Importancia del inventario y agrupamiento animal para el manejo integral y eficiente de la finca lechera con énfasis en el trópico

Publicado el: 23/6/2020
Autor/es:
Resumen

Las decisiones operativas, técnicas y administrativas que se implementan en las fincas lecheras representan gran importancia para el uso apropiado de todos los recursos involucrados y alcanzar las metas de la producción lechera. La finca lechera es considerada una empresa y por ende; las metas deben incluir el cuidado de los recursos, la prevención de enfermedades y procesos metabólicos, el mantenimiento de las instalaciones y equipos, el cuidado higiénico durante la ordeña,  la producción de leche con alta calidad higiénica, el cuidado de los animales según el ciclo de vida, la bioseguridad del personal y de los animales, el incentivo a los trabajadores, la capacitación del personal y las estrategias para maximizar la productividad. Para alcanzar las metas se debe contar con la información apropiada para tomar las mejores decisiones biológicas, de producción, administrativas, económicas y productivas. De allí, que el manejo ganadero de la finca lechera será facilitado si contamos con la identificación de los animales, organizamos el inventario animal según las etapas del ciclo de vida y producción, damos el seguimiento oportuno a los bioregistros, determinamos los indicadores zootécnicos y establecemos la situación técnica específica de los componentes que inciden en la producción y maximizamos el uso de los recursos en la finca lechera. En consecuencia, cada animal debe poseer una identificación permanente, se debe contar con los registros individuales, datos del crecimiento, reproducción, producción y salud, eventos sanitarios, tratamientos e intervenciones técnicas y datos del descarte y la venta. Por otro lado, el inventario animal se descompone en los lotes que reúnen condiciones comunes en crecimiento, reproducción, producción, alimentación y control técnico. La formación de grupos de animales con objetivos de producción, productividad y manejo común es esencial para maximizar el uso de los recursos y las actividades; como en: alimentación, control sanitario, uso de pasturas y preservación de forrajes, racionalización de concentrados e integración de medidas especiales en alimentación y nutrición lactacional. En este artículo técnico presentaré los aspectos más relevantes sobre la importancia de la organización del inventario animal y la formación de grupos de animales; atendiendo el ciclo de vida para mejorar el manejo y la priorización del cuidado individual y grupal en la finca lechera. El mensaje gerencial y técnico es de que el productor de leche no debe permitir pérdidas económicas por una mala estructuración de los lotes y un manejo deficiente de los grupos de animales con alta variación biológica; reduciendo la sostenibilidad operativa y productiva de la finca lechera para evitar gatos innecesarios y prevenir situaciones con impacto económico negativo.

INTRODUCCION

Los recursos que conforman la finca lechera; hoy considerada como la Empresa de Producción Lechera y otros derivados comercializables son múltiples; incluyendo: tierra, animales, instalaciones, equipos, pasturas, alimentos concentrados, forrajes procesados y preservados, personal operativo de la finca, cuerpo técnico, insumos varios, material criobiológico, bioregistros, la producción láctea, fuentes de agua naturales, otros productos comercializados y los servicios a  los cuales hay acceso. Todos estos recursos representan valores funcionales y contribuciones en la operación que conduce a la producción de la finca y que determinan el mantenimiento funcional y el manejo la finca.  

 

IMPORTANCIA DEL INVENTARIO ANIMAL

El inventario animal corresponde a la sumatoria de todos los semovientes que se encuentra en la perimetría directa e indirecta de la finca; los cuales mas allá de representar un número secuencial y una identificación; requieren medidas de manejo de acuerdo con el ciclo de vida y representan en potencia un contribuyente en el marco productivo, pero a su vez también demandan una inversión en mano de obra, alimentos, insumos, atención y control de salud.

Toda explotación pecuaria necesita registrar los movimientos, traslados y otros eventos que ocurren en el día a día. Hay diversos sistemas de bioregistros en una empresa ganadera, pero el empresario debe elegir el que más se ajuste a su necesidad, el perfil que debe tener este sistema de registro es que sea simple, claro, práctico y siempre enfatizado en los sectores de producción, cuidando el potencial lechero y el bienestar animal (Araúz, Araúz y Norato, 2017). Esto requiere de un sistema eficiente de identificación de todos los animales que conforman el hato, el cual debe ser único, permanente, visible, fácil de aplicar, difícil de alterar y de bajo costo.  Los métodos más utilizados en Panamá incluyen: marcaje a través del herrete con calor, uso de aretes, tatuajes, collares y marcaje con químicos.

 

PORQUE LLEVAR REGISTROS?

Los beneficios de llevar registros en la finca lechera se traducen al final en economizar dinero y evitar resultados del manejo y la administración que representan costos, acciones, empleo de personal técnico, uso de insumos especiales y en muchas ocasiones pérdidas en la venta de productos como la leche o animales; cuyo impacto se traduce en pérdidas económicas.

En términos genéticos y del mejoramiento animal, los registros facilitan evaluar las vacas y ayudan para seleccionar las progenies potenciales para el reemplazo en el hato lechero; además de facilitar el suministro de alimentos de acuerdo a la producción individual o grupal (Peña y colaboradores, 2019); así como a descartar aquellos animales cuyos desempeño es inferior a la media poblacional en las mismas condiciones ambientales y del manejo (Bertoni, 2014).

El principio del inventario animal, los bioregistros y su utilización pueden parecer sencillos; sin embargo, dentro de esos tres elementos administrativos están los detalles que pueden conducir al éxito, baja productividad e incluso a la quiebra si no se encuentra el punto de convergencia entre los costos y el retorno total. En la práctica, el inventario animal comprende todos los animales existentes en la finca; sin embargo, el mismo se encuentra conformado por los diferentes lotes de animales según el ciclo de vida y el manejo.

En el esquema I se puede apreciar que la base del inventario animal está relacionada con los grupos de animales que se mantienen en la unidad de producción, lo cual constituye un eje de alimentación a su vez, ya que ambos sectores son dinámicos; debido a que tanto la cantidad de animales como el tamaño de los grupos cambiaran debido a las movilizaciones entre grupos por el ciclo de vida; pudiéndose modificar por los nacimientos, las ventas, el descarte, las compras de semovientes y las muertes. El inventario animal y los lotes constituyen un sector básico para la generación de los demás sectores; permitiendo conformar los grupos acordes con el ciclo de vida y definir las tareas cotidianas técnicas de campo; tales como: alimentación, control reproductivo, seguimiento del crecimiento, evaluación de la salud, alimentacion, exámenes veterinarios, atencion de urgencias, labores de mantenimiento de instalaciones y equipos, manejo de pasturas, consecución de insumos, atencion del personal y cumplimiento de los compromisos administrativos.

 

 

Usualmente, la relación más estrecha la considera el personal de campo entre los grupos de animales y las actividades que se desarrollan cotidianamente; ya que las personas encargadas del ordeño, registro del pesaje de leche, de la alimentación de terneras, del cuidado del lote en paritorio, del suministro de alimentos suplementarios para las hembras destetadas, en crecimiento y desarrollo, de la detección del celo, de la inseminación artificial y de la aplicación de medicamentos prescritos por los veterinarios están centrados en las actividades que deben desarrollar. Esto hace que el personal se concentre en que hacer, cuando hacerlo, que periodo involucra la actividad y a que hora se realiza la actividad. Sin embargo, los reportes en cada grupo animal relacionados con aquellos con un comportamiento diferente y aspectos clínicos básicos que difieren del grupo son esenciales para la toma de decisiones técnicas oportunas que el personal técnico deberá brindar para cuidar la integridad de aquellos animales que mas lo requieran para aplicar una medida de manejo especial grupal.

El control gerencial técnico zootécnico y veterinario de la finca lechera requiere del flujo constante de la información que se genera en los grupos de animales organizados según el ciclo de vida de los animales (lactantes, destetados, preservicio, servicio, gestantes, paritorio, producción, clínica y otros); en lo cual es fundamental el tipo de información que el encargado brinda en detalle y en el tiempo para solicitar el apoyo técnico oportuno. En los sistemas con controles operativos encontraremos que el uso de un informe escrito de campo señalando fecha, número del animal y detalles observados o problemas detectados primariamente que son importantes  para que el manejo de individual, grupal y total de la finca; lo cual debe ser oportuno y eficiente. Para ello se requiere definir la estrategia del seguimiento individual y grupal, capacitar al personal involucrado, colectar la información a tiempo, analizar las circunstancias generales y realizar la solicitud técnica a tiempo para implementar las medidas curativas y de prevención que sean demandadas administrativamente.

 

PRINCIPALES LOTES DE ANIMALES SEGÚN EL CICLO DE VIDA PRODUCTIVO EN LA FINCA LECHERA

El inventario animal total de una finca lechera está conformado por los animales que se encuentran asignados a los diferentes lotes por razones de manejo, seguimiento técnico, tipificación biológica en el ciclo de vida, estado reproductivo, producción y razones técnico- administrativas.

Los principales lotes de animales que una finca lechera actual suele tener serían: lactantes, recién destetadas, crecimiento prepubertal, pubertal, preservicio, Servicio, gestantes, paritorio, recién paridas, producción (inicial, intermedia y baja), clínica y animales para la venta según los sectores del ciclo de vida (Araúz, 2019). No obstante, esta estratificación  o lotificacion va a depender de la estructura administrativa que la finca determine según el marco técnico y administrativo.

Los animales con características biológicas, reproductivas, de producción y manejo común se encuentran ubicadas en un grupo específico, el cual es identificado con la designación del lote y la característica más descriptiva que se adapte. Si el registro es manual, tendríamos que mantener una actualización en nuestra hoja, formulario o cuaderno de la finca; actualización que podría hacerse prácticamente semanalmente; siempre y cuando se utilice un informe diario de los cambios de animales por diferentes razones. Pérez (2018) ha señalado que el inventario animal y los lotes de animales representan una información esencial para la toma de decisiones técnicas y administrativas en la finca lechera. Sin embargo, la mayor atención en la hembra bovina de leche está centrada en la etapa productiva del ciclo de vida; es decir, en el periodo de la reproducción y producción lechera.

En términos prácticos, en la finca lechera es esencial la intervención que debamos realizar a lo largo de la vida extrauterina de la hembra bovina lechera desde su nacimiento hasta cuando decidamos segregar el animal del inventario animal por razones bioeconómicas. Por ende, el concepto de conformación de los grupos de animales por requerimientos de manejo para alimentación, control de salud, control reproductivo, atención y asistencia en casos de enfermedades y por producción son esenciales para delimitar el manejo oportuno y eficiente del individuo, de los grupos y con ello cumplir con el programa de manejo animal en la finca.

Los principales lotes por criterio biológico y de manejo incluyen: recién nacidos, lactantes, destetados, en crecimiento, post destete, preservicio, servicio, gestantes (vacas y/u novillas), paritorio y recién paridas, vaquillas en producción, vacas en producción, vacas y vaquillas secas gestantes y clínica.  Con este mismo referente, se pueden estructurar los registros por lote que facilitarían la conformación e integración para la continuidad técnica de los eventos normales y subnormales que se producen en la vida de cada hembra integrante del inventario y aplicarlo según el registro manual o computarizado para el manejo de los hatos lecheros en la actualidad.

Como regla de manejo y planificación operativa en la finca lechera, un grupo está constituido por aquellos animales que coinciden en el sexo, la edad, el peso, la etapa del ciclo bioproductivo y las medidas de manejo que deben recibir; generando todas estas  condiciones; la definición del objetivo zootécnico, veterinario y administrativo que el animal deberá recibir de manera apropiada. Por ende, todos los animales que conforman el grupo determinado estarán relacionados con un plan de manejo, cuidado y atencion técnica siembre orientado al cumplimiento del objetivo biológico dentro del ciclo de vida.

 Los grupos de animales constituyen categorías para el manejo y cuidado en particular; sin embargo, la estancia de las hembras específicamente tiene periodos definidos y luego de cumplir con los requisitos biológicos y técnicos; el animal deberá ser movido al siguiente grupo o lote de manejo (Ver cuadro I). En consecuencia, las hembras bovinas tipo leche deberán pasar por diversos grupos; lo cual se repetirá a medida que se cierra un subciclo reproductivo y de producción hasta que la hembra culmine su ciclo vida productiva.  Por ejemplo, las hembras del lote de preservicio que son aquellos animales que poseen entre 600 y 695 libras de peso en las razas Holstein y Pardo Suizo; las cuales pasaran al lote para servicio cuando el peso sea de 700 libras como meta mínima para orientar el manejo reproductivo hacia la monta natural o hacia la inseminación artificial (Duby y Prange, 1996; Lucy, 2006; Lamb et al., 2009;  Araúz et al., 2014).

En el medio tropical las condiciones de la calidad del forraje, los problemas parasitarios y las limitaciones energéticas y proteicas de los modelos de suplementación nutricional para las hembras de reemplazo tipo leche deben utilizar el peso corporal como el mejor indicador del momentum apropiado para establecer un servicio con miras a la efectividad reproductiva; en lugar de utilizar la edad ya que estaríamos subestimando la condición corporal, desarrollo y crecimiento somático; especialmente para habilitar la primera preñez en el momento apropiado; debido a la relación entre el peso corporal y el momento optimo para implementar el primer servicio (González y Quintero, 2005).

 

 

Para el criterio de la habilitación reproductiva se deberá tomar en cuenta si se trata de una raza especializada pesada como la Holstein y Pardo Suizo (Araúz, Araúz y Norato, 2017), si es un cruce de doble propósito (Villasmil-Ontiveros y Yáñez-Cuéllar, 2009; García y González, 2012) o si se trata de una raza lechera pequeña como la Jersey (Wattiaux, 2002).

 

EL CICLO DE VIDA DE LA HEMBRA BOVINA LECHERA Y EL MANEJO INTEGRAL PARA EL BIENESTAR

El ciclo de vida en la hembra bovina Bos taurus tipo leche está conformado por las diferentes etapas biológicas en que se desarrolla el animal y se considera importante desde su estadio germinal (ovulo y espermatozoide); el cigoto, embrion, feto y como neonata a partir de la vida extrauterina como neonata. Es a partir de esta etapa que se da el reconocimiento práctico del individuo; asociándolo con el crecimiento y desarrollo postnatal hasta alcanzar su estado de madurez productiva; lo cual denominaremos ciclo de vida productiva que incluye desde su primera habilitación reproductiva hasta la última lactación.

El marco biológico de la hembra bovina de leche se conforma desde la fusión del espermatozoide con el óvulo; siendo predefinido el genoma en la fase de organización pre embrionaria; logrando su estabilidad en la fase de diferenciación a través del periodo embrionario intermedio y tardío; hasta alcanzar la condición de feto propiamente.  La fase de embrión es seguida por cambios marcados en la maduración fetal de tejidos, órganos y sistemas que conforman el cuerpo en general; lo cual trasciende en una duración de nueve meses. Sin embargo, las etapas que siguen al producirse la culminación de la gestación con el parto; se relaciona con varias etapas en la vida de la hembra bovina y en las cuales existen medidas de manejo integral que difieren y cuyas características son esenciales para el crecimiento y desarrollo para garantizar el bienestar total del animal Ver Esquema II).

El ciclo de vida en las fincas lecheras marca una gran distinción para las hembras y los machos; siendo las hembras las que prevalecen en términos biológicos y productivos. Por ende, la longevidad de las hembras es un factor muy importante para considerar la capacidad funcional. La longevidad se considera una característica de valor reproductivo y productivo dentro de los criterios de la evaluación y la selección en los hatos lecheros modernos.

La importancia de la longevidad en términos genéticos emergió viene siendo considerada hace muchas décadas, pero siempre han existido condiciones y razonamientos que han limitado su vinculación fenotipica y genética con el valor productivo del ganado lechero en términos de la hembra funcional; sobre todo por las múltiples causas relacionadas con el descarte involuntario y por el descarte voluntario de producción, reproducción y salud.

La longevidad ha venido siendo considerada de importancia a partir de los programas de mejoramiento genetico masivos que han mantenido los Estados Unidos como parte del Programa DHIA y el seguimiento del Departamento de Agricultura de la Estados Unidos (USDA) al implementar la evaluación lineal y el uso de los indicadores compuestos como el Indice TIPO – Producción conocido como TPI  y que posteriormente ha sido incluido en el Indice Merito Neto utilizado para la selección del ganado lechero; incluyendo: producción, calidad láctea, compuesto mamario y compuesto de patas y pezuñas, longevidad y valor reproductivo y el cual es expresado en unidades económicas (VanRaden, 2017a; 2017b).

El establecimiento de los lotes en la finca lechera debe tomar en cuenta los sectores del ciclo de vida por los cuales deberá llegar una hembra bovina a medida que aumenta de edad, peso y estatura con miras a lograr la habilitación reproductiva y la primera fase de producción; para continuar de allí en adelante ocupando sectores sensibles repetitivos (ejemplo: preñez, gestacion, parto, lactación, preñez, gestación, lactación y así sucesivamente); sin subestimar las primeras etapas de vida extrauterina hasta el primer servicio reproductivo efectivo (Araúz et al., 2017). 

El ciclo de vida comprende varios sectores que tienen importancia para el manejo y para el propio crecimiento y desarrollo del animal con base al bienestar fisiológico según Araúz (2019). Algunos puntos en el recorrido de la vida productiva de la hembra son más críticos y representan un mayor riesgo para el funcionamiento sistémico y la salud por la naturaleza de los eventos; tales como: al momento de nacer (parto), la condición de neonata, la fase de lactante, el destete, transición de leche a dieta sólida, después del destete, durante la adaptación al consumo de forraje verde, cuando recibe vacunas, la época de menor disponibilidad de forraje, la gestación, el parto, la lactación y durante las enfermedades  (ver Esquema II)

 

 

Es evidente que hay otros momentos y circunstancias que se anexan al ciclo de vida, que también inciden en el estado funcional, la salud y el bienestar de la hembra bovina de leche; entre los que se pueden mencionar: estrés de la producción de leche, enfermedades metabólicas, naturaleza de la dieta, consumo de alimento concentrado, cojeras, mastitis, parasitosis, baja disponibilidad de agua, maltrato animal directo, malas prácticas sanitarias, uso de antibióticos y desinflamatorios esteroidales, vacunaciones, traumatismos, intervenciones quirúrgicas, fracturas, lesiones por objetos punzantes, alteración del sistema nervioso, intoxicaciones, baja familiaridad con el manejo y el entorno, cambios estacionales o de época, presencia de animales extraños, ruidos excesivos, contaminación ambiental, perturbaciones sociales de orden jerárquico, especialmente en los animales mas jóvenes.

El sistema productivo para la producción lechera influye grandemente dado los componentes tecnológicos y el grado de la intervención humana a la par de las prácticas y medidas del manejo vinculadas al ciclo de vida y sobre todo a la fase de producción. Rivera y colaboradores (2016) indican que los sistemas silvopastoriles brindan una serie de ventajas para el microsistema o entorno de los animales, el mejoramiento térmico del ambiente animal y la mayor aproximación al medio con menor evidencia de la intervención humana; quedando los animales con mayor oportunidad de alcanzar la tranquilidad y así desarrollar actividades como el pastoreo, el descanso, la rumia y los episodios de interacción social.

 

 

IMPORTANCIA DEL INVENTARIO ANIMAL Y LOS LOTES DE ANIMALES PARA EL MANEJO INTEGRAL

La operación de la finca lechera incluye el sumario de todas las actividades que se realizan para mantener el eje de producción y productividad. En consecuencia, el ordenamiento de los animales por lote de conformidad con las características biológicas y de producción es esencial para establecer el marco operativo y delegar las responsabilidades laborales del personal que labora en la finca.

Las medidas de manejo se implementan según las necesidades de atención y cuidado que demanda cada grupo animal; por lo tanto su identificación grupal y la cantidad de animales determinan las medidas diarias de manejo para el cumplimiento y satisfacción de los requerimientos en general. A continuación se presentan las ventajas del poder contar con el inventario animal sectorizado según el ciclo de vida y las condiciones requeridas para garantizar el cuidado y bienestar animal.

  1. Facilita la implementación de las prácticas de manejo y el cuidado sanitario en forma homogénea para los animales en la misma categoría por edad o estado del ciclo de vida.
  2. Permite aplicar el calendario sanitario de acuerdo con las prácticas sanitarias y la disposición del personal requerido para cumplir la misión en el periodo de trabajo normal.
  3. Facilita el cálculo de los insumos para las actividades rutinarias en alimentación, control sanitario, desparasitaciones, vacunaciones y otras evaluaciones zootécnicas y veterinarias.
  4. Facilita el uso de los formularios de campo computarizados para el registro de los indicadores de crecimiento, producción, reproducción, control sanitario y otros afines.
  5. Facilita la intervención de los técnicos como veterinarios, zootecnistas y otros especialistas para que realicen sus funciones técnicas de acuerdo con el ciclo de vida.
  6. Facilitan el ordenamiento de los indicadores biológicos y la evaluación de los animales.
  7. Permite establecer una relación rápida entre los eventos de campo y el ordenamiento de los datos manuales o computarizados para el mantenimiento de la base de datos.
  8. Permite hacer los cálculos de los insumos requeridos para implementar una medida sanitaria o aplicar una práctica de manejo para alimentacion, salud animal, control reproductivo o cualquier otra actividad a implementar.
  9. Contribuye para ir haciendo los cambios de los animales de acuerdo como se logre el cumplimiento de las etapas del ciclo de vida; especialmente en la fase reproductiva y producción.
  10. Es esencial para el manejo grupal cuando se trata de implementar prácticas de alimentación, reproducción, alimentación, vacunaciones, control de parásitos, control del peso corporal y la estatura, muestreo grupal y revista clínica en zootecnia y veterinaria.
  11. Permite la localización de un animal con mayor facilidad, ya que el mismo está asociado con un lote por funciones biológicas y producción.
  12. Contribuye para ubicar un animal en el momento que se requiera aplicar una medida en campo; o por el contrario se traiga la información de campo y se deba incorporar en la base de datos (manual o computarizada).
  13. Facilita el cumplimiento del calendario de control de salud, crecimiento, suplementación, evaluación corporal, registro de la producción, control reproductivo y movilidad interna o manejo para la segregación y comercialización cuando se decida el descarte voluntario.
  14. Facilita la digitación de datos una vez el programa o la base de datos se encuentre debidamente organizada por lotes según el ciclo de vida y el manejo técnico.

Ejemplificación del inventario animal y los lotes por biología y manejo técnico en una finca lechera

El total de animales en el hato o finca lechera puede ser distribuido de conformidad con los lotes que tipifican el ciclo de vida y el manejo técnico; incluyendo los animales en crecimiento y desarrollo, los habilitados reproductivamente que no están en producción, las hembras en producción, los animales preñados fuera de producción y aquellos con un problema clínico.

 

 

Como vemos, el inventario y los lotes de animales representa un condición que facilita la labor del personal técnico, ahorra tiempo, maximiza el uso de los recursos involucrados en el manejo y contribuye administrativamente para tomar decisiones oportunas, específicas y/o grupales que viabilizan el seguimiento técnico y el manejo integral para ser mas eficiente en la misión y gestión pecuaria de la producción de leche.

En muchas fincas lecheras no suele estructura con tanto detalle por edad y etapa del ciclo de vida; lo cual genera múltiples implicaciones negativas para quienes conforman un grupo animal. En un número futuro, estaré presentando como utilizar el inventario animal para generar indicadores zootécnicos, veterinarios y administrativos que contribuyen al mejoramiento del perfil administrativo y en la toma de decisiones en la finca lechera moderna.

Referencias bibliográficas

 
Autor/es
MSc. en Ciencia Lechera y Fisiología animal aplicada, Profesor de Producción lechera, Fisiología animal y Fisiologia de la adaptación
Ingeniero Agrónomo Zootecnista, Servicios Profesionales en Ganadería de Leche y Sistemas de Producción Bovina Lechera en el Trópico.
Doctor en Medicina Veterinaria, Profesor titular de Salud Animal, Departamento de Zootecnia, Facultad de Ciencias Agropecuarias (Sede de Chiriquí), Universidad de Panamá.
Ingeniero Agrónomo Zootecnista, Servicios Profesionales en Producción Animal y Asesoría en Procesamiento y Tecnología de los Alimentos de Origen Animal y Plantas Procesadoras.
 
remove_red_eye 271 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved