Cistitis - Pielonefritis Porcina

Publicado el: 27/3/2015
Autor/es:

La Cistitis - Pielonefritis Porcina es esta otra de las afecciones propias de mal manejo de la estabulación. Tiene una altísima incidencia directa en los que refiere a índices productivos referentes a gestación y maternidad (sitio 1) e indirecta en el resto de los índices de la granja dado que como cualquier afección del plantel reproductivo, es la génesis del sistema.

Las afecciones secundarias son variadas y comunes como repeticiones irregulares (RI), abortos, microabortos, septicemias, falla real aguda y crónica, metritis, mastitis y en ocasiones la muerte.

La simple etimología nos habla de inflamación de riñón con su pelvis y vejiga, con la particularidad de que los cuadros son la mayoría de las veces desapercibidos, mal diagnosticados y en ocasiones sub-clínicos , por lo que provoca desmanes silenciosos.


Existen varios factores predisponentes:


1. Calidad de y cantidad de agua de bebida:

  • La calidad puede verse afectada principalmente por la concentración de sales de la misma y/o su dureza. Cualquiera de estos factores, combinados o individualmente, en demasía predispondrán a nuestras cerdas a la deposición en el tracto urinario, de cálculos o litiasis que dificultaran el barrido de la orina, por tanto serán foco de replicación bacteriana donde tampoco el sistema inmune es competente. 
  • La cantidad de agua predispone de la misma manera a disminuir el volumen de orina y concentrar aun mas los minerales presentes en ella y los provenientes del propio metabolismo. 
  • También estos dos factores se ven afectados en los bebederos canaleta, donde por diseño incorrecto o o descuido humano, estas (que se encuentran en desnivel) no alcanzan a llenar o a suministrar el volumen suficiente de agua de las ultimas jaulas cuyas puercas se verán afectadas en su consumo diario. También la mala higiene de estas puede generar mohos y malos olores que vuelve la bebida menos palatable, lo que disminuiría su consumo voluntario. 
  • En lo que refiere principalmente a maternidad la presión de la línea de agua, presencia de sales, algas o cualquier tipo de suciedad que afecte el caudal de los chupetes. 


2. De la cerda:

  • Cerdas que orinan echadas. Estas tienen mayor cercanía a la suciedad del piso y además están alterando la postura de micción y por tanto la fisiología urinaria provocando un incorrecto drenaje de la vejiga. Estas suelen también ser cerdas obesas lo que denotaría también un mal manejo nutricional. 
  • Posición de la vulva. Esta debería ser bien vertical, de lo contrario predispondría a la contaminación fecal. ? Cerdas viejas. Si bien afecta a todas las edades en el plantel reproductivo, la prevalencia suele ser mayor en estas dadas las condiciones de sus sistemas inmune ya algo deficiente y la mayor exposición en el tiempo a contraer la afección. 


3. Agentes causales.

  • No es específico, dado que se han encontrado distintas enterobacterias y bacterias saprofitas. 
  • Aun así se describe al Actinobaculum suis como agente principal. Este es flora normal del glande del macho cuya transmisión se produce en el coito y la inseminación no asegura la destrucción del agente en la dilución, es más, la compresión del glande en la extracción aumentaría la contaminación. 
  • Ninguna bacteria actúa por sí sola, siempre requiere de más factores predisponentes. 


4. Diagnostico

  • Clínico. Recorrer jaulas atentos al relato del cuidador y observar las marranas en su comportamiento, ya sea, forma de micción, apetito, secreciones vulvares y algo patognomónico que es una línea con aspecto de cal seca sobre la vulva y a veces cuartos traseros, que son arenillas provenientes de urolitiasis. Puede verse también en el suelo algunas gotillas blancas. Suele verse en la forma aguda enrojecimiento de mucosas. 
  • Historial de la granja. Parámetros reproductivos (RI, abortos, nacidos vivos), tasa de mortalidad en gestación como así también fichas individuales. 
  • Una medida bastante sencilla consiste en medir pH en orina. Tomar la muestra a 20 animales en gestación. Cuando el 30% o más de las muestras exhibe un pH de 8 o mayor podemos afirmar que nuestra piara esta frente a un problema de cistitis-pielonefritis de considerable magnitud. 


5. Tratamiento y control

  • Revisión de chupetes. Estos deben proveer un caudal no menor a 2 litros por minuto. Hacer hincapié en revisión de la presión de la línea (suele caer en los chupetes más lejanos al tanque) y la permeabilidad de estos dispositivos (de ser necesario quitar los filtros antes de colocar). Control de rutina de llenado y limpieza de bebedero canaleta. No solo el agua debe llegar, sino que es necesario que permanezca el tiempo suficiente para que las cerdas de extremo de la canaleta abreven lo suficiente. Recordemos que en gestación el requerimiento es de 15 a 20 litros diarios. 
  • Limpieza exhaustiva del galpón. 
  • Al recolectar semen no hace presión excesiva sobre el glande y extremar las medidas para evitar otro tipo de contaminaciones. 
  • Hacer correcto manejo nutricional para evitar cerdas obesas (CC>3.5) 
  • Antibióticos de eliminación urinaria preferentemente para las diagnosticadas, preferentemente de eliminación renal (enrofloxacina, ceftiofur, amoxicilina, cefalexina, etc).
 
remove_red_eye 2889 forum 11 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved