La yuca (manihot sculenta) como suplemento alimenticio para rumiantes y otras especies animales

Publicado el: 5/3/2018
Autor/es:

Introducción

La yuca es un cultivo que se desarrolla con mucha facilidad en diferentes regiones tropicales. Es utilizada principalmente para satisfacer necesidades alimenticias en el ser humano, sin embargo una gran parte es utilizada para la suplementación en la alimentación de animales, haciendo uso tanto de la raíz como de su follaje.

El potencial energético de sus raíces es sumamente alto, principalmente en calorías, por su alto contenido de almidón, sin embargo, el contenido proteico es bajo, por ende se requiere que los animales obtengan dichos nutrientes de otros suplementos para aprovechar al máximo el aporte energético por parte de la yuca.

Existen muchas formas de ofrecerla a los animales y actualmente existen empresas dedicadas exclusivamente a su procesamiento, en forma de harina, pellets, en forma fresca y como parte de bloques nutricionales.

 

Objetivo general

  • Dar a conocer el potencial nutricional de la yuca en la alimentación animal a través de un análisis detallado de sus propiedades.

 

Objetivos específicos

  • Describir el valor nutritivo de la yuca con base en datos obtenidos en investigaciones recientes.
  • Describir los métodos de manejo postcosecha de la yuca para su uso en forma de harinas, ensilaje, entre otros.

 

Revisión bibliográfica


Propiedades taxonómicas

El cultivo se adapta muy bien a las condiciones del trópico, sin embargo no tolera condiciones de excesos de agua ni alta salinidad.

La yuca puede tener distintos niveles de amargura, esto depende de la concentración de glucósidos cianogénicos, muchas variedades incluso llegan a ser tóxicas, según Buitrago, 1990.

 

Rendimientos

Una hectárea produce alrededor de 9 toneladas, el cual es un rendimiento de raíz promedio a nivel mundial.

Considerando un porcentaje de entre 30 a 40% de su peso en materia seca, su rendimiento ronda las 3 ton/de materia seca/ha/año el cual es muy similar a la producción que ofrece un cultivo de cereales, según Buitrago, 1990.


Potencial nutricional

En promedio una planta ofrece los siguientes porcentajes con respecto a su producción como material:

 

 

Se considera que una hectárea proporciona 20 millones de kilocalorías de energía metabolizable y 380 kg de proteína cruda.

Por cada kilogramo ofrecido a los animales se requiere de 15 y 20 Mcal para su metabolización.

La raíz fresca ofrece 12g de proteína por cada kilogramo.

La harina de yuca ofrece 34 g de proteína por cada kilogramo.

El mayor porcentaje de proteína, grasas, fibras y minerales, se encuentran localizados en la corteza, lo cual representa un 15 a 20% del peso total de la raíz.

Los carbohidratos por su parte se encuentran en mayor proporción en la pulpa de la raíz lo que representa un 80 -85% del peso total de la raíz, según Buitrago, 1990.

 

 

Aproximadamente el 50% de la proteína de la raíz corresponde a proteína cruda, mientras el otro 50% a aminoácidos en forma libre (ácido aspártico y glutámico) y componentes no proteicos tales como nitratos, nitritos y ácidos cianhídricos. 

El extracto no nitrogenado son los carbohidratos solubles constituidos por almidones y azúcares. El almidón contiene un 80% del extracto no nitrogenado.

La concentración de energía depende del nivel de humedad en el que se encuentra la yuca. Las raíces frescas, proporcionan menos de 1500 Kcal de energía metabolizable por kilo. Sin embargo, deshidratada proporciona 3200-3600 Kcal/kg.

El follaje fresco contiene 500 Kcal/kg, mientras que seco contiene alrededor de 1600-1700 Kcal/kg. Es por esta razón que se sugiere la utilización del follaje como alimento para rumiantes.

La raíz y el follaje de la yuca contienen diferentes cantidades de glucósidos los cuales, al hidrolizarse por acción de la enzima limarasa, por acción de la enzima linamarasa, liberan el radical CN- que, en medio ácido (jugo gástrico del animal), genera el ácido cianhídrico (HCN). Este ácido es tóxico para el organismo animal en concentraciones que superen el nivel de seguridad. La reacción es:

 

 

Aproximadamente el 50% de la proteína de la raíz corresponde a proteína cruda, mientras el otro 50% a aminoácidos en forma libre (ácido aspártico y glutámico) y componentes no proteicos tales como nitratos, nitritos y ácidos cianhídricos. 

El extracto no nitrogenado son los carbohidratos solubles constituidos por almidones y azúcares. El almidón contiene un 80% del extracto no nitrogenado.

La concentración de energía depende del nivel de humedad en el que se encuentra la yuca. Las raíces frescas, proporcionan menos de 1500 Kcal de energía metabolizable por kilo. Sin embargo, deshidratada proporciona 3200-3600 Kcal/kg.

El follaje fresco contiene 500 Kcal/kg, mientras que seco contiene alrededor de 1600-1700 Kcal/kg. Es por esta razón que se sugiere la utilización del follaje como alimento para rumiantes.

La raíz y el follaje de la yuca contienen diferentes cantidades de glucósidos los cuales, al hidrolizarse por acción de la enzima limarasa, por acción de la enzima linamarasa, liberan el radical CN- que, en medio ácido (jugo gástrico del animal), genera el ácido cianhídrico (HCN). Este ácido es tóxico para el organismo animal en concentraciones que superen el nivel de seguridad. La reacción es:

 

 

En el cuadro anterior se puede observar que el follaje de yuca es una muy buena fuente tanto de energía metabolizable como de proteína. Incluso el porcentaje de proteína es mayor a otras materias primas muy utilizadas.

 

Nota:

Energía Bruta: Energía liberada como calor cuando una sustancia orgánica es completamente oxidada a dióxido de carbono y agua.

Energía digestible: Energía bruta consumida menos EB excretada en heces.

Energía Metabolizable: Energía digestible menos la energía perdida en forma de gases.

 

Efectos del ácido cianhídrico en el animal

Un exceso de ácido cianhídrico ocasiona problemas para respirar y efectos tóxicos protoplasmáticos que incluso podrían causarle la muerte al animal. Algunos elementos se combinan con el ácido cianhídrico causando trastornos metabólicos. Algunos mecanismos como la vitamina B12 y la metionina pueden ayudar al proceso de desintoxicación.

El mecanismo principal en el animal de desintoxicación es la conversión de dicho ácido en tiocianato, el cual es excretado en la orina. Esta conversión se realiza en tejidos principalmente en el hígado en condiciones aeróbicas, gracias a la enzima romanza.

 

Métodos de disminución del ácido cianhídrico

Deshidratación total de la raíz a 40ºC, cocción en agua o deshidratación solar.

El follaje (hojas, pecíolos y tallos tiernos) se orea durante 24 horas sobre piso firme o suelo cubierto con una lámina de plástico, bajo un techo, que impida el ingreso del agua lluvia, y bajo sombra, que permita el ingreso de la luz solar.

 

 

Usos de los productos de la yuca según la especie animal

El sistema digestivo de cada animal es el primer factor a tomar en cuenta para determinar el tipo y la cantidad de producto derivado de la yuca que se pueda incluir en la ración.

Se puede utilizar como material fresco ya sea solo, o en conjunto con otros materiales igualmente frescos que aporten los demás requerimientos tales como proteínas, vitaminas y aminoácidos. Este método de alimentación solo debe ser utilizado en rumiantes y cerdos adultos, ya que no se debe suministrar a lechones ni aves.

La segunda opción es la conversión a materia seca tanto de pulpa de la raíz como del follaje que es incluso mezclado con otros materiales en seco y suministrado a cerdos y aves sin ningún problema, según Buitrago, 1990.

 

Harina de yuca

Esta es más fácil de utilizar como base energética principal para raciones, en donde como se mencionó anteriormente mezclada con otros productos, llegue a un balance nutricional óptimo.

En el caso de terneros y vacas en lactancia temprana, esta es una opción que se podría considerar tomando en cuenta que es una forma rápida de suplir energía.

 

 

Experimentos sobre el uso harina de yuca en diferentes especies animales

 

Alimentación de pollos de engorde

Waldroup et al. (1984), comparando cuatro niveles de harina de yuca paletizada en sustitución del maíz en racione para pollos.

Al reemplazar parcialmente el maíz por niveles crecientes (0%-45%) de harina de yuca, obtuvieron resultados satisfactorios en el rendimiento de pollos de engorde sin sexar, usando un nivel máximo de 15% de harina de yuca en reemplazo del maíz, niveles de harina superiores a 30% disminuyeron el rendimiento en el peso y en la conversión alimenticia.

  1. La harina de yuca puede reemplazar al maíz en raciones paletizadas, aunque el rendimiento disminuye ligeramente con los niveles mayores de harina de yuca.
  2. La inclusión de grano de soya extruído en raciones con altos niveles de harina de yuca no produjo efectos favorables.

 

Cerdos

Chicco et al. (1972) compararon el efecto de raciones con diferentes proporciones de harina de yuca y harina de maíz en cerdos Landrace x Hampshire y encontraron que:

  1. Hubo un mejor rendimiento en el peso y en la conversión alimenticia con las raciones que contenían 40% de harina de yuca.
  2. El reemplazo total del maíz por harina de yuca en raciones para engorde de cerdos no afectó el rendimiento en peso o en la eficiencia alimenticia.
  3. La calidad de las canales no resultó afectada por el consumo de raciones a base de harina de yuca.

 

Bovinos

Terleira et al (1975), en ensayos con novillos Pardo Suizo x Gyr x Criollo, alimentados con yuca fresca observaron lo siguiente:

  1. Una eficiencia en la conversión alimenticia y el rendimiento en canal que demuestra la posibilidad de utilizar raíz de yuca fresca como componente principal de la ración para novillos en engorde.
  2. Las raciones a base de raíz de yuca fresca permiten la utilización de altos niveles de urea como fuente de nitrógeno no proteico para novillos de engorde.

 

Raíz de yuca fresca

Para el caso de rumiantes no existe inconveniente, únicamente para el caso de lactantes.

En el caso de monogástricos, cerdos principalmente, es importante que los productos con los que sea mezclada la raíz de yuca fresca tengan bajos contenidos de humedad para evitar la disminución en la energía total. En este caso se podrían utilizar fuentes ricas en proteínas y baja humedad como: Harina de sangre de pescado, tortas de soya, algodón y ajonjolí.

Existen dos formas utilizables:

Suministro de raíz de yuca fresca en combinación con el suplemento

Suministro de raíz de yuca fresca en combinación con el suplemento, pero por separado,

según Buitrago, 1990.

 

Raíz de yuca ensilada

Esta se diferencia de la raíz de yuca fresca principalmente por contener un porcentaje menor de humedad y por ende mayor energía. Se puede ofrecer a los animales siguiendo la misma metodología que en la raíz de yuca fresca.

Sin embargo tiene algunas limitaciones como: Dificultad para ser mezclado con otros productos, poca palatabilidad, entre otros.

En el caso de la producción de ganado bovino el ensilaje de raíz de yuca es utilizado frecuentemente en:

a) Confinamiento, donde la raíz de yuca fresca representa el principal aporte de energía, mezclada con suplementos con alto contenido de proteínas y vitaminas.

b) Se utiliza el ensilaje como un suplemento, donde la principal fuente de energía es obtenida a partir del pastoreo, por ejemplo.

Para la alimentación de ganado productor de leche, se considera el uso de ensilaje de raíz de yuca fresca ofrecido a voluntad y una dieta de proteínas restringida, según Buitrago, 1990.

 

Follaje fresco y oreado de yuca

Es importante considerar que las hojas tienen un alto contenido de fibras y proteínas entre un 9 y 25% respectivamente, mientras que los tallos y peciolos tienen entre 11 y 25% respectivamente.

 

 

Estos contenidos en el follaje oreado de yuca hacen que se considere como un producto de excelente calidad para rumiantes, comparado con la mayoría de forrajes utilizados.

 

 

El principal componente energético del follaje es el almidón, tiene además alto contenido de ácidos grasos y extracto etéreo.

 

Contenido de ácido cianhídrico en el follaje

Al igual que las raíces, el follaje contiene gran cantidad de ácido cianhídrico, lo cual depende directamente de la variedad que se utilice. Los glucósidos y las enzimas Linamarasa se encuentran en diferentes proporciones en diferentes sitios del follaje. La deshidratación del sol no parece ser tan efectiva para la eliminación de dicho ácido como lo es con las raíces, sin embargo cuando se pica el tejido se activa el funcionamiento de eliminación del ácido cianhídrico muy similar al caso de las raíces, según Buitrago, 1990.

 

Harina de follaje

Cuando se deshidrata el follaje se buscan tres objetivos, principalmente:

Eliminar humedad, disminución del ácido cianhídrico y facilidad de incorporación a dietas balanceadas para los animales.

El follaje fresco contiene entre un 70 y 80% de humedad.

La harina de follaje incluye pecíolos, hojas y tallos tiernos, dando como resultado un material muy adecuado, con menor cantidad de fibra, pero mayor contenido de proteínas, carbohidratos, vitaminas y extracto etéreo.

El follaje seco y molido se mezcla con otras materias primas como parte de una dieta balanceada para el animal. Es importante considerar que el follaje, en forma de harina o paletizado ofrece especial interés para especies de animales monogástricos, porque lo consumen en menor cantidad que el follaje fresco, obteniendo altos contenidos de proteína y fibra. Para monogástricos se recomienda utilizar raciones con no más del 10 al 15% de harina de follaje de yuca, ya que mayor a este rango provoca baja palatabilidad y un excesivo contenido de fibra, según Buitrago, 1990.

 

 

Experimentos con harina de follaje para diferentes especies animales

Pollos de engorde

Ross y Enríquez (1969) trabajaron con pollos Leghorn blancos de engorde, alimentados con harina de follaje de yuca sola y suplementada y encontraron que:

En raciones con niveles altos de harina de follaje de yuca la suplementación con metionina sintética mejoró los rendimientos, los cuales alcanzaron cifras comparables a la dieta maíz-torta de soya.

 

Cerdos

En evaluaciones realizadas con cerdos Landrace x Yorkshire en crecimiento de 13,6 kg de peso inicial Choo y Hutagalung (1972) encontraron que:

La harina de follaje de yuca, por sí sola, disminuye el rendimiento en peso y eficiencia alimenticia de los animales, pero en dietas con 20% de esta harina, y la suplementación con metionina sintética mejoró parcialmente el rendimiento de los cerdos.

 

Bovinos

Fernández y Preston (1978) usaron niveles crecientes de follaje de yuca (2%, 3% y 4%) en raciones para novillos de engorde y encontraron que el rendimiento en peso y la eficiencia alimenticia de los novillos mejoraba a medida que se aumentaba el suministro del follaje.

 

Corteza de yuca

Se puede utilizar el producto en forma deshidratada (harinas) para alimentación de monogástricos, tomando en cuenta que este sitio es donde existe una mayor concentración de ácido cianhídrico. También se puede ofrecer en forma fresca picada para rumiantes, ya sean vacas productoras de leche o ceba intensiva, según Buitrago, 1990.

 

Conclusión

La raíz de yuca, bien sea comercial o de descarte para el mercado, es una excelente alternativa de alimentación, tanto para ganado bovino como para otras especies menores de rumiantes y monogástricos, por su alto contenido de energía metabolizable en sus reservas de almidón. Es importante aprovechar el follaje y corteza, como fuente proteica para los animales, en seco, si fuese posible para un mejor aprovechamiento.

 

Recomendaciones

  • En alimentación para monogástricos, principalmente cerdos, debe mezclarse con otras materias primas que no tengan altos contenidos de humedad para no disminuir el porcentaje de energía ofrecida por la yuca.
  • Tanto la raíz como el follaje de la yuca, deben pasar por algún proceso de deshidratación antes de ser ofrecidos a los animales, para disminuir sus contenidos de ácido cianhídrico.
  • En el caso de rumiantes, el follaje de la yuca se debe suplementar con otras fuentes de proteína para disminuir riesgos de intoxicación por efecto del ácido cianhídrico contenido en la hoja de la yuca.

 

Bibliografía consultada

Buitrago A., J.A. 1990. La yuca en la alimentación animal. Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Cali, Colombia. 446 Pg. ISBN: 958-9183-10-7

Murillo M. 1981. Alimentos para animales y su industria en Costa Rica. Universidad de Costa Rica. 191 Pgs.

Pimentel E. 1993. Digestibilidad in situ de la materia seca de Yuca (Manihot sculenta crantz) Tiquizque morado (Xanthosoma violacium) y Yampí (Dioscorea trifida lam) en bovinos pastoreando - Proyecto de Graduación Lic. Ing. Agr. Guácimo (CR): Universidad EARTH, 1993. Pág. 7.

Ospina B. y Ceballos H. 2002. La yuca en el tercer milenio, sistemas modernos de producción, procesamiento, utilización y comercialización. Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT). Cali, Colombia. 586 Pág. ISBN: 958-694-043-8

 

Anexos




 
remove_red_eye 1849 forum 6 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved