Intervención hormonal en el manejo de hembras

Autor/es:

Nunca he sido partidaria de utilizar hormonas en el manejo reproductivo de las cerdas. Sin embargo, entiendo la necesidad que hay de hacerlo en los sistemas modernos de producción de cerdos. Algunos ejemplos en los que es necesaria la intervención hormonal son:

1- Para integrar a hembras que llegan como reemplazo a los grupos de servicio o IA después de pasar por el aislamiento y adaptación.

2-Para formar grupos de servicio en poblaciones de granja.

3-Para reducir el intervalo de días entre el destete y la presentación de calor y/o cuando buscamos controlar este intervalo para permitir a la hembra recuperar su condición corporal después del destete.

Como porcicultores o personas relacionadas con la producción, es necesario saber cuándo se debe de intervenir con tratamientos hormonales y cómo es la mejor manera de hacerlo. Debemos de estar conscientes de que mal utilizadas, las hormonas exógenas pueden causar problemas de producción graves.

Para determinar cuándo y cómo utilizar la intervención hormonal, es necesario entender el ciclo estral de la cerda. A grandes rasgos, el ciclo estral de la cerda se compone de 16 días de fase lútea y 5 días de fase folicular. En la fase lútea, los cuerpos lúteos en el ovario producen progesterona que limita el desarrollo folicular y evita la presentación del estro. Transcurridos 12 a 14 días de la fase lútea, el útero comienza la producción de prostaglandinas F2 alfa y ocasiona la regresión de los cuerpos lúteos y la terminación de la producción de progesterona. Una vez terminada la producción de progesterona, comienza la secreción de las gonadotropinas pituitarias, la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante. Esto permite que los folículos del ovario terminen su desarrollo, produzcan estrógenos y finalmente se presente el comportamiento estral. Con el comienzo del estro hay una secreción de hormona luteinizante que desencadena varios cambios en el folículo, incluyendo el cambio de producción estrógenos por la producción de progesterona, la producción de prostaglandinas intrafoliculares y finalmente la ovulación.

Las hormonas exógenas disponibles en el mercado tratan de imitar la acción de las hormonas naturales producidas en ovario, útero, etc. La efectividad de las hormonas exógenas dependerá de su administración (dosis y duración) y del momento o estado estral de la hembra a la que se administrará el tratamiento. Describo a continuación brevemente el uso de algunas de estas hormonas.

Para controlar el estro en hembras primerizas se puede usar Regumate®. El Regumate® es un progestágeno que se adiciona en el alimento de las hembras primerizas en las que se quiera controlar el estro. Es importante remarcar que se debe de estar seguro de que estas hembras están ciclando, es decir son fértiles y/o no están en anestro. Este progestágeno trabaja como la progesterona, sin embargo, no evita la regresión de los cuerpos lúteos, solamente evita la presentación del estro después de que la luteólisis se ha llevado al cabo. Una vez terminado el tratamiento, se espera que hasta el 95% de las hembras presenten calor en los 4 a 8 días posteriores. Por la naturaleza del producto, si se conoce el momento del ciclo estral de las marranas, solamente es necesario dar Regumate® a partir del día 14 del ciclo estral, y hasta 5 días antes de la fecha en que deseamos que las hembras presenten calor. Existe la posibilidad de que el tratamiento con Regumate® no funcione. Esto puede deberse a que se usó menos dosis de la indicada (lo que puede causar quistes foliculares) o que se utilizó Regumate® por un periodo corto de tiempo y/o poco tiempo después de terminado el calor anterior. Esto último porque la progesterona natural seguirá bloqueando el efecto de las prostaglandinas aun después de terminado el tratamiento hormonal. Es importante entender que el efecto Regumate® empieza cuando comienza la producción de estas prostaglandinas o como continuación del efecto de la progesterona natural en el bloqueo de estas.

Para inducir el estro y la ovulación en hembras primerizas pueden utilizarse hormonas gonadotrópicas exógenas que simulen la acción de la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante. Un producto que contiene una combinación de estas es el PG600® (400 UI PMSG y 200 UI HCG). Estas hormonas gonadotrópicas exógenas sirven para inducir el estro y la ovulación. Este producto se usa exitosamente en hembras jóvenes. El PG600® trabaja como las gonadotropinas endógenas en la fase folicular del ciclo estral, es decir, desencadenando los cambios foliculares que permiten la presentación del calor y la ovulación. Con el uso de PG600® se han documentado casos en los que un porcentaje de las hembras presentan calor silencioso (aunque sí ovulan) y hembras que sí presentan calor muestran retornos irregulares al estro. Las hembras cíclicas no se pueden sincronizar efectivamente usando este tipo de hormonas porque la progesterona natural inhibe la actividad de las hormonas que componen este producto.

Hay varios estudios en donde se documenta la combinación de gonadotropina sérica (PMSG) y hormona coriónica humana (HCG) para la inducción de la ovulación de primerizas. Es importante diferenciar la inducción de la presentación del calor, de la inducción de la ovulación. La inducción de la ovulación se puede lograr administrando una hormona (PMSG) para simular el crecimiento folicular seguida 72 a 96 horas después con otra (HCG) que provoque la ovulación. Los animales pueden servirse de 12 a 24 horas después del último tratamiento. Este tratamiento se puede dar a hembras destetadas al destete o a hembras cíclicas regulares en el día 15 de su ciclo estral.

Cuando no se conoce la fase del ciclo estral en el que se encuentran las hembras primerizas, puede usarse una combinación de progestágeno y gonadotropinas exógenas para controlar la presentación del estro. Para asegurar la efectividad de este manejo, el progestágeno debe de utilizarse por lo menos 14 días antes de administrar la gonadotropina.

En hembras destetadas se utiliza el tratamiento hormonal cuando se quiere reducir el intervalo entre el destete y la presentación del calor. Las hormonas a utilizar para este efecto son las gonadotropinas. Sin embargo, hay poca evidencia documental sobre esto.

Las gonadotropinas también se utilizan en hembras de primer parto ya que estas tienen un intervalo entre destete y presentación del calor variable y generalmente más largo que el resto del hato.

Producto
Descripción
Función
Uso
Efecto
Regumate® Progestágeno Prevenir el desarrollo folicular, después de la luteólisis Solamente en hembras que están ciclando. Uso limitado en hembras destetadas. Presentación del estro 4 a 8 días después de terminar el tratamiento.
PG600® PMSG y HCG Desencadenar los cambios asociados al crecimiento folicular En hembras prepúberes, y en combinación con progestágenos. En hembras destetadas para reducir el intervalo destete a presentación del calor Presentación del calor 4 a 10 días de terminar el tratamiento.

Una práctica de controversia para la sincronización de estros y formación de grupos de carga mediante el uso de hormonas es el aborto de hembras en los primeros días de su gestación, conocido como "breed to abort". La hormona utilizada para esto es la prostaglandina F2 alfa. La prostaglandina es el compuesto natural responsable de la luteólisis y consecuentemente de desencadenar los cambios foliculares que inician la presentación del estro. Esto incluye la reducción de la progesterona, hormona que previene el crecimiento folicular. La administración de una prostaglandina cuando el nivel de progesteronas es alto resulta en presentación del estro 5 a 7 días después. Esto se debe a que la prostaglandina inhibe el efecto de progesterona sobre los folículos. Algunos autores determinan que el aborto, como práctica de sincronización o formación de grupos, debe de llevarse al cabo antes de los 15 días de gestación. Otros aceptan que se lleve al cabo después de los 25 a 30 días. Debe de considerarse que para que se presente una buena camada, después de haber abortado a las hembras debe de haberse llevado al cabo completamente la involución uterina antes del servicio. Sin embargo, no se nota una reducción en la fertilidad en hembras abortadas. Si se opta por esta práctica, una dosis de prostaglandinas, dividida en dos tomas con 12 horas de diferencia, intravulvarmente tiene los resultados buscados.

Algunos estudios han mostrado que las prostaglandinas sirven también para reducir en 2 a 5 días la longitud del ciclo estral en cerdos. Esto se logra inyectando con intervalos de 24 a 36 horas prostaglandinas a cerdas entre los días 6 y 10 del ciclo estral.



Bibliografía consultada.

Pharmacological intervention in swine reporduction, Pre-congreso AASP, Marzo 1999.
Control of Estrus and Ovulation in Swine, WL Flowers, Tech. Report 13, NCSU
Stimulation and Detection of Heat in Gilts and Sows, WL Flowers, Tech. Report 12, NCSU
 
remove_red_eye 17643 forum 31 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved