Comprendiendo los radicales libres y los antioxodantes

Publicado el: 1/7/2020
Autor/es: MVZ. Humberto Troncoso A.

¿Qué son los radicales libres? ¿Por qué dañan al organismo animal?, y ¿Cómo la vitamina E y otros nutrientes antioxidantes ayudan a proteger al organismo contra el daño por los radicales libres? Trataremos de contestar estas preguntas y ayudar a comprender por qué consumir de 5 a 8 servicios (porciones individuales) por día de frutas y vegetales abundantes en antioxidantes puede beneficiar a la salud; pero primero un poco de antecedentes.

 

Una mirada breve a los enlaces químicos.

Comprender la manera en que los radicales libres y los antioxidantes interactúan, conduce a revisar un poco acerca de las células y las moléculas. El cuerpo humano y el de los animales están compuestos de muchos tipos diferentes de moléculas. Las moléculas consisten de uno o más átomos de uno o más elementos unidos por enlaces químicos.

Hay que recordar que los átomos consisten de un núcleo, neutrones, protones y electrones. El número de protones (partículas cargadas positivamente) en el núcleo del átomo determina el número de electrones (partículas cargadas negativamente) alrededor del átomo. Los electrones están involucrados en las reacciones químicas y son los encargados de enlazar los átomos para formar moléculas. Los electrones rodean u orbitan un átomo en una o más órbitas. La órbita más interna está saturada (llena) cuando tiene dos electrones. Cuando el primer orbital está lleno, los electrones comienzan a llenar la segunda órbita; cuando la segunda órbita tiene ocho electrones (8), se dice que está llena (saturada), y así subsecuentemente.

El carácter estructural más importante de un átomo, para determinar su comportamiento químico, es el número de electrones de su último orbital. Un átomo que tiene su último orbital lleno, tiende a no entrar en reacción química  (es inerte). Debido a que los átomos buscan alcanzar un estado de máxima estabilidad, un átomo tratará de llenar su orbital más externo por:

a) Ganancia o pérdida de electrones, ya sea llenando o vaciando su último orbital.

b) Compartiendo sus electrones por enlaces con otros átomos en orden de completar su orbital externo.

Los átomos a menudo completan su último orbital compartiendo sus electrones con otros átomos; los átomos enlazados juntos satisfacen la condición de máxima estabilidad.

 

Cómo se forman los radicales libres.

Normalmente, los enlaces no se pueden partir, de tal manera que deje una molécula dispareja, es decir, un electrón no pareado (sin par); pero cuando el enlace es débil se puede partir, formando un radical libre. Los radicales libres son muy inestables y reaccionan muy rápidamente con otros compuestos, tratando de capturar los electrones necesarios para ganar estabilidad. Generalmente, los radicales libres atacan las moléculas cercanas más estables robándole sus electrones. Cuando las moléculas son atacadas pierden sus electrones, y se transforma en un radical libre por sí misma, empezando una reacción en cadena. Una vez que el proceso se ha iniciado puede comportarse en una reacción en cascada, resultando finalmente en el rompimiento de una célula viva.

Algunos radicales libres surgen normalmente durante el metabolismo. Algunas veces las células del sistema inmune del organismo crean a propósito estos radicales para neutralizar virus y bacterias. Sin embargo, factores ambientales, tales como polución, radiación, humo del cigarro y herbicidas, pueden también producirlos.

Normalmente, el organismo puede manejar los radicales libres, pero si los antioxidantes son incapaces  o si la producción de radicales libres es excesiva, el daño puede ocurrir. De particular importancia es el hecho de que los daños por los radicales libres se acumulan con la edad.   

 

Cómo los antioxidantes pueden prevenir contra el daño por los radicales libres.

Con las vitaminas C y E se ha pensado protegen al organismo contra los efectos destructivos de los radicales. Los antioxidantes neutralizan a los radicales por donación de uno de sus propios electrones, terminando con la reacción de hurto o robo de electrones. Los antioxidantes nutrientes por sí mismos no dan inicio a los radicales libres por donación de un electrón, debido a que ellos son estables en cualquier forma. Ellos actúan como basureros (colectores de basura), ayudando a prevenir el daño celular y tisular y la enfermedad.

La vitamina E es el más abundante antioxidante soluble en la grasa (liposoluble), y es uno de las más eficientes antioxidantes en romper la reacción en cadena, disponible. Es la primera defensa contra la oxidación, la primera defensa contra la peroxidación de los lípidos (ácidos grasos) (creación de moléculas inestables conteniendo más oxígeno que lo normal).

 La vitamina C, es el antioxidante más abundante de los solubles en agua dentro del organismo. Actúa primariamente en el líquido celular. De particular importancia en el combate de los radicales libres causados por la polución, y el humo de cigarro. También ayuda a retornar a la vitamina E a su forma activa.

 

Los antioxidantes y la prevención de enfermedades.

La vitamina E puede proteger contra enfermedades cardiovasculares por defensa contra la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), y obstrucción arterial por la formación de plaquetas.

Muchos estudios se han correlacionado  por el consumo de cantidades elevadas de vitamina C y la diminución de la presencia de cáncer (disminución de la actividad cancerígena), en particular cáncer de boca, laringe y esófago.      

 
remove_red_eye 27 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved