engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

Nutrición de lechones en recría: Oportunidades y desafíos frente al uso prudente de los antimicrobianos

Publicado el:
Autor/es:

Sin duda, los antimicrobianos ofrecen muchas ventajas relacionadas con la productividad (reducción de la mortalidad, mejor rendimiento, disminución de la variabilidad, mayor rentabilidad). Por estas razones se han convertido en herramientas de uso constante en la producción ganadera. Sin embargo, la creciente preocupación por el uso excesivo de antimicrobianos nos lleva a repensar la forma en que producimos proteína animal. Están apareciendo nuevas alternativas para reemplazar estas moléculas, así como prácticas que pueden mantener o incluso mejorar los niveles de productividad alcanzados en la actualidad.

Los antimicrobianos se han utilizado para prevenir enfermedades y también como promotores de crecimiento por décadas. El uso en exceso de estas moléculas en la producción animal contribuye al desarrollo de la resistencia bacteriana. Los estudios de OME indican una fuerte correlación entre la resistencia bacteriana en animales de la producción y los seres humanos. Se estima que en 2050 la principal causa de muerte de los humanos será por enfermedades relacionadas con la resistencia bacteriana (figura 1).

Figura 1. Número estimado de muertes según la causa en 2015. Adaptado de O'Neill, 2015.

Por lo tanto, se señala que el uso prudente de los antimicrobianos en la producción animal es extremadamente importante y muy probablemente esta práctica se hará rutinaria muy pronto, como ya sucede en algunos países, en Dinamarca y Holanda, ya existen políticas bien definidas para el uso de fármacos y se practican con éxito.

En general, los antimicrobianos son utilizados con más intensidad en animales jóvenes (figura 2). Al tener su sistema inmunológico todavía en desarrollo, esta categoría necesita de atención especial. En el caso de los cerdos es la etapa que presenta mayores retos en relación con el uso de niveles bajos o la suspensión total de drogas. Sin embargo, es importante mencionar que la reducción en el uso de antimicrobianos comienza con ciertas prácticas antes del nacimiento de lechones.

Figura 2. Uso relativo de antimicrobianos según la categoría.

Sabemos que el destete es un paso crítico en el que el lechón pasa por numerosos cambios en términos del medio ambiente, fisiología, características de la dieta, etc. No contar con la leche materna y tener que alimentarse de una dieta sólida es un gran desafío, exponencialmente más alto en los casos en los que la dieta no tiene alta digestibilidad, el medio ambiente y el tracto digestivo están contaminados por microorganismos patógenos o hay malas condiciones de higiene y de manejo. En estas situaciones, es frecuente que los fármacos se utilicen excesivamente para enmascarar estos problemas, generando resistencia y un desequilibrio total de la microbiota intestinal de lechones.  

Para que el destetado no sufra las consecuencias de esa etapa crítica, que sea viable el buen rendimiento zootécnico y el uso prudente de antimicrobianos, debemos actuar con excelencia en varios puntos.

Nutrición: gestión de la alimentación de la cerda

La vitalidad de los lechones al nacer y consecuentemente su crecimiento durante la lactancia, son críticos porque impactan luego en el desempeño de la etapa del post-destete. Para ello, es muy importante utilizar programas de alimentación durante la fase de gestación que satisfagan las exigencias nutricionales de las hembras, con especial atención a los excesos de energía y los problemas que esto puede causar en la producción de leche y, por consiguiente, en la calidad del destetado. Las hembras sobrealimentadas son más propensas a presentar problemas de edema mamario y disminución del consumo durante la lactancia en comparación con las de buena puntuación corporal.

Otro punto importante es la adecuada nutrición de la cerda durante la lactancia a través del suministro de fuentes y los niveles correctos de lípidos que mejoran la calidad de la leche, así como los aditivos que actúan sobre el sistema inmunitario del lechón.

Calidad del calostro

El calostro, además de ser una importante fuente de nutrientes, es una fuente fundamental de inmunoglobulinas que ayudarán al desarrollo de los animales, además de apoyar los retos de salud que se avecinan (figura 3). Realizar los ajustes necesarios en nutrición y manejo para maximizar la ingesta de calostro son todavía más importante cuando se trata de hembras con alto número de lechones nacidos, ya que la producción de calostro no acompaña el aumento en el número de lechones en la misma proporción.

Figura 3 - Efecto de la ingesta de calostro (corregido por peso al nacer) sobre el peso al destete y la mortalidad en la maternidad. Adaptado de Declerck et al (2016).

Alimentación de alta calidad para el lechón aún no destetado

En la maternidad, el lechón puede tener su primer contacto con dietas sólidas ya que esto es clave para la maduración del sistema digestivo. Es importante subrayar que el objetivo del suministro de alimento en maternidad es la preparación para el destete y no el aumento significativo de peso en esta etapa. En la figura 4, se muestra una reducción significativa de la diarrea en los animales que reciben alimento en el pabellón de maternidad a la edad de 5 días. El efecto de esta práctica con raciones que facilitan el consumo, que tienen alta digestibilidad y muy apetecibles, son fundamentales para que esta práctica sea exitosa. Gradualmente se logra como resultado el equilibrio de la microbiota intestinal, así como mejoras en el rendimiento en etapas posteriores del crecimiento.

Figura 4 – Efecto de la alimentación de los lechones durante el período de maternidad en la puntuación de la diarrea. Adaptado de Yan et al (2011).

Suministro de raciones de alta digestibilidad y uso estratégico de aditivos durante la fase de recría

Varias son las herramientas que se pueden utilizar para "blindar" el sistema digestivo del lechón de varios agentes de riesgo después de destete, y así es posible reducir el uso de antimicrobianos en esta etapa. Por lo general, el pH intestinal de los lechones después del destete no es óptimo para la digestión de las dietas típicas utilizadas (Figura 5). En este sentido, es fundamental y necesario revisar cuidadosamente los ingredientes que se utilizan en las raciones post-destete principalmente con el fin de no deteriorar aún más la capacidad de acidificación del medio, y, por consiguiente, promover el desarrollo de patógenos. El lechón en esta etapa todavía está con su sistema enzimático inmaduro y en pleno cambio, y el suministro de ingredientes complejos puede convertirse en un problema. La fermentación de la proteína no digerida puede llevar a la formación de compuestos metabólicos tóxicos como amoníaco, aminas, compuestos fenólicos, etc. Estos compuestos causan daño al desarrollo de la mucosa intestinal, diarrea y empeoramiento del rendimiento zootécnico.

Figura 5: alteración del pH del estómago promovido por la alteración de la alimentación durante el destete. Adaptado de Giesting et al (1991).

Suministro de raciones de alta digestibilidad y uso estratégico de aditivos durante la fase de recría

Los ácidos orgánicos pueden ser una alternativa interesante desde el punto de vista de accionar en el pH Intestinal. Su modo de acción puede ser directo, es decir, la eliminación de bacterias indeseables o indirectas, mejorando la secreción enzimática y favoreciendo la digestibilidad de la dieta.

En la naturaleza se encuentra una inmensa gama de aceites esenciales con propiedades muy diferentes entre sí. Algunos de estos compuestos tienen propiedades que estimulan la secreción enzimática, mejoran la digestibilidad de la dieta y pueden ser una alternativa para disminuir la fermentación de compuestos no deseados en el intestino. Otro efecto interesante de estas familias de aceites es el incremento en el consumo y consecuentemente, el aumento de peso. Además, algunos de estos compuestos tienen propiedades antimicrobianas, favoreciendo la salud Intestinal. 

Por otra parte, también se debe revisar el uso de algunos ingredientes, tales como el Óxido de Zn. Recientemente se han publicado algunos estudios que indican que este mineral en altas dosis (1500 a 3000 ppm) también causa resistencia microbiana y algunos países ya han empezado a no utilizar niveles más altos de los establecido como nutricional (125-150 Ppm).

Actualmente contamos con tecnologías disponibles que pueden ser aplicadas estratégicamente en combinación con el uso prudente de antimicrobianos. Para ello es importante entender la dinámica y la manera en que se dan las interacciones entre los distintos pilares que componen la producción animal. Estas tecnologías, ya sean de formulación, evaluación de ingredientes, gestión o uso de aditivos, cuando se combinan aportan grandes resultados de productividad y rendimiento del negocio porcino.

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
 
remove_red_eye 325 forum 1 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios