Agua, viento, tiempo y vaca, es todo lo que se necesita para refrescar bien a tus vacas en el verano

Publicado el: 20/3/2020
Autor/es: Dr. Flamenbaum (Cow Cooling Solutions), LTD

Durante mis actividades de consultoría, visito muchas granjas lecheras, especialmente aquellas ubicadas en "regiones cálidas" del mundo. Las visitas se centran en los esfuerzos para reducir el impacto negativo del estrés por calor del verano en el rendimiento de la vaca.

Muy pocas de las granjas que visito no tienen ningún tipo de medio para enfriar sus vacas en el verano y necesitan comenzar desde el principio. El "enfriamiento de las vacas" es uno de los temas, estudiado principalmente en los últimos años por investigadores de universidades e instituciones de investigación en países cálidos y publicado en artículos científicos y populares. Con base en la información alcanzada, los ministerios de agricultura y organizaciones de agricultores han publicado libros y boletines de recomendaciones, brindando instrucciones para la instalación y operación adecuadas de los sistemas de enfriamiento de las vacas en el verano.

Desafortunadamente, a pesar del extenso conocimiento publicado sobre el tema del enfriamiento de las vacas y el acceso de los agricultores a la información, solo una pequeña parte de las granjas lecheras que visité hasta ahora, ejecuta su sistema de enfriamiento correctamente y obtiene los resultados esperados. El índice de "relación verano / invierno" ha estado funcionando durante más de una década en el sector lácteo de Israel. Esta es una buena herramienta para evaluar la capacidad de la granja para enfrentar con éxito el estrés por calor del verano. Los datos publicados en Israel en los últimos años indican una gran variación en este índice en términos de producción de leche y tasa de concepción, entre diferentes granjas. En promedio, las granjas lecheras israelíes produjeron un 4% menos de leche en verano (julio - septiembre),  en comparación con el invierno (enero - marzo). El alcance de la disminución fue de más del 20% en algunas de las granjas, mientras que en otras, no hubo ninguna disminución. En el mismo año, el promedio nacional de la tasa de concepción de verano alcanzó el 26%, que oscila entre menos de 10 % en ciertas granjas lecheras y el 40% en otras.


¿Qué hace la diferencia entre las granjas lecheras con respecto al desempeño de la vaca del verano?

Es probable que parte de la diferencia radique en la ubicación geográfica y topográfica de las granjas lecheras, el tipo de instalaciones  y la densidad de las vacas dentro de los mismos, así como el tipo de alimentación y la frecuencia con que se distribuye a las vacas. Sin embargo, en mi opinión, el factor que causa el mayor impacto en el rendimiento de la vaca en el verano es la "calidad de enfriamiento".

Recientemente me pregunté cuáles son las características de lo que llamamos "calidad de enfriamiento", y la respuesta que me doy consiste en las cuatro palabras que aparecen en el título de este artículo, agua, viento, tiempo y  vaca. En este artículo me gustaría desarrollar cada uno de estos cuatro factores y su contribución a la calidad del enfriamiento. En mi experiencia, he aprendido que solo mediante la aplicación completa y la combinación correcta de todas ellas, permite lograr un buen enfriamiento de las vacas en el verano y lograr resultados productivos y reproductivos esperados, como se mencionó anteriormente.

Agua 

En nuestro caso, este no es solo el agua para beber, aunque este problema es de gran importancia para las vacas en verano. Se recomiendan al menos 10 cm de abrevadero por vaca con agua limpia y fría para las vacas en regiones cálidas, para permitir que las necesidades de las vacas, preferiblemente, se dispersen lo más posible a lo largo del establo. El agua en nuestro caso es para el proceso de enfriamiento. La combinación del mojado  con ventilación forzada es la mejor manera de enfriar las vacas. La evaporación del agua del cuerpo de la vaca permite la pérdida de calor, que es cinco veces la pérdida de calor lograda por ventilación o del mojado solamente.

¿Pero mojamos las vacas correctamente?

Varios factores influyen en la calidad del mojado, entre ellos el tamaño de las gotas y la resistencia de la superficie de la vaca, que depende del tipo de rociadores utilizados y la distancia entre los rociadores. Las gotas demasiado pequeñas pueden no penetrar el pelaje de la vaca, lo que impide el contacto entre el agua y la piel de la vaca y esto afecta el enfriamiento. Incluso los vientos laterales naturales que soplan perpendicularmente a las gotas humectantes pueden desviar el agua hacia los lados y mantener la vaca seca. La frecuencia del mojado también es un factor importante. Los estudios muestran que cada 5 minutos de mojado combinada con ventilación forzada proporciona el enfriamiento máximo, cuando el mojar en intervalos más grandes reducirá la calidad del enfriamiento. Entonces, la primera condición para alcanzar un buen enfriamiento es alcanzar un buen mojado.

Viento

La evaporación adecuada del agua de la superficie de la vaca, especialmente en regiones húmedas, requiere ventilación de las vacas con alta intensidad. Aquí también, la investigación nos ayudó y descubrió que la ventilación forzada a 3 metros por segundo, cuando se combina con elmojado de las vacas cada 5 minutos, puede proporcionar un enfriamiento óptimo. Mi recomendación es que cada granja lechera tenga un medidor de velocidad del viento y coloque los ventiladores en el patio de espera, la línea de alimentación y el área de descanso de acuerdo con la velocidad del viento creada por los ventiladores. Además, en referencia al funcionamiento de los ventiladores, los vientos laterales naturales pueden tener un impacto importante en la calidad de la ventilación. En mi experiencia, estos vientos pueden disminuir a la mitad de la velocidad del viento producido por los ventiladores a lo largo de la línea de alimentación, patio de espera o área de descanso. Para evitar el impacto negativo de los vientos cruzados naturales en el verano, se recomienda bloquearlos a través de cortinas o paredes hechas de materiales más sólidos, que se pueden quitar en el invierno.

Tiempo 

El factor tiempo es muy importante para el éxito del enfriamiento de las vacas. Este es el total de horas acumuladas durante el día para que las vacas se enfríen en verano, así como los intervalos entre la sesión de enfriamiento .

La vaca de alto rendimiento produce más de 2.000 vatios de calor y para perderla en el medio ambiente a través del enfriamiento, debe enfriarse intensamente durante mucho tiempo durante el día. Un gran error es pensar que al enfriar las vacas durante unos pocos minutos antes de cada sesión de ordeño, las vacas pueden enfriarse lo suficiente. Con base en estudios recientes, aprendimos que para disipar la mayor parte del calor producido por la vaca de alto rendimiento durante el día, es necesario enfriarla entre 4 y 6 horas acumuladas por día (dependiendo en el nivel de produccion), y la mayor cantidad de veces posible.

¿Cuál es la duración óptima de cada sesión de enfriamiento? No hay una respuesta clara para eso y probablemente sea diferente de una granja a otra y probablemente dependa de las distancias que las vacas necesitan para caminar hacia y desde la sala de ordeño y / o el sitio de enfriamiento. La exposición de las vacas a la radiación solar directa en pasillos sin sombra, así como la densidad de las vacas en el sitio de enfriamiento pueden influir en la calidad del enfriamiento y, por lo tanto, en la duración de las sesiones de enfriamiento óptimas. Estudios recientes realizados en Israel mostraron que, en condiciones en las que no se requiere que las vacas caminen largas distancias bajo el sol, la duración óptima de cada sesión de enfriamiento puede ser de 30 minutos, combinando ventilación forzada continua y humedeciendo las vacas por un período corto ( 30-40 segundos).  cada 5 minutos, cuando se proporciona tratamiento 8 veces al día (casi cada tres horas).

Vaca

Este es, por supuesto, el factor más importante en nuestra historia. Todo lo descrito hasta ahora está destinado a permitir un buen enfriamiento de las vacas, sin embargo, ¿estamos seguros de que hay una vaca presentada en el lugar correcto en el momento adecuado para recibir el tratamiento, para lo cual hemos invertido y hemos trabajado tanto.  La presencia de la vaca en el sitio de enfriamiento es, en mi opinión, el factor más importante, determinando la calidad del enfriamiento y la causa principal de las diferencias en la respuesta de las vacas al tratamiento de enfriamiento en las diferentes granjas. Esto es particularmente cierto para aquellas granjas lecheras que enfrían a las vacas en la línea de alimentación, donde el enfriamiento se realiza sin "bloquear" a las vacas y de este modo, asegurando su presencia en el sitio de enfriamiento cuando funciona. Incluso cuando encerramos a las vacas en la línea de alimentación cuando se enfrían, la calidad del enfriamiento puede ser diferente entre las vacas, situadas en "áreas" con una cobertura de enfriamiento mejor o inferior, derivadas de la ubicación del ventilador o del rociador en relación con el vaca específica Lo mismo se aplica al enfriamiento en el patio de espera o de enfriamiento especial, donde el grado de cobertura puede diferir de una vaca a otra en el mismo patio, dependiendo de dónde se encuentre la vaca.

Hasta este punto, uno puede entender que hay muchos factores diferentes que pueden afectar la calidad del enfriamiento y, por lo tanto, la forma en que la granja maneja el estrés por calor en verano. Está muy claro que, solo combinando la operación adecuada simultáneamente de todos los factores mencionados anteriormente, puede dar el resultado esperado y el retorno de la inversión en enfriamiento de vacas.

Recientemente comenzamos a usar una nueva tecnología simple y barata para monitorear los cambios diurnos en la temperatura corporal de la vaca, haciendo uso de registradores de datos de temperatura intravaginales (data loggers), insertados en la vagina de la vaca conectados a dispositivos CIDR. Recomiendo encarecidamente el uso de estos termómetros para evaluar la eficacia del sistema y la gestión de enfriamiento de la granja. Recomiendo insertar al menos 10 dispositivos por cada grupo de vacas. La información nos enseñará si nuestras vacas están suficientemente refrigeradas y, en caso de una gran variación entre las vacas, será una señal de que nuestro tratamiento no es uniforme y hay margen de mejora.

Al estudiar la "rentabilidad" del enfriamiento mediante un programa especial que desarrollé recientemente, llego a la conclusion que, al dar los resultados esperados, la inversión en enfriamiento de vacas puede pagarse en menos de dos años, dejando una ganancia respetada para el productor, después de cubrir todos los gastos operativos y de alimentación adicionales necesarios para el aumento de la producción de leche en el verano. Por otro lado, una granja lechera que invierte mucho dinero para instalar y operar los medios de enfriamiento, que no recibe los resultados esperados, puede perder dinero, debido a la disminución en la producción de vacas mas el costo del enfriamiento.

En conclusión, es importante enfriar a las vacas en el verano, pero es necesario hacerlo adecuadamente para obtener la mejora en la producción de leche y la fertilidad y alcanzar los beneficios económicos del proceso.

 
remove_red_eye 354 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved