engormix
search
search
El servicio no esta disponible para contactar a esta empresa desde Estados Unidos de América

Micotoxinas: 3 instancias donde "atajar" el problema, y como hacerlo

Publicado el: 10/6/2021
Autor/es: Matías Aba

La contaminación de alimentos con micotoxinas es un problema de creciente incidencia en la alimentación animal y humana. Según la especie de hongo actuante, existen estrategias de prevención y control para cada etapa del proceso productivo, conocerlas es importante para evitar o disminuir las pérdidas económicas y productivas.

La presencia de micotoxinas en el alimento puede generar en los animales una variedad de signos que, en los casos más extremos, llegan a la muerte. Para leer más acerca de los efectos de las micotoxinas sobre los animales, los invitamos a leer nuestra nota anterior de Espacio Primia.

¿Por qué están aumentando los casos de contaminación con micotoxinas?

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) califica las micotoxinas como un potencial riesgo emergente por la incidencia creciente del problema. Algunos de los factores que pueden haber llevado a esta situación se muestran en la figura 1:

Micotoxinas: 3 instancias donde

Figura 1: Factores relacionados al aumento de incidencia de micotoxinas (Adaptado de Triviño, 2013)5

¿Cómo prevenir problemas de contaminación/ intoxicación con micotoxinas?

Existen diferentes estrategias a aplicar dependiendo de la etapa en que nos encontremos, en esta nota vamos a analizar estrategias para aplicar cuando el cultivo aún está en el campo, durante la cosecha, el almacenamiento y la prevención de la intoxicación una vez que ya se encuentra en la granja.

Antes de pasar a las medidas es importante conocer las especies de hongo implicadas en cada etapa, ya que tendrá influencia en la elección de estrategias de prevención y control:

-En el cultivo/a campo

Invaden los granos antes de la cosecha, son especies que requieren de elevada humedad (20-22%)9 como ser: Fusarium , Alternaria sp., Exserohilum sp (ex Helminthosporium sp.), Cladosporium sp., Penicillium, Neothipodium y Claviceps. 8,9,10

-En el almacenamiento (plantas de acopio y la propia granja)

En este segmento se incluyen especies de los géneros Penicillium, Aspergillus, Mucor, Monascus y Rhizopus. 4,9 Los hongos clasificados como de almacenamiento, necesitan porcentajes de humedad entre el 12 y el 18% (la proliferación fúngica se ve limitada con valores inferiores a 13% en semillas amiláceas y 7-8% en oleaginosas) 4.

Prevención en cada instancia

Las estrategias usadas para reducir la disponibilidad de las micotoxinas deberían destruir, remover o inactivar las micotoxinas en el alimento sin afectar la calidad nutricional del mismo, y a la vez ser prácticas y feasibles en términos de costos. 7

1- Cultivo y cosecha:

Todo lo asociado a buenas prácticas Agrícolas permite un adecuado crecimiento y desarrollo de los cultivos 4,7, previniendo el ataque fúngico, por ejemplo:

Fecha de siembra óptima: en la mayoría de los casos expone al cultivo a mejores condiciones ambientales.

Densidad y distancia entre las hileras: incide sobre la estructura del canopeo dejando menos lugar para malezas, hospedantes alternativos de algunos hongos.

Nutrición balanceada del cultivo: evitan el debilitamiento de las plantas, favoreciendo su salud.

Control de insectos: reduce la diseminación de esporas y el daño en granos (y con ello la posibilidad de su contaminación con hongos micotóxicos).

Rotación de cultivos: se corta el ciclo de los patógenos y se reduce la carga microbiana en el ambiente.

Cultivares resistentes: si bien sería una de las alternativas más efectivas, no existen comercialmente genotipos con estas características, por lo menos para el maíz, principal grano empleado en la elaboración de alimentos para cerdos.

Cosecha: es importante que se haga con la humedad óptima y baja densidad de malezas, así como con el procedimiento adecuado para minimizar rotura de granos. 4,7

El uso de fungicidas puede ayudar siempre que se respeten las dosis y momentos oportunos para aplicar, de lo contrario podría generar un efecto inverso. 4,7

2- Almacenamiento:

El crecimiento de hongos en el almacenamiento está influenciado por la composición nutricional de los granos, humedad, temperatura y factores biológicos como competencia o presencia de insectos. 11 Pueden desarrollarse en los granos previo a ser cosechados, y por su elevada capacidad de propagación ante condiciones apropiadas, son más peligrosos y capaces de generar mayores daños que las especies que atacan el cultivo en pie.4

Control de Humedad

Como generalidad se consideran porcentajes correctos de humedad libre un 13% para cereales y 9% para las oleaginosas.

Un fenómeno que no hay que perder de vista es la condensación, que según la época del año se producirá en el extremo superior o en la base del silo (invierno y verano respectivamente). Este aumento localizado de humedad puede provocar los llamados “bolsones de toxinas”, por ello es muy importante el correcto funcionamiento y manejo de la aireación y el secado.

Control de Humedad Relativa de Equilibrio del Espacio Intergranular (HRE)

El límite a partir del cual es más seguro el almacenamiento está por debajo del 65% de HRE ya que la germinación de las esporas se da a valores que fluctúan entre los 65 y 93 %, según la especie fúngica. 4,7

Evitar daños en los granos

El daño mecánico y/o térmico que los granos puedan sufrir durante o después de la cosecha sumado al producido por plagas como insectos, ácaros, pájaros y/o roedores predispone al crecimiento fúngico.

Los insectos, además de producir daño mecánico, generan calor metabólico que favorece la humedad y germinación de esporas que ellos mismos transportan en un lugar a otro. La germinación de esporas y crecimiento fúngico consume las reservas de los granos, generando aún más calor metabólico y humedad, transformándose así en un círculo vicioso.4

Limpieza de las instalaciones

Eliminar cualquier resto de alimento viejo o suciedad que hubiera en los lugares de almacenamiento y elementos de transporte como carros y sinfines, ayuda a prevenir la contaminación de nuevas partidas. Se aconseja el uso de hipoclorito de sodio para desinfección.4

Uso de antifúngicos

Respecto a este punto, no hay que perder de vista que los antifúngicos previenen el crecimiento de nuevos hongos pero no tienen ningún efecto sobre las micotoxinas que ya pudiera contener el alimento.

Existen variedad de productos químicos y biológicos capaces de inhibir el crecimiento de hongos, pero en este punto recomendamos consultar a su Ingeniero Agrónomo de confianza.

En la granja:

Si al establecimiento llega alimento contaminado con micotoxinas el objetivo pasa a ser reducir sus efectos tóxicos, a fin de salvar la mayor proporción posible del mismo.

Esta reducción puede hacerse a través de procedimientos físicos, químicos o biológicos. El éxito de las distintas técnicas dependerá sobre todo del grado de contaminación y la distribución de las micotoxinas en la partida. 1,4,7

Métodos físicos

Tratamientos Térmicos
Si bien son una opción, el uso de tratamientos térmicos tiene como contrapartida la alteración de características nutricionales y organolépticas del alimento, además de que la necesidad de elevadas temperaturas y presiones para que el tratamiento funcione. Algunos autores reportan la necesidad de 220 grados centígrados durante 25 minutos para descomponer el 90% del contenido de micotoxinas como Deoxynivalenol , Nivalenol y Zearalenona.7

Irradiación

Los rayos X, ultravioletas de onda corta y larga, y microondas reducen notablemente los niveles de micotoxinas en alimentos contaminados. 4

Remoción de la cáscara
Hay trabajos que afirman que la remoción de la cáscara en Maíz puede lograr disminuciones en el orden de 60 a 92% del contenido de toxinas como Aflatoxina y Fumonisina.7

Lavado
El lavado ha mostrado ser efectivo en reducir los niveles de Deoxinivalenol en trigo, pero es una técnica de limitada utilidad dado el costo adicional de secado de los granos.7

Separación
La separación manual o mecánica de granos infectados/dañados, según varios autores, puede reducir de 40 a 85% las concentraciones de aflatoxina y fumonisina. Este método tiene la ventaja de no alterar la composición nutricional de la partida, ni generar metabolitos derivados de micotoxinas.7

Métodos Químicos

La adición de agentes oxidantes como amonio, peróxido de hidrógeno, ozono y algunos ácidos, alcalinos, aldehídos y bisulfitos, ayuda en algunos casos a la descontaminación, logrando reducciones de hasta el 90% de los niveles de toxina. Esta técnica sin embargo puede volverse peligrosa por la generación de subproductos tóxicos, además puede disminuir la palatabilidad de los alimentos.7

Aditivos en la alimentación

Adsorbentes
Las sustancias que actúan como adsorbentes actúan adhiriéndose a las micotoxinas, reduciendo su disponibilidad.

En la siguiente tabla se citan ejemplos según su origen:

Micotoxinas: 3 instancias donde

Inactivadores

Esta alternativa implica el uso de microorganismos con capacidad de inactivar micotoxinas a través de cambios enzimáticos. 7

Dentro de los posibles agentes inactivadores encontramos bacterias, levaduras, hongos y enzimas purificadas.4

¿Cómo manejar alimento potencialmente contaminado con micotoxinas?

El servicio de extensión de la Universidad de Minnesota hace estas recomendaciones a los productores porcinos 3:

-Hacer una prueba suministrando el alimento a un número reducido de animales para “testearlo”. Seguir de cerca los animales para buscar signos de toxicidad: las cachorras pre púberes suelen ser buenos animales de prueba si sospecha que el alimento contiene zearalenona (vulvas inflamadas) o vomitoxina (consumo reducido de alimento).

Tomar muestras del alimento sospechoso y enviar a analizar. Una vez que se conoce el nivel de contaminación, puede diluirse este alimento con una partida limpia para disminuir el nivel global y la peligrosidad de la ración.

-Tratar de destinar ese alimento a ganado vacuno u ovino ( a menos que se tratase de aflatoxina y vacas lecheras), ya que en general los rumiantes son menos sensibles a las micotoxinas.

-Evitar usar alimento contaminado en cerdas en servicio y en lechones, los animales en terminación son más tolerantes.

La contaminación del alimento con micotoxinas es un problema para la alimentación animal y humana, la complejidad del mismo es inmensa (existen más de 200 micotoxinas caracterizadas). Como en todo problema, las estrategias más eficaces y menos costosas son aquellas relacionadas a la prevención desde las etapas más tempranas posibles, pero conocer las medidas posibles ante una situación de contaminación ya consolidada es importante para disminuir las pérdidas económicas y productivas.

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 7 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios