Leptospirosis Ovina “Una Enfermedad Infecciosa que Afecta la Reproducción”

Publicado el: 31/10/2011
Autor/es: MVZ. Miguel Angel Luna Alvarez, M. en C. Damián Pedroza Pérez. CENID-Microbiología Animal, INIFAP. México.

Control de la enfermedad

Manejo: Las medidas comprenderán, la utilización de tapetes sanitarios, control de entrada de vehículos y personal. Suministro de agua potable para bebida y limpieza de los animales. Se cuidara el buen funcionamiento del drenaje y los declives de las instalaciones para evitar encharcamientos. Desinfección de instalaciones después de ser utilizadas por animales enfermos o en cuarentena. Medidas de control permanente de fauna nociva (ratas), se limitará la entrada de perros a las instalaciones y a la zona de pastoreo. En caso de adquirir animales de reemplazo, es adecuado cuarentenar y realizar pruebas diagnosticas para evitar que se introduzca la enfermedad al rebaño o bien implementar un tratamiento preventivo con antibiótico en forma conjunta con vacunación.

Vacunación: Deberá realizarse con una bacterina que contenga las serovariedades previamente diagnósticas en el rebaño o en la región (no más de cinco). Aplicar la vacunación con su respectivo refuerzo a los 20-30 días y posteriormente cada seis meses o cada año.

Impacto económico: Es a causa de la perdida de productos por: abortos, mortinatos, mortalidad perinatal y por la disminución de parámetros reproductivos de los animales infectados.

Salud pública

El personal de la granja se puede infectar accidentalmente al atender partos o abortos de animales infectados o al estar en contacto con orina y al fumar o comer en los corrales etc. La enfermedad en el 90% de los casos puede causar una infección leve que simula un cuadro gripal con fiebre, en el 10% restante se manifiesta bajo una forma severa conocida como síndrome de Weil caracterizada por fiebre intermitente, trastornos nerviosos, dolores de cabeza, musculares, granos con comezón en pantorrillas, pecho y espalda, insuficiencia hepática y renal, pigmentación amarilla de piel, encías y ojos, hemorragias y muerte. La leptospirosis humana se puede confundir fácilmente con cualquier enfermedad febril de origen desconocido como: dengue hemorrágico, dengue clásico, brucelosis, influenza H1/N1, hepatitis, tifoidea etc.

Introducción: La leptospirosis es una enfermedad infecciosa, bacteriana, altamente contagiosa de curso agudo o crónico que afecta a los ovinos y que puede transmitirse al humano por lo que se considera de importancia en salud pública.

Antecedentes: La enfermedad en ovinos ha sido poco estudiada en México, a pesar de que en la zona centro del país se reportan frecuencias serológicas que fluctúan del 58% (Irapuato, Gto.) al 85.1% (Edo. de México). Las serovariedades más comúnmente reportadas en orden de importancia son: Icterohaemorrhagiae, Bratislava y Canicola.

Agente causal: Las leptospiras son bacterias microscópicas, alargadas, delgadas en forma de espiral con ganchos en ambos extremos en forma de “S” o “C” poseen un movimiento de rotación característico y son visibles únicamente ante el microscopio de campo oscuro (Fig. 1). Actualmente se reportan más de 250 diferentes serovariedades de leptospiras patógenas o asociadas a huésped.

Fig. 1. Fotografía Electrónica de Leptospira.

Desarrollo de la enfermedad: La bacteria penetra al organismo a través de mucosas (incluyendo la genital), laceraciones o piel reblandecida, circula a través del torrente sanguíneo y se establece a nivel renal ocasionando que el animal sea portador de la bacteria y la disemine al orinar en el rebaño.

Los portadores de la bacteria en la naturaleza se describen en el Cuadro 1.

Cuadro 1. Reservorios y huéspedes de diferentes serovariedades patógenas de Leptospira.

Signos clínicos en ovinos: Estado agudo: fiebre, depresión, falta de apetito, respiración agitada, diarrea o constipación, sangre en orina, anemia, color amarillo de piel, encías y ojos, así como baja súbita de la producción de leche en hembras lactantes.

En estado crónico provoca: abortos, mortinatos, nacimiento de animales débiles que mueren a las 24 - 48 hrs. El aborto se produce alrededor de los 3 - 4 meses de gestación. Hay que realizar un diagnóstico diferencial de enfermedades abortivas como: Brucelosis, clamidiasis, salmonelosis y listeriosis.

Diagnóstico: A nivel de rebaños se recomienda la aplicación de pruebas serológicas como la micro aglutinación microscópica (“MAT”) con antígeno vivo realizada con el suero de animales sospechosos.

Sangrado: Las muestras deben ser tomadas de la vena yugular, los tubos deben mantenerse inclinados hasta que se forme un coagulo que permita la separación del suero, el cual debe colocarse en tubos de menor tamaño (crioviales) debidamente identificados y mantenerse en congelación hasta su envió al laboratorio de diagnóstico.

Prueba de “MAT”: Es una técnica de referencia internacional conocida como la “prueba de oro” para el diagnóstico de la leptospirosis en todas las especies incluyendo a la humana (Fig. 2). La prueba es cuantitativa y proporciona el título de anticuerpos y las serovariedades presentes en la infección. Un título mayor/igual a 1:100 es positivo (OIE, OPS, WHO).

Nota: Los animales positivos ≥1:100 deben de considerarse como portadores y diseminadores de la infección en el rebaño.

Fig. 2. Prueba de MAT: “A” Muestra de control negativo del antígeno, “B” Muestra positiva a título 1:640 donde se observa la “desaparición” de las bacterias causada por los anticuerpos anti-leptospira presentes en el suero de animales infectados 160X.

 

Tratamiento: Consiste en la aplicación de oxitetraciclina de larga duración 1 ml/10 kg de peso (20 mg/Kg) dos dosis mínimo y aplicar la vacuna al mismo tiempo con un refuerzo a los 20-30 días. En caso de persistir los trastornos reproductivos se recomienda eliminar a los animales afectados.


 
remove_red_eye 14973 forum 19 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved