La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
XXVII Reunión Internacional sobre producción de Carne y Leche en climas cálidos

Efecto de la fuente de proteína vegetal sobre la fertilidad y concentracion en sangre de nitrógeno ureico y progesterona en vacas Holstein

Publicado el: 27/4/2018
Autor/es:
Resumen

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el efecto de la fuente de proteína vegetal sobre nitrógeno ureico y progesterona en sangre asi como en la fertilidad en vacas Holstein en producción. Se utilizaron doce vacas Holstein en su segundo tercio de lactación. Las dietas se formularon en base a maíz amarillo hojueleado, alfalfa y heno de avena. En el tratamiento uni consistió en una dieta tradicional enbase a heno de alfalfa; en el tratamiento dos se sustituyó el 20% de la PC de la alfalfa por granos secos de destilería más solubles, y en el tratamiento tres por 20% pasta de cacahuate. Los muestreos de urea y progesterona de realizaron los días 1, al momento de la inseminación artificial y 20 días posteriores. Los resultados fueron: urea en sangre; TMT1 13.2535 mg/dl, TMT2 12.1158 mg/dl, TMT3 10.5973 y para progesterona en sangre TMT1 5.5213 mg/ml TMT2 6.6575 mg/ml, TMT3 9.3821 mg/ml. No se encontraron diferencias estadísticas para urea en sangre (P > 0.05), mientras tanto para progesterona si hubo diferencia (P<0.05), sin embargo no se observó diferencia estadística en la preñez (P>0.05) por lo que se puede recomendar la sustitución del 20% de la proteína de la alfalfa en dietas para vacas en producción por cualquiera de las otras fuentes proteicas.
Palabras clave: DDGS, Pasta de cacahuate, NUS, P4, Fertilidad.

INTRODUCCIÓN

El manejo nutricional durante todas las fases del ciclo de lactación puede afectar los rendimientos reproductivos del ganado. Excesos de proteína pueden afectar la eficiencia reproductiva de un hato (Oldick y Firkins, 2003). El rango recomendado de proteína cruda (PC) en las raciones de las vacas lecheras varía de 12% a 18%. Las dietas para las vacas medianas productoras (20 Kg a 30 Kg de leche/d) contienen aproximadamente 16 % de PC, la cual es administrada mediante la mezcla de forrajes y concentrados (Coleman y Barth, 1977). Las dietas con contenidos de proteína cruda de 17 a 19% llegan a ocasionar una disminución de la fertilidad. Se ha demostrado que las vacas alimentadas de esta forma tienen altas concentraciones de urea, amoniaco en sangre y en los fluidos uterinos, lo cual acorde con Butler (1998), puede afectar adversamente la viabilidad de los espermatozoides, óvulo y embrión. En estudios realizados por Butler et al. (1996), determinaron que niveles de nitrógeno ureico en sangre (NUS) > 19 mg/dl disminuye la tasa de preñez hasta en un 18%. Según algunos autores, en una dieta rica en proteína la concentración de progesterona (P4) es baja debido al mayor metabolismo hormonal causado por la mayor producción lechera. Por otro lado, la producción lechera se ve afectada principalmente por el incremento en el precio de las materias primas que se requieren para la elaboración de los alimentos balanceados. Es común la necesidad de utilizar materias primas de bajo costo y los subproductos de destilería presentan buena opción (Batal, 2006). La inclusión de los DDGS en la alimentación animal ha ido en aumento en las explotaciones pecuarias, debido a ventajas tales como su bajo costo y su aporte de nutrientes (Lumpkins et al., 2005). Por otro lado, la industria ha incrementado en los últimos años la producción de aceite de maní para uso doméstico, obteniéndose al mismo tiempo como subproducto la pasta de cacahuate, la cual contiene un nivel de proteína cruda del 44.4. De estos ingredientes se tiene poca información. El objetivo del estudio fue evaluar el efecto de la fuente de proteína sobre las concentraciones sanguíneas de urea y progesterona, así como sobre fertilidad de vacas Holstein en producción.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

La presente investigación se realizó en las instalaciones de la Unidad de Producción Lechera del Instituto de Investigaciones en Ciencias Veterinarias de la Universidad Autónoma de Baja California. Se utilizaron 12 vacas Holstein en su segundo tercio de lactación. Cada unidad experimental se asignó aleatoriamente a una corraleta con comedero individual y bebedero automático compartido para dos unidades experimentales con acceso al agua ad libitum. Las dietas se ofrecieron por partes iguales diariamente a las 07:00 y 15:00 h. Los animales consumieron las dietas ad libitum, asegurándose que en el comedero quede alrededor del 5% del total ofrecido. El experimento tuvo una duración de 14 días de adaptación a las dietas (tratamientos) y 40 días para la inseminación, toma de muestras y diagnóstico de gestación. La sincronización consistió en la aplicación de doble inyección con 25mg PGF2α, una el día cero y a los once días posteriores a la primera aplicación para las vacas que no entraron en celo con la primera aplicación. Además de 100 ?g de GNRH esto en el momento de la inseminación y se tomaron muestras de sangre de la vena coccígea, con aguja vacutainer calibre 21 y tubo tapón rojo de 10 ml sin anticoagulante para analizar N-ureico y progesterona y se tomó muestra de leche para obtener la correlación entre el NUS y NUL. Los tratamientos consistieron en: TMT1 alfalfa 32% FAD 15.10 kg/día más 8.50 kg maíz rolado a vapor y fosfato mono sódico 0.17kg/día; TMT2 alfalfa 32% FAD 6.00 kg/día, heno de avena 6.70 kg/día, DDGS 2.30 kg/día, maíz rolado a vapor 8.50 kg/día, carbonato de calcio 0.15 kg/día y fosfato monosódico 0.12 kg/día y TMT3 alfalfa 32% FAD 6.00 kg/día, heno de avena 7.80 kg/día, pasta de cacahuate 1.00 kg/día, maíz rolado a vapor 8.50 kg/día, carbonato de calcio 0.18 kg/día y fosfato monosódico 0.29 kg/día. Concentraciones de NUS y P4 se analizaron bajo un diseño completamente al azar mediante análisis de varianza. La fertilidad fue analizada a través de una prueba de Chi Cuadrada. Se consideró diferencia estadística cuando P≤0.05 (Hicks, 1973).

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Glen y Clayton (1997), encontraron en su investigación una correlación de r2 = 0.84 entre el nitrógeno ureico en sangre y en leche, mientras lo encontrado en este experimento dio como resultado r2 = 0.51. Por otra parte Butler (1998), observó que la proteína de la dieta está altamente relacionada con los niveles de NUL y NUS y que niveles > 19 mg/dl pueden disminuir hasta en un 20% el porcentaje de preñes. Hammond (1997), reportó que concentraciones de nitrógeno ureico inferiores a 7 mg/dl se pueden considerar como indicadores de deficiencias de proteína en la dieta de vacas y novillos sanos, y que concentraciones superiores a 19-20 mg de nitrógeno ureico/dl se han asociado con una reducción en las tasas de concepción y preñez en vacas lecheras. En nuestro experimento no se observaron efectos significativos (P>0.05) entre tratamientos sobre NUS. Las medias generales observadas para los tratamientos 1, 2 y 3 fueron de 13.25, 12.12 y 10.2 mg/dl respectivamente. Kleinschmit et al. (2006), en su experimento con tres diferentes fuentes de DDGS y obtuvo resultados similares de NUS En términos generales, las dietas proteicas que no producen concentraciones plasmáticas superiores a 20 mg/dl no parecen comprometer la fertilidad de las vacas lecheras (Ferguson et al., 1993). Para el caso del tratamiento tres al incluir la pasta de cacahuate mantuvo niveles de NUS que se encuentran en el rango de acuerdo al nivel de proteína en la dieta (16% PB). Los niveles de progesterona se comportaron de forma similar, sin diferencias estadísticas significativas (P>0.05) entre TMT1 testigo y TMT2 DDGS con valores de 5.52 y 6.66 respectivamente, mientras que para TMT3 el valor observado fue de 9.38 (P< 0.05). Por otra parte, se sabe que altos niveles de proteína en las dieta para ganado lechero puede provocar descensos en la fertilidad por lo que la alta concentración de PB en la dieta se ha sido asociada con una reducción en el comportamiento reproductivo (Westwood et al., 1998). Elrod y Butler (1993), reportó que la tasa de concepción al primer servicio fue de 82 % para las vaquillonas que recibieron una dieta con niveles normales de proteína y 61% para las que recibieron la dieta con altas concentraciones de proteína por lo que se comprueba lo antes mencionado. En este experimento para el tratamiento TMT1 se obtuvo un 25% de preñez, para el TMT2 50% y para el TMT3 50% por lo que no se observó diferencia estadística de acuerdo con la prueba de Chi cuadrada realizada. Por lo anterior se puede recomendar la utilización de cualquiera de las fuentes de proteína utilizadas.

 

CONCLUSIONES

Se puede sustituir parcialmente la proteína vegetal de la alfalfa por DDGS en 20% como se menciona en este estudio sin alterar los niveles normales del N-Ureico en sangre, progesterona en sangre y la reproducción de las vacas Holstein en producción.

 

LITERATURA CITADA

Batal, A. 2006. True metabolizable energy and digestibility of distillers dried grains with soluble. Poultry Sciences Association, USA. Inc. p 1-3.
Butler, W. R. 1998. Review: Effect of protein nutrition on ovarian and uterine physiology in dairy cattle. J. Dairy Sci. 81:2533-2539.

Butler, W. R., J. J. Calaman, and S. W. Beam. 1996. Plasma and milk urea nitrogen in relation to pregnancy rate in lactating dairy cattle. J. Anim. Sci. 74:858-865.
Coleman, S. W., and K. M. Barth. 1977. Utilization of supplemental NPN and energy sources by beef steers consuming low protein hays. J. Anim. Sci. 45:1180-1187.
Elrod, C. C., and W. R. Butler. 1993. Reduction of fertility and alteration of uterine pH in heifers fed excess ruminally degradable protein. J Anim. Sci. 71:694-701.
Ferguson, J. D., D. T. Galligan, T. Blanchard, and M. Reeves. 1993. Serum urea nitrogen and conception rate: the usefulness of test information. J Dairy Sci. 76:3742-3746.
Glen, A. B., and M. K. Clayton. 1997. A Statistical Evaluation of Animal and Nutritional Factors Influencing Concentrations of Milk Urea Nitrogen. University of Wisconsin, Madison 53706.
Hammond, A. C. 1997. Update on BUN and MUN as a guide for protein supplementation in cattle. U. S. Department Departament of Agriculture, Agricultural Reserch Service Subtropical Agicultural Reserch Station Brooksville, Florida. Pp: 45–54.
Hicks, C. R. 1973. Fundamental Concepts in the Desing of Experiment. Holt, Rinehart and Wiston, New York.
Kleinschmit, D. H., D. J. Schingoethe, K. F. Kalscheur, and A. R. Hippen. 2006. Evaluation of Various Sources of Corn Dried Distillers Grains Plus Solubles for Lactating Dairy Cattle. J. Dairy Sci. 89:4784–4794.
Lumpkins B, Batal A., Dale N. 2005. Use of distillers dried grains plus soluble in laying hen diets. J. Appl Poult Res; 14: 25-31.
Oldick, B. S. and J. L. Firkins. 2003. Nutrition and reproduction interactions in cattle. In Proc. Rapco Dairy Cattle Nutrition Course. American Soybean Association. San Jose, Costa Rica. Pp: 9.
Westwood, C. T., I. J. Lean, and R. C. Kellaway. 1998. Indications and implications for testing of milk urea in dairy cattle: a quan-titative review. Part 2. Effect of dictan; protein on reproductive performance. N Z Vet J. 46:123-130.

 
Autor/es
 
remove_red_eye 238 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved