Avances en el conocimiento de la dinámica luteal tras la inseminación y nuevas estrategias de resincronización

Publicado el:
Autor/es:

A pesar de que el uso de protocolos de fertilidad ha aumentado las tasas de concepción de las vacas de leche de alta producción, un 50-70% de vacas no quedan gestantes después de la primera inseminación posparto. Como además tenemos que contar con una expresión pobre de celos en muchas vacas, por mucho que se mejoren los sistemas de detección de celos, se necesita un sistema de resincronización rápido y eficiente que, combinado con una correcta detección de celos de retorno, nos proporcione un intervalo promedio entre inseminaciones lo más corto posible facilitando la consecución de una buena tasa de preñez de 21 días a partir de la primera inseminación.

 

1) Avances en el conocimiento de la dinámica luteal tras la inseminación y propuesta de resincronización intensiva potenciando la inseminación a tiempo fijo

Las vacas de leche tienen una duración de ciclo de aproximadamente 23 d (Sartori et al., 2004), por lo tanto, el inicio de un protocolo de resincronización 32 días después de la inseminación debería producir mejor tasa de concepción que un protocolo iniciado 25 d o 39 d tras la inseminación. Sin embargo, varios estudios han demostrado la falta de diferencias entre tasas de concepción de protocolos iniciados a 25 o a 32 d después de la inseminación. Un fenómeno curioso de estos estudios es que la proporción de vacas sin cuerpo lúteo o con baja concentración de progesterona al inicio del protocolo de resincronizacion no es diferente entre vacas resincronizadas a 25 o a 32 días, o incluso a 32 vs 39, y varía entre un 20-30% de las vacas diagnosticadas vacías. (Nota: normalmente se considera CL, o buen CL, el que tiene más de 15 mm de diámetro). Un mayor conocimiento de la dinámica luteal después de la inseminación puede ayudar a mejorar las estrategias de resincronización.

El objetivo de un estudio de la universidad de Turín y la de Wisconsin [1] fue evaluar las concentraciones de progesterona y la dinámica luteal desde los días 4 al 32 después de la inseminación y los niveles de PAGs (proteínas asociadas a la gestación) a días 25 y 32 después de una inseminación a tiempo fijo.

Los resultados muestran que la regresión luteal entre las vacas no gestantes no se produce de una forma sincronizada, y que algunas vacas tienen fases luteales extendidas. Gracias al análisis de PAGs, se observó que muchas de las vacas diagnosticas no gestantes no tuvieron celo en el momento esperado alrededor de los 21-23 días, sino que estaban gestantes y perdieron su gestación continuando con el cuerpo lúteo sin regresar.

En el estudio se concluye que al menos la mitad de las vacas no gestantes que tienen CL a los 32 d después de la inseminación estuvieron gestantes y perdieron su gestación.

Los datos de este estudio apoyan la idea de que una estrategia de resincronización basada en si las vacas vacías tienen o no un cuerpo lúteo en el momento de diagnóstico es una estrategia mejor que la basada en la resincronización a unos días determinados post-inseminación, debido a la variabilidad en el momento de la regresión del CL.

Por eso se puede proponer una estrategia de resincronización intensiva con los objetivos de potenciar la inseminación a tiempo fijo en lugar de a celo observado, reducir el intervalo entre inseminaciones y mejorar la tasa de concepción. Consiste en administrar GnRH a todas las vacas 7 días antes del diagnóstico de gestación y hacer coincidir el diagnóstico con el día de la primera prostaglandina del Ovsynch.

Si las vacas tienen un cuerpo lúteo, se continúa el Ovsynch con doble prostaglandina, y si no tienen un buen cuerpo lúteo se tratan con un protocolo con dispositivo de progesterona.

Esta estrategia ha demostrado que si es aplicada en explotaciones bien manejadas, y con un sistema de primera inseminación sistemática con un protocolo de fertilidadpuede producir una tasa de preñez de 21 d del 30% en explotaciones de alta producción.

 

2) propuesta de resincronización intensiva con objetivo de potenciar la detección de celos

El sistema de tratar todas las vacas 7 días antes del diagnóstico tiene dos problemas: uno de ellos es que una importante proporción de vacas que reciben el tratamiento de GnRH previo al diagnóstico están gestantes. Aunque este tratamiento no tiene ningún efecto adverso sobre la gestación, constituye un gasto y un trabajo adicionales. El otro problema es que la GnRHreduce la expresión de celos: el pico de LH causa una reducción inmediata de la producción de estradiol por parte del folículo dominante, que ocasiona la reducción de la expresión de celo. Esta estrategia “conduce” a más vacas hacia la sincronización.

La universidad de Cornell ha realizado un estudio de cómo la supresión del tratamiento previo al diagnóstico con GnRH puede afectar a la proporción de vacas que muestran celo y a la generación de gestaciones de una forma general, teniendo en cuenta que hay explotaciones que tienen una buena detección de celos. Los dos grupos en estudio siguen el esquema de trabajo basado en hacer coincidir el día del diagnóstico con el día de la primera prostaglandina y en la suplementación con progesterona en las vacas sin cuerpo lúteo, con la diferencia de que en un grupo se usaba GnRH 7 días antes del diagnóstico y en el otro no.

 

Resultados

  • Se inseminó un mayor porcentaje de vacas en celo detectado en el grupo de No GnRH que en el grupo de GnRH (NoG25 = 53.5%, G25= 44.6%). Como era de esperar, al no usar la GnRH, “conducimos” menos vacas hacia la inseminación a tiempo fijo.
  • Al no poner la GnRH inicial, hay más vacas que no tienen CL el día del diagnóstico y que serán tratadas con dispositivo de progesterona. Esto es debido a que la retirada de la GnRH del protocolo aumenta las probabilidades de que no haya CL el día del diagnóstico.
  • Las tasas de concepción de las vacas que tenían CL en el momento del diagnóstico fueron más altas en el grupo que llevó GnRH que en el grupo que no (40.6 y 32.8%). El hecho de retirar la GNRH reduce la sincronización de la ovulación y resulta en peor calidad de los ovocitos por el riesgo de que haya ovocitos envejecidos.
  • En las circunstancias del estudio, las tasas de concepción evaluadas a 63 días no fueron diferentes entre tratamientos (G25= 36.2% y NoG25 = 35.6%)

Se ha comprobado que debido a la alta frecuencia de pérdidas de gestación, la regresión luteal no se produce según lo esperado calculando las duraciones del ciclo estral, por eso, para reducir el tiempo entre inseminaciones y optimizar la fertilidad, la mejor estrategia es diagnosticar la gestación coincidiendo con el día de la primera prostaglandina del Ovsynch, y resincronizar en función de la presencia o ausencia de un buen cuerpo lúteo.

La opción de poner una gnrh 7 dias antes del diagnóstico es una opción muy recomendable para las explotaciones que deciden basar su inseminación en el tiempo fijo. Sin embargo las explotaciones que tienen el objetivo de captar la mayor cantidad de celos posibles antes del dia de diagnóstico pueden beneficiarse de una nueva estrategia que elimina la GnRH previa al diagnóstico.

Se necesitan nuevas investigaciones para determinar el efecto de los tratamientos de estos estudios en el tiempo a la gestación y en la rentabilidad de las explotaciones

[1] A. Ricci, P. D. Carvalho, M. C. Amundson, P. M. Fricke. Characterization of luteal dynamics in lactating Holstein cows for 32 days after synchronization of ovulation and timed artificial insemination J. Dairy Sci. 100:1–10

[2] R. Wijma, M. L. Stangaferro, M. Masello, G. E. Granados, and J. O. Giordano Resynchronization of ovulation protocols for dairy cows including or not including gonadotropin-releasing hormone to induce a new follicular wave: Effects on re-insemination pattern, ovarian responses, and pregnancy outcomes J. Dairy Sci. 100:1–13

 
remove_red_eye 1151 forum 14 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Washington Yoong
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved