Aplicación parenteral de un compuesto de Cu, Zn y Mn, con uso profiláctico sobre la mastitis subclínica bovina

Publicado el: 20/7/2018
Autor/es:
Resumen

El presente trabajo tuvo como objetivo evaluar el efecto de la suplementación de un compuesto inyectable de Cu, Zn y Mn sobre la mastitis bovina. La investigación se realizó, en las vaquerías San Quintín (Lat. 22.4070, Long. 80.0448) y Tres Caminos (Lat. 22.4019, Long. 80.0563) de la UBPC “Desembarco de Granma” perteneciente a la Empresa Agropecuaria Yabú, del Municipio Santa Clara durante el periodo poco lluvioso. Los animales a trabajar son mestizos de Holstein por Cebú, sometidos a doble ordeño manual y un sistema de al imentación a través de la tecnología del CT-115, y pastos naturales. Se aplicó 5 mL del compuesto inyectable (50 mg de Cu, 100 mg de Zn y 50 mg de Mn), por vía parenteral a las vacas en ordeño y el último tercio de gestación, repitiendo la misma cada dos meses hasta completar tres aplicaciones. En los animales tratados se disminuyó significativamente (P< 0.05) la prevalencia y el índice de mastitis subclínica de 67.9 % a 40.3 % y 1.48 a 0.81; 62 % a 33.3 % y 1.27 a 0.55, en San Quintín y en Tres Caminos respectivamente. Se estimó el índice de riesgo y se demostró, que en el grupo de vacas que se le aplicó el complejo mineral, se afectaron 0,34 veces menos con mastitis subclínica por cada vaca que no se le aplicó el complejo mineral. Se evaluó la tasa de incidencia y se encontró que el grupo de animales expuesto, la incidencia fue de 6,3 %, mientras que para los no expuesto de 18,5 %. Se concluye que la suplementación de Cu, Zn y Mn por vía parenteral redujo la presentación de la mastitis subclínica, mostrando un efecto protector al reducir el riesgo relativo para esta patología.

Palabras clave: suplementación mineral, mastitis, sistema de alimentación

Introducción

La mastitis es un proceso inflamatorio de la glándula mamaria que causa cambios en la composición de la leche, en la secreción de las células epiteliales y una reducción en la capacidad funcional de la ubre (Souto et al. 2010). Es la enfermedad productiva de mayor prevalencia global en los rebaños lecheros (Klostermann et al., 2009), con un gran impacto económico en la producción lechera (Huijps et al. 2008). De las enfermedades que afectan a las vacas lecheras, la mastitis es una de las más importantes debido a la pérdida económica que causa y su frecuencia en las granjas lecheras debido al grado de exposición y al número de factores de predisposición y etiología que se acezan al sistema mamario de la vaca relacionado con la práctica del ordeño propiamente. En términos generales, entre el 15 y 40 % de las vacas en ordeño presentan uno o más cuartos mamarios con mastitis subclínica; mientras que entre el 1 al 8 % pueden estar pasando por el estadio de la mastitis clínica (Arauz, 2012).

La deficiencia de minerales es rara vez una causa primaria de la mastitis. Ciertos oligoelementos (Cu, Se, Zn, Co) y vitaminas (E y A) son conocidos por influir en las respuestas inmunes y su deficiencia puede estar asociada con una alta incidencia de infección clínica o subclínica (Gangwar, et.al., 2008).

 

 

Materiales y Métodos

La investigación se realizó, en las vaquerías San Quintín (Lat. 22.4070, Long. 80.0448) y Tres Caminos (Lat. 22.4019, Long. 80.0563) de la UBPC “Desembarco de Granma” perteneciente a la Empresa Agropecuaria Yabú, del Municipio Santa Clara, durante el periodo poco lluvioso.

Los animales a trabajar son mestizos de Holstein por Cebú, sometidos a doble ordeño manual el cual se realiza en horario de la madrugada (2.30 am) y tarde (2.30 pm) y un sistema de alimentación a través de la tecnología del CT-115, pastos natural y suplementación con caña, pienso comercial (norgold), sal común y urea. Se aplicó 5 mL del compuesto inyectable (50 mg de Cu, 100 mg de Zn y 50 mg de Mn), por vía parenteral a las vacas en ordeño y el último tercio de gestación (vacas secas) en las unidades en estudio, repitiendo la misma cada dos meses hasta completar tres aplicaciones, se realizó un seguimiento y evaluación de las variables a investigar (antes y durante) de la aplicación del inyectable a las vacas que están y que se incorporaran al ordeño en las vaquerías.

Variables de investigación.

Como variables investigativas se evaluaron:

  • Prevalencia de mastitis subclínica por CMT.
  • Prevalencia de infecciones intramamarias de acuerdo al microorganismo predominante.
  • Se manejó un indicativo epidemiológico denominado: Índice de Mastitis Subclínica (IMSC).

Métodos de Diagnóstico.

Para determinar tales variables se procedió a la utilización de varios métodos y procedimientos de diagnóstico cómo:

Prueba de California para Mastitis (CMT)

Esta prueba se empleara para determinar de forma indirecta (cualitativamente) el contenido de células somáticas presentes en la leche, y de esa manera detectar los casos de mastitis subclínica. Se realizó antes del ordeño, después de eliminarse los primeros chorros de leche, y se le apl icó al 100 % de las cuartos en ordeño y al 100 % de los tanques. Para ello se utilizó el reactivo de California, y el procedimiento se llevó a cabo según la norma cubana elaborada para tal objetivo (NC 118:01).

Examen Bacteriológico

Se realizó de acuerdo a los procedimientos para esta actividad, correspondiente con las regulaciones establecidas internacionalmente (National Mastitits Council, 1987; Harmon et al., 1990). Se tomaran muestras de leche de cuartos individuales (aleatorio), de animales en ordeño y donde el criterio de inclusión que se tuvo en cuenta, que sean positivos a la prueba de CMT (con grados de reacción entre ++ y +++) y que las vacas estén entre 30 y 250 días de lactancia.

Diseño Matemático y Análisis Estadística

Prevalencia

Se realizó un estudio observacional de diseño transversal, donde para el procesamiento de los datos se utilizó el tabulador electrónico Microsoft - EXCEL para la determinación de la prevalencia de las diferentes formas clínicas de la mastitis y de las infecciones producidas por los microorganismos que la producen, tal indicador epizootiológico se determinó de forma general a través de la siguiente expresión:

Inicie de Mastitis Subclínica, (Castillo et al., 2009).

Para el cálculo del IMSC: cual considera todas las vacas que están en lactancia y excluye los pezones que presentan mastitis clínica para el momento del muestreo y los pezones ciegos o disfuncionales, Para determinar el índice de mastitis subclínica (IMSC), se asignaron los valores siguientes, de acuerdo a los resultados obtenidos: (N = 0, T = 1, (+) = 2, (++) = 3, (+++) = 4).

Para el cálculo del índice de mastitis subclínica se utilizó la siguiente fórmula:

 

 

Resultados y Discusión

Según (figura 1) los resultados encontrados, es evidente que el complejo mineral tiene un efecto positivo sobre la mastitis subclínica bovina en las dos unidades, es decir que hay una disminución significativa en la prevalencia de la mastitis bovina cuando se compara la prevalencia antes y durante la suplementación mineral. Antes la suplementación la prevalencia de mastitis subclínica era 67.8 % en San Quintín y 62,03 % en Tres Caminos y en la última aplicación del compuesto inyectable (muestreo 4), la prevalencia disminuyó hasta 40.3 % en San Quintín y 33.3 % en Tres Caminos; en los restantes muestreos (5 y 6) se evidenció una estabilidad en el estado sanitario de los rebaños. Está demostrado que estos minerales traza tienen benéficos en el aumento la repuesta inmune en vacas en producción (Berger, 2009) y según Scaletti et al. (2003), a los 34 días de lactación disminuye la severidad
de infecciones intramamarias y el conteo de células somáticas (CCS) suplementando la dieta con cobre.

 

Figura 2. Principales microorganismos aislados y su prevalencia en las unidades en estudio antes y después de la suplementación del complejo mineral.

El comportamiento del índice de mastitis subclínica en las dos unidades en estudio, donde según Alfonso (2013) reporto valores de índice 1,42 y 1,62 respectivamente como resultados en otras investigaciones, seguidamente de 1,27 y 1,48 antes de la aplicación del complejo inyectable, lográndose en el periodo evaluado una disminución hasta 0,57 y 0,52 respectivamente, considerándose unos índices deseables, según Castillo., et al (2009).

Estos resultados (figura 2) pudieran estar influenciados por la prevalencia de los gérmenes patógenos aislados Staphylococcus aureus y Staphylococcus coagulasa negativo (25 y 27 %) respectivamente en la unidad de San Quintín, no comportándose así en la unidad de Tres caminos que la prevalencia general es superior al 100 % en los gérmenes aislados, con un 37 y 47 % (Streptococus agalactiae y otros).

Al realizar una estimación del índice de riesgo en los animales evaluados de acuerdo con la presencia o no de la suplementación con el complejo mineral por vía parenteral y teniendo en cuenta la razón de los productos cruzados (odds ratio) se demostró, que en el grupo de vacas que se le aplicó el complejo mineral, se afecta 0,34 veces menos con mastitis subclínica por cada una vaca que no se le aplicó el complejo mineral; sin embargo, esta asociación es significativa (IC: 95% [0.27; 0.23] aunque si estadística significativa (p ≤ 0.05). Para la valoración del estudio de la tasa de incidencia, podemos decir que el grupo de animales expuestos la incidencia es de 6,3 %, mientras que para los no expuesto de 18,5 %. En todos los casos los intervalos de confianza (IC) es menor a (1), por los que hay asociación, existiendo diferencias estadística significativas (p≤ 0,05), podemos inferir que la aplicación del complejo mineral ejerce un efecto protector en la incidencia de la mastitis bovina, considerando la aplicación del complejo inyectable, un factor a considerar para la prevención de dicha enfermedad.

 

 

Conclusiones

En los animales tratados se disminuyó significativamente la prevalencia y el índice de mastitis subclínica en las unidades de estudio.Se demostró que el índice de riesgo, en el grupo de vacas que se le aplicó el complejo mineral, fueron menos afectadas con mastitis subclínica. La suplementación del complejo de minerales trazas tuvo un efecto protector al reducir el riesgo relativo para estas patologías.

 

 

Referencias

Alfonso, D, Cuellar, Mirta, Cepero, O y Hernández, M. 2013. Producir leche con excelente estándares de calidad es un reto para la soberanía alimentaria de nuestro país. XXIII Reunión de la Asociación Latinoamericana de Producción Animal. Palacio de las Convenciones, La Habana del 18 al 22 de Noviembre. Cuba. ISBN 978-959-7171-49-2. 

Araúz, E. E. 2012. La mastitis subclínica y su influencia en la producción, calidad y economía lechera y medidas de manejo estratégico para su prevención y control apropiado. Departamento de Zootecnia, Centro de Enseñanza e Investigaciones Agropecuarias de Chiriquí. Panamá.

Huijps K, Lam TJGM, Hogeveen H. 2008 Costs of mastitis: facts and perception. Journal of Dairy Research. 2008; 75:01.

Klostermann K, Crispie F, Flynn J, Meaney WJ, Ross RP, Hill C. 2009. Efficacy of a teat dip containing the bacteriocin lacticin 3147 to eliminate Gram-positive pathogens associated with bovine mastitis. Journal of Dairy Research.29:1-8. 

Scaletti, R. W., D. S. Trammell, B. A. Smith, and R. J. Harmon. 2003. Role of dietary copper in enhancing resistance to Escherichia coli mastitis. J. Dairy Sci. 86:1240–1249. 

Souto LIM, Minagawa CY, Telles EO, Garbuglio MA, Amaku M, Melville PA, et al. 2010. Correlation between mastitis occurrence and the count of microorganisms in bulk raw milk of bovine dairy herds in four selective culture media. Journal of Dairy Research. 77(01):63-70. 

 
Autor/es
Dr.M.V. Especialista en Clinica Veterianria, Presidente de la ACPA-UCLV, Presidente la SOCUL-Villa Clara, Departamento MVZ Facultad de Ciencias Agropecuarias. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV)
 
remove_red_eye 651 forum 4 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved