La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
XVI Curso Internacional Teórico Práctico de Mastitis

Factores que influyen sobre la salud de la ubre.

Publicado el: 11/10/2019
Autor/es:

La producción de leche en México tiene una larga tradición. México, el segundo país mayor productor de leche de Latinoamérica y uno de los mayores países importadores de lácteos en el mundo, deberá continuar la importación de lácteos a pesar de la expectativa de crecimiento esperada en la producción en esta década. En 2017 México ocupo el 11º lugar en producción de leche, con 12,2 miles de millones de leche producidos y con un incremento anual de cerca de 1.5%. Jalisco ocupa a nivel nacional el primer lugar en producción de leche de vaca con cerca de 6.5 millones de litros diarios lo cual aporta un 19% de la producción de leche nacional.

A pesar de ello nuestro País tiene un enorme déficit ya que la importación de leche es del 40% de los productos lácteos consumidos.

Las explotaciones pecuarias, productoras de leche bovina, en todo el mundo tienen el mayor problema de la mastitis.

 

 

Definición de la Mastitis.

La Mastitis se define como la inflamación de la glándula mamaria de los mamíferos, como consecuencia de la introducción y multiplicación de microorganismos patógenos en los conductos galactóforos, es la enfermedad más común del ganado lechero.

Un cuarto de la ubre sano es aquel que no muestra alguna alteración patológica externa, la leche no contiene microorganismos patógenos y tiene un nivel normal de células somáticas de < 100,000/ml.

La Mastitis bovina es un complejo singular de enfermedades, que causa una gran cantidad de pérdidas a nivel mundial y en especial en las regiones con producción lechera intensiva.

La causa más común para un sacrificio temprano de las vacas lecheras son los problemas de salud de la glándula mamaria, además de problemas de fertilidad. El 26.5% de las vacas lecheras sacrificadas en el continente americano es debido a trastornos ocasionados por la mastitis. Se ha estimado que la mastitis bovina causa pérdidas de unos 150 a 300 dólares americanos por vaca afectada al año.

Las pérdidas causadas por mastitis se clasifican de la siguiente manera:

1. - En los casos de mastitis clínica.

Perdida por baja producción láctea del animal enfermo.

Perdida de producción por la duración de la eliminación del medicamento.

Frecuentemente hay un perjuicio duradero en el rendimiento de la vaca.

Costos de medicamentos y del médico veterinario.

Aumento en los costos de la mano de obra.

2. - En los casos de mastitis subclínica.

Una considerable reducción en la producción diaria de leche.

Cambios importantes en la composición de la leche (Cuajado del queso).

Se perjudica el valor higiénico de la leche.

La mastitis es una enfermedad de factores:

Que factores juegan los principales roles en la presentación de la enfemedad:

a) La vaca.

El estado inmune de la vaca ya sea especifico o inespefico es muy importante.

El estadio de la lactación. Así como el número de lactaciones.

La presencia de factores estresantes

b) Los microorganismos.

La cantidad y tipo de bacterias en el establo.

La patogenicidad del microorganismo, es importante.

Los factores de virulencia de las bacterias varian entre las diferentes cepas.

c) El medio ambiente.

La higiene del ordeño, una buena higiene impide la trasmisión de bacterias causantes de mastitis.

Higiene en el manejo diario, en todas las instalaciones del establo.

Factores climáticos, el calor excesivo tiene influencia en la cantidad de leche por vaca.

La alimentación que debe de ser balanceada, dependiendo del estadio de lactación.

 

Clasificación de la mastitis.

Se distinguen dos presentaciones de mastitis: la clínica caracterizada por la afectación de las características físico-químicas de la leche, la cual se encuentra visiblemente alterada por coágulos, descamaciones y en ocasiones sangre y la forma subclínica, donde la vaca parece sana y la ubre no presenta ningún signo de inflamación, sin embargo, las células somáticas se encuentran aumentadas en número y es posible detectar en leche la presencia de microorganismos patógenos. Se estima que un tercio de todas las vacas lecheras están afectadas por cualquier forma de Mastitis en uno o más cuartos.

Comúnmente es una enfermedad infecciosa causada por mas de 170 especies de microorganismos, especialmente bacterias, también pueden ser Micoplasmas, hongos, levaduras y algas, siendo las más frecuentes Staphylococcus aureus y Streptococcus agalactiae. Esta enfermedad constituye un problema tanto para la salud pública como para la economía del sector lechero en general.

Los cálculos mundiales recientes han revelado que la mastitis representa el 30% del costo total de las enfermedades del ganado lechero.

 

 

En el área del diagnóstico de mastitis pueden ser utilizados diversos métodos microbiológicos para una posterior identificación mediante tipificación de técnicas de biología molecular, las cuales pueden ser utilizadas con éxito para la identificación de especies, de factores de virulencia, y/o de identificación de genes.

Las Células Somáticas son principalmente células de defensa predominantemente leucocitos, y en pequeña proporción células de descamación y algunos microorganismos.

La mastitis por sí misma es la enfermedad más costosa del ganado lechero. En total, las pérdidas económicas de las mastitis subclínicas exceden aquellas causadas por las mastitis clínicas. Las pérdidas económicas que se producen como resultado de una producción de leche reducida han sido predichas basándose en el conteo de células somáticas. Si el promedio de producción de un hato es 7.000 kg / vaca /año, esto significa que un promedio de conteo de células somáticas de 1.000.000, es un indicativo de pérdidas de producción de (7.000 x 18/100=) 1.260 kilogramos por vaca y a un conteo de 500.000 representa una pérdida de 420 kilos por año.

El conteo de células somáticas es actualmente un parámetro que puede interpretarse ya sea directa del cuarto o como muestra de leche del tanque y se usa ampliamente para este propósito, y como indicador de la calidad de la leche.

Un conteo de células < 200,000 por mililitro no tiene implicaciones en la salud de la ubre. Niveles de 200,000 a 500,000 céls./ml en muestras de tanque nos hace sospechar de mastitis subclínica ya que no es un indicativo. Hay sospecha de unas pocas vacas afectadas subclinicamente en el hato si el recuento de células está entre 500,000 a 1,000,000. Cuando los conteos son de 1,000,000 a 1. 500.000 hay mastitis subclínica y es posible que por lo menos la mitad de los cuartos en el hato se encuentren infectados y la producción de leche puede bajar un 30%.

Se mide la calidad sanitaria de la leche cruda en tanque mediante cuantificación de las células somáticas y prueba de California para mastitis en ubres de las vacas , pero lo más importante son las perdidas en calidad de dicho producto, ya que bajo los efectos de las mastitis disminuye en la leche del orden de 0,2 a 0,3 décimas el contenido graso mientras que la caseína se reduce en un 20 %, disminuyendo también la lactosa. Los cloruros aumentan, mientras el pH tiende a la alcalinidad.

Los referidos cambios en la composición química de la leche repercuten en las industrias lácteas que obtendrán el menor rendimiento en producción de queso y mantequilla, partiendo del mismo volumen de leche al estar disminuidas en aquéllas la grasa y la caseína.

Detección de la mastitis.

Para la detección de la mastitis es necesario llevar a cabo algunas pruebas, tales como la detección del número de células somáticas en leche, ya sea por la prueba de California, por medición con Fossomatic o alguna de las múltiples pruebas que existen, las mas aceptadas y probadas son las 2 anteriores.

Además del conteo de células somáticas en leche, se debe de hacer un examen bacteriológico, para demostrar la presencia de microorganismos patógenos en la leche. De acuerdo con las normas nacionales e internacionales.

 

 

El diagnóstico oportuno es muy importante en el hato lechero, que también, puede basarse en los diferentes signos clínicos, como son, la inflamación, dolor al tacto, fiebre, depresión y disminución de la producción láctea. Con pruebas sencillas como la de California Mastitis Test (CMT) o cualquier otra que permita conocer el estado normal o anormal de células somáticas en leche.

 

 

Aislamientos de los agentes patógenos causantes de mastitis, en el Estado de Jalisco.

A pesar de la importancia económica y de salud pública de la mastitis bovina, la información sobre la prevalencia y distribución de la enfermedad, por muestreos en los establos lecheros en la región Occidente es muy escasa o nula.

Existen reportes de mastitis clínica y subclínica, hasta en un 50% de las vacas lecheras. Sin embargo hay muchos vacíos de información, con respecto a los agentes causales más comunes. Se acepta una división, de los agentes causantes de mastitis; en patógenos principales o “major pathogens” y patógenos secundarios o “minor pathogens”, esto tiene relación con la reacción que estos microorganismos causan en la ubre.

Teniendo como objetivo determinar que agentes patógenos son los principales causantes de la mastitis en hatos lecheros comerciales en la cuenca lechera del estado de Jalisco, analizamos 33 establos lecheros de las diferentes zonas lecheras del estado de Jalisco, estando ubicados la mayoría de ellos en la cuenca lechera de la región de los Altos de Jalisco, en estos fueron tomados de vacas lactantes de manera antiséptica, al inicio del ordeño, muestras de leche de cuartos sencillos de la ubre, sin importar si la vaca tenia o no mastitis. Al final de este muestreo se obtuvieron un total de 2,979 muestras.

Los aislamientos y métodos utilizados para la identificación, fueron los sugeridos por la DVG (2002) y el documento 132 de la Federación Internacional de la leche (IDF).

Una vez realizados los análisis obtuvimos los siguientes resultados.

Respecto a las 2,979 muestras tomadas en los establos lecheros, 1,603 resultaron negativas, 53.8% (no hubo crecimiento). En el restante 46.2% (1,376 muestras) fueron positivas. Siendo los agentes patógenos mas frecuentes; SCN (estafilococos coagulasa negativos), Corynebacterium spp, S. aureus, Sc. agalactiae, seguido de los microorganismos coliformes y de los Streptococcus spp. Los resultados de las muestras bacteriológicamente positivas (46.2%). Además en los resultados donde se sugiere que las bacterias aisladas están en relación con un mal manejo zootécnico del hato lechero, por ejemplo aislamientos de SCN, Sc. agalactiae y de S. aureus. En el caso de Corynebacterium spp existe la controversia, de sí estos son patógenos, ya que comúnmente se encuentran como colonizadores normales del canal del pezón. Entonces podemos observar claramente que los microorganismos encontrados en casos de mastitis clínica y/o subclínica de vacas en lactación, predominan los patógenos menores o “minor pathogens”, seguidos de los patógenos clásicos los cuales se consideran como agentes muy importantes para la presentación de casos de mastitis en el estado de Jalisco, México.

 

Staphylococccus aureus.

Staphylococcus aureus es el microorganismo económicamente mas importante causante de mastitis bovina. La conocida capacidad de supervivencia del S. aureus en el medio ambiente juega un papel importante en la trasmisión de la infección a otras vacas del hato lechero. Las pezoneras de la maquina de ordeña, las toallas de papel o textil y las manos del ordeñador trasmiten el agente patógeno de un cuarto infectado a un cuarto sano y de las vacas infectadas a las vacas sanas. De los plásticos de las pezoneras penetra el patógeno hacia el canal lineal y al tejido glandular de la ubre. Mediante algunos factores de patogenicidad específicos se eliminan, cuando menos en parte, las defensas de la ubre, eso ocasiona que el patógeno pueda sobrevivir y estar presente en la leche durante largos periodos.

Si bien acúmulos de estafilococos en el tejido glandular son rodeados de células de defensa especificas, no se presenta una destrucción efectiva de las bacterias patógenas.

Además de esto, el S. aureus es un agente causante de Zoonosis. Las bacterias secretadas en leche pueden, bajo condiciones desfavorables, ocasionar intoxicaciones alimenticias al humano. Una parte de las cepas aisladas de muestras de leche tiene la capacidad de formar enterotoxinas estables al calor; por protección del consumidor esta bacteria no debe encontrarse en leche que el ganadero vende. Una de las metas del productor a largo plazo, debe ser la eliminación de S. aureus de todo el hato lechero.

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 390 forum 2 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved