Ojo cuando el sistema cojea

Publicado el: 5/11/2014
Autor/es:

En Chile existen escasos estudios acerca de la prevalencia de las claudicaciones en vacas de lechería. Algunos autores han informado prevalencias de un 11% (Ebert y Araya 1970), mientras que Delpin (1985) y Vidal (1986) encontraron prevalencias de un 31,3% y un 46,6%, respectivamente. La prevalencia total encontrada por Tadich y col (2005) fue de 9,1%; más baja que la de otros estudios nacionales, y similar a las descritas para otros países con condiciones de manejo y climáticas semejantes a la de nuestro país.

 

Rol del puntaje de locomoción y cojera

Como una herramienta para monitorear los niveles de cojera en el rebaño, el puntaje de locomoción puede ser aplicado para mejorar la detección y la conciencia del aumento de la cojera en los animales individualmente. Como algunos predios ponen normas estándar para el manejo de las cojeras y la salud del rebaño, esto requiere un plan activo de monitoreo de la enfermedad. La demanda por una identificación confiable y repetible de cojeras ha ido más allá de una investigación meramente ambiental. No obstante existen una serie de distintos sistemas de puntajes de locomoción para elegir; la clave está en seleccionar uno apropiado, que sea fácil de usar, y no recolectar más datos de los que sean requeridos.

El puntaje de locomoción comprende un método para categorizar la postura de un grupo de animales dentro de un subconjunto. El sistema de tipo de cojeras más comunes en cada predio. Tercero, un programa activo de puntaje de locomoción puede ayudar a tener conciencia del aumento de los niveles de cojera del predio. Incidencia versus prevalencia de cojeras Incidencia y Prevalencia son las dos medidas comúnmente usadas para determinar la cojera dentro del rebaño, usándose la primera para determinar la presentación a lo largo del año, mientras que la segunda arroja la presencia de cojeras sobre un día equis. Incidencia de cojeras La incidencia de cojeras es usualmente calculada sobre una base anual desde registros de tratamientos individuales de cojeras. Para poder ser evaluados, la mayoría de los registros deben incluir información del tipo de cojera e identificar la causa de la lesión, la severidad y la repetición de los tratamientos. cu a ndo el sistema COJEA Actualmente la observación y puntuación del andar de cada animal representa un preciso método de detección de cojera. El registro de los casos que han sido identificados y tratados puede proveer las bases para una estrategia preventiva, en orden a reducir progresivamente la alta incidencia de estas patologías en los planteles lecheros nacionales. puntaje para vacas lecheras más conocido fue desarrollado por Manson y Leaver (1988) para monitorear el efecto de la manipulación de la dieta y el despalme de la pezuña sobre la postura. No fue específicamente desarrollado para la identificación de cojera, sino como la interpretación de un registro de una escala sensitiva que perciba sutiles cambios en la locomoción que lleven a cojera. Los siguientes sistemas de puntajes desarrollados han sido desarrollados concentrándose menos en los cambios tempranos en la locomoción, pero categorizando los grados severos de cojera observados. En general, para propósitos no investigativos, un complicado y sensible sistema de puntuación puede ser consumidor de tiempo y descontinuar su uso. El método de puntuación más apropiado es aquel que provea suficientes pero no excesivos datos para trabajar.

A nivel del predio, una rutina de puntuación de locomoción en el rebaño lechero puede realizar diversas funciones. Primero, individualizar qué vaca coja puede ser identificada como necesitada de tratamiento. Muchos sistemas de puntuación distinguen signos desde una cojera leve a severa. Esta puntuación anima a la persona a reconocer y tratar animales levemente cojos antes de que éstos muestren signos más severos de cojera. Segundo, la información respecto a los niveles de cojera de todo el rebaño pueden ser usados para reducir la cojera y proveer información del riesgo según la estación del año. Una vez que el animal cojo ha sido identificado y tratado, las estrategias preventivas pueden ser implementadas para el tipo de cojeras más comunes en cada predio. Tercero, un programa activo de puntaje de locomoción puede ayudar a tener conciencia del aumento de los niveles de cojera del predio.

 

 

Incidencia versus prevalencia de cojeras

Incidencia y Prevalencia son las dos medidas comúnmente usadas para determinar la cojera dentro del rebaño, usándose la primera para determinar la presentación a lo largo del año, mientras que la segunda arroja la presencia de cojeras sobre un día equis.

Incidencia de cojeras

La incidencia de cojeras es usualmente calculada sobre una base anual desde registros de tratamientos individuales de cojeras. Para poder ser evaluados, la mayoría de los registros deben incluir información del tipo de cojera e identificar la causa de la lesión, la severidad y la repetición de los tratamientos.

Las ventajas de un monitoreo de los problemas de cojeras a través de los registros del predio son:

  • Proporciona información del tipo de cojera vista dentro del rebaño.
  • Puede indicar periodos estacionales de mayor riesgo de cojeras.
  • Proporciona información de la severidad y duración de los casos de cojera.

La veracidad de la información respecto a la incidencia de cojera es recolectada de acuerdo a:

  • Qué tan eficiente y precisa es detectada la cojera en el predio.
  • La precisión en el registro e identificación de las causas de cojera.
  • Cómo el observador percibe la cojera (por ejemplo, si una cojera considerada leve debe ser una caso de cojera que requiere tratamiento)
  • Qué tan eficientemente son mantenidos los registros de cojera en el predio.

Prevalencia de cojeras

La prevalencia de cojeras dentro del rebaño es una foto instantánea que mide el número de animales cojos en un predio en cualquier momento. Aquí es donde la técnica del puntaje de locomoción es frecuentemente usada. Así, como cada vaca es observada caminando, su postura puede ser vista y puntajeada (por ejemplo, cuando las vacas van saliendo de la sala de ordeña).

Las ventajas de usar el puntaje de prevalencia para monitorear la cojera son:

  • La puntuación es asignada inmediatamente por un observador independiente y puede ser usada para verificar los registros de incidencia del predio.
  • Es una oportunidad de proporcionar una visión por el observador de todos los individuos del rebaño.
  • Las decisiones alrededor del manejo de la cojera dentro del rebaño no dependen solamente de los registros de seguridad desconocida.

Las limitaciones de usar el puntaje de prevalencia para monitorear la cojera son:

  • El puntaje de cojera es subjetivo - la calidad de la información depende de la percepción y habilidad del observador.
  • El puntaje requiere un área apropiada y suficientemente limpia para evaluar los animales.
  • Asignar una puntuación al rebaño completo es consumidor de tiempo.
  • Una fotografía instantánea del puntaje de prevalencia no entrega información de la causa de cojera o de los periodos de mayor riesgo.

Relación incidencia – prevalencia

Es razonable esperar que la relación de incidencia–prevalencia debiera permanecer bastante constante para predios individuales. Por lo tanto, cambios repentinos en esta relación, comparada a la encontrada previamente, podría indicar un cambio reciente en el estatus de cojera en el rebaño.

 

 

Duración de la cojera

La duración de los casos de cojera en un predio es de gran importancia desde el punto de vista del bienestar animal. Esto también entrega un poco de valor para evaluar la veracidad de los registros. El promedio de duración de los casos de cojera en un rebaño puede ser calculado usando la siguiente formula:

 

 

Si los registros de cojera en el predio son veraces, la corta duración de la cojera probablemente puede deberse a infecciones del tejido tales como dermatitis digital y necrobacilosis interdigital. Las cojeras de larga duración, por otra parte, podrían probablemente involucrar condiciones de ataque, las cuales interrumpen la formación del tejido corneo de la pezuña, tales como úlcera solear, enfermedad de la línea blanca y laminitis. Si el cálculo de la duración de la cojera es desproporcionadamente más largo, esto puede indicar que no todos los incidentes de cojera han sido registrados.

 

Las claves para conseguir un registro de cojera repetible y seguro

  • Use el mismo sistema de puntuación cada vez. Elija un sistema de puntuación, o desarrolle uno, que sea fácilmente recordable y aplicado rápidamente en el rebaño observado. El registro debe ser simple y los datos recolectados deben ser adecuados pero no excesivos para los requerimientos del predio.
  • El puntaje del ganado debe ser asignado caminando siempre sobre la misma superficie. La superficie ideal es plana, clara, concreto no resbaloso. La incorporación de características tales como inclinación y piedras sueltas pueden ayudar a revelar o exagerar una pobre locomoción.
  • Tener la misma persona que califique la puntuación de locomoción cada vez. El puntaje de locomoción es subjetivo y una persona no familiarizada con la puntuación pude tener una percepción diferente a la cojera del animal. Usando la misma persona para realizar el puntaje ayuda a reducir la variabilidad y permite una comparación válida entre los datos de prevalencia de cojera actuales y previos. Las investigaciones han mostrado que a través del entrenamiento es posible conseguir una concordancia entre los observadores. Más de una persona asignando puntaje de locomoción a la vez puede ser muy provechoso para garantizar que cada observador individualmente no tenga una percepción sesgada de qué cojera representa.
  • Garantizar la accesibilidad de la información y que pueda ser entendida posteriormente.

 

Implementando un puntaje de cojera

El puntaje de cojera puede ser llevado por un miembro del predio como una herramienta para el manejo de estas patologías. El puntaje de prevalencia de cojera de todo el rebaño puede proveer información acerca de los cambios en las tasas de cojera en el predio. Es importante que sean mantenidos los registros de cada sesión de puntuación. Es también vital que el método de puntuación sea consistente en el tiempo para proveer un registro repetible y que permita comparar los resultados obtenidos de cada sesión. El rango en el sistema de puntuación debe ser definido por el observador.

Utilizar la técnica del puntaje de locomoción basado en la presencia o ausencia de una postura arqueada, tanto al estar de pie como al caminar, puede ser beneficioso para evaluar la cantidad de cojera respecto de la totalidad del rebaño sobre cualquier día y debiera estar incluido dentro del plan de salud animal de cada predio. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, es necesario utilizar una puntuación sencilla como la que sigue:

 

 

Esto debe comprender una rutina de asignación de puntaje de locomoción una vez al mes, la cual debiera ser registrada de manera de poder utilizar esta información como una forma de identificar los meses más críticos y poder prevenir los posibles inconvenientes que esto acarree. Por otra parte, la observación debe centrarse en registrar los números de las vacas según su puntaje de locomoción de manera de poderlas revisar de ser necesario y así tratarlas si presentan alguna lesión incipiente. A su vez, es importante registrar tan sólo las vacas con puntaje 2 y 3, ya que las demás vacas por defecto son con locomoción normal lo cual simplifica mucho el trabajo en terreno.

 

Indicadores de cojera

El dolor asociado a la cojera produce un rango grande de cambios en la postura y modo de andar de la vaca intentando reducir el nivel de disconfort. Estas observaciones pueden contribuir a identificar y valorar la cojera. En adición, la conducta de la vaca puede proveer información valiosa. Una vaca debiera a menudo venir lenta y deprimida en presencia de dolor y disconfort. Estos signos atraen atención de un animal individualmente donde, entre otras cosas, la cojera puede ser la causa del dolor. La vaca detenida con problemas en la parte inferior del miembro puede ser frecuentemente vista levantando además el (los) miembro (s) afectado (s) repetidamente a una distancia de presionar o tratando de soportar su peso sobre el mínimo de la porción dolorosa de la pezuña. La observación de este comportamiento es particularmente útil en vacas que muestran una ligera anormalidad de locomoción donde la cojera en distintos miembros es sospechosa. Por ejemplo, con úlcera solear -que frecuentemente afecta a ambos miembros posteriores simultáneamente- los signos de cojera son enmascarados con el animal caminando. El animal debiera mostrar movimientos innecesarios alternativamente, tratando de liberar el peso transportado sobre cada miembro cuando está de pie.

 

El rebaño puede ser observado para asignar el puntaje de locomoción cuando salen desde la sala de ordeña en pequeños grupos.

 

Foto 1.- (a) Arquear el lomo al caminar o estar detenida es comúnmente asociado a cojera. (b) Mover la cabeza al caminar puede ser mucho más exagerado cuando la vaca está coja, tanto de miembros anteriores como posteriores. (c) En una postura normal, los miembros anteriores deberían dejar la huella en la tierra en donde caerá la pisada de los miembros posteriores. La cojera puede resultar en una sobre o baja relación de los miembros anteriores con los posteriores, aunque la sobre extensión del paso es lo más comúnmente observado.

 

Foto 2.- (d) El miembro que presenta cojera en una vaca puede verse desviado desde la línea vertical en mayor grado que una vaca no coja. Esto puede ser influenciado por una conformación normal de la vaca o por una cojera que envuelva ambos miembros si la cojera es bilateral. (e) La vaca puede tratar de redistribuir su peso por una u otra pezuña dependiendo del sitio de la lesión. Esto es más evidente con la vaca detenida.

 

Foto 3.- Cuando la vaca es observada desde atrás, los huesos de las caderas (tuberosidad coxal) pueden ser desiguales. Esto puede ser visto tanto con la vaca detenida como en movimiento.

 

Los signos de cojera pueden ser resaltados por el suave caminar del animal hacia arriba o abajo por una pendiente o sobre una superficie desigual, o por estimular las vueltas en círculo. Esto obviamente incrementa el disconfort del animal y no debiera ser empleado durante la rutina de puntuación de cojera. Estas técnicas pueden ser ocasionalmente útiles para demostrar al agricultor que las cojeras leves están presentes en los animales, los cuales muestran sólo signos limitados cuando caminan sobre una superficie plana.

Aunque las lesiones de los miembros posteriores son los responsables de la mayoría de las cojeras en el ganado lechero, es importante no ignorar la posibilidad de cojeras en los miembros anteriores o una cojera que involucre más de un miembro incluyendo los anteriores.

 

Observación de la postura y andar

Los animales individualmente responden a la cojera con diferentes comportamientos que realizan para protegerse del dolor de su miembro afectado. Sin embargo, los indicadores discutidos no necesariamente están siempre presentes. No obstante, como el puntaje de prevalencia de cojera es tomado cuando las vacas dejan la sala de ordeña, hay 20 animales o más que dejan la sala en rápida sucesión. Mirar los signos tales como movimientos de cabeza, arquear el lomo o cambios en el largo del paso, podría mostrar una rápida identificación de los individuos que requieren una observación más cercana. En la fotografía nº 1, la postura y andar normal están indicados por la línea continua, y los signos que indican anormalidad están indicados por la línea discontinua.

Arquear el lomo: un lomo arqueado es frecuentemente asociado con dolor en el ganado.

Pender y mover la cabeza cuando el animal camina: esto es más exagerado cuando se asocia con cojera de los miembros anteriores, pero pueden ser vistos en cuadros de cojera en los miembros posteriores.

Acortamiento o alargamiento del paso: la pezuña del miembro posterior es normalmente colocada sobre el lugar que dejó vacante la pezuña del miembro anterior. La vaca coja usualmente sobreentiende el paso del miembro posterior afectado.

Grado de abducción o aducción de los miembros posteriores: con la edad de la vaca, la línea vertical de los miembros posteriores, cuando es vista desde atrás, tiende a hacerse menos recta. En las vacas cojas, un mayor grado de desviación desde la vertical puede ser visto en uno de los miembros posteriores.

¿Cómo descansa la vaca sobre sus pezuñas?: ¿Lo hace sobre los talones o trata de mantenerse sobre la porción anterior de las pezuñas? ¿Alternativamente carga una mayor proporción de su peso en la pezuña medial o lateral?

Alineamiento de los huesos de la cadera (tuberosidad coxal) cuando camina: Cuando es vista desde atrás, los huesos de la cadera de una vaca coja no conforman un nivel de línea horizontal cuando camina. Esto está relacionado al efecto del acortamiento o alargamiento del paso.

Rehúsa caminar: Las vacas cojas pueden rehusar desplazarse, o moverse muy lentamente. Esto comúnmente se asocia con cojeras en más de un miembro a la vez. Esto debiera ser una alerta inmediata para revisar esa vaca.

Facilidad, fluidez y ritmo de los movimientos: Cuando la vaca camina a cualquier ritmo o está manteniendo su peso en el resto de los miembros tanto tiempo como sea posible, minimizando el tiempo de cargar peso al miembro con cojera (observe los animales jóvenes al caminar con una postura normal).

¿La cojera es aparente?: Registre cuál(es) miembro(s) es/son afectado(s).

En el futuro, la detección de cojera podría ser más automatizada a través del uso de un dispositivo a la salida de la sala de ordeña que detecte la fuerza ejercida sobre un plato de posición.

Actualmente, la observación y puntuación del andar de cada animal representa un preciso y sensible método de detección de cojera. No obstante, una gran diferencia ha sido identificada entre el nivel de conocimiento de la cojera demostrado por observadores independientes y algunos agricultores. Las razones para esto pueden incluir desmotivación y habituación de los productores cuando la cojera los involucra a ellos.

La cojera debe ser sensible y exitosamente identificada en orden de reducir los niveles nacionales. La experiencia ha demostrado que los agricultores que conocen que la cojera debe ser específicamente observada, están más sensitivos a la observación. El registro completo de los casos de cojera que han sido identificados y tratados pueden proveer las bases para una estrategia preventiva, la cual puede ser monitoreada y verificada. Esto es un requerimiento que garantiza un plan y muchos planes de salud de rebaños lecheros y provee una estructura con la cual el veterinario podría tener un rol activo en el manejo de estas afecciones.

 
Autor/es
 
remove_red_eye 710 forum 9 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved