Explorar
Comunidades en español
Anunciar en Engormix

Efecto de la calibración del retirador automático de las máquinas de ordeño sobre la salud del pezón y eficiencia de ordeño en vacas lecheras

Publicado: 23 de octubre de 2021
Por: Castro Pontón, S. (2020). Trabajo de titulación previo a la obtención del Título de Médico Veterinario y Zootecnista. Carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Quito: UCE. 53 p.
Resumen

La calibración del flujo mínimo de leche residual de los retiradores automáticos de las máquinas de ordeño, es un parámetro que puede influir sobre la salud del pezón, eficiencia de ordeño y el volumen de producción. En esta investigación, se estudió el efecto de la configuración del punto de activación de los retiradores automáticos de las máquinas de ordeño, incrementando el flujo mínimo de leche residual de 0,2 kg/min a 0,4 kg/min. Se evaluaron semanalmente pre y post seteo durante un mes un promedio de 260 pezones. Al final del estudio, se encontró una mejoría de la salud del pezón en las condiciones físicas agudas: color e hinchazón en la base del pezón p<0.05. Sin embargo, el daño vascular (mediano plazo) y la hiperqueratosis en la punta del pezón (condiciones crónicas) no evidenciaron mejoría (p>0.05). Con respecto a la producción, se registró una disminución en el tiempo de ordeño, al igual que en el volumen de producción, este último debido a que se realizó el seteo en el periodo de declinación de la curva de lactación en el que se encontraban la mayoría de vacas muestreadas. Como conclusión, se determinó que la calibración de los retiradores automáticos mejoró la salud de la punta del pezón y disminuyó el tiempo de ordeño en vacas lecheras.

PALABRAS CLAVE: SETEO / RETIRADOR AUTOMÁTICO / LECHE RESIDUAL / SALUD DEL PEZÓN / EFICIENCIA DE ORDEÑO

CAPÍTULO I INTRODUCCIÓN
Con el paso de los años, el cambio de sistemas extensivos a intensivos en las ganaderías de leche ha traído consigo un incremento de la demanda de personal (O’Donovan et al., 2008). Para minimizar este efecto, que elevaría sustancialmente los costos de producción, los ganaderos han optado por incluir en sus granjas sistemas automatizados (Watson, 2009). Es así como a mediados de la década de los 70, surgen las primeras ideas de implementar sistemas automatizados de ordeño con el objetivo de optimizar el tiempo y reducir la mano de obra (Koning, 2010).
En el Ecuador existe un mosaico de sistemas de producción lechera que varían entre pequeñas, medianas y grandes ganaderías. Los factores ambientales, disponibilidad de recursos tecnológicos, instalaciones, personal y aspectos socio-económicos han dado origen a esta diversidad de explotaciones lecheras (Bonifaz et al, 2011). Dentro de los recursos tecnológicos, la adquisición de sistemas automáticos de ordeño ha sido una de las principales metas de las ganaderías.
La aparición de los sistemas de ordeño automatizados (SOA) trajo consigo el desarrollo de los primeros sistemas para la identificación de vacas, equipos de suministración de concentrados y retiradores automáticos (RA) para las unidades de ordeño (González et al, 2012). En el SOA los retiradores automáticos cortan el vacío de la unidad y retiran las pezoneras o unidades de ordeño de los pezones cuando identifican que el flujo de la leche proveniente de la ubre disminuye por debajo de un nivel ya establecido previamente en kg/min (Billón et al., 2009).
Entre las ventajas que se han evidenciado por estos sistemas figuran: menor tiempo de ordeño, menos alteraciones vasculares en pezones y la necesidad de menos personal por vacas en ordeño (Aller, 2015; Stelwagen et al., 2013).
Un funcionamiento incorrecto del sistema de ordeño puede afectar la condición del pezón, causar alteraciones y provocar lesiones, como grietas o heridas. Esto favorece la colonización y multiplicación de bacterias que promoverían el desarrollo de infecciones intramamarias, disminuyendo la producción y debilitando las barreras defensivas propias del esfínter del pezón. Las principales causas de este mal funcionamiento son un excesivo nivel de vacío, flujo bidireccional, la presencia de sobre ordeño y un inadecuado masaje del pezón (Díaz et al., 2014).
Por tal motivo, en los últimos años se han hecho varios estudios para calificar y monitorear objetivamente el estado del pezón. Uno de los sistemas más utilizados es mediante la valoración de la congestión del pezón después del ordeño, utilizando un cutímetro o ecografía (Díaz et al., 2013). Otro recurso es la calificación visual de la condición del pezón para evidenciar la hiperqueratosis de la punta del pezón, su grosor y textura (Díaz et al., 2014). Además, están las pruebas de tiempo de ordeño (PTO) para evaluar la eficiencia del sistema (Besier et al., 2016).
Con respecto a los sistemas de puntuación del pezón, se distinguen los cambios a corto plazo, que incluyen modificaciones en el color e inflamación del pezón. Mientras a largo plazo el cambio más importante es la hiperqueratosis de su punta (Zoche-Golob et al., 2015).
Varios estudios que han evaluado el grosor y la rugosidad del anillo de la punta del pezón han registrado una asociación entre las alteraciones del pezón y el riesgo de infecciones intramamarias (Breen et al., 2009). En sistemas de ordeño automáticos, todavía existen problemas como el engrosamiento de la piel que rodea el pezón y la rugosidad de la punta, por lo que es necesario más estudios complementarios, en los cuales se pueda determinar la manera adecuada para tratar estos problemas (Norstebo et al., 2018).
Como se mencionó, las pruebas de tiempo de ordeño han demostrado objetividad para evaluar los efectos negativos en el pezón a causa de los equipos de ordeño. Sin embargo, no se dispone de suficiente información que analice la relación entre la condición de la punta del pezón y las pruebas de tiempo de ordeño (Besier et al., 2016).
De forma general el tiempo de ordeño está influenciado por la velocidad del transporte de la leche y el nivel de vacío ejercido por el sistema (Besier et al., 2016). Este último, junto con la anatomía del pezón y la configuración de las pulsaciones, se encuentran relacionados con la tasa de flujo de un cuarto de leche (Bade et al., 2009; Norstebo et al., 2018).
Por otro lado, es común la preocupación por parte de los ganaderos respecto al incremento de la leche residual y su relación con la mastitis. Sin embargo, con los resultados obtenidos en varias investigaciones se evidencia que el aumento de leche residual no afecta de manera negativa la salud de la ubre, conteo de células somáticas (CCS) y tasas de mastitis clínica (Edwards et al., 2013). Tomando en cuenta estos antecedentes, se realizó la presente investigación con el objetivo de determinar el efecto de la calibración del retirador automático de las máquinas de ordeño, sobre la salud del pezón y eficiencia de ordeño de las vacas lecheras en una ganadería local.
CAPÍTULO II OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL
  1. Determinar el efecto de la calibración del retirador automático de las máquinas de ordeño sobre la salud del pezón y eficiencia de ordeño en vacas lecheras.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
  1. Analizar el efecto de la calibración del retirador automático sobre la salud del pezón mediante la calificación de cambios físicos de los pezones.
  2. Determinar el efecto de la calibración del retirador automático sobre el tiempo de ordeño y volumen de producción.
CAPÍTULO III MARCO TEÓRICO
1.  Anatomía de la glándula mamaria
Es una glándula cutánea, conformada por tejido epitelial, de consistencia suave al tacto y provista de finos vellos ausentes a nivel de los pezones. Presenta una forma redondeada y en el caso de los rumiantes, tiene una localización a nivel inguinal. Los cuartos posteriores proporcionan el 60% de la producción de leche (Caravaca et al., 2005).
La glándula mamaria está conformada por los alvéolos (rodeados por una red de vasos sanguíneos), que constan de una capa de células epiteliales encargadas de la síntesis y secreción de la leche (Elizondo, 2010). Estas células se encuentran rodeando la luz central de los alvéolos y se continúa por un conducto, el cual converge en las cisternas, lugar donde es almacenada la leche. Rodeando externamente las células epiteliales, se encuentran las células mioepiteliales, cuya función es la contracción de los alvéolos, facilitando así, la expulsión de la leche hacia los conductos que convergen en el pezón (Hill et al., 2006). En el pezón se encuentra la roseta de Fürstenberg que separa la porción papilar del seno lactífero del conducto y ostium papilar (Caravaca et al., 2005).
Figura 1.- Estructura del pezón
Figura 1.- Estructura del pezón Fuente: (Caravaca et al., 2005)
Fuente: (Caravaca et al., 2005)
2.  Fisiología de lactación
La lactogénesis es el proceso de síntesis y secreción de la leche. En este proceso están involucradas varias hormonas que participan sinérgicamente en el mantenimiento de la gestación, el parto y la actividad secretora (galactopoyesis). Dentro de las más importantes figuran la prolactina, la hormona del crecimiento, estrógenos, progesterona y oxitocina. La prolactina es la encargada de la síntesis de leche, que posterior al parto, incrementa sus niveles de concentración. La hormona del crecimiento interviene en la secreción de leche, ya que se liga a receptores de la prolactina. Mientras que los estrógenos y la progesterona, intervienen en el crecimiento de la glándula mamaria (Caravaca et al., 2005).
Tanto la prolactina como la oxitocina, secretadas por la hipófisis anterior y posterior respectivamente, son las hormonas principales en el proceso de excreción de la leche (Elizondo, 2010). El reflejo neurohormonal de caída de leche, se puede ver afectado por la falta de buenas prácticas de ordeño, como ruidos extremos en la sala de ordeño, uso inadecuado de las máquinas de ordeño o su mal funcionamiento, mal manejo de las vacas, entre otras (FAO, 2012).
Posterior al parto, la secreción de leche va a estar representada por la curva de lactación, la cual indica la producción de leche durante todo el ciclo productivo, que tiene una duración ideal de 305 días aproximadamente. En dicha curva se figuran tres etapas: lactogénesis uno, lactogénesis dos y finalmente la galactopoyesis o persistencia. El pico de producción normalmente ocurre entre las 4 y 10 semanas posparto (Zamorano et al., 2018).
Figura 2.- Curva de lactancia
Figura 2.- Curva de lactancia
Fuente: (FAO, 2012)
3.  Alteraciones a nivel del pezón
Los factores que pueden afectar la salud del pezón pueden ser: la interacción entre vacas, los sistemas de manejo, la interacción entre el personal y las vacas, las prácticas de alimentación, condiciones ambientales, entre otras (Jacobs et al, 2012). Con respecto a las máquinas de ordeño, el aumento del vacío, el nivel de vacío máximo y la compresión del revestimiento “masaje”, en conjunto con el uso inadecuado, predisponen a la aparición de alteraciones a nivel del pezón (Mein et al., 2001). El color, la hinchazón en la base del pezón, la hinchazón cerca o en la punta del pezón y la apertura del orifico del pezón son cambios a corto plazo, mientras que la condición de la piel y el daño vascular, corresponden a cambios a mediano plazo. La hiperqueratosis se la considera un hallazgo a largo plazo evidenciando cronicidad del problema (Gómez, 2013).
La oportuna valoración de pezones, procura mantener la salud de la ubre y velar por el bienestar animal. Se han realizado varios estudios con el objetivo de minimizar los efectos negativos sobre los pezones, estableciendo puntos importantes de valoración (Bade et al., 2009). A continuación, se detallan dichos puntos.
3.1 Cambios físicos a corto plazo
3.1.1 Cambios en el color
El pezón en condiciones normales debe presentar una coloración rosada, que en el caso de una alteración (parcial o completa), se pueden observar cianóticos o enrojecidos (Gómez, 2013). En esta valoración, post-ordeño, se debe tomar en cuenta a los pezones cortos o delgados, ya que podrían resultar más perjudicados, adicionalmente, los pezones de color negro no se valorarán (Mein et al., 2001).
3.1.2 Hinchazón en la base del pezón
Normalmente, debe existir ausencia de hinchazón o del anillo en la base del pezón; sin embargo, se pueden observar alteraciones como una marca por contacto de la pezonera o marca de “liga”, o una hinchazón marcada (presencia de un anillo palpable y engrosado) (Gómez, 2013).
3.1.3 Hinchazón cerca o en la punta del pezón
Para evaluar este punto, no se deben tomar en cuenta las vacas con edema de parto. A la palpación, la punta del pezón debe ser suave y flexible en condiciones normales, y dura, firme o en forma de cuña bien marcada cuando se encuentra afectada (Mein et al., 2001).
3.1.4 Apertura del orificio del pezón
Después del ordeño, el orifico debe cerrarse lo más pronto posible; sin embargo, en este punto se pueden evaluar dos circunstancias: el orificio cerrado o abierto (mayor a 2 mm de ancho o profundidad) (Gómez, 2013).
3.2 Cambios físicos a mediano plazo
3.2.1 Condición de la piel del pezón
La utilización de las máquinas de ordeño, el uso de desinfectantes en concentraciones inadecuadas contribuye al surgimiento de problemas a nivel de la piel del pezón. Se encuentra en estado normal, cuando se puede apreciar una piel suave y saludable; una piel seca o con lesiones abiertas, es indicativo de alteraciones en la salud del pezón (Mein et al., 2001).
3.2.2 Daño vascular
La presencia de petequias o hemorragias, es indicativo de daño vascular, está generalmente dado por una falla en las pulsaciones, alto vacío o un ordeño prolongado (Mein et al., 2001), su incidencia disminuye en hatos con pezoneras estrechas, baja presión de ordeño o que utilizan retiradores automáticos (Gómez, 2013).
3.3 Cambios físicos a largo plazo
3.3.1 Hiperqueratosis del orificio del pezón
Al incremento del tamaño del pliegue cutáneo que se encuentra en torno al orificio del pezón, se lo conoce como hiperqueratosis, que histológicamente, se lo define como la hiperplasia del estrato córneo de la piel. Dicha alteración es causada debido al incremento de la producción de queratina, como mecanismo de compensación ante las fuerzas ejercidas por la máquina de ordeño. Los factores que predisponen a esta condición son el extremo del pezón, altos niveles de producción, la etapa de lactancia (mayor incidencia a etapas tempranas), la duración del ordeño, el manejo incorrecto de las máquinas de ordeño y la falta de buenas prácticas de ordeño (Bastida et al., 2015). Los cambios en el orificio del pezón son observables a las 2 a 8 semanas, en tres estadios, que abarcan (Gómez, 2013):
  1. La presencia de un anillo suave o ligeramente rugoso.
  2. Un anillo rugoso con alguna hebra de queratina.
  3. Un anillo muy rugoso, con agujas de queratina mayores a 4mm de largo.
Microscópicamente, se pueden observar infiltraciones perivasculares de linfocitos y granulocitos, y un incremento de tamaño en la capa granulosa y córnea, esta patología puede afectar al 80% del ganado. Las condiciones estacionales y ambientales (periodos más fríos), la genética de las vacas y los factores antes mencionados, influyen en la gravedad de la hiperqueratosis. El ajuste de la configuración del umbral de los retiradores automáticos puede disminuir el padecimiento de esta enfermedad (Mein et al., 2003).
4.  Extracción de leche y componentes del equipo de ordeño
En el ordeño mecánico la leche es extraída al vacío mediante la diferencia de presiones entre la pared interna del pezón y la presión negativa ejercida por el vacío de la pezonera. Lo recomendable es una presión entre los -48 Kpa y -50 Kpa, acompañada de movimientos rítmicos que son las pulsaciones al abrirse y cerrarse las pezoneras. Con esto se está simulando la succión ejercida por la boca del ternero (Calhoun, 2001; Montenegro et al., 2015).
4.1 Bomba de vacío
La presión negativa o más conocida como vacío en los sistemas de ordeño, son creados mediante fuentes con su mismo nombre; bombas de vacío, que según su diseño mecánico y requerimientos de las explotaciones existen diferentes tipos (Montenegro et al., 2015).
4.2 Pulsadores
Existen varios modelos de pulsadores, pero el principio de funcionamiento de todos es crear una frecuencia de 60 pulsaciones por minuto (ppm) mediante un pulso de vacío intermitente o alternar el vacío de las máquinas de ordeño, entre la pezonera y el casquillo, produciendo una relación ordeño-masaje (Montenegro et al., 2015).
4.3 Medidores de leche
Según las necesidades de las explotaciones, los medidores también han ido mejorando y existen diferentes tipos, pero su función es medir la totalidad de la leche producida por cada vaca. Para este fin se utilizan recipientes de cristal con una graduación a escala. Sin embargo, en la actualidad se utilizan medidores electrónicos que cuentan con mejor precisión para el registro de la producción. Dichos medidores utilizan sensores infrarrojos que analizan la densidad, duración y velocidad de las capas por las cuales está formada la leche (Montenegro et al., 2015).
4.4 Vacuómetros
La función del vacuómetro es medir las presiones por debajo de la presión atmosférica, es decir la presión interna de los tubos de vacío que por reglas de la empresa DeLaval para la construcción de sistemas de ordeño y por mantener el bienestar de los animales es de 48 kPa (Calhoun, 2001).
4.5 Reguladores de presión
Debido a que la bomba de vacío extrae siempre la misma presión de caudal de aire, sin importar las fluctuaciones que haya en el sistema, la función del regulador es mantener el caudal de vacío constante, dentro de la línea del sistema (Calhoun, 2001).
5. Influencia de las condiciones de vacío sobre el pezón
Debido a que en el ordeño automático la leche es extraída al vacío, si no existe flujo de leche, la presión negativa es parecida al nivel de vacío del sistema completo, mientras que disminuye cuando es transportada por los tubos de leche (Besier et al., 2016). Debido al interés por reducir el tiempo de ordeño, estudios realizados confirman que el aumento del vacío es directamente proporcional con el incremento de hiperqueratosis, apertura y congestión del canal del pezón, influyendo sobre la salud del mismo (Bade et al., 2009).
6. Sistemas de ordeño automatizados y su importancia
Con el paso del tiempo los hatos ganaderos han visto la necesidad de implementar sistemas de ordeño automatizados (SOA). Esto ha buscado reducir la mano de obra, disminuir el tiempo de ordeño e incrementar la producción, desde luego, sin descuidar la calidad de la leche (González & Fariña, 2012).
En los Países Bajos en el año de 1992 se instaló el primer SOA. Para el 2009, 8 mil granjas lecheras aproximadamente habían adaptado este sistema a nivel mundial (Jacobs et al, 2012).
En el año 2000, Noruega, por primera vez se beneficia de esta tecnología, mientras que para el 2017, fueron implementados en el 30% de las granjas destinadas a la producción láctea (Norstebo et al., 2018). Últimamente, se ha incrementado la utilización de los SOA, en ganaderías de América del Norte, sin embargo, los estudios son habituales en Europa y recientemente en Canadá (Salfer et al., 2018).
Estos sistemas requieren de sensores que, mediante sistemas de soporte de decisión, permiten vigilar el proceso de recolección de la leche y verificar cualquier anomalía, pudiendo valorar el rendimiento de la leche, su calidad, su composición, el recuento de células somáticas, entre otras (Koning, 2013). Con esto se busca que el ordeñador se enfoque en el manejo y cuidado del ganado, mas no en el proceso de ordeño como tal (Baines, 2000). Estos sistemas se encuentran funcionales las 24 horas, lo cual genera alta confiabilidad (Koning, 2010).
Tabla 1.- Ventajas y desventajas del uso de los SOA
Tabla 1.- Ventajas y desventajas del uso de los SOA
7.  Sistema de retirado automático
El retirador automático, es un dispositivo que corta el vacío cuando detecta la finalización del ordeño para posteriormente retirarlo. Está regulado de acuerdo al flujo de leche y al tiempo. Se lo ha incluido en los hatos lecheros con la finalidad de eliminar las operaciones de rutina de ordeño, incrementando los rendimientos en relación al tiempo en las salas de ordeño, permitiendo el manejo de un gran número de vacas con menos personal y evitando el sobre ordeño. El retirador automático está constituido por una caja de control, un sensor de flujo, un temporizador, una válvula de corte del vacío y del sistema de retirador de pezoneras (Romero et al., 2005).
Su utilización en ganaderías de Nueva Zelanda y Australia ha ido incrementando desde el año 2004 al 2009, de un 28 a 40% de las granjas lecheras australianas. Los retiradores automáticos se basan en la separación de las unidades cuando se ve reducido el flujo de leche bajo un nivel preestablecido o punto de conmutación en kg/min (Jago et al., 2010). El tiempo de retardo de los retiradores está determinado por el tiempo que permanece la unidad conectada posterior a lograr el punto de conmutación (Stewart et al., 2002).
Mediante la realización de varios estudios, se ha comprobado que el ajuste de los RA, influye en la duración del ordeño, pero no tiene efectos negativos en la producción o la salud de la ubre. Generalmente los estudios realizados, evalúan un aumento de 0,2 a 0,4 kg/min, obteniendo así, una disminución en la duración del ordeño, manteniendo el rendimiento de leche, la composición y sin alterar la incidencia de mastitis clínica y subclínica (Jago et al., 2010).
Edwards et al., (2013), mencionan en su estudio que la elección del umbral de flujo mínimo de leche residual (mayor a 0,4 kg/min), para la activación de los retiradores automáticos, la producción y la salud de la ubre, no se van a ver alteradas. Sin embargo, se ve reflejado en la disminución en el acúmulo de las vacas, optimizando el tiempo por ordeño y conservando un buen rendimiento de leche.
CAPÍTULO IV MATERIALES Y MÉTODOS
Materiales de muestreo (obtención de datos de tiempo de ordeño, producción y calificación de pezones)
  • Tabla para toma de datos.
  • Hoja para registrar producción y tiempo.
  • Hoja para registrar calificación de pezones.
  • Cámara fotográfica.
  • Reloj cronómetro.
  • Linterna.
  • Guantes.
  • Papel de ordeño.
  • Pintura de esmalte.
  • Brocha.
  • Rasquetas.
  • Materiales de oficina.
Materiales para el funcionamiento del equipo de ordeño
  • Vacuómetro DeLaval, made in Australia.
  • DeLaval Performance Tester VPR200, made in Australia.
  • VPR200 WPS S/N: 1495, made in Australia.
MÉTODOS
1.  Sitio de estudio
El estudio se llevó a cabo en la hacienda Santa María, ubicada en la parroquia de Aláquez, Cantón Latacunga, Provincia de Cotopaxi a una altitud de 2750 msnm, con una temperatura promedio de 12oC (GADML, 2014). La producción diaria de leche es de 1700 litros bajo un sistema de pastoreo rotativo y racional modelo neozelandés.
El diseño de la sala de ordeño consta de un equipo [DeLaval, La Granja N32-138 y Grecia; 170515 Quito – Ecuador] Línea Media (ML 2100) espina de pescado, 12 unidades de ordeño (colectores y pezoneras) MC 53, con un sistema de retiradores automáticos ACR 5000 adicionado de un punto de control de leche MPC150 para el retirado automático, pulsadores electrónicos con una frecuencia de 60 ppm y relación de pulsado 65:35, una bomba de vacío DeLaval 1600 y una bomba de leche DeLaval FMP 110.
2.  Tipo de investigación
Esta investigación fue de tipo experimental longitudinal.
3.  Variables
  • Variable dependiente: Calibración del retirador automático en base al flujo mínimo de leche residual de 0,2 kg/min a 0,4 kg/min.
  • Variable independiente: condición física del pezón, tiempo de ordeño y volumen de producción.
4. Datos a tomarse y métodos de evaluación
En la ganadería se realizó la calibración (seteo) del retirador automático de las máquinas de ordeño en base al flujo mínimo de leche residual que se encontraba en 0,2 kg/min a un valor mayor de 0,4 kg/min.
Durante el periodo de un mes previo y un mes posterior al seteo, se documentó semanalmente la condición física del pezón, volumen de producción y tiempo de ordeño de las vacas en rejo.
La empresa Semagro realizó verificaciones rutinarias de los parámetros de funcionamiento del equipo de ordeño para mantenerlos durante el periodo de muestreo, basándose en las recomendaciones de la norma ISO 5705:2007 Construcción y desempeño y la norma ISO 6690:2007 Pruebas mecánicas (Organización Internacional de Normalización-ISO, 2007).
4.1 Obtención de datos
Para analizar los pezones de todas las vacas en ordeño se procedió a evaluar 4 vacas por manga, el número de mangas fue de 8 por 3 días, de esta forma se evaluaron 96 vacas en total.
En el ordeño de la mañana se midió el tiempo de ordeño y producción (se marcaron las vacas muestreadas y esas se calificaron en el ordeño de la tarde). En el ordeño de la tarde se procedió a la calificación de condiciones agudas, crónicas y fotografías de los pezones de las vacas marcadas.
4.2 Alteraciones de la condición del pezón
Se realizó la evaluación de la condición de los pezones a las 96 vacas del rejo mediante la calificación de cambios físicos agudos y crónicos. Esta actividad se realizó inmediatamente después de retirar las unidades de ordeño y antes de colocar el sellador. Los pezones fueron evaluados visualmente y por palpación (Zoche-Golob et al., 2015).
La evaluación de pezones se realizó siguiendo las recomendaciones establecidas en el II Simposio Internacional de Mastitis y Calidad de Leche realizado en Vancouver en el 2001 en el que se menciona (Gómez, 2013):
  • Tener cuidado al manipular los pezones.
  • Registrar los datos siguiendo un patrón.
  • Observar los pezones sin tocarlos.
  • Limpiar los pezones de haber quedado residuos de leche o suciedad.
  • Agarrar el pezón y observarlo de un lado a otro y de la base a la punta, de ser necesario utilizar una linterna para tener una mejor visión.
Tabla 2.- Sistema de calificación para las alteraciones que ocurren en el pezón
Tabla 2.- Sistema de calificación para las alteraciones que ocurren en el pezón
En los cambios crónicos se evaluó la hiperqueratosis en la punta del pezón basándose en el Teat Condition Scoring, método que ha sido validado por la Dra. Pamela Ruegg de la Universidad de Wisconsin y el sistema de puntuación internacional para calificar la condición de la punta del pezón (Mein et al., 2001). Durante la evaluación de los pezones se tomó fotografías de cada uno para mantener una base de datos de la condición de cada pezón al momento de la calificación.
4.3 Tiempo y volumen de producción
Para la evaluación de la eficiencia de ordeño se registró el tiempo y el volumen de producción. Para este fin se tomó el tiempo cronometrado en minutos y segundos desde la colocación de las pezoneras hasta el momento que fueron separadas por los RA (Edwards et al., 2013).
5.  Número de muestras analizadas
El tamaño de la muestra a utilizar comprendió el total de la población de vacas en producción. Como menciona Leonardi et al. (2015) en rebaños con un número menor de 100 vacas en rejo se recomienda realizar la calificación del total de animales.
6.  Análisis estadístico
Se realizó mediante la utilización del programa estadístico ‘’RStudio”. Para la evaluación de la salud del pezón se aplicó la prueba no paramétrica U de Mann-Whitney, una variable de la prueba t de student, con la finalidad de establecer si existe relación entre los cambios de las condiciones físicas de los pezones con los datos obtenidos antes y después del seteo. Además, se realizó la prueba análisis de varianza (ANOVA) para establecer si existe diferencia significativa antes y después del seteo entre el tiempo de ordeño y volumen de producción.
CAPÍTULO V RESULTADOS Y DISCUSIÓN
1. Evaluación de la salud del pezón
Se realizó la evaluación semanal de las condiciones físicas de 260 pezones aproximadamente. El objetivo fue comparar los cambios agudos y crónicos un mes antes y un mes después del cambio de la configuración. Al final se evidenció un cambio favorable en las condiciones agudas analizadas: cianosis e hinchazón en la base del pezón que disminuyeron significativamente después del seteo (p<0,05). Con respecto, a las condiciones a mediano y largo plazo, no se encontraron cambios físicos significativos: daño vascular (p=0,818) e hiperqueratosis del orificio del pezón (p=0,906), como se indica en la tabla 3.
Tabla 3.- Evaluación de la salud del pezón
Tabla 3.- Evaluación de la salud del pezón
Gómez, (2013), resalta la importancia de evaluar la frecuencia de problemas encontrados en glándula mamaria para determinar si están relacionados con el funcionamiento de las máquinas de ordeño. Dentro de las condiciones a evaluar figuran los cambios agudos y crónicos. Los primeros incluyen: presencia de pezones enrojecidos o cianóticos, hinchazón en la base del pezón y hemorragias o petequias en el pezón.
Lo ideal es que no exista más del 20% de pezones enrojecidos o cianóticos. En la presente investigación, en el pre-seteo se obtuvo el 53% de pezones afectados, mientras que en los resultados post-seteo este valor disminuyó al 30%, sin llegar al porcentaje ideal. Sin embargo, se redujo significativamente 23 puntos porcentuales. Otros factores, que se deben tomar en cuenta para la cianosis de pezones incluyen: diámetro de las pezoneras, colectores muy pesados, una elevada presión de ordeño o fallos en el sistema de pulsación Gómez, (2013).
De igual manera, lo ideal es no tener más del 20% de hinchazón en la base del pezón o de anillo palpable. En el pre-seteo se obtuvo el 50% de pezones hinchados en su base, mientras que después del post-seteo, este valor bajo significativamente al 21%, llegando casi al porcentaje ideal. Los factores que pueden estar involucrados en esta variable incluyen: una presión elevada en la boca de la pezonera con diámetro ancho y pezoneras con boca rígida y estrecha en relación al tamaño del pezón (Gómez, 2013).
Con respecto al daño vascular, lo recomendado es no superar el 10% de hemorragias o petequias. En esta investigación los porcentajes encontrados se mantuvieron por debajo del porcentaje ideal tanto pre-seteo (8%) como en el post-seteo (9%), como se indica en la tabla 3. Las fallas en la pulsación con alta presión de vacío y sobreordeño se mencionan como causas con este problema (Mein et al., 2001).
Con respecto a los cambios crónicos, la hiperqueratosis de la punta del pezón, es la característica a evaluar más importante. Dicha variable se evaluó mediante cuatro categorías: a) punta del pezón normal sin la presencia de anillo, b) condiciones leves con anillo suave, c) la presencia de anillo rugoso y d) anillo muy rugoso. Lo recomendable es que la sumatoria del porcentaje entre anillo rugoso y muy rugoso no debe superar el 20% de pezones afectados. En el presente estudio se obtuvo un valor del 36% pre y post seteo, para la sumatoria de ambas mediciones.
No se observó cambios significativos, debido al corto tiempo de muestreo. Dentro de las causas reportadas para una hiperqueratosis de pezón se mencionan: forma de la punta del pezón, sobreordeño, nivel de producción, periodo de lactación, número de partos, forma y tamaño del pezón, composición del sellador para el baño de los pezones, tiempo de ordeño, y configuración de los retiradores automáticos (Bastida et al, 2015).
Adicionalmente, Mein et al., (2003) indican que las condiciones climáticas, cambios bruscos de temperatura y genética pueden incrementar la gravedad de esta patología. En el presente estudio, al realizar una medición dos meses después del periodo establecido se observó que las condiciones físicas semi-agudas y crónicas van mejorando paulatinamente, pero no se pudo determinar si la causa es exclusivamente la calibración de los RA, la utilización de un nuevo sellador o el mejoramiento de la rutina de ordeño. Mientras que, el estudio de Jago et al., (2010), difiere con estos resultados ya que no encontraron diferencias en la condición física del pezón, utilizando los mismos valores de 0,2 kg/min a 0,4 kg/min en la calibración de los retiradores automáticos.
2. Eficiencia de ordeño
La eficiencia de ordeño fue evaluada mediante el volumen de litros producidos en determinado tiempo cronometrado en minutos durante el ordeño.
2.1 Tiempo de ordeño
En el tiempo promedio de ordeño por cada vaca se obtuvo una disminución de 55 segundos. Todos los valores registrados se detallan en la siguiente tabla:
Tabla 4.- Análisis del tiempo de ordeño
Tabla 4.- Análisis del tiempo de ordeño
Una vez realizada la calibración del retirador automático, aumentando el flujo mínimo de leche residual de 0,2 kg/min a 0,4 kg/min, se obtuvo una disminución del tiempo de ordeño. Al analizar las cuatro posibles variables de este hallazgo, se evidenció que el seteo y los días en leche muestran una asociación estadística. Con respecto al efecto del seteo, varios autores reportan resultados similares, en los cuales al aumentar el flujo mínimo de leche residual de los RA se presenta una disminución en el tiempo de ordeño total del hato (Edwards et al., 2013; Jago et al., 2010). Con esto se acepta la hipótesis alternativa de nuestro estudio la cual menciona que la calibración del retirador automático influye en el tiempo de ordeño.
La suma del tiempo de ordeño por vaca que se redujo favoreció la disminución total del tiempo de ordeño del hato en 7,3 minutos. Logrando una mejor eficiencia de ordeño en menos tiempo.
2.2 Volumen de producción
Una vez realizado el seteo, se obtuvo una disminución promedio de 0,96 litros de leche por vaca. Sin embargo, este efecto está influenciado por los días en leche y no por el seteo, edad o número de partos, como se indica en la tabla 5.
Tabla 5.- Evaluación de la producción
Tabla 5.- Evaluación de la producción
Estos resultados se corroboran con las investigaciones de Edwards et al., (2013) y Stewart et al., (2002), quiénes determinaron que valores más altos en la calibración de los RA, incrementan la tasa de flujo de leche promedio, sin afectar negativamente el volumen de producción.
Al analizar la variación en el volumen de producción del hato, es importante considerar todos los factores que podrían estar involucrados en este hecho. Dentro de los más mencionados figuran: rutina de ordeño y estimulación previa para desencadenar la bajada de la leche, presencia de mastitis, intervalos y frecuencia de ordeños, cantidad y calidad de alimento ingerido, días de ordeño, condiciones climáticas, estatus de salud del hato entre otros. Para la presente investigación se tomó en cuenta cuatro variables para medir su influencia sobre la disminución de la producción evidenciada. Estadísticamente no se encontró una influencia por el seteo, edad o número de partos de los animales. Sin embargo, se encontró evidencia que refleja la influencia de los días en producción sobre la disminución encontrada en la mayoría de vacas (días en leche) p<0,05.
Realizada la calibración de los RA, con el aumento del flujo mínimo de leche residual de 0,2 kg/min a 0,4 kg/min, el tiempo tiende a disminuir al igual que la producción, como se observa en la figura 3. En el estudio de Jago et al., (2010), con valores iguales en la calibración de los RA, se obtuvo una disminución del tiempo de ordeño, sin verse afectado el volumen de producción, durante la lactación temprana, esto es debido al pico de producción. Mientras que, en el presente estudio, se evidenció una disminución de la producción, debido a los días en leche, ya que la calibración se realizó entre la transición de la lactación media a tardía. En esta etapa fisiológicamente la producción disminuye debido al término de la meseta de producción, que se presenta en la curva de la lactación normal.
Figura 3.- Relación entre el volumen de producción y tiempo de ordeño, con respecto a los días en leche de cada medición, durante el estudio.
Figura 3.- Relación entre el volumen de producción y tiempo de ordeño, con respecto a los días en leche de cada medición, durante el estudio.
Finalmente, en varios estudios se ha demostrado que al incrementar la configuración para la activación de los RA se logra una mayor eficiencia de ordeño reduciendo el tiempo de este. Con respecto a la producción, se ha evidenciado que después de un periodo de adaptación las vacas regresan a su producción original, procurando mantener el volumen de producción o lo llegan a superar (Stewart et al., 2002).
CAPÍTULO VI CONCLUSIONES
  • El efecto de la calibración de los RA, fue favorable en las condiciones físicas agudas (cianosis e hinchazón de la base del pezón), manteniéndose constante en las condiciones físicas a mediano y largo plazo, donde no se encontró diferencia.
  • El incremento en el flujo residual de los RA a 0,4 kg/min influyó directamente con el tiempo de ordeño, mientras que la producción no se evidenció disminuida de forma directa por el seteo, más si por los días en leche.
ANEXOS
Anexo 1.-Ubicación geográfica del sitio de estudio
Anexo 1.-Ubicación geográfica del sitio de estudio
Fuente: (GoogleMaps, 2020)
Anexo 1.-Ubicación geográfica del sitio de estudio
Fuente: (GoogleMaps, 2020)
Anexo 2.- Señalización de las vacas a evaluar
Anexo 2.- Señalización de las vacas a evaluar
Anexo 3.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas agudas – COLOR
Anexo 3.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas agudas – COLOR
Anexo 3.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas agudas – COLOR
Anexo 4.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas agudas – HICHAZÓN EN LA BASE DEL PEZÓN
Anexo 4.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas agudas – HICHAZÓN EN LA BASE DEL PEZÓN
Anexo 5.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas semi-agudas – DAÑO VASCULAR
Anexo 5.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas semi-agudas – DAÑO VASCULAR
Anexo 6.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas crónicas – HIPERQUERATOSIS EN LA PUNTA DEL PEZÓN
Anexo 6.- Recolección de datos con respecto a la salud del pezón, condiciones físicas crónicas – HIPERQUERATOSIS EN LA PUNTA DEL PEZÓN
Anexo 7.- Registro de evaluación de los pezones
Anexo 7.- Registro de evaluación de los pezones
Anexo 8.- Registro del volumen de producción y tiempo de ordeño
Anexo 8.- Registro del volumen de producción y tiempo de ordeño

Aller, L. (2015). Optimización de recursos en la explotación ganadera de animales de renuevo, de reproductores y crías, y de leche. España: Elearn.

APROLECHE. (2010). Adaptación del sistema de producción neozelandés. Osorno. Retrieved from http://repositoriodigital.corfo.cl/bitstream/handle/11373/1775/4164_IF.pdf ?sequence=4

Bade, R., Reinemann, D., Zucali, M., Ruegg, P., and Thompson, P. (2009). Interactions of vacuum, b-phase duration, and liner compression on milk flow rates in dairy cows. Journal of Dairy Science, 92(3), 913–921. https://doi.org/10.3168/jds.2008-1180

Baines,  J.  (2000).  La   aplicación   de  sistemas  de  ordeño automatizado. Consideraciones de manejo. http://www.revistafrisona.com/Portals/0/articulos/n118/A11804.pdf?ver=2 013-04-03-151122-857

Bastida, R., & Jaimes, M. (2015). Uso de IGY como estrategia para el control y disminución del conteo de células somáticas en leche de vacas holstein con mastitis subclínica por Streptococcus uberis. en un establo de producción láctea intensivo del estado de México. Retrieved from https://www.researchgate.net/profile/Frank_Goyes/publication/31265315 0_Ganancia_de_peso_en_ovinos_alimentados_con_ensilajes_de_Penni setum_purpureum_y_un_suplemento_proteico/links/58897635a6fdcc9a3 5c14c9c/Ganancia-de-peso-en-ovinos-alimentados-con-ensilajes-de-Pennisetum-purpureum-y-un-suplemento-proteico.pdf#page=87

Besier, J., & Bruckmaier, R. (2016). Vacuum levels and milk-flow-dependent vacuum drops affect machine milking performance and teat condition in dairy cows. Journal of Dairy Science, 1–7. https://doi.org/10.3168/jds.2015-10340

Besier, J., & Bruckmaier, R. (2016b). Dynamics of teat-end vacuum during machine milking: types, causes and impacts on teat condition and udder health – a literature review. Journal of Applied Animal Research, 263–272. https://doi.org/doi: 10.1080 / 09712119.2015.1031780.

Billón, P., Gaudin, V., Huneaur, T. (2009). Recherche du débit optimal de lait au moment de la dépose des faisceaux trayeurs chez la vache laitière. Institut de l’Elevage, París, Francia. https://scholar.google.com/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=+Recherch e+du+debit+optimal+de+lait+au+moment+de+la+depose+des+faisceaux +trayeurs+chez+la+vache+laitiere.&btnG=

Bonifaz, N., Requelme, N. (2011). Buenas Prácticas de Ordeño y la Calidad Higiénica de la Leche en el Ecuador. La Granja. DOI: 10.17163/lgr.n14.2011.04

Breen, J., Bradley, A., and Green, M. (2009). Quarter and cow risk factors associated with a somatic cell count greater than 199,000 cells per milliliter in United Kingdom dairy cows. Journal of Dairy Science, 3106–3115. https://doi.org/10.3168/jds.2008-1562

Calhoun, D. (2001). Efficient milking. Estados Unidos. DeLaval. http://www3.delaval.com/ImageVaultFiles/id_27591/cf_5/Efficient-milking.PDF

Caravaca, F., Castel, J., Guzmán, J., Delgado, M., Mena, Y., Alcalde, M., González, P. (2005). Bases de la producción animal. Sevilla. https://books.google.com.ec/books?id=YQxTe3v1GqkC&pg=PA115&dq= anatomia+y+fisiologia+de+la+ubre+de+la+vaca&hl=es&sa=X&ved=0ahU KEwjyvYCBx47oAhXvRt8KHW98DbcQ6AEIOTAC#v=onepage&q=anato mia%20y%20fisiologia%20de%20la%20ubre%20de%20la%20vaca&f=fa lse

Díaz, M., Peris, C., and Fernández, N. (2013). Use of ultrasound scanning to estimate teat wall thickness in Murciano-Granadina goats. Livestock Science, 114–122. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j.livsci.2013.04.007

Díaz, J., Perris, C., and Romero, G. (2014). Efecto del ordeño mecánico en el estado sanitario de la ubre. XXXIX Congreso Nacional Seoc 2014, 116–138 http://www.produccion-animal.com.ar/produccion_ovina/produccion_ovina_leche/47-sanidad_ubre.pdf

Edwards, J., Jago, J., and Lopez-Villalobos, N. (2013). Short-term application of prestimulation and increased automatic cluster remover threshold affect milking characteristics of grazing dairy cows in late lactation. Journal of Dairy Science, 1886–1893. https://doi.org/10.3168/jds.2012-6191

Elizondo, J. (2010). Anatomía de la ubre y secreción de la leche, (506), 32–35. Retrieved from http://eeavm.ucr.ac.cr/Documentos/ARTICULOS_PUBLICADOS/2010/15 5.pdf

FAO.  (2012).  Manual  de  buenas  prácticas  de  ganadería  bovina  para  la agricultura familiar. Retrieved from http://www.fao.org/3/i3055s/i3055s.pdf

GADML, G. A. D. del cantón Latacunga. (2014). Diagnóstico territorial del cantón Latacunga, (2013). Retrieved from http://latacunga.gob.ec/images/pdf/PDyOT/PDyOT_Latacunga_2016-2028.pdf

Gallardo, M. J. (2018). Evaluación del rendimiento productivo en bovinos de leche mediante la aplicación del sistema neozelandés en la parroquia San Andrés, cantón Guano. Escuela Superior Politécnica de Chimborazo. Retrieved from http://dspace.espoch.edu.ec/bitstream/123456789/8157/1/17T1524.pdf

Gómez, (2013). Evaluación de la condición del pezón. Frisona Española, 2–4. http://www.revistafrisona.com/Portals/0/articulos/n129/A12902.pdf?ver=2 013-04-03-151122-857

González, G., & Fariña, G. (2012). Automatización de una sala de ordeño tipo tándem. Proceedings of the SAAEI ’12: XIX Seminario Anual de Automática, Electrónica Industrial e Instrumentación, 617–622. https://doi.org/10.13140/RG.2.1.4378.5686

Hill, R., Wyse, G., & Anderson, M. (2006). Fisiología animal. Madrid. Retrieved from https://books.google.com.ec/books?id=HZaC45m9lMMC&pg=PA521&dq=fisiologia+de+la+glandula+mamaria+de+la+vaca&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwihnprM9MTjAhVJo1kKHd5FCOoQ6AEIMjAC#v=onepage&q&f=false

INEC. (2016). Encuesta de superficie y producción agropecuaria continua ESPAC 2016. Retrieved from https://www.ecuadorencifras.gob.ec/documentos/web-inec/Estadisticas_agropecuarias/espac/espac-2016/Presentacion ESPAC 2016.pdf

Jacobs, J. A., & Siegford, J. M. (2012). Invited review: The impact of automatic milking systems on dairy cow management, behavior, health, and welfare.

Journal of Dairy Science, 95(5), 2227–2247. https://doi.org/10.3168/jds.2011-4943

Jago, J., Burke, J., & Williamson, J. (2010). Effect of automatic cluster remover settings on production, udder health, and milking duration. Journal of Dairy Science, 2541–2549. https://doi.org/10.3168/jds.2009-2949

Koning, (2010). Automatic Milking - Common Practice on Dairy Farms. The First North American Conference on Precision Dairy Management, 16. http://precisiondairy.com/proceedings/s3dekoning.pdf

Koning, K. (2013). Developments in machine milking; past and future, 5–9. Retrieved from https://www.agroscope.admin.ch/agroscope/de/home/ueber-uns/mitarbeitende/_jcr_content/par/externalcontent.external.exturl.pdf/aH R0cHM6Ly9pcmEuYWdyb3Njb3BlLmNoL2VuLVVTL0VpbnplbH/B1Ymxp a2F0aW9uL0Rvd25sb2FkP2VpbnplbHB1Ymxpa2F0aW9u/SWQ9MzExO DI=.pdf#page=27

Leonardi, S., Penry, J., Tangorra, F., Thompson, P., and Reinemann, D. (2015). Methods of estimating liner compression. Journal of Dairy Science, 6905–6912. https://doi.org/10.3168/jds.2015-9380

Mein, G., Neijenhuis, F., Morgan, W., Reinemann, D., (2001). Evaluation of bovine teat condition in commercial dairy herds: 1. Non- infectious factors. International Symposio Sobre Mastitis y Calidad de La Leche En Vancouver, BC, Canadá., 1–11. https://www.researchgate.net/publication/237767923_Evaluation_of_Bovine_Teat_Condition_in_Commercial_Dairy_Herds_1_Non-Infectious_Factors?fbclid=IwAR1KxdhZtODdDwUzHMsggqDJZts9tRqPyPNs6Ruzw5E7a3CEwrHUnCYCquw

Mein, G., Williams, D., & Reinemann, D. (2003). Effects of milking on teat-end hyperkeratosis: 1. mechanical forceps applied by the teatcup liner and responses of the teat. Retrieved from http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.524.4606&rep =rep1&type=pdf

Montenegro, D., and Simbaña, E. (2015). Diseño y construcción de un banco de pruebas para componentes de un equipo de ordeño con capacidad de 1200l/min. Quito. https://dspace.ups.edu.ec/bitstream/123456789/8289/6/UPS-KT01055.pdf

Norstebo, H., Rachah, A., Dalen, G., Ronningen, O., Whist, A and Reksen, O. (2018). Milk-flow data collected routinely in an automatic milking system: An  alternative  to  milking-time  testing  in  the  management of teat-end condition? Acta Veterinaria Scandinavica, 1–9. https://doi.org/10.1186/s13028-018-0356-x

O’Donovan, K., O’Brien, B., Rueane, D., Kinsella, J and Gleeson, D. (2008). Labour Input on Irish Dairy Farms and the Effect of Scale and Seasonality. Journal of Farm Management, 38–53. Retrieved from https://www.ingentaconnect.com/content/iagrm/jfm/2008/00000013/0000 0005/art00005#

Organización Internacional de Normalización (ISO). Instalación de máquinas ordeñadoras-vocabulario (2007).

Organización Internacional de Normalización (ISO). (2007b). Pruebas mecánicas, Norma ISO 6690:2007.

Romero, G., Alejandro, M., Pérez, M., Gutiérrez, J and Díaz, J. (2005). Automatismos en la sala de ordeño, 112(año). Retrieved from https://www.oviespana.com/extras/servicio_de_informacion/monografico s/gana112_pp_30_34_automatismos_sala_ordeno.pdf

Salfer, J. A., Siewert, J. M., & Endres, M. I. (2018). Housing, management characteristics, and factors associated with lameness, hock lesion, and hygiene of lactating dairy cattle on Upper Midwest United States dairy farms using automatic milking systems. Journal of Dairy Science, 1–9. https://doi.org/10.3168/jds.2017-13925

Stewart, S., Godden, S., Rapnicki, P., Reid, D., Johnson, A., and Eicker, S. (2002). Effects of automatic cluster remover settings on average milking duration, milk flow, and milk yield. Journal of Dairy Science, 85(4), 818– 823. https://doi.org/10.3168/jds.S0022-0302(02)74141-6

Spohr, M., and Uhlenbruck, F. (2013). Melktechnische einflüsse auf die asprägung von hyperkeratosen. In DVG-Tagung. Herausforderungen in der Zukunft der Mastitisbekämpung. Grub: Deutsche Veterinärmesizinische Gesellschaft (p. 120). Retrieved from https://www.agroscope.admin.ch/agroscope/de/home/ueber-uns/mitarbeitende/_jcr_content/par/externalcontent.external.exturl.pdf/aH R0cHM6Ly9pcmEuYWdyb3Njb3BlLmNoL2VuLVVTL0VpbnplbH/B1Ymxp a2F0aW9uL0Rvd25sb2FkP2VpbnplbHB1Ymxpa2F0aW9u/SWQ9MzExO DI=.pdf#page=27

Stelwagen, K., Phyn, C., Davis, S., Guinard-Flament, J., Pomiès, D., Roche, J., and Kay, J. (2013). Invited review: Reduced milking frequency: Milk production and management implications. Journal of Dairy Science, 3401– 3413. https://doi.org/10.3168/jds.2012-6074

Watson, P. (2009). Encuesta de seguimiento de CowTime 2009. http://www.cowtime.com.au/edit/Reports/COWTIME_TRACKING_SURV EY_2009_REPORT_FINAL.PDF

Zamorano, R., Sánchez, M., Leyva, J., and Luna, P. (2018). Componentes de la curva de lactancia en ganado Holstein con diferente número de partos y escenarios térmicos, (August). Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/326928734_Componentes_de_ la_curva_de_lactancia_en_ganado_Holstein_con_diferente_número_de _partos_y_escenarios_térmicos

Zoche-Golob, V., Haverkamp, H., Paduch, J., Klocke, D., Zinke, C., Hoedemaker, M., Krömker, V. (2015). Longitudinal study of the effects of teat condition on the risk of new intramammary infections in dairy cows. Journal of Dairy Science, 910–917. https://doi.org/10.3168/jds.2014-8446

Temas relacionados
Autores:
santiago castro
Seguir
Únete para poder comentar.
Una vez que te unas a Engormix, podrás participar en todos los contenidos y foros.
* Dato obligatorio
¿Quieres comentar sobre otro tema? Crea una nueva publicación para dialogar con expertos de la comunidad.
Crear una publicación
Manuel Quintans
15 de noviembre de 2022
Muy buen trabajo Con los niveles de hiperkeratosis previo al estudio adjudicaria esa condición a factores donde los RA poco pueden influenciar, por lo cual los %siguieron siendo altos al finalizar el postesteo La Hktosis es el mejor diagnóstico que algo está funcionando muy mal por lo que hubiera reparado ese factor previo a la realización del estudio pudiendo así ser más confiables los resultados obtenidos Los niveles de vacío dependen de la altura de la línea de leche a la cual debo subir o bajar la leche extraída y son distintos según las instalaciones, pero lo que no debe variar es el nivel de vacío en punta de pezón que deberá situarse entre 38 y 42 kpa para la correcta apertura del pezón en cada eyección, dato que no se hace constar el cual es el resumen final como factor de la Hktosis mencionada. Sin dudas el tiempo de ordeñe será menor al retirar antes. Los sistemas modernos de RAno necesitan el lavado postordeñe dejando así de ser un problema Pocos hacen estudios en fosa de ordeñe de este tipo, mi grato agradecimiento, es la única forma de descubrir los tantos misterios en la fisiología de ordeño
Hugo Sanchez Guerrero
Universidad Nacional De Colombia (UNAL)
4 de junio de 2022
Saludos Los RA bien calibrados deberán verse reflejados en una mejor salud de los pezones y producción de leche que no pudo demostrase en el trabajo publicado, las diferencias reportadas son atribuidas a los días en leche. El sobre ordeño es muy frecuente en ausencia de los RA .
Mauro Rafael Carrasco Rodriguez
1 de junio de 2022
Saludos Colbert. Es muy agradable tener colegas, que compartan opinión, te felicito por eso. Si tienes razón, en nuestro país existe muy poco equipos de ordeño con RA, como para ser una buena investigación, por eso es que debemos citar los estudios que se hacen en razas europeas y aplicarlas a las cebuinas o doble propósito de nuestro país. Porqué nosotros tenemos otros problemas como los pezones delgados, cortor y también muy gruesos. Que la calidad de las pezoneras que encontramos no es la mejor, también es cierto. Sin embargo, el tema en cuestión es el uso de RA en los equipos de ordeño y las ventajas y desventajas que produce ese artefacto en la inflamación, los problemas vasculares, la hiperqueratosis y la salud de la glándula mamaria. En mi experienjcia, sino se aplica un adecuado retrolavado de las pezoneras, pueden haber mas problemas que beneficios es su aplicación.
Mauro Rafael Carrasco Rodriguez
29 de mayo de 2022
Saludos Santiago. Te felicito por tu investigación y por compartirla con nosotros. Quiero aprovechar tu experiencia, para despejar algunas dudas que hemos tenido en mi país, con el uso de Retiradores automáticos de ordeño. 1. Que tipo de lavado de las pezoneras después del ordeño de cada vaca, están utilizando, ya que nosotros comprobamos que uno de los principales problemas en el uso del los RA es la limpieza y desinfección de las pezoneras, que puede ser la causas de problemas de mastitis en las vacas. 2. Siempre en el ordenó de la vaca, pensamos en ordenarla rápidamente, pero no evaluamos el confort y bienestar de los pezones y la ubre, me refiero que sino es más aconsejable una relación 60:40 ordeño y masaje en lugar de 65:35. 3. Seria muy conveniente evaluar los RA a las vacas que se encuentre entre 7-100 días de lactancia. entre 101-200 días y 200_300 días, ya que como tu lo mensionaste existen estudios que concluyeron que pueden haber diferencia, por la curva de la lactancia de la vaca. Agradeciendo de antemano tu atención.
Ruben Darío Carrillo Barbosa
14 de mayo de 2022
Excelente articulo
Alfredo Gutierrez G
14 de junio de 2022
Muy buen trabajo. Una duda: ¿Cómo variaría el seteo al estar las válvulas y medidores de leche en un sótano con un largo de mangueras de colector a medidores de 2 m aproximadamente (5/8")? Gracias de antemano. Saludos
Patricio Arias Lara
2 de junio de 2022
UN GRAN ESTUDIO. MAGNIFICO TRABAJO
Colbert Gonzalez
30 de mayo de 2022
Dr Mauro saludos, interesantes tus preguntas, en lo particular nunca me ha preocupado mucho la relación de pulsación cuando funciona correctamente en todos los puestos y el vació de pulsación es el indicado, me preocupa si el funcionamiento de los retiradores cuando usamos vacas mestizas con Br o cebu por las distancias de los pezones al piso y la frecuencia con la que el retirador pasa las pezoneras por el suelo contaminándolas, prefiero hacer el retiro manual. En cuanto al lavado y desinfección sigo recomendando cloro a 200 ppm, de hecho lo evaluó de manera permanente usando cintas indicadoras, pienso que esa practica es vital, me parece que quienes no la recomiendan olvidan el contexto local de nuestras vacas de ordeño, me gustaría tu opinión y la del autor.
Juan Clemente gonzales Montes
2 de abril de 2022
Cada cuánto tiempo se hace aproximadamente la calibración de la ordeñadora
Súmate a Engormix y forma parte de la red social agropecuaria más grande del mundo.
Iniciar sesiónRegistrate