Detección de celo en vacas lecheras: como vencer a un toro.

Publicado el:
Autor/es:
Resumen

Durante años, se ha acusado a los productores de no dedicar tiempo suficiente en la búsqueda de signos apropiados de celo durante la detección del mismo. Sin embargo, hemos demostrado en varios estudios que alrededor del 50% de las vacas no muestran comportamiento de quietud en el celo. Siendo este el factor que define al estro, esto implicaría que el 50% de las vacas no estarían en celo. Debido a que estos animales ovulan y pueden ser inseminados satisfactoriamente, se necesita otra manera de predecir el momento de la ovulación. En base a la frecuencia de signos de celo durante el estro y el diestro hemos desarrollado un sistema de detección visual que ha sido validado y ofrece oportunidades de para una mayor investigación (van Eerdenburg et al., 1996). Con este sistema, la intensidad de comportamiento de celo puede ser expresada numéricamente en vacas individuales a nivel de rodeo. Otra forma de detectar vacas en celo, es medir la actividad con podómetros. Normalmente, éstos son leídos durante el ordeño. Se puede ajustar las pautas para detectar más vacas. Sin embargo, la disminución de los umbrales de detección también incrementa el número de falsos positivos. Además, debido a que los podómetros son leídos en la sala de ordeñe, existe un lapso de tiempo (de aproximadamente 8 horas) entre el momento de actividad máxima y su registro. Por lo tanto existe una dificultad para inseminar al momento correcto. Recientemente hemos llevado a cabo un experimento con podómetros que registran la actividad en un período de 2 horas. De esta manera se pueden mejorar las tasas de detección y la precisión. Además, de esta forma se puede determinar el momento de máxima actividad. Combinando los datos del podómetro con la historia de la vaca, se puede mejorar aún más la precisión en la detección de celo. Finalmente, para un servicio exitoso no sólo es importante detectar vacas en celo correctamente, sino que también es crucial el intervalo entre la inseminación y la ovulación. Por tanto, la detección de celo significa “detección del momento de la ovulación”.

INTRODUCCIÓN

El celo es el período en el cual una vaca puede ser servida exitosamente por un toro o por IA (Sturman et al., 2000; Waldmann et al., 2001) y se lo define como el período en el cual una vaca se queda quiete cuando es montada por un toro o por otra vaca. La detección del celo es uno de los componentes clave el manejo de los tambos con respecto a la fertilidad. Generalmente se carece de, la disponibilidad de tiempo para dedicar a la detección y el conocimiento adecuado de los signos de celo. Esto da como resultado una baja tasa de detección e índices de fertilidad pobres (Barkawi et al., 1998; Bruyas et al., 1993; Heres et al., 2000; Holtz y Meinhardt, 1993; Lafi y Kaneene 1988; O’Farrell, 1978; Opsomer et al., 1996; Reimers et al., 1985; Webster et al., 1997). Estudios nuestros recientes revelaron que las tasas de detección de celo en las vacas lecheras no solamente son bajas (< 50%) debido a los dos factores mencionados anteriormente, sino también por el hecho de que las vacas no muestran los signos 
comportamentales apropiados (Heres et al., 2000; Van Vliet y Van Eerdenburg, 1996). La mayoría de los estudios viejos reportan una duración promedio del celo de aproximadamente 18 horas. Sin embargo,  para la vaca de tambo, los reportes recientes mencionan períodos más cortos de alrededor de 13 horas pero casos individuales son incluso tan cortos como 4 horas (Van Vliet y Van Eerdenburg, 1996) (figura 1).

La duración del ciclo para las vacas lecheras es de 18- 24 días, aunque en más del 20% es mayór a 25 días (c.f. Trimberger, 1956). Para un tambo, tasas pobres de detección dan como resultado pérdidas financieras sustanciales debido a 1) potencial no explotado de producción de leche y terneros, causado por intervalos interparto prolongados, 2) gastos en excesivos remplazos de vaquillonas e inseminaciones infértiles, y 3) reducción en la tasa de progreso genético (Dijkhuizen et al., 1991; Lehrer et al., 1992; Senger, 1994).

Fig. 1. Número de vacas primíparas y multíparas agrupadas por categoría de duración de celo. (De Van Vliet y Van Eerdenburg, 1996)

 

CARACTERÍSTICAS COMPORTAMENTALES

Las vacas pueden ser detectadas en celo debido a que muestran un comportamiento específico. La mayoría de los sistemas y ayudas de detección utilizan estas características comportamentales:

  • La descarga vaginal mucosa, aunque es utilizada comúnmente por los tamberos, no es confiable como indicador de celo. Cuando un hilo largo (> 50 cm) de mucus claro y viscoso cuelga de la vagina, la vaca puede ser considerada en celo. Como signo clave para la inseminación es de bajo valor ya que puede ser visto por varios días en ciertos animales. Además, estas marcadas descargas vaginales son vistas raramente en vacas que se encuentran en sistemas de estabulación libre. (Loeffler et al., 1999; Van Eerdenburg et al., 1996). Para una revisión más extensa de este síntoma ver Holtz y Meinhardt (1993)
  • El flehmen, a pesar de que es también es observado comúnmente durante el diestro, tiene una alta frecuencia durante el estro. Por lo tanto es un síntoma relevante. Ya que el flehmen es difícil de diferenciarlo de otros tipos de comportamiento que no están relacionados con el estro (p. ej. inhalar aire fresco en las entradas de aire) puede ser considerado de menor importancia para determinar si una vaca se encuentra o no en celo (Van Eerdenburg et al., 1996)
  • El mugir, a veces de forma continua, puede ser un síntoma de celo. Sin embargo, en una vaca de tambo, sólo unos pocos animales muestran ese signo y si lo hacen, también muestran otros síntomas de la misma manera con alta intensidad. Por lo tanto el potencial selectivo para la vaca lechera es bajo. Normalmente es más visto como una molestia por tamberos y la gente que vive en la vecindad de un tambo. Las vacas con COF también pueden mostrar este tipo de comportamiento.
  • La falta de descanso es un signo muy subjetivo. Sin embargo, un observador capacitado que conoce a sus vacas, será capaz de puntuar signos de cansancio, tales como movimiento de orejas y mugidos. Si les es posible, las vacas se alejarán un poco del rodeo cuando están en celo. Además caminarán más. Debido a que las vacas pueden fatigarse por otras varias razones, y mostrarán esto, en muchos casos, varias veces durante un período particular de observación, este síntoma es de relativamente baja importancia selectiva (Holtz y Meinhardt, 1993; Van Eerdenburg et al., 1996).
  • El olfateo de la vulva de otra vaca se da durante el celo, al igual que durante períodos entre estros. Generalmente es seguido por el flehmen.
  • El descanso con la barbilla sobre otra vaca ocurre durante el estro así como durante el diestro. Sin embargo la frecuencia durante el celo es sustancialmente mayor y por lo tanto es un buen indicador de celo (Holtz y Meinhardt, 1993; Van Eerdenburg et al., 1996). Generalmente es seguido por un intento de montar a la otra vaca. 
  • La monta o el intento de montar otra vaca es uno de los signos externos de celo más preciso en las vacas de tambo (Holtz y Meinhardt, 1993). Sin embargo, la monta también se produce en el diestro. Esslemont y Bryant (1976) consideraron a una vaca en celo cuando esta montaba a otra vaca al menos 6 veces al día. Con el sistema descrito más adelante, una vaca puede ser considerada en celo cunado monta otra vaca dos veces en 24 horas. De acuerdo a Roelofs y col (2005), el comienzo del comportamiento de monta es el mejor predictor del momento de la ovulación.
  • El ser montada, pero no quedarse quieta, es un signo que se da con vacas durante y entre períodos estrales. Las vacas cercanas al celo son más atractivas para vacas en celo, dando como resultado una mayor frecuencia en ser montada. Por lo tanto, puede servir como una indicación de (pro) estro (Holtz y Meinhardt, 1993; Van Eerdenburg et al., 1996).
  • Cuando una vaca es montada, los pelos en la región pélvica quedan revueltos. Aunque uno no vea a la vaca siendo montada, los pelos revueltos darán la indicación de que el animal fue montado. Incluso a veces la piel puede estar dañada y haber un poco de sangre.
  • La monta de lado de la cabeza de otra vaca es, según nuestros resultados, altamente discriminativo de que una vaca está en celo (Van Eerdenburg y col., 1996).
  • El comportamiento de quietud siempre ha sido el signo más discriminativo de celo (Holtz y Meinhardt, 1993). Sin embargo, reportes recientes indicaron bajos números de comportamiento de quietud. Incluso tan bajos como el 37% de las vacas en celo (con 12 observaciones de 30 minutos durante 24 horas por día) (Heres et al., 2000; Lyimo et al., 2000; Van Eerdenburg et al., 1996). El tipo de suelo influye en la ocurrencia de comportamiento de monta. Pisos resbaladizos, húmedos, de concreto (de rejillas) no incitan a las vacas a montarse unas a otras). Son preferibles pisos de tierra (especialmente en corrales exteriores) o una cama de paja espesa (Britt et al., 1986; Dozier-Vales y Britt, 1990).

El hecho de que las vacas montan preferiblemente a otras vacas en celo es importante para la performance del comportamiento de monta. Por lo tanto se requiere un mínimo de dos vacas en o cerca del celo. Por lo tanto el tamaño del rodeo y el manejo de los partos son de gran influencia. Cuando los problemas se dan en un rodeo pequeño, una solución podrían ser los protocolos de sincronización.

OTRAS CARACTERÍSITICAS

Muchos productores usan la reducción en la ingesta y en la producción de leche durante el celo cono un determinante en su protocolo de detección (Britt et al., 1986; Holtz y Meinhardt, 1993; King, 1977; Phillips et al., 1991; Stevenson y Britt, 1979; Van Asseldonk et al., 1998). Sin embargo, la caída en la producción de leche muchas veces es posterior a la reducción en la ingesta (concentrados) y no es patente en todos los animales (Holtz y Meinhardt, 1993). Pueden ser factores importantes si se los combina con otros (De Mol y Woldt, 2001).

ESTACIÓN

A pesar de que la vaca doméstica no es considerada como un animal de reproducción estacional, debido a que ovula durante todo el año, se pueden observar ciertas influencias de la estación. Generalmente, la eficiencia reproductiva es menor en invierno en las zonas de latitud norte, mientras que en latitudes cercanas al ecuador la eficiencia reproductiva es menor en verano. Variaciones estacionales en temperatura ambiente, fotoperíodo, humedad y suministro de comida contribuyen a variaciones estacionales en la eficiencia reproductiva. El estrés por calor alarga el ciclo estral y disminuye la duración e intensidad del celo (Moore et al., 1992; Orr et al., 1993; Tucker, 1982).

DETECCIÓN DE CELO

Detección por observación

La observación visual es la forma más común de detectar vacas en celo (Rae et al., 1999). Si embargo, como se describe abajo, reportes recientes indican que la intensidad de los síntomas mostrados por los animales no es tan alta como la reportada en estudios más viejos. Un problema serio es especialmente la falta de eventos de quietud, ya que es el signo clave para definir a una vaca en celo. Sin embargo, hemos desarrollado un sistema validado que también incluye otras características comportamentales de celo (Heres et al., 2000; Van Eerdenburg et al., 1996). Dentro de este sistema, en base a la frecuencia de estos comportamientos durante el estro y el diestro, una vaca suma puntos por cada signo comportamental que despliegue (ver tabla 1). Los puntos se suman durante un período de 24 horas. Si un productor observa a sus vacas dos o tres veces al día durante 30 minutos por cada período de observación, el umbral de determinación de una vaca en celo es de 50 puntos.

Debido a que los signos de celo son menos patentes, los productores tienen que prestar más atención a su protocolo de detección e incluir también otros signos de celo (Cowen et al., 1989; Stevenson et al., 1983). Son importantes la frecuencia, duración y tiempo de observación (ver adelante). Además la forma de observar también tiene influencia sobre la tasa de detección. La observación no debería formar parte de otra tarea como la alimentación o la limpieza, sino que se debe dedicar solamente a observar las vacas. El observador tampoco debería caminar a través del rodeo sino quedarse quieto fuera del área de las vacas. De esta manera los animales mostrarán la
mayor cantidad de signos de celo (resultados no publicados). Muchas indicaciones falso positivas son obtenidas cuando las vacas son detectadas al ser juntadas antes del ordeñe (Williamson et al., 1972). Por último, pero no por ello menos importante, el observador debe estar bien entrenado y conocer a los animales y su comportamiento.

Observaciones largas y frecuentes

Las vacas no muestran su comportamiento de celo en un momento específico del día y a veces los períodos son muy cortos. Por lo tanto es importante observar a las vacas de manera frecuente y por un período sustancial. En la tabla 2 se presentan los resultados de observaciones frecuentes (el ordeño fue a las 07:00 y a las 16:30 y demoró aproximadamente una hora). Es evidente que el momento del día y la duración de las observaciones son los factores más importantes para lograr una alta de detección. Un número mayor de observaciones por día, incluso cuando de cómo resultado una gran cantidad de tiempo, son de importancia menor (p. ej.: comparar 2 observaciones de 30 minutos a las 10:00 y a las 20:00, con 4  observaciones de 20 minutos a las 6:00, 10:00, 16:00 y 20:00). Las vacas pueden ser observadas mejor luego del ordeñe y alimentación en la mañana, temprano en la tarde y en la noche (alrededor de las 20:00 hs). Para ser efectivos, los períodos de observación deberían durar más de 20 minutos.

Ayudas en la detección

Slenning y Farver (1990) indicaron que los procedimientos actuales para la detección de celo, observación visual de monta y quietud, pueden ser inapropiadas como un test de rutina para la detección de celo. Se han desarrollado una gran variedad de ayudas, a veces con resultados exitosos (locales) o pobres debido a un gran número de falsos positivos.

Aparentemente, la ayuda de detección ideal no ha sido inventada todavía. La ayuda ideal debería: proveer vigilancia continua (24 hs/día) de las vacas, identificación automática y precisa de las vacas en celo, operar durante la vida productiva de la vaca, haber minimizado los requerimientos laborales y tener una alta precisión en la identificación apropiada de los eventos fisiológicos y comportamentales que tienen una alta correlación con la ovulación (Senger, 1994). Muchas de las ayudas en uso tienen varios de los aspectos mencionados pero ninguna los tiene todos. 

Animales marcadores

Por supuesto que un toro, o un macho vasectomizado, es el mejor detector. Estos pueden estar equipados con un dispositivo de marca en la barbilla para marcar las vacas o búfalas en celo (Hill et al 1992; Lang et al., 1968; Zicarelli et al., 1997). Se necesita precaución para interpretar las marcas en una vaca ya que los toros muchas veces “prueban” una vaca poniendo su barbilla sobre la región pélvica. Por tanto, sólo vacas con marcas en la región de los hombros fueron realmente montadas por el toro. Cuando los toros son capaces de introducir su pene en la vagina de la vaca, existe el riesgo de transmitir enfermedades de transmisión sexual. Para prevenir esto, se han
diseñado varios procedimientos quirúrgicos (Donaldson, 1968; Foote, 1975). Sin embargo, estos no deben, o no se permite, realizarse por razones éticas y legales. La relación entre toros y vacas en celo no debería ser mayor a 1:30-40 (Foote, 1975; Varner, 1986). El mantener a un toro se acompaña de peligros y costos. Los toros con una buena libido generalmente son agresivos. Para reducir los costos, un tambero puede escoger a un toro de raza de carne. Sin embargo, esto puede ser un problema para las vaquillonas por su tamaño. Por lo tanto es mejor una raza más pequeña (Holtz y Meinhardt, 1993). Además se pueden utilizar vacas en celo o preñadas como marcadoras (Dijkhuizen y Van Eerdenburg, 1998; Esslemont y Bryant,1976; Thomas y Dobson, 1989). El tamaño y composición del rodeo pueden ser relevantes en este aspecto. Las vacas con COF o las vacas tratadas con hormonas también son una posibilidad (Kiser et al., 77; Mortimer et al., 1990; Signoret, 1975). Si embargo, estas vacas pueden ser muy activas, provocando mucha fatiga en el rodeo.

La presencia de un toro también puede ser estimulante para que las vacas muestren su estado estral de manera más patente. El estímulo del apareamiento dado por un toro estéril puede mejorar las tasas de preñez (Rodriguez y Rivera, 1999; Zicarelli et al., 1997). Sin embargo, cuando se introduce un toro en un rodeo lechero se puede extender el período para la reactivación ovárica postparto sin efectos a largo plazo sobre la performance reproductiva. (Shipka y Ellis, 1999).

Una ayuda barata y efectiva en un protocolo de detección de celo puede ser la pintura en la cola (Macmillan y Curnow, 1977; Slenning y Farver, 1990; Xu et al., 1998). La región pélvica de la columna de las vacas que pueden estar en celo se pinta con pintura fácil de remover, como la tiza. Cuando la vaca es montada por otra vaca o por un toro marcador, la pintura se encuentra revuelta o batida. Con dos observaciones diarias (p. ej.: cuando caminan hacia el tambo) es posible realizar una detección rápida. El método tiene algunos problemas. En establos de estabulación libre, donde existen cepillos para que las vacas se limpien a si mismas, los animales pueden quitarse la pintura. En países húmedos, la pintura necesita ser a prueba de agua. En rodeos grandes o en rodeos sincronizados, cuando existe una posibilidad real de tener más de una vaca en celo el mismo día, este método puede ser satisfactorio. Sin embargo, en rodeos más pequeños es más probable que una vaca esté en celo y que no sea montada. Además, como se estableció en CARACTERÍSTICAS COMPORTAMENTALES, muchas vacas ya no muestran los signos típicos de celo con quietud y se perderán. También existe el riesgo de falsos positivos ya que las vacas que no están en celo también son montadas por vacas en celo. Las primeras no se quedarán quietas pero la pintura en la cola no discrimina esto.

Algunos de estos problemas pueden solucionarse utilizando detectores de monta por celo (p. ej.: detector de monta por celo Kamar® ). Este consiste en un tubo (plástico) relleno de pintura que puede ser pegado a la región pélvica de una vaca. Cuando es montado por otro animal, el color del tubo cambia o el tubo con pintura se rompe. De esta forma las vacas pueden ser detectadas desde lejos. Los problemas con estos detectores son la pérdida, falsos positivos por rascado y la falta de monta de otras vacas (Foote, 1975; Holtz y Meinhardt, 1993).

Dispositivos electrónicos

Los podómetros son dispositivos electrónicos, adheridos a la pata de la vaca, los cuales cuentan el número de pasos que efectúa el animal. Durante el celo, las hembras tienden a caminar más, y esto es registrado por el podómetro. El podómetro puede ser leído por una computadora, la cual calcula el incremento en la actividad en comparación con el (los) día(s) anterior(es). Se han desarrollado un gran número de algoritmos (Hurnik et al., 1975; Kiddy, 1977; Lehrer et al., 1992; Liu y Spahr, 1993; Peter y Bosu, 1986). Sin embargo, ninguno de ellos provee la combinación ideal de un gran número de registros y un bajo número de falsos positivos (Moore y Spahr, 1991).

Recientemente, las lecturas de los podómetros han sido combinadas con otros parámetros de celo, dando como resultado en mejoras en las tasas de detección (Maatje et al., 1997; De Mol y Woldt, 2001). Por ejemplo, incluir el tiempo que las vacas están echado (VanEerdenburg y Merida-Isla, 2002). Un factor importante para obtener una alta tasa de preñez es el momento de la inseminación. (Roelofs et al., 2005a). Con una leída del podómetro al ordeñe, lo cual se da comúnmente, puede producirse un intervalo considerable entre el nivel máximo de comportamiento (el cual está altamente relacionado con el nivel de estradiol) y el registro por el podómetro (Lyimo et al., 2000). Una lectura frecuente del podómetro podría indicar en que momento comenzó un celo y se podría determinar con mayor precisión el momento de la inseminación. Esto da como resultado altas tasas de preñez (Maatje et al., 1997; Roelofs et al., 2005b). 

El sistema Heatwatch? es un dispositivo electrónico sensible a la presión que está diseñado para la región pélvica de la vaca. También se encuentra disponible un dispositivo para implante subcutáneo (SQUID). Tanto el Heatwatch? como el SQUID están equipados con un reloj y un chip de memoria. A través de radiotelemetría se puede registrar el momento de la primera y de la última monta en una vaca y por lo tanto el momento del comienzo del celo. De esta forma se puede obtener de manera precisa el momento de la inseminación (Rae et al., 1999; Senger 1994; Walker et al., 1996; Xu et al., 1998). La resistencia eléctrica del mucus vaginal y de la mucosa cambia durante el celo (Aboul Ela et al., 1983; Canfield y Butler, 1989; Edwards y Levin, 1974; Feldman et al., 1978; Kitwood et al., 1993; Leidl y Stolla, 1976; Phillips et al., 1991; Schams et al., 1977; Smith et al., 1989). La menor resistencia coincide con el pico máximo preovulatorio de LH y por consiguiente puede ser un predictor excelente para la ovulación. Sin embargo, la eficiencia y precisión varían entre diferentes estudios y no siempre son del 100%. Los electrodos fueron implantados para ser leídos por radiotelemetría, pero no eran prácticos (Lehrer et al., 1991; Senger 1994). El Ovatec?, una sonda disponible comercialmente, mide la conductividad del mucus vaginal. Se afirma que esta sonda también puede ser usada para determinar el sexo de la cría (Wehner et al., 1997). Sin embargo, Rorie et al. (1999) no pudieron repetir este efecto del momento de inseminación. La detección de cambios sistemáticos en la transformación Fourier del espectro infrarrojo (FT-IR) en la leche puede ser una forma de detectar vacas en celo pero todavía no se encuentran resultados disponibles para la práctica (Norup et al., 2000).

Cámara de video

Las cámaras de video también pueden ser utilizadas para detectar vacas en celo. Sin embargo, para rodeos grandes se necesitan más cámaras debido a la resolución del equipo. A veces, el reconocimiento de las vacas puede causar algunos problemas (observaciones propias), principalmente en rodeos de razas de un solo color). El sistema puede estar equipado con un VCR con toma a intervalos, reduciendo así el tiempo invertido en la detección. Otra opción es la de conectar el VCR a un rayo láser que se encuentre dirigido sobre la zona por donde caminan las vacas. Cuando el rayo se ve interrumpido por el comportamiento de monta de una vaca, el VCR comienza a funcionar. De esta forma, se minimiza la cantidad de tiempo necesaria para revisar la cinta de video (Boyd, 1984; Hurnik y King, 1987).

Nariz eléctrica

Las vacas excretan feromonas durante el celo, las cuales serán detectadas por el toro (Chenoweth, 1983; Dehnard y Claus, 1996; Kiddy 1984; Paleologou, 1977). Se puede entrenar perros para detectar estas feromonas (Jezierski, 1991). Recientemente se ha desarrollado un método artificial (la “nariz electrónica”) para detectar las feromonas estrales (Lane y Wathes, 1998). A pesar de que los resultados son promisorios, todavía no se han reportado aplicaciones prácticas. Medición de temperature corporal/leche Se puede utilizar los incrementos en la temperatura corporal (± 0.3 - 0.9 °C) durante el celo para detectar lo (Ball et al., 1978). Se puede medir la temperatura vaginal/rectal/de la oreja, incluso con dispositivos radio-telemétricos (Kyle et al., 1998; Redden et al., 1993). La temperatura de la leche tiene una correlación alta con la temperatura rectal y puede ser medida en línea durante el ordeño (Fordham et al., 1987; Maatje y Rossing, 1976). Las tasas de detección pueden estar a un nivel aceptable. Sin embargo, existe un gran número de falsos positivos (Fordham et al., 1988). Monitorización de la actividad ovárica
Existen tres maneras de monitorear la actividad ovárica:

- palpación rectal

Una acción llevada cabo comunmente por el veterinario es la palpación rectal. Es una buena vía para obtener información sobre el estado de los órganos reproductivos de la hembra bovina. Las palpaciones regulares pueden confirmar la ciclicidad o la preñez de una vaca, predecir un celo futuro, etc. La palpación del útero al momento de
la inseminación por parte del inseminador puede predecir el éxito de esa inseminación (Loeffler et al., 1999; Sturman et al., 2000)

- imagen de ultrasonido

Con la ultrasonografía transrectal se pueden obtener imágenes del útero y ovarios. Un escaneo regular revelará información detallada sobre el estado reproductivo de los animales. De esta manera es posible obtener un diagnóstico preciso de preñez y quistes foliculares (Henao et al., 2000; Kamimura et al., 1993; Pierson y Ginther, 1984;
Pieterse et al., 1990; Reeves et al., 1984; Sirois y Fortune, 1988). Exámenes ultrasónicos rectales no interfieren con el ciclo estral o con el momento de la ovulación (Roelofs et al., 2004).

- muestras regulares de leche o sangre

En muestreos regulares (p. ej.: 3 veces por semana) de leche o sangre (o incluso saliva) se puede determinar niveles hormonales para poder monitorear el ciclo de una vaca. Generalmente, la progesterona se utiliza en estudios científicos, pero también puede tener valor en la práctica diaria. Se han desarrollado muchos kits para testeo de progesterona en leche y se encuentran disponibles  a nivel comercial (Brandes et al., 1988; Eldon, 1991; Elmore, 1989; Gao, 1988; Nebel et al., 1989; Rajamahendran et al., 1993; Ruiz et al., 1989; Schallenberger, 1990; Williams y Mc Leod, 1992). Claycomb y Delwiche (1998) desarrollaron un sistema para medir en línea niveles de progesterona durante el ordeñe. No todos los kits para usar en el momento al lado de la vaca son muy confiables, y muchos de ellos son muy caros para ser usados a gran escala.

COMPORTAMIENTO DE CELO DURANTE LA PREÑEZ

A veces, las vacas preñadas muestran comportamiento de celo, incluso actitud de quietud (Chauhan et al. 1976; Dijkhuizen y Van Eerdenburg, 1998; Donald 1943; Erb y Morrison 1985; Kaikini y Fasihuddin, 1984; Thomas y Dobson, 1989). Esto bien puede ser con un intervalo regular de alrededor de 21 días. En muchos casos las vacas
son reinseminadas ya que los tamberos suponen que la vaca no estaba preñada. Alrededor de 4% de los terneros en Holanda son resultado de una inseminación previa a la última, 0.16% es el resultado de dos inseminaciones antes de la última (Dijkhuizen y Van Eerdenburg, 1998). Ya que algunas vacas preñadas muestran signos de celo,
también pueden interactuar con animales en celo y ayudar al tambero con la detección de celo (Dijkhuizen y Van Eerdenburg, 1998; Thomas y Dobson, 1989).

MOMENTO DE LA OVULACIÓN

Actualmente, la detección de celo es la determinación del momento correcto para la inseminación. Recientemente, Roelofs et al. (2005a) investigaron la relación entre el celo y el momento de la ovulación. Reportaron que la ovulación ocurrió 30.0 ± 5.1 hs luego del comienzo del celo (variando entre 18.5 y 48.5 hs) y 18.8 ± 4.4 hs luego del final del celo (variando entre 9.5 y 33.5 h). Aunque sirve de información, estas predicciones son altamente variables entre individuos y el método usado para determinar el comienzo y el final del celo, p.ej. observaciones visuales frecuentes, consume tiempo. Por lo tanto, esto limita su uso como un predictor práctico de la ovulación.

El comienzo de la monta fue el mejor predictor para el momento de la ovulación (ocurriendo 28.7 ± 5.5 hs antes de la ovulación), y se presentó en el 90% de los períodos estrales en su estudio.

En otro estudio Roelofs et al. (2005b) investigaron la relación entre lecturas de podómetro y el momento de la ovulación. La ovulación ocurrió 29.3 ± 3.9 hs después del comienzo del incremento del número de pasos (variando entre 39 y 22 hs) y 19.4 ± 4.4 hs luego del final del incremento del número de pasos (variando entre 35 y 12 hs). Ya que los podómetros pueden proveer un registro automático, una lectura frecuente puede ayudar a inseminar las vacas a tiempo.

CAUSAS POSIBLES PARA LA DISMINUCIÓN EN LA EXPRESIÓN DE COMPORTAMIENTO ESTRAL

Estamos investigando varias causas posibles para el bajo nivel de expresión de comportamiento de celo. 

- Generalmente la producción de leche de la vaca es mencionada como una causa para la baja fertilidad. Sin embargo, en nuestros estudios no hemos podido encontrar una correlación entre producción láctea y expresión de celo.

- También se investiga la relación entre balance energético (negativo) y expresión de celo. Se alimentó 16 vacas de tambo con una ración alta en energía durante el período seco, otras 16 vacas recibieron una ración estándar (baja energía). El grupo de ración de alta energía desarrolló un mayor déficit en el balance energético en comparación con el grupo de ración de baja energía, sin embargo, mantuvieron un alto score de condición corporal. De manera inesperada, durante el celo, el grupo de alta energía mostró más signos de celo que el grupo de baja energía. Las vacas reunieron un mayor puntaje durante el segundo versus el tercer celo. Los resultados confirmaron las quejas de los productores sobre baja expresión de celo al momento que querían comenzar con la inseminación artificial.

- El origen genético de una vaca también puede tener influencia, tal y como hemos demostrado en un estudio, en el cual tuvimos incluidas suficientes vacas hijas de dos toros padres.

- El tamaño del folículo preovulatorio tampoco está correlacionado con el nivel de expresión. 

- Generalmente se asocia a la claudicación con bajas tasas de detección de celo en la vaca de tambo. Sin embargo, no se conoce el efecto de la renguera subclínica, no observada por el tambero. Los resultados de nuestro estudio no mostraron correlación entre renguera subclínica e intensidad en la expresión de celo.

- La cría de ganado joven no ha sido correlacionado con resultados de fertilidad en la adultez. En 188 tambos, se llevó a cabo un extenso cuestionario al tambero y se midió un número de parámetros productivos y de manejo. Se computaron parámetros que determinaron confort y estrés, incluyendo tipo de estabulación, número de veces que se movió y reagrupó a los animales, interacciones sociales y posible estrés. Aparentemente las condiciones de estabulación y estrés cerca de la pubertad están correlacionadas con los índices de fertilidad de las vacas adultas.

- El nivel de progesterona en el diestro no tuvo efecto en la ocurrencia de actitud de quietud. Sin embargo, la intensidad del celo se relacionó positivamente con el nivel de progesterona diestral (p < 0.05).

- El manejo, la estación, la composición del rodeo y el número de vacas en celo al mismo momento, también son importantes en la intensidad de comportamiento de celo.

- La GnRH es un neuropéptido clave en el control de las funciones reproductivas. Se ha sugerido  que, en roedaores, la GnRH también podría jugar un rol importante en la regulación del comportamiento receptivo por parte de la hembra.

A pesar de que se ha propuesto un rol para la GnRH en la regulación fisiológica del comportamiento de celo en la oveja, hasta el momento se carece de la información sobre este rol en la vaca. Hasta ahora se asume que el estradiol (E2) es el factor regulador del celo más importante en la vaca. Sin embargo, hay muchas inconsistencias reportadas con respecto a este rol del E2. El estradiol se encuentra a niveles > 80 % del nivel máximo 15 a 24 horas antes del comienzo del comportamiento de celo y no existe una relación dosis-respuesta clara. Aquí se reportan y discuten los resultados de dos experimentos en los cuales se investigó la relación entre la LH y la intensidad de comportamiento de celo. La hormona luteinizante es utilizada como un estimativo para la actividad de la GnRH ya que es imposible, hasta el momento, medir la actividad de la GnRH en vacas en movimiento libre. Las correlaciones de Spearman entre el nivel máximo durante el pico preovulatorio de LH y la intensidad del estro fue, en los dos experimentos, de 0.67 (p= 0.000) y 0.53 (p= 0.014) respectivamente. Estas correlaciones indican que la GnRH puede estar involucrada directamente en la regulación del comportamiento de celo en la vaca de tambo.

Capítulo del libro módulo Jean Monnet de marzo de 2018 de la Ciudad de México. 

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 47 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved