Ganado de doble propósito pero ¿Qué propósito?

Publicado el: 15/4/2019
Autor/es:

Doble propósito: Un término confuso

Se ha definido en su acepción más simple como aquellos animales  que tiene la propiedad de producir leche y carne dentro de sistemas productivos que enfatizan más  hacia la producción de carne o hacia la producción de leche, según el caso. También se refiere a un sistema tradicional del trópico en el cual se produce carne y leche simultáneamente utilizando como base vacas cebú/criollas o cruzadas con razas lecheras europeas, lo que generalmente va acompañado de la cría de terneros mediante amamantamiento.

Sin embargo, la palabra trópico (y más aún trópico bajo),  encierra quizás el enfoque esencial en la búsqueda de animales resistentes a dichas condiciones ambientales que incluye por supuesto a la alimentación básica con gramíneas tropicales  y resistentes a las enfermedades y a los periodos de sequía. Poco se habla de la eficiencia productiva y reproductiva de las fincas y los análisis muchas veces se quedan en cuanta leche o cuanta carne por animal, sin incluir criterios de costos, rendimientos por hectáreas, por vacas totales, y otros términos menos visibles de la verdadera eficiencia del tipo de ganado.

La realidad demuestra que la mayor parte del llamado doble propósito no alcanza ningún propósito. De vacas flacas y becerros o añojos peludos y viejos, está lleno el doble propósito tropical, pues se parte de la creencia que no requieren condiciones ajustadas a sus requerimientos para producir leche y/o carne. Por otra parte se olvida que el desempeño reproductivo sea en monta libre o inseminación es un criterio fundamental, pues con un bajo índice de natalidad no se alcanza ninguno de los propósitos.

Es común presentar un cruce de doble propósito, por ej. Los cruces de bos indicus con bos taurus, con el 75% o más de sangre Holstein, que tienen buen rendimiento lechero pero cuyo becerro es altamente costoso llevarlo a buen término en edad y peso durante el proceso de  la ceba. En Estados Unidos actualmente algo más del 25% de la carne proviene del engorde machos lecheros (dairy beef), pero es un riesgo  transpolar las posibilidades de costos de engordar un animal de este tipo en USA que en República Dominicana. También se vende mucho la idea que las razas y cruces con vocación carnicera pueden rendir lo mismo que en leche.

 

El propósito lo da la finca y el finquero

Se habla mucho de la necesidad del mejoramiento genético hacia carne o hacia leche, sin siquiera realizar un análisis del potencial de alimentación y agua existente en la finca, en correspondencia con  el tope del potencial de los animales,  considerando siempre que la mayor parte de los alimentos deben ser generados en la propia finca o en su entorno, para abaratar costos y que las mejoras en los sistemas de alimentación con la combinación de leguminosas, plantas arbóreas y excelente manejo de las gramíneas, incluyendo una estrategia de aseguramiento de alimentos para el periodo de seca es lo fundamental. Por otra de nada vale contar con todos estos recursos, si en el manejo diario de los animales, con énfasis en el ordeño el manejo reproductivo se pone en manos de personas que no tienen la más mínima idea de las características y cuidado de los animales. Es un negocio y el dueño debe atenderlo como tal.

 

Una mirada al ganado autóctono

Desde los estudios de De Alba hasta hoy se han identificado más de 17 tipos  de ganado criollo que en América latina y el Caribe, todos originarios de los primeros bovinos traídos después del descubrimiento de América desde el año 1493 o combinaciones de diferentes genotipos o mezclas con ganado tipo cebú y bos Taurus. Dentro de los más destacados se agrupan en los Criollos Centroamericanos y del Caribe,  se encuentran,  comenzando por Dominicana con el Romana rojo o CIMPA, Criollo cubano, Romosinuano en Costa Rica, , Reina en Nicaragua, Carora en Venezuela, Criollo Mexicano, Barroso de Guatemala, Limonero de Venezuela, Blanco ojinegro y Hartón del Valle en Colombia, entre otros.  Además de constituir una importante reserva genética, en su mayoría son animales altamente resistentes y que responden muy bien a leche y carne dentro de sistemas rústicos de producción. Los rebaños más puros han tenido en común,  el efecto adverso de una alta consanguineidad, por lo cual son pequeños en tamaño, pero ideales para cruces con razas exóticas.

 

Desarrollo de razas y cruzamientos hacia leche o hacia carne

Por una parte  el cebú  en todas sus tipos ha sido la base del desarrollo de la ganadería en los países tropicales con el tipo brahmán a la cabeza, mientras por otra,  algunas razas lecheras como el Suizo Pardo lechero, Holstein y Jersey han sido la contraparte básica por los tipos  bos taurus. Lo más destacado en las últimas décadas ha sido el desarrollo del Gir Lechero en Brasil, animal que combina lactancia por encima de 3 000 kg en lactancias mayores a 250 días, excelente desempeño reproductivo, larga longevidad, resistente a garrapatas y parásitos, buen comportamiento en pastoreo de secano, y una leche con alto contenido de sólidos. Aunque el macho es relativamente pequeño con unos 25 kg al nacer, el rendimiento en canal alcanza hasta el 57% con un buen manejo durante la ceba. De esta combinación del Gir  con Holstein surge el Girolando (5/8 Holstein-3/8Gir), con alta habilidad en leche, aunque no tanto para el engorde del becerro. Otra experiencia similar es el desarrollo del Siboney de Cuba, que utilizó una mezcla de cebú cubano con Holstein, logra producciones de 3 500 kg/ha/año, con 270 días de lactancias, medias diarias de unos 10 kg  y una media de 6,4 kg/día  por vacas totales, prácticamente solo en pastoreo. Al igual que el Girolando, los machos Siboney son relativamente pequeños y el engorde del becerro es lento en la primera etapa hasta añojo.

En el desarrollo de razas a partir de cruzamiento entre bos taurus y bos indicus, se debe tener en cuenta que la primera generación F1 tiene un alto desempeño productivo tanto hacia leche como carne debido del efecto de la heterosis entre dos razas muy diferentes, pero en la medida que avanzan los cruces y retrocruces hasta llegar a la estabilización genética de la raza final, se va perdiendo el vigor hibrido y los animales generalmente pierden tamaño y se reducen algunos de los indicadores productivos.  Considerando que la naturaleza de la mayor parte de los caracteres productivos es poligénica, los cruces intermedios presentan una alta variabilidad genética y fenotípica y también de color que es ligada a la herencia simple. Algunos expertos recomiendan no alcanzar la fase de estabilización para aprovechar la heterosis pero ello implica mantener al menos tres poblaciones o tipos, lo cual hoy es más fácil con el amplio uso de la IA y el trasplante de embriones, pero aun así lo considero poco viable para pequeños ganaderos con limitada extensión de terrenos.

En cuanto a las raras de doble propósito con excelentes rendimientos y calidad de leche y carne, se distingue la Simmental y sus cruces con Brahman, destacándose el F1 y también el Simbrah. Generalmente la raza pura es mejor en ambientes más altos y donde se puede garantizar un buen manejo y alimentación y los cruces en las zonas tropicales mas bajas.  Se han reportado rendimientos de 6 500 kg de leche por lactancia en la raza pura y unos 3 000 kg para los cruces, en ambos casos con elevado contenido en solidos con 3,7% de proteína, que es decir ideal para producir quesos. Se han reportado ganancias de peso de 1 200 gramos diarios, rendimiento de la canal de 58.1% y pesos al destete de los machos de 450 kg a los 20 meses, por supuesto con dietas adecuadas para estas ganancias. Los indicadores reproductivos son excelentes, tanto en menos días abiertos y edad al parto que sus cruces con suizo lechero o con holandés.

La raza Parda Alpina de carne (Braunvieh), también se considera un animal con excelentes resultados en el trópico, ya que combina buenos rendimientos en leche, excelente calidad de la carne y alta tolerancia al calor. Es un ganado extremadamente fértil, con una pubertad temprana tanto en machos como en hembras (hembras fértiles a los 8-9 meses de edad y los machos entre los 16-18 meses son fértiles) y su talla moderada y su facilidad para engordar la hacen una vaca de bajo mantenimiento con una tasa de concepción del 93% a los 18 meses, siempre que se garantice adecuadas condiciones de manejo y alimentación.

Una gran aceptación en el trópico lo tiene la raza Senepol, llamado también bos taurus tropical, animal que fue desarrollada en Islas Vírgenes  en los años 1900 cruzando ganado Red Polly ganado N'Dama. Presenta un excelente nivel de adaptación al clima tropical, asi como ganancia de peso sobre gramíneas y resistencia a los parásitos. Es un animal relativamente pequeño pero macizo, buen rendimiento en canal y excelente calidad de la carne. Es altamente fértil y los sementales utilizados en monta libre pueden cubrir un alto número de hembras.  Se han desarrollado cruces con Brahman, con Angus rojo y otros genotipos.  Su orientación es mas a carne que a leche.

 

Doble propósito en Centroamérica y Caribe

La mayor parte de las fincas categorizadas como de doble propósito en Centroamérica y el Caribe representan un mosaico de cruces y razas, donde predominan los tipos brahmán cruzados con Pardo Suizo lechero o Holstein y una amalgama genética con el cebú y criollos,  de fondo con algo de  razas europeas, desde un extremo al otro. El principal problema estriba en la gran variedad en términos de tamaños, rendimientos productivos, respuesta reproductiva, resistencia al trópico etc,  que hacen difícil ordenar un adecuado manejo hacia carne o hacia leche y que se etiquetan como ganado de doble propósito, cuando en realidad muchos no sirven para ningún propósito. Lo correcto sería comenzar por ordenar los rebaños dándole cierta homogeneidad a partir del tipo que se ajuste a la finca, sin importar mucho el color, la raza o cruce pero excluyendo aquellos animales que no se ajustan al objetivo básico al cual se dedica la empresa (pensando en que una finca es una empresa y que hay que gestionarla como un negocio). A partir de ello, entonces se podría establecer una estrategia de mejora hacia un objetivo u otro. Mejora es partir primero de lo que ya existe, segundo del potencial de mejora para cubrir lo que ya existe y entonces como tercero establecer una hoja de ruta para la mejora genética y reproductiva, siempre teniendo la eficiencia en término de costos como el elemento básico de hacia dónde caminar.

 

Conclusiones  y recomendaciones

No existen recetas únicas aunque se cuenta con un amplio diapasón de razas y cruces disponibles en el trópico, orientados hacia leche o hacia carne, partiendo del principio que para establecer el propósito, hay que establecer claramente el potencial  de la finca en cuanto suelos, alimentación y agua y fuentes de alimentos no convencionales en su entorno, así como la administración de la misma como un negocio lucrativo es la base. El propósito va a  depender a mediano plazo de los costos de producción y del mercado, pues sin esto último ningún negocio funciona. La ganadería es un negocio y si el propósito del negocio no funciona no vale la pena hablar de ganado de doble propósito.

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 2054 forum 34 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Jesús Manuel Iglesias Gómez
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved