Engormix/Ganadería/Artículos técnicos

¿Sistema pastoril o Feedlot?

Publicado el: 16/6/2004
Autor/es: Ing. Agr. Francisco J. Santini
El análisis que se desarrollará trata de demostrar que la integración del sistema pastoril con el Feedlot tiene la ventaja de aprovechar las bondades de ambos, como son: La posibilidad de utilizar la alimentación más económica, que es el pasto. Intervenir estratégicamente con suplemento de granos, silajes y subproductos industriales, para adecuar las ganancias de peso y la carga en el sistema pastoril. La posibilidad del sistema combinado, pastoril-feedlot, de aumentar la plasticidad de producción y permitir a la ganadería Argentina la obtención de productos que sean comercializados para nichos de demandas.


Ventajas


Los productores ganaderos, hoy, están trabajando en lo que se denomina invernada corta que tiene un período de invernada, desde el destete; con 150 a 180 kilos; hasta terminación; con un peso de 380 a 440 kilos (consumo liviano), en un tiempo que va entre 12 a 14 meses.

Hay sistemas que por condiciones ambientales, por ubicación geográfica, por situaciones climáticas adversas, no alcanzan a terminar el 100% de sus animales en condiciones de pastoreo. Sólo pueden terminar un 40 a 50 % antes del período noviembre - diciembre. Hay algunos que los pueden terminar en verano, según dónde estén ubicados y si tienen alfalfa, y parte de la producción (un 25, 30 ó 40 % ) entrarían al otoño - invierno siguiente si no lo enviamos a un sistema de terminación en Feedlot.

En este caso la ventaja de contar con un Feedlot está en reducir la carga de animales grandes y permitir la entrada de un nuevo grupo de animales de destete, haciendo el sistema pastoril más eficiente desde el punto de vista de la conversión. Se están entrando animales chicos al sistema y se están sacando animales que tienen 6 meses de nacimiento a destete más 12 meses de invernada. O sea que tienen de 18 a 20 meses.

Esos animales que son difíciles de terminar en pastoreo, y que ocupan un gran espacio, se terminan ingresándolos a un sistema de engorde a corral (Feedlot). La alimentación será con base en dietas más energéticas, constituidas por: granos, silajes y subproductos industriales. Esto permite terminar un animal más homogéneo y con el engrasamiento adecuado a la demanda, lo que permite obtener mejores precios, con respecto a un animal terminado en condiciones de pastoreo.

Desde el punto de vista económico obtenemos ganancias por el precio mayor que se paga por el animal. Desde el punto de vista del costo, lógicamente, tenemos que cuidar el tipo de dieta que estamos suministrando. El costo de alimentación es importante, sobre todo si la conversión no es adecuada. La conversión se define como: cuántos kilos de alimento o de dieta se le tiene que suministrar por kilo ganado. De cualquier manera aunque se tuviera un costo de alimentación e infraestructura semejante al precio que paga por kilo vivo, se está ganando en la diferencia de kilos que entró al Feedlot y la mejora que se logra a través de la alimentación a corral en el precio final. O sea que, en general, la ecuación económica cierra bien.

Hay otras formas de utilizar el Feedlot como complemento del sistema pastoril, y es para corregir lo que se denomina "Síndrome de la Baja Ganancia de Peso otoño-invernal". Cuando se entran animales de destete en el otoño - invierno, en líneas generales, ganan menos peso de lo esperado en función de la calidad y cantidad de forraje que se le está suministrando.

Lo que se puede hacer es: si estamos entrando al sistema de producción animales de destete con 140 a 180 kilos, por ejemplo, a los animales más chicos de ese rodeo, que pesen menos de 160 kilos, los llevo a un Feedlot con una dieta adecuada para su categoría. Los que pesen más de 160 kilos se dejan en pastoreo.

Después de un período de 3 meses los dos grupos pesarán lo mismo y las restricciones invernales fueron superadas. Con la llegada de la primavera se entra a una época de activo crecimiento del forraje de calidad y donde se puede aumentar la carga animal en las pasturas.

Entonces se puede ver el Feedlot en distintos momentos de utilización en función de las demandas del sistema pastoril y de la homogeneización del producto que se quiere lograr.

El Feedlot también permite trabajar en lo que se denomina "revoleo" ¿Qué significa esto? Que se puede comprar animales que por condiciones físicas están en mal estado. Pagarlos poco e introducirlos en un Feedlot y, a través de la alimentación, rápidamente ponerlos en condiciones y venderlos.

Se puede hacer con vacas viejas u otro tipo de categorías que por algún tipo de situación estuvieron mal manejadas o en situaciones adversas. Esto, lógicamente, se da por cuestiones de azar pero teniendo el Feedlot, estas oportunidades se pueden aprovechar.

El costo puede igualar el precio de venta por kilo vivo de ese animal, pero la ganancia está en la diferencia de kilos. Como ejemplo se puede decir que: Entramos una vaca de conserva y estamos vendiendo una vaca gorda. Los 100 kilos que ganó este animal son costosos, pero los 300, 320, 350 kilos que traía esa vaca de conserva fueron muy baratos, valorizándolos al precio de la vaca gorda. La ganancia está en el "revoleo", que no es un sistema, pero que el Feedlot lo permite hacer y que está a disposición del productor para un mejor desempeño económico.

Otra posibilidad es entrar al Feedlot un ternero y terminarlo como ternero "bolita". Se está utilizando, desde el punto de vista nutricional, el ternero en el lugar más eficiente. Es un animal chico, que tiene una conversión de 4 kilos de carne por kilo de alimento consumido, casi como un pollo. Se termina con 240 kilos con un alimento barato, producido por el mismo establecimiento (granos de maíz ó silo de maíz), con un precio de venta del animal, hoy, de $ 2,25 el kilo vivo. Económicamente, una categoría sumamente eficiente.

Los alimentos que podemos utilizar en el Feedlot son muchos y pueden ser producidos a un precio relativamente menor que cuando se tiene que comprar. Se puede producir un silo de maíz a $ 33 a $ 40 la tonelada, unos 3 a 4 centavos por kilo de materia seca. Se puede comprar granos a $ 220 la tonelada o se puede producir a un costo bastante inferior, por que se ahorrar el costo de comercialización. O se puede producir grano húmedo con el maíz producido y ser utilizado en el Feedlot. Esto quiere decir que se puede manejar precios más económicos que lo que uno ve normalmente en pizarra y transformarlo en carne.

El Feedlot no necesariamente debe contar con instalaciones fijas, piso de cemento, comederos caros. Un Feedlot es simplemente alimentación a corral, y el corral puede ser algo relativamente móvil. Se puede tener una ensenada alta, comederos móviles y se le da comer a un grupo de animales durante 2 meses y luego se desarman.

Desde el punto de vista del consumidor, la carne de Feedlot es más tierna y tiene mayor concentración de grasa intersticial (marmóreo) que hace que el producto sea más tierno. Esto es porque el animal de Feedlot crece a una tasa de ganancia de peso mayor. Con una dieta energéticamente más concentrada. El resultado es un animal terminado, más joven.

También puede tener mejor color. Esa carne, que es producida en un sistema de Feedlot, con alto nivel de concentrado, tiene una cantidad de glucógeno que hace llegar a un Ph "terminal" de 5,5 en las primeras 24 horas, lo que permite que el producto mantenga un color rojo más intenso. Este color el consumidor lo asocia con carne más fresca y de mayor calidad. En líneas generales, la carne de Feedlot, es la que llega a los nichos de mercado con mayor poder adquisitivo.

Bajo estos parámetros de producción y comercialización, el Feedlot integrado al sistema pastoril es positivo.


Desventajas

El Feedlot integrado al sistema pastoril no tiene desventajas evidentes. Los problemas se presentan es sistemas muy intensificados y son de tipo ambiental. Cuando se intensifica, y aumenta la densidad de animales en un lugar relativamente chico se puede contaminar el ambiente. Como ejemplo podemos decir que en un Feedlot tipo americano, que hay algunos en el país, que acumulan 10.000 o más animales en poco terreno, la concentración de heces, y sobre todo de orina, provocan un impacto ambiental severo. La cantidad de nitrógeno y fósforo que los animales producen y eliminan por orinas y heces pueden percolar a los acuíferos y producir contaminación de las napas freáticas.

Desde el punto de vista de la salud humana podemos decir que la grasa que acompaña la carne de un rumiante alimentado en Feedlot es altamente saturada, más que la de un monogástrico. El animal a nivel del rumen hidrogena los ácidos grasos insaturados que tenía la dieta. Esto está asociado con enfermedades cardiovasculares en el consumidor. Los animales que están en pastoreo comen una dieta de forraje que tiene altas concentraciones de ácidos grasos poliinsaturados, como son los 18-2 y 18-3. La grasa que acompaña la carne de un animal que fue terminado a pasto, termina con una composición de ácidos grasos mayor en insaturados con una relación omega6:omega3 más adecuada, y por lo tanto, más "saludable". Esto puede verse como una desventaja para el Feedlot.

INTA / Agosto 2003
 
Autor/es:
 
Visualizaciones4325Comentarios6EstadísticasCompartir