Títulos y más títulos. Una señal de alerta

Publicado el: 16/3/2017

Diariamente nos encontramos con diferentes artículos que dan una referencia acerca de la problemática del hábitat y el ecosistema, así también sobre la degradación de los suelos y perdidas diferentes especies vegetales.

No es menor este problema en el mundo a causa de las pérdidas de pastizales naturales que constituyen un ecosistema clave en el conjunto de su biodiversidad incluyendo flora, aves, mamíferos y otros vertebrados promoviendo la producción agropecuaria en ambientes saludables. 

Las aves son un importante indicador del estado de los ecosistemas y la biodiversidad terrestre. Cuando estas disminuyen o desaparecen, incuestionablemente están diagnosticando un problema en esos ecosistemas.

Surge la necesidad de llevar una PROPUESTA DE UNA RECONVERSION PRODUCTIVA AGROECOLOGICA a todos aquellos Productores Agropecuarios, Productores en general, Profesionales del rubro, Municipios y toda la comunidad,  de distintas zonas que se ven en la necesidad de hacer un cambio en el sistema de producción con motivo de la restricción de aplicación de agroquímicos en zonas periurbanas, o el incremento constante del riesgo de inundación y por lo tanto riesgo de cosecha, o la constante descapitalización, o por la simple convicción de que el sistema tal como está, no puede tener un buen futuro.

Algunos títulos que nos dan señal de Alerta, mencionados en la Revista de Investigación y Difusión Científica - teruiz@hotmail.com son:

  • La desertificación afecta casi un cuarto del total del área de tierras del mundo y en casi el 70% de las tierras secas del mundo, continuará este proceso
  • En la década pasada, el planeta perdió un total neto de cerca de 94 millones de hectáreas de bosques
  • La actividad humana ha degradado más de la mitad de los ecosistemas costeros mundiales.
  • Más de 11.000 especies están listadas como amenazadas y más de 800 especies ya están extinguidas, fundamentalmente debido a la degradación de sus hábitats
  • Cerca del 50% de los humedales del mundo desapareció en el transcurso del último siglo.
  • Desde los años cincuenta se han degradado aproximadamente el 23% de todas las tierras cultivables, pastizales, bosques y montes, y los bosques tropicales están desapareciendo a una tasa del 5% cada diez años
  • Alrededor del 75% de la diversidad genética de plantas cultivables se ha perdido en el último siglo
  • Del total de 1.200 millones de personas que viven en extrema pobreza, aproximadamente 900 millones viven en áreas rurales. Ellos dependen altamente de la diversidad biológica y su vida está seriamente afectada por la pérdida de la diversidad biológica, contaminación de las aguas y la degradación de suelos
  • Pastoreo excesivo. Se han dañado cerca del 20% de los pastizales del planeta. Las pérdidas recientes han sido más graves en África y Asia: 680 millones de habitantes
  • Entre las causas de la degradación del suelo se cuentan el pastoreo excesivo (35%), la deforestación (30%), las actividades agrícolas (27%), la sobreexplotación de la vegetación (7%) y las actividades industriales (1%)
  • Los bosques contienen algo más de la mitad del carbono almacenado en la vegetación terrestre y en la materia orgánica del suelo. Influyen en los cambios climáticos y sufren su influencia; a la vez, cumplen una función importante en el ciclo global del Carbono y su buena gestión o destrucción. Pueden afectar de manera significativa el curso del calentamiento global de la tierra en el siglo XXI
  • Durante los años 1980-1990, se emitieron a la atmósfera entre 1.6-1.7 giga toneladas de carbono por año, a causa de la deforestación
  • Aproximadamente el 50% de los habitantes del mundo, sobre todo en los países en desarrollo, sufrirán, probablemente, malnutrición y pobreza en los próximos 50 años, a no ser que se desarrollen a tiempo tecnologías para aumentar los niveles actuales de productividad agrícola
  • Se prevé que para el año 2050 la población mundial aumentará en unos 3.000 millones de personas, situándose en un total aproximado de 9.000 millones, y que el crecimiento tendrá lugar, sobre todo, en los países en desarrollo, donde el potencial de aumentar la superficie de cultivo es mínimo
  • Entre 1700 y 1980 las tierras forestales del mundo se redujeron en el 19% y la superficie dedicada a la agricultura aumentó en cuatro veces y media
  • El sistema climático de la Tierra ha experimentado cambios tanto en la escala global como regional desde la era preindustrial, y algunos de estos cambios son atribuibles a las actividades humanas
  • La temperatura media global en superficie se ha incrementado en alrededor de 0.6 ± 0.2°C desde 1861. Se entiende por temperatura media en superficie, el promedio de la temperatura cerca de las superficies terrestre y marina
  • Durante los últimos 20-30 años en relación con los últimos 100 años, se ha observado una mayor frecuencia, persistencia e intensidad de los fenómenos asociados a El Niño.

Y podríamos seguir enumerando títulos que nos dan una señal acerca del futuro agroalimentario a causa de agricultura industrial, como señala en un fragmento extraído del libro “La dialéctica de la agroecología” de Luiz Carlos Pinheiro Machado y Luiz Carlos Pinheiro Machado Filho. Ed. Hemisferio Sur.

Como se puede observar, la agroecología regenerativa, es una conducta frontalmente contraria a la agricultura industrial (agroecología extractiva), el agronegocio, donde el técnico, el profesional o el productor simplemente siguen una receta, en un recorrido cerrado, igual para todos los casos. No es el agricultor, independientemente de la escala –grande o pequeña-, el dueño de su propio negocio, porque él no decide, pues quienes lo hacen son los vendedores de los insumos, máquinas y semillas. Es el paquete.

El protagonista, el sujeto del proceso, cuando consigue apoderarse de los verdaderos principios agroecológicos, pasa a decidir con más conocimiento, hasta llegar a una producción limpia y, entonces, pasa a tener dominio sobre lo que le pertenece.

Si el productor se orienta por la agroecología, tendrá que dedicar más tiempo a su actividad profesional, pero tendrá la compensación social, ambiental, financiera, en fin, moral y humana y, seguramente, TENDRÁ MENORES POSIBILIDADES DE CONTRAER UNA ENFERMEDAD TERMINAL.

Las inundaciones en la Argentina, que están causando importantes pérdidas económicas y sociales, son la consecuencia del mal uso del suelo y de su ambiente.

Podemos también hacer referencia a un Fragmento extraído del libro “El ABC de la agricultura orgánica. Fosfitos y panes de piedra” de Jairo Restrepo Rivero-Julius Hensel.

La agricultura convencional nada aporta de conocimiento sobre los organismos vivos de la tierra, un mundo invisible, discreto y permanente, que juega un papel fundamental para el desarrollo y la continuidad de la vida en el planeta, cuando autorregulan las fuentes de carbono que hoy nos asfixian. Tampoco sería rentable.

La agricultura convencional ignora que un cultivo o una planta fácilmente pueden enviar sus raíces a más de 10 o 100 mts. de profundidad en busca de agua y algunos minerales; también desconocen las diferentes exudaciones metabólicas radicales y sus funciones bioquímicas, ricas en carbono, fitaminas, vitaminas, enzimas y hormonas, las cuales nutren el tejido de la microvida en la tierra, haciéndola próspera y saludable.

La agricultura orgánica es entregarse a la tarea de desenterrar y rescatar el viejo sueño no agotado de las sociedades agrarias más humildes y sabias, las cuales practicaron y garantizaron durante mucho tiempo la autodeterminación alimentaria de sus comunidades, a través del diseño de auténticos modelos de emprendimientos familiares rurales, donde los seres conjugaron sabiduría, saberes, sabores, y habilidades para garantizar la sostenibilidad y el respeto por la naturaleza que los vio nacer; esa misma agricultura, mucho más que una simple revolución en las técnicas agropecuarias de producción, es la fundación práctica de un movimiento de alianza espiritual, de una revolución, para cambiar la forma de convivir los seres humanos con la madre tierra.

El dominicano y brasilero Frei Betto de la Teología de la liberación recuerda que la palabra humildad tiene su raíz en la palabra humus. El humus era lo que los agricultores que entraban en Roma tenían impregnado en sus pies, y su comportamiento llevó al surgimiento del término HUMILDAD, una noble virtud. Lo que nosotros deseamos son agrónomos con humus en los pies. Los agricultores saben que el principal formador de humus es la mierda de vaca.

 
remove_red_eye 1259 forum 19 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Michael Rúa Franco
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved