Cojeras en cerdos

Las cojeras afectan la productividad de las cerdas

Publicado el: 2/3/2011
Autor/es:

Identificar y diferenciar las lesiones que se producen en las pezuñas es fundamental para establecer medidas correctoras y evitar que estructuras más profundas de las extremidades se vean afectadas.

Las cojeras en Ganado vacuno de leche han sido y siguen siendo muy estudiadas pues se conocen sus implicaciones a nivel de la productividad y como estas afectan el bienestar animal. Sin embargo estas han sido poco estudiadas en el ganado porcino, principalmente porque es una enfermedad difícil de estudiar, ya que el resultado puede tardar hasta un año para expresarse, a menudo no está asociado a ningún costo económico o pérdida de productividad; y no es fácil de tratar el problema una vez que se identifica.

Al igual que en otras especies, las cojeras afectan el consumo de alimento, la reproducción y los problemas de reemplazo, lo cual reduce la productividad de una cerda y, posteriormente, la rentabilidad global de una operación.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota estima el impacto económico de la cojera cuando la cerda entra ya coja a la paridera en alrededor de 250 USD por animal. Esta cifra se basa en una menor productividad, mayores costos de reemplazo y menores valores de venta del animal. En esta cifra se excluyen los posibles efectos sobre la mortalidad pre-destete y el mayor costo de la mano de obra y en medicamentos.
El grado de cojeras en los rebaños es habitualmente subestimado. Los datos del proyecto Feet First® mostraron que:
• 80 a 90% de las cerdas tienen algún tipo de lesión en la pezuña
• lesiones en las pezuñas eran evidentes en el 97% de las cerdas cojas
• lesiones en las pezuñas eran evidentes en el 90% de las cerdas sacrificadas
•  La cojera es un factor en el 47% de los desechos.

Las lesiones en las pezuñas son una de las principales causas de cojeras en cerdas. Identificarlas y comprender cómo se desarrolla cada lesión específica permite encontrar la causa y llevar a cabo la acción correctiva necesaria.

 

Descripción de los tipos de lesiones más comunes.

Las lesiones con las que más comúnmente podemos encontrarnos a nivel de granja son:

  • sobre crecimiento/erosión talón
  • lesión de la línea blanca
  • grieta pared dorsal
  • separación suela/talón
  • grietas horizontales de la pared dorsal
  • sobre-crecimiento dedos de las pezuñas

 

Sobrecrecimiento/erosión talón

El sobre-crecimiento del talón se produce por sobrecarga crónica que causa hiperqueratinización de la epidermis del talón (es decir, un callo). Esto es principalmente una reacción fisiológica, pero pueden aparecer múltiples problemas - por ejemplo, grietas - cuando este sobre-crecimiento es muy grave.

Las causas son, posiblemente, genéticas, por conformación anómala de las extremidades y posturas defectuosas, que llevan a someter a la parte externa de la pezuña a una sobrecarga excesiva.

 

Lesión de Línea Blanca

La línea blanca es la unión natural entre la pared dorsal y la suela. Las grietas van a lo largo de la pared y la superficie en la línea blanca abaxial y, ocasionalmente, también a lo largo del eje axial. Generalmente, comienzan en el talón y se extienden hacia la punta del dedo, en la unión del talón y la suela o sólo en la suela.

La lesión de la línea blanca puede originarse por  causas mecánicas como cuando la cerda lucha en suelos con rejillas, pudiendo ser grave o incluso causar de forma directa grietas y heridas dolorosas.  La laminitis es otra causa de lesión de la línea blanca.

La nutrición deficiente, las disfunciones moleculares en el crecimiento del casco o el daño vascular y la hemorragia secundaria a un hematoma pueden también causar crecimiento de tejido córneo inferior y lesiones en la línea blanca. Los mecanismos involucrados son similares a aquellos mencionados en la laminitis.

 

Grieta pared dorsal

La grieta en la pared dorsal puede ir vertical u oblicuamente desde la superficie plantar en la cara abaxial hacia arriba hasta la banda coronaria, o a lo largo de la unión entre el talón blando y la pared más dura del casco.

Estas grietas se asocian, con frecuencia, con el  sobre-crecimiento del talón. La constante flexión en la unión entre estos segmentos siempre que el talón sobrecrecido se carga, culmina en una grieta debido a la fatiga.

 

Separación talón-suela

Las grietas en el talón o la suela van entre el talón blando y  la suela dura, o desde aquí en la suela solamente.

La presencia de estas grietas se asocia frecuentemente con un sobre-crecimiento del talón. La flexión constante en la unión entre estos segmentos siempre que el talón sobrecrecido se carga culmina en una grieta debido a la fatiga.

Provoca dolor cuando las grietas son lo suficientemente profundas como para alcanzar  el corion o cuando permiten la entrada de microorganismos que provoquen una infección.

 

Grietas horizontales de la pared dorsal

Tienen lugar en la pezuña o en la pared del digito auxiliar que va paralela a la banda coronaria. Siempre están asociadas con hemorragias.

El trauma debido a suelos como slats defectuosos o superficies resbaladizas puede causar hemorragias lineales en la banda coronaria. Durante el proceso de curación, se desarrolla nueva pared del casco bajo la sangre, quedando los desechos acotados en una hendidura en la pared, y apareciendo una grieta horizontal paralela a la banda coronaria.

 

Sobre-crecimiento de las pezuñas y/o dígitos auxiliares

Los dígitos y los dígitos auxiliares pueden llegar a aumentar de tamaño excesivamente debido al sobre-crecimiento de la cápsula córnea. Los problemas pueden aparecer cuando se alargan hasta tal grado que dificultan la locomoción o causan lesión mecánica a los tejidos blandos de la banda coronaria. Las hemorragias horizontales paralelas son una secuela habitual. Además, las cápsulas tienen más riesgo de desprenderse cuando se enganchan en el enrejillado, lo que además causa un gran dolor.

 

Cuando ambas pezuñas o todas las extremidades muestran sobre-crecimiento y el casco tiene aspecto poco saludable, la causa más probable es un proceso inflamatorio sistémico - conocido como laminitis crónica.

Cuando el casco está sano, tiene tamaño normal y no hay signos de hematoma o presencia de surcos, el sobre-crecimiento se debe simplemente a un desgaste inadecuado.

 

Tratamientos Conocidos o posibles.

El tratamiento va a depender del tipo de lesiones y sus causas. En muchos casos no hay un solo tratamiento es más bien una combinación de  mejoras de manejo, mejor tipo suelos, Recorte funcional y tratamiento de las lesiones e infecciones. De forma preventiva el más recomendado es el uso de minerales en alimento que favorecen la calidad y dureza de la pezuña.

 

Recorte Funcional

Similar al método utilizado en ganado lechero, el recorte funcional tiene la finalidad de remover el exceso de pared y  talón  para devolver la conformación normal al casco y su funcionalidad a nivel de distribución y soporte de peso del animal. Este tratamiento es recomendado en el caso de lesiones del tipo sobre-crecimiento/erosión talón, separación suela/talón, sobre-creciemiento pezuñas y dígitos auxiliares o siempre que la conformación y funcionalidad  de las pezuñas se vean afectadas.

El método del recorte funcional consiste de 4 pasos:

Paso 1: Restablecer el tamaño de las pezuñas. Esto de consigue cortando con tenazas de forma gradual para evitar cortar demasiado. El tamaño normal de la pezuña desde la banda coronaria hasta la punta debe ser de aproximadamente 50 mm.

Paso 2: Alinear la pared. Como consecuencia del sobre-crecimiento de las pezuñas estas crecen curvas o deformes. Con una radial (liga leve) puede removerse el exceso de pared y devolver su aspecto rectilíneo.

Paso 3: Restablecer el balance entre la suela y el talón. El objetivo es conseguir una superficie plana y nivelada de las suela de los dos dígitos. Esto es importante para el balance de la distribución del peso.

Paso 4: Recortar los dígitos auxiliares. Estos deben cortarse de forma gradual hasta encontrarse en su tamaño normal, 20mm. Redondearlos con la radial al terminar de recortar para evitar puntas ásperas que puedan causar lesiones en la piel.

 

Minerales para fortalecer las pezuñas.

El zinc, el cobre y el manganeso tienen un papel fundamental sobre el mantenimiento de la calidad y de la integridad de las pezuñas, y la cicatrización de lesiones. Se ha comprobado que los complejos minerales cuando adicionados en el alimento ayudan a disminuir la incidencia y severidad de las lesiones de las pezuñas.   Los resultados de 8 estudios realizados en Holanda y Alemania donde se utilizaron complejos minerales por 6 meses en la dieta de cerdas y se evaluaron la incidencia de las lesiones más frecuentes demostraron una marcada mejora en las pezuñas de las cerdas que recibían este tipo de mineral. En el grafico 1 se puede ver la mejora de Pezuñas sin lesiones (34% más en las cerdas tratadas) y la disminución de las lesiones de tipo moderadas y severas.

 X: número de lesiones
Y: Severidad de las lesiones



 
remove_red_eye 15927 forum 11 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved