Normas estandarizadas en la producción e industrialización pecuaria con miras a las exigencias de los compradores y consumidores internos y externos de argentina

Publicado el: 21/11/2014
Autor/es: Rodolfo Oscar Braun; Muñoz, M.V (Facultas de Agronomía); Silvia Haydee Pattacini; Gladis Scoles; Bellozas Reinhard, M (Fac. Cs. Exactas y Naturales). Universidad Nacional de La Pampa. República Argentina.

INTRODUCCIÓN

En la producción porcina a campo existe una gran vulnerabilidad sanitaria en general, debido a ausencia de un enfoque sistémico de producción y desconocimiento de las buenas prácticas de producción y riesgo hacia los sistemas de explotación intensiva industrial a través de los trabajadores con crianzas familiares propias, e Insuficiente conocimiento de los propietarios acerca de las enfermedades que afectan a los cerdos. Por el contrario, las tecnologías para la crianza porcina especializada exigen, además de elevados insumos para su explotación eficiente, la aplicación de rigurosos sistemas de gestión donde la bioseguridad sea un proceso crítico que garantice la protección sanitaria de las piaras, el hombre y el medio, incluyendo la aplicación de programas efectivos de control contra enfermedades específicas en ellos presentes.

En la siguiente figura se describen las bases para el desarrollo sostenible en materia de producción pecuaria para garantizar la competitividad.

Sin embargo, las condiciones económicas existentes, la ausencia de una cultura de la calidad y las indisciplinas tecnológicas que aún subsisten, comprometen seriamente la efectividad de nuestro sistema de explotación primario e industrial, sea su propósito genético o comercial, tanto en el sector empresarial como en otros estatales. El objetivo de este informe es establecer cómo se encuentra la región semiárida pampeana y en especial las empresas, frigoríficos e industrias de carne porcina respecto a la legislación de estandarización ambiental.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

Se establece en este informe un detalle de las normas ISO internacionalmente aceptadas en las cadenas de valor. La ISO 14000 está diseñada para conseguir un equilibrio entre el mantenimiento de la rentabilidad y la reducción de los impactos en el ambiente, va enfocada a cualquier organización de cualquier tamaño o sector, que esté buscando reducir los impactos en el ambiente para aumentar su participación en el mercado, reducir los costos, gestionar los riesgos con mayor eficacia y mejorar la satisfacción de los clientes. La ISO 22000 está enfocada en la gestión de la inocuidad de los alimentos, define y especifica los requerimientos para desarrollar e implementar un sistema de gestión que logre una armonización nacional e internacional de la seguridad alimentaria durante el transcurso de toda la cadena de suministro.

La ISO 26000 es una guía que establece líneas en materia de responsabilidad social que facilita el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora de la estructura o marcos de responsabilidad social en organizaciones que contribuyan al desarrollo sustentable. La gestión integral de riesgos ha ganado impulso en los últimos años, dando lugar a la creación de diversos modelos de gestión de riesgos, entre ellos la norma ISO 31000 que se basa en información disponible que tiene en cuenta factores humanos y culturales.

En este marco la Municipalidad de Santa Rosa, La Pampa en diciembre de 2012 realizó una capacitación con productores de pequeñas empresas porcinas para priorizar sobre estos aspectos de gestión ambiental, entre otros. Participaron 87 productores al encuentro, y representantes del sector público e industrial (SENASA, UNLPam, frigoríficos). Del total, 57 registros correspondían a productores porcinos. De ellos, 19 realizaban cría, 3 engorde y 24 desarrollaban ciclo completo. En el encuentro más de la mitad de los asistentes eran pequeños productores “precarizados”, 32 tenían menos de 20 madres y productores de lechones. En el cuadro se detalla la frecuencia de productores de acuerdo al tamaño del rodeo.

 

RESULTADOS

La región se vincula con alta proporción de faena clandestina e informalidad del sector. La falta de salas de faena cercanas a las zonas de producción induce a los productores, que no pueden afrontar los costos del flete a comercializar sus productos sin los certificados sanitarios correspondientes. Esto a su vez los condena a operar dentro del mercado informal. La falta de una faena certificada representa un serio obstáculo para el logro de estándares mínimos de calidad que exigen los compradores. Limita el crecimiento en volumen ya que no pueden desarrollar una marca y acceder a mercados formales. En Argentina, un Frigorífico Santafesino posee una clara preocupación por el cuidado del medio ambiente que manifiesta a través de su accionar diario. Es una empresa que ha certificado su Sistema de Gestión Ambiental bajo la Norma ISO 14001:2004. DISCUSIÓN Ante la ausencia de normas de estandarización de gestión ambiental en Argentina, se recomienda recurrir a la autoridad municipal o provincial pertinente para consultar sobre legislación específica y otros requerimientos legales si hay pretensiones de generar valor agregado ambiental al producto a comercializar.

 
Autor/es
Dr. en Ciencias Agropecuarias y Msc., en Salud y Producción Porcina, Docente Investigador de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPAM)
 
remove_red_eye 375 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved