engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

Peste Porcina Africana: una catástrofe para algunos y una oportunidad para otros

Publicado el: 22/7/2019
Autor/es:

Provimi está al pendiente de este importante tema y trabajando en un plan de acción.

A principios de agosto de 2018, hace menos de un año, fueron anunciados los primeros casos de la peste porcina africana (PPA) en China. Hoy se habla de un 25% de reducción de los hatos y existen especulaciones que señalan que el número se aproxima al 45%. Tomando en cuenta la estimativa más pequeña y un stock de 38 millones de hembras, antes del inicio de la epidemia, hay casi 10 millones menos de vientres, es decir, más del total de hembras de América. De hecho, no hay cifras precisas, pero considerando que casi la mitad de la carne de cerdo del mundo era producida en China, esta reducción representará una disminución de la oferta de al menos un 12.5%.

Sin embargo, todavía no existe una escasez de carne de cerdo en China, incluso en la práctica, se podría decir que actualmente sobra. Esto se debe especialmente a dos motivos, el primero es la reducción de la demanda, ya que, aunque se diga que la peste porcina no representa ningún riesgo para la salud humana, en China sí hubo una reducción de su demanda. El segundo motivo es que la mayoría de las granjas infectadas no han sacrificado a sus ejemplares. La mayoría de los animales fueron sacrificados para consumo, vendidos y almacenados o sea que, en el corto plazo, China aún está viviendo un momento de aumento de la oferta.

En medio de este escenario desesperado, muchos productores han vendido sus ejemplares completos para que sean sacrificados, pero en muchos casos sólo han eliminado, o más bien siguen eliminado sólo a aquellos animales que tienen síntomas de la enfermedad, pero manteniendo el virus, lo cual lleva a una rápida propagación del mismo por todo el país y por todo el sureste asiático: Vietnam, Camboya y este mes en Laos.


Crédito de la fotografía: Cargill®

En este momento hay muchas dudas entre los productores: ¿Será posible que la PPA se esté debilitando y podamos convivir con ella? ¿Será posible que los animales que resistieron el brote (hay informes de que esto sí sucede) le hereden esta "resistencia" a sus crías? Estas son preguntas que escuché de los productores chinos durante mi última visita al país asiático en junio de este año. Sin embargo, en la práctica, con base en el conocimiento científico actual, estos procedimientos sólo hacen que el virus no se elimine y que el problema continúe propagándose.

Por lo que sabemos hasta ahora, la mejor "solución" para la PPA es prevenir la entrada del virus, pero si esto ya ha ocurrido, sólo aplicaría poner en práctica medidas para su eliminación, y como primera medida tenemos el sacrificio y la adecuada eliminación de todos los animales contaminados o infectados. Existen informes de avances significativos en el desarrollo de vacunas, pero aún es difícil predecir cuándo el productor podrá beneficiarse de esta forma segura y eficiente de combatir la enfermedad.

Ante este escenario, lamentablemente lo que se puede esperar es un agravamiento del problema; más animales infectados en países donde la enfermedad ya está presente, y muy probablemente, un aumento en el número de países / regiones infectadas. La cantidad de virus en el "ambiente" es gigantesca, lo cual, sin duda es un gran factor de riesgo; por lo tanto, es sumamente importante intensificar y mejorar las medidas de bioseguridad.

Por lo tanto, los países, regiones o granjas que aún están libres de la enfermedad deben implementar protocolos estrictos de bioseguridad. La inmunidad de las áreas y de los animales debe ser preservada o fortalecida.


Crédito de la fotografía: Cargill®

De acuerdo con este escenario, ¿qué podemos esperar de las granjas de cerdos chinas? En mi opinión, el problema todavía puede agravarse más, ya que las acciones gubernamentales estructurales aún no se han puesto en práctica y muchas granjas tienen dificultades para implementar medidas de bioseguridad eficaces. Hay una concentración de la producción en algunas regiones y las granjas de cerdos chinas todavía tienen gran parte de su producción con un nivel tecnológico bajo o intermedio.

Por otro lado, ya existe una movilización de productores para repoblar las granjas, debido a una clara expectativa de que en el futuro los precios serán muy buenos. Sin embargo, la tendencia es que muchas de estas granjas vuelvan a contaminarse, debido a los motivos anteriormente expuestos.

Es de esperarse una migración del consumo hacia otras carnes, especialmente la de pollo y pescado; además del aumento de las importaciones, no solamente de carne de cerdo, sino de todas las otras proteínas animales. Sin embargo, no hay carne en el mundo para satisfacer esta demanda. Sin olvidar que, debido a cuestiones políticas / comerciales, la carne de dos de los principales exportadores, Estados Unidos y Canadá, no llegará al consumidor chino.

Se esperan aumentos muy significativos en los precios de la carne y, sin duda alguna, este escenario estimulará el aumento de la producción en todo el mundo. ¡Esta situación a corto y mediano plazo la veo como una gran oportunidad, pero en el mediano y largo plazo podría tener un alto riesgo!

La carne de cerdo es un componente básico de la cultura china, por lo que es imposible imaginar que exista una reducción importante en el consumo de esta proteína y, mucho menos, que China acepte depender por mucho tiempo de las importaciones.

Cada vez que regreso a China, me impresiono con su crecimiento y capacidad de planificación y ejecución; por ejemplo, derrumban colonias antiguas, y construyen nuevas avenidas anchas y arboladas y después de que la infraestructura está lista construyen nuevos departamentos. Si hicieran con la porcicultura lo que hacen con las ciudades, tendrían una de las porciculturas más modernas y eficientes del mundo. En mi opinión, sólo es cuestión de tiempo.

Coincidiendo con esta posibilidad, en los últimos años ha habido una fuerte política de reemplazo de la porcicultura tradicional, misma que se basa en la subsistencia y el traspatio. Incluso antes de la PPA, el número de vientres ya estaba disminuyendo significativamente, pero sin un impacto representativo en la producción, lo que indica claramente un aumento en la tecnificación de la actividad. La PPA ha afectado a todo tipo de granjas, pero aparentemente las granjas menos tecnificadas han sufrido más. En otras palabras, la PPA podría acelerar el proceso de modernización de las granjas porcinas chinas.

Siendo así, diría que en los países donde no hay PPA, o donde está "controlada", como en Rusia, existe una gran oportunidad para que los porcicultores ganen mucho dinero en un futuro cercano, pero, por otro lado, todos tendrán que actuar de manera muy estratégica para definir cómo aplicar tales recursos. Por lo general, en tiempos de "bonanza", lo primero que sucede es el aumento del hato reproductor, generalmente sin mucha planificación o preocupación por la eficiencia. En mi opinión, lo más importante sería invertir en aquello que resulte en mayor eficiencia, por lo que todos tendrán que estar preparados para cuando se establezca la nueva y moderna producción de China.

Por otro lado, no podemos bajar la guardia. Aunque todavía no podemos dimensionar el daño total que podría causar la PPA, ya que es difícil predecir cuándo llegaremos al "final del abismo", sí podemos decir que en la historia de la producción animal moderna no existen precedentes de una tragedia como esta. Por lo tanto, los países y / o productores que están libres de la enfermedad, antes de "celebrar" las oportunidades, deben prevenirse para que la peste porcina no los alcance.


La información expresada en este artículo es opinión personal del autor.

 
remove_red_eye 367 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Roberto Enrique Mendoza Pesquera
Compartir:
close
Ver todos los comentarios