El Haemonchus...Nuestro común enemigo

Publicado el: 1/3/2007
Autor/es: Pedro Alvaro Salazar, Ovinocapricultor
Bien pueda llamarlo como quiera: aemoncus, aemonchus, emoncus, emonchus. Prefiero emoncus, por ser palabra latina y esa su pronunciación. Lo importante es que lo tengamos identificado y que hablemos del mismo tema: nuestro enemigo común, el Haemoncus contortus.

SITUACIÓN ACTUAL. De todo el país se recibe el S.O.S. por su presentación. A todas partes llega a hacer desastres, con alta mortalidad, propagación muy rápida y que afecta tanto a ovinos como a caprinos no respetando edades, razas, sexo, sistemas de manejo.

SINTOMATOLOGÍA. Lo más llamativo es una inflamación debajo de la mandíbula (submandibular) que es fofa, como una bolsa de agua bajo la piel. Se acompaña siempre de una fuerte presencia de anemia para finalizar en postración y muerte. Generalmente no hay diarrea; antes bien la materia fecal se presenta un poco más seca que de costumbre. El apetito se mantiene hasta último momento.

DÓNDE SE DESARROLLA. Gusta de estar en el cuajar, llamado cuarto estómago. Recuerde que está la panza, el librillo, el bonete y el cuajar. Al entrar por la boca, recorre el tracto digestivo pero se organiza en el cuajar donde va a producir las lesiones, sobresaliendo la hemorragia. Se aprecia gran cantidad de gusanos en movimiento y semeja agua hirviendo.

QUÉ ES. El Haemonchus es un parásito que en machos mide hasta dos centímetros y en hembras hasta tres. Dos mil de estos gusanos pueden extraer 30 ml de sangre diariamente, dejando sustancias anticoagulantes en las heridas de la mucosa y que llevan a que la hemorragia continúe. Recuerde que la cabra y la camura son bien sensibles a una disminución en el volumen de sangre…o sea que todo se junta.

EVOLUCIÓN. El huevo sale del animal con la materia fecal. Si es usted curioso sepa que el tal huevo mide 80 por 45 micrones, lo que quiere decir que no se moleste en buscarlo ya que es imposible verlos a simple vista por su tamaño tan reducido; ayúdese de un microscopio. También recuerde que una hembra puede poner hasta 5.000 huevos diarios (ah vaina no ser gallina). Bien; el huevo sale al exterior y en 19 horas revienta y sale la larva que en 3 días ya es infectante. La cabra o camura la come por el alimento o por el agua y a los dos días siguientes empieza a producir hemorragias. A los 15 días de ingerida tiene su madurez sexual y a los 30 días de estar en el organismo empieza la postura.
Este es nuestro parásito que ha resultado ser bien guerrero. En líneas generales se le dan unos 20-25 días para estar en el medio ambiente y si no logra entrar a un organismo en ese tiempo, tendrá que necesariamente morir.

CÓMO SE TRASMITE. Comúnmente por la ingesta de forraje o agua contaminados; observe que las botas del operario al pisar materia fecal infectada, lleva cualquier cantidad de huevos de Haemoncus; pasa por el forraje y ya quedó listo el problema. Igual sucede con los animales que estén en contacto con la materia fecal. Ni se piense en el agua contaminada. El problema se ha crecido porque hay la posibilidad de que se presente una cepa parasitaria más patógena que vaya a producir más problema. El agua es cada vez más escasa y más contaminada. De pronto el Haemonchus le hace resistencia a los medicamentos y definitivamente estas especies animales, no tienen dolientes que se interesen en ellas, a través de trabajos serios de investigación.

SU CONTROL. Qué hacer ante este panorama? Lo mejor es recurrir a las coprologías que nos den la seguridad del problema; esta actividad la prestan los laboratorios veterinarios. Se ha venido analizando que en lugares retirados se puede echar mano a los centros de salud donde haya un microscopio y una persona capacitada para hacer la coprología.


Foto Archivo

Pero bueno, con la inflamación submandibular y la intensa anemia nos podemos aventurar por una haemoncosis. Pero miremos qué manejo podemos hacer.

a. Forrajes. Llegamos a una regla de oro: “CORTE HOY Y ABONE HOY”. Si lo hace así, al cortar el forraje para la ración, al abono tiene 40-45 días de estar en el suelo lo que representa que las larvas necesariamente han de estar muertas.

b. Agua. Si se proporciona ésta en recipientes, fácilmente se contamina. El obrero es poco amigo de la higiene y los recipientes se mantienen contaminados. Ensaye desinfectar el agua en forma sencilla y económica. Utilice hipoclorito de sodio (lo consigue fácil como límpido) y eche una gota por dos litros de agua. Habrá algo más fácil y más económico?

c. Manejo. Conociendo así sea superficialmente a nuestro querido Haemonchus, pues hay que ver el manejo que se le dé. Bótele imaginación para ver cómo lo va a hacer. Ya vimos el “corte hoy y abone hoy”. Pero si es usted amigo de guardar el abono, organice un montón y vaya echando allí el abono durante los 30 días del mes; a los 30 días, déjelo quietecito e inicie el montón número dos también por 30 días. Al terminar de echar por 30 días al segundo montón, ya puede emplear el primero, pues el último abono que se echó allí ya tiene los 30 días. Así juega con los dos montones, para tener la seguridad de no contaminación. A estos montones no hace falta hacerles el fastidioso volteo, pero recuerde que siendo un abono frío, lo puede emplear fresco, recién salido del corral. Piense en la mano de obra que se ahorra. Si hace montón, pues a cargar la carreta para sacar el abono y llevarlo a la pila. Cuando esté listo, cargue otra vez para llevarlo al cultivo; si lo emplea directamente, pues va de una al forraje.

d. Potreros. Miremos algunas cifras interesantes. Considere que la gusana ponga 5000 huevos por día y que el pobre animal sólo tiene 500 ponedoras en el cuajar. Ya vamos con 2.500.000 huevos por cada animal y por día. Y su rebaño cuenta con 80-90 animales? Como se ve la situación no es cómica ni agradable.

TRATAMIENTO. De todo lo ensayado (y no ha sido poco), el mejor resultado se ha obtenido con el LEVAMISOL inyectado a dosis indicadas y con aplicación muscular. En los más pequeños se puede administrar en forma oral. Si algún animal presenta molestias, como salivación, temblores, no se afane más de la cuenta que es problema que desaparece en minutos.
Este medicamento va a combatir la causa del problema. Pero si quiere ayudar al animal, le puede aplicar complejo B, hierro. Si anda en plan de ahorro, consiga sulfato ferroso (y debe ser éste, pues similares son irritantes al tracto digestivo).
 
Autor/es
 
remove_red_eye 15300 forum 98 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved