Las Micotoxinas relacionadas con la sequía no son iguales a la Vomitoxina

Publicado el: 5/10/2012
Autor/es:

Cuando el calor abrasa el suelo y la sequía consume las reservas de agua, el efecto sobre los cultivos de maíz este año ya es muy preocupante. En realidad, a causa de la sequía, los legisladores están promoviendo que en los Estados Unidos se enmiende el mandato sobre combustible alternativo, etanol, producido a partir de granos. 

El incremento en el precio de los alimentos, la poca disponibilidad para los usuarios y beneficios menos que excepcionales para algunos productores, están produciendo efectos en más de los 26 estados declarados áreas de desastre. Para agravar aún más la situación, a los productores les preocupa algo más que simplemente el calor al momento de la cosecha. 

Los dañinos descendientes de los hongos, las micotoxinas, suelen encontrarse en los suelos, en los granos, los forrajes y el alimento. Pruebas recientes han demostrado que el 95 por ciento de todas las materias primas están contaminadas en mayor o menor grado. A la luz del calor y la sequía extrema durante la temporada de cultivo de este año, se insta a los productores a hacer pruebas al maíz para identificar la presencia de toxinas. Se han identificado más de 500 toxinas pero dadas las actuales condiciones, los productores deben preocuparse por las micotoxinas producidas por los hongos que crecen rápidamente en ambientes cálidos y secos. Entre ellos encontramos las muchas especies de Aspergillus y Penicillium, así como Fusarium verticilliodes. 

Las micotoxinas afectan todos los órganos del animal y pueden producir infecciones de largo plazo, mal desempeño e incluso la muerte. Con frecuencia, los síntomas de la toxina pasan desapercibidos o se catalogan erróneamente. 

 

Toxinas

La estación fría y húmeda del 2009 significó un aumento en el crecimiento de hongos Fusarium graminearum, capaces de producir vomitoxina (DON). Por otra parte, la actual sequía abre la oportunidad al Aspergillus, el hongo responsable por las aflatoxinas. El maíz dañado o estresado además por los insectos o el granizo tiene mayores posibilidades de infectarse por aflatoxinas. Esto es especialmente significativo porque a diferencia de otras micotoxinas, el nivel de aflatoxinas en el maíz está regulado por la FDA por causa de sus propiedades carcinogénicas. 

Fusarium verticillioides es el segundo hongo del cual hay que cuidarse en climas secos. La micotoxina que éste produce, la fumonisina B1, tiene graves efectos sobre los caballos y los cerdos. La sequía y las temperaturas superiores a los 80 grados crean el entorno ideal para que este hongo prospere y pueda afectar el sistema radicular, el tallo y la mazorca. Las fumonisinas pueden afectar la salud intestinal, la inmunidad y el desempeño de todos los animales. Son particularmente tóxicas para los cerdos y los caballos. 

Clase de Animales

ppb

Vacas lecheras y Animales Inmaduros

20

Ganado Vacuno Reproductor, Cerdos y Aves Inmaduras

100

Cerdos en Terminación de 100 lb y más

200

Ganado Vacuno en Terminación

300

Leche de Vacas Lecheras

0,5

 

Regulaciones de la FDA sobre Aflatoxinas

Mazorca infectada
 Ciclo de la Enfermedad 

El tercer desafío de las micotoxinas para los productores se encuentra principalmente en el almacenaje del ensilado. El Penicillium es un hongo del almacenaje que no se ve afectado por el medio ambiente en el campo. El ensilaje que se mantiene seco, mal empacado o que esta muy contaminado con tierra, permite que el Penicillium produzca toxina PR, patulina, ácido micofenólico, roquefortina C, ácido penicilínico y varias otras micotoxinas. Cuando el ensilaje se destapa y se expone al oxígeno, se multiplica la producción de toxinas. 

 

Pruebas

La metodología tradicional – ensayos inmunoabsorbentes ligados a enzimas (ELISA) o la cromatografía de capa delgada (TLC) – solo nos dan una imagen minúscula de la contaminación o de las toxinas. Dependiendo del área geográfica, las pruebas rápidas suelen no estar diseñadas conforme a las necesidades específicas o pueden dar solamente resultados semi-cuantitativos.

Es necesario analizar las múltiples micotoxinas utilizando pruebas sensibles cuantitativas. Por ejemplo, hemos observado la incidencia de fumonisina B2, aún cuando la fumonisina B1 no estaba presente en los granos. Esto significa que un análisis para identificar solamente fumonisina B1 da un falso sentido de seguridad. Lo mismo se aplica a diferentes formas de aflatoxinas. Estas diferentes formas de micotoxinas interactúan entre ellas aumentando la toxicidad global, aún si están presentes en concentraciones bajas.

Con el fin de evaluar mejor la contaminación por micotoxinas, Alltech ha desarrollado una nueva tecnología llamada el Programa 37+. Dicho programa emplea cromatografía líquida – espectrometría doble de masas (LC-MS/MS) para identificar la huella de las micotoxinas tanto en las materias primas como en el alimento.

En lugar de hacer pruebas para identificar solamente una micotoxina, el Programa 37+ no solamente identifica más de 37 micotoxinas, sino que además las cuantifica en una sola corrida.

Es muy recomendable hacer pruebas para detectar micotoxinas durante la temporada actual. Como en todas las pruebas de micotoxinas, la prueba en si es solo tan buena como el procedimiento de muestreo. Se insta a los productores a que no solamente hagan pruebas a su alimento forrajero, sino que vigilen de cerca a sus animales. Con frecuencia los síntomas producidos por las micotoxinas no se reconocen sino cuando ya es demasiado tarde. 
 

Alltech tiene el Programa de Control de las Micotoxinas de Alltech, el Programa Alltech’s 37+ y otras soluciones comprobadas de amplio espectro.

 
Autor/es
 
remove_red_eye 950 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved