, los lechones pueden obtener los mismos beneficios a nivel intestinal proporcionados por mayores niveles de consumo de butirato.
Temas relacionados:
Preguntas Relacionadas
El ácido butírico es uno de los principales nutrientes que proporciona energía a los enterocitos y colonocitos, regula e interviene en el desarrollo de los tejidos intestinales, participa en la modulación inmunitaria, en la reducción del estrés oxidativo y en el control de la diarrea.
A continuación, presentamos un estudio que tuvo como objetivo evaluar la preferencia por parte de lechones recién destetados entre un butirato comercial, protegido con grasa, o BUTYRON, un butirato recubierto con doble capa de sal, a través de mediciones de la ingesta de lechones durante el inicio de la transición. La prueba consistió en dos réplicas.
los lechones mostraron una clara y robusta preferencia de consumo por la dieta B, suplementada con butirato recubierto de sal (BUTYRON), del 68 % en comparación con el pienso suplementado con butirato recubierto de grasa, con sólo un 32 % de preferencia.
como conclusión de este estudio, cuando se les ofrecen distintos piensos suplementados con diferentes presentaciones de butirato sódico a tasas isobutíricas, los lechones muestran una clara preferencia por la protección recubierta de sal de BUTYRON a una concentración del 60 % en comparación con el butirato sódico recubierto de grasa a una concentración del 70 %.
Autores:
Juan Miguel Ruiz
IGUSOL
Octavi Colom
IGUSOL
Ignacio Josa Prado
IGUSOL
Recomendar
Comentar
Compartir
Profile picture
¿Quieres comentar sobre otro tema? Crea una nueva publicación para dialogar con expertos de la comunidad.
Súmate a Engormix y forma parte de la red social agropecuaria más grande del mundo.