La raza eficiente y ecológica para producción de leche y carne.

Publicado el: 11/10/2007
Autor/es:

Influencia de la ganadería en el cambio climático

Por el rápido calentamiento global, las notorias consecuencias del cambio climático se convierten cada vez más en tema central de interés público. Día a día los reportajes sobre el origen y las posibles soluciones a estos problemas aumentan en la prensa, radio y televisión. La causa de este cambio climático es el efecto invernadero, consecuencia de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) (Ver gráfico adjunto).

Los ganaderos también están involucrados en esta discusión porque la ganadería es la responsable de una parte importante de la emisión de los gases de invernadero (GEI).

Desde un punto de vista global, las actividades relacionadas con la ganadería contribuyen con un 18 % (en equivalentes de CO2) de las emisiones antropogénicas de los GEI. Esto equivale incluso a un porcentaje más alto que las emisiones del sector del transporte (FAO, 2006).

La participación de la ganadería en los diferentes GEI se divide como se muestra en la Tabla 1.



Los Gases del Efecto Invernadero (GEI) y su Efecto

Gases de Efecto - Invernadero (GEI) son de origen natural, pero también antropogénico.

Son responsables, de que gran parte de la radiación calorífica reflejada por la tierra sea absorbida y que de esta manera lleven a un calentamiento de la atmósfera. Sin el efecto invernadero, vida sería casi imposible sobre la tierra. Sin embargo, desde el principio de la industrialización el hombre ha influenciado cada día más la concentración de los GEI en la atmósfera, causando así un mayor efecto de invernadero e igualmente acelerando el cambio climático.

Desde el principio de la industrialización las emisiones antropogénicas han aumentado la concentración de estos gases en la atmósfera. El promedio de calentamiento de la superficie de la tierra desde el siglo XIX fue de 0,6 Grados Celsius. Cálculos recientes pronostican un aumento promedio de temperatura de 1,4 hasta 5,8 °C hasta el año 2100 (UNFCCC, 2005).



La radiación solar de onda corta choca sobre la superficie de la tierra y la calienta. Los gases de invernadero permiten pasar casi sin dificultad a la radiación solar de onda corta a través de la atmósfer y llegar a la superficie de la tierra. Sin embargo absorben la radiación solar de onda larga de la superficie de la tierra y de la atmósfera.

Los GEI más importantes que participan principalmente en el efecto invernadero, son Dióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4), Oxido Nitroso (N2o) y los Clorofluorocarbono (CFC).


Dióxido de Carbono (CO2)

El 9% del total de las emisiones antropogénicas de CO2 provienen de la ganadería. Son producto principalmente de la deforestación de bosques naturales para conseguir tierras para ganadería y agricultura.


Metano (CH4)

De las emisiones antropogénicas de Metano la ganadería causa aprox. 35 – 40%; la mayoría de estas, el 80%, se forman por la fermentación en el pre - estómago (rumen) de los rumiantes y por el almacenamiento de abonos orgánicos (estiércoles líquido y sólido). Metano resulta durante el proceso de digestión en los pre-estómagos de los rumiantes por la acción de microbios (protozoos), que apoyan la digestión de carbohidratos y celulosa. En este proceso se produce ácidos grasos volátiles y gases.

Estos gases son expulsados cada uno o dos minutos por la nariz y la boca durante el eructo. De esta manera un bovino produce aproximadamente 280 l de Metano por día (U. Schönhusen, 2002), donde del forraje con más cantidad de celulosa se produce más Metano que durante la fermentación de almidón (Kreuzer, 1997).


Oxido Nitroso (N2o)

De igual manera a través de la ganadería se produce el 65% de la producción de Oxido Nitroso antropogénica.

La mayor parte se escapa durante el almacenamiento y la aplicación de estiércoles orgánicos.


Amoniaco (NH3)

La ganadería es responsable del 64% de las emisiones antropogénicas totales de Amoniaco, que de una manera significativa contribuyen a la lluvia ácida y a la acidez del ecosistema. Amoniaco se libera principalmente durante el almacenamiento y la aplicación de estiércoles líquidos y sólidos.

Un tercio del consumo de proteína mundial son productos de origen animal. El aumento de la población, e igualmente de su capacidad de compra, conjuntamente con el cambio de las costumbres alimenticias, aumenta rápidamente la demanda de productos de origen animal, mientras que por la globalización, el comercio de insumos para la ganadería y de los mismos productos de origen animal se facilita.

Rumiantes juegan un papel importante en el suministro de alimentos, debido a que su sistema de digestión tiene la posibilidad de digerir forraje verde. De esta manera, áreas que no son aptas para agricultura pueden ser utilizadas. En todas las áreas verdes y de pastoreo del mundo se puede producir con rumiantes proteína de gran calidad, sin que los animales se conviertan en competencia directa por la comida de los humanos.

La producción mundial de carne de 229 millones de toneladas de los años 1999/2001 aumentará a 465 millones de toneladas, más del doble, hasta el año 2050. La producción de leche aumentará de 580 a 1,043 millones de toneladas. La influencia al medio ambiente por cabeza de ganado se debería reducir a la mitad, únicamente para evitar un daño al medio ambiente mayor al actual.



Vaca nodriza, que también se ordeña sobre pastos muy malos en Sudáfrica 80% de las emisiones de Metano en la ganadería se producen durante la fermentación por bacterias formadoras de Metano en el rumen de los rumiantes. Los rumiantes están en condiciones incluso con muy mala base alimenticia de producir proteína de muy buena calidad en forma de leche y carne y tienen por lo tanto una gran importancia en el abastecimiento de proteína de la población mundial.


II. Planteamientos para disminuir el daño al medio ambiente

El monto de emisiones de Metano y Dióxido de Carbono depende de los sistemas de producción y de las particularidades regionales, donde la ingesta de energía y otros factores de la comida tienen importancia, como calidad y cantidad de forraje, peso de los animales, edad y movimiento de los mismos.

Un planteamiento esperanzador para reducir el daño al medio ambiente es el mejoramiento de la productividad y la eficiencia de la producción animal, que con una mejor nutrición y una genética específica puede lograrse. Un mejoramiento de la productividad lleva al fin y al cabo a una disminución de la cantidad de animales que son necesarios para la producción de una cantidad específica de un producto determinado.

En la discusión de cómo reducir la emisión de GEI proveniente de la ganadería se habla de dos posibles planteamientos. Uno favorece la producción de alimentos con bovinos especializados para carne o para leche, donde las productividades específicas deben ser llevadas a su máximo. En el caso de razas especializadas de leche se parte de que por ejemplo, el concentrado que se necesita para lograr estas altas producciones, se mantendrá así de económico como hasta la fecha y que además estará disponible en las cantidades requeridas. En contra de esto se ve el ya claro desarrollo de que el concentrado es cada vez más costoso, simplemente por la competencia entre la producción de energía, concentrado y alimentos.

A largo plazo será muy costoso alimentar rumiantes con grandes cantidades de concentrado. Como muchas investigaciones y modelos de cálculo lo demuestran, razas de Doble Propósito como el Fleckvieh – Simmental de Baviera son, en cambio adecuadas para reducir el daño al medio ambiente a un mínimo posible, porque puede producir leche y carne con el mismo animal. Aparte de estas fortalezas ecológicas, la producción de leche y carne con un solo animal, trae consigo ventajas económicas para las fincas y es apropiado para la economía nacional. A nivel mundial existen aproximadamente 41 millones de cabezas de Fleckvieh - Simmental, es decir tiene una presencia global. Su adaptabilidad y productividad la ha puesto a prueba en muchos países con diversas zonas climáticas (Canadá, Centro - y Suramérica, Sudáfrica, Australia etc.).



Fleckvieh – Simmental como una raza de doble propósito económicamente muy eficiente puede contribuir sustancialmente a la reducción de las emisiones de Metano


Modelos de cálculo para un posible alivio a la contaminación ambiental con la utilización de la raza Doble Propósito Fleckvieh – Simmenta


l Para investigar como las emisiones de Metano, Nitrógeno y Fósforo en Baviera variarían, manteniendo la producción total de leche y de carne del hato, se aumentaría la producción de leche del hato de doble propósito de este momento de 5,500 k de leche por vaca y año a 6,000 y 7,500 k de leche o incluso a una producción alta de 9,000 k, aumentando al mismo tiempo la producción de carne con crianza a toda leche; Rosenberger y Rutzmoser (Gruber Info, 2002) han realizado los modelos de cálculo que se presentan en la Tabla 2.



Novillas F2 Fleckvieh x Jersey. La influencia de la raza doble propósito Fleckvieh se nota claramente, igualmente el gran cambio hacia el doble propósito.



Si se calcula en promedio con 5.500 k de leche por vaca (Escena de producción “A”), las 1,41 millones vacas en Baviera (cantidad de vacas en el año 2001, año de la investigación) incluyendo sus crías (no se cuenta las vacas con crías a toda leche) emiten en total 280.000 t de Metano, 228.000 t de Nitrógeno y 32.100 t de Fósforo.

Con una producción de leche promedio de 9.000k por vaca y año (Escena de producción “D”) en cambio se necesitarían únicamente 862.000 vacas para lograr la misma cantidad de leche. Aparte se necesitarían 926.000 vacas de carne para producir la misma cantidad de carne que en la escena de producción “A”. En total significa que las emisiones aumentan en Metano 15,7%, en Nitrógeno 32,0% y en Fósforo 31,7% en relación a la escena de producción “A”.


Más ventajas de la raza que tienen un efecto positivo en el balance ecológico

Con una raza Doble Propósito se puede reducir claramente la cantidad de estiércol líquido y sólido y por lo tanto también la cantidad de sustancias dañinas para el medio ambiente como Fósforo y Nitrógeno, porque en total se necesita menos cantidad de animales para producir la misma cantidad de leche y carne. Además naturalmente una menor cantidad de animales consume menos forraje, lo que lleva a una reducción deáreas necesarias para pastoreo. De esta manera el aumento de áreas nuevas de pastoreo por cambio en la explotación (Peligro de quema de bosques naturales) se pudiese reducir, lo que llevaría también a una participación en la reducción de las emisiones de CO2.

Aparte la raza Doble Propósito Fleckvieh – Simmental es muy conocida por su muy buena fertilidad. Si una vaca regularmente produce un ternero cada año, la productividad aumenta significativamente en la ganadería y la emisión de sustancias dañinas al medio ambiente se reduce drásticamente (las vacas casi no tienen tiempo en el cual están improductivas). En este contexto la edad temprana de la primera cría de la raza juega un papel importantísimo, puesto que entre más temprano una vaca da su primera cría, más corto será el período de crianza y por consiguiente menor el daño al medio ambiente.

Según Michael Layer del “Air Polllution Prevention Directorate Enviroment Canada”, una autoridad del medio ambiente canadiense, las emisiones de Metano se podrían reducir en la ceba de bovinos, disminuyendo el período de ceba (al fin y al cabo la vida útil de los animales de ceba) significativamente. Es decir, las características maternales, la producción de leche y la capacidad de crecimiento tendrán la más alta importancia.

Aquí otra vez la raza Fleckvieh – Simmental tiene ventajas claras sobre las razas especializadas de carne, puesto que en las vacas “Tipo carne”, las vacas Fleckvieh – Simmental con su enorme producción de leche, conducen a que las crías se alimenten de manera óptima, creciendo rápidamente y logrando su madurez para matadero antes. En esta relación la precocidad de los animales de la raza es muy importante, dado que en comparación con la mayoría de las razas de carne se producen terneros listos para matadero más temprano.

Layer llega incluso al punto de proponer valores ambientales para todas las razas, que de alguna manera describan las características maternales de una raza, su producción de leche y sus características de crecimiento. Con estos valores ambientales se podrían desarrollar modelos que aproximen la estadía de los animales en los “Feedlots” o lotes de engorde hasta su fecha de faenado, donde una reducción de la duración de ceba signifique al mismo tiempo un reducción del daño ambiental.

En todo el mundo se nota una tendencia, de cruzar razas especializadas de leche con otras razas, por un lado para aprovechar el efecto de heterosis y para mejorar su aptitud biológica (Fitness), por otro lado, debido a la inseguridad en el sector agrícola – ganadero, la posibilidad de tener diferentes entradas. En muchos países los terneros de razas especializadas de leche no tienen ningún valor y son sacrificados tan pronto nacen; por motivos ecológicos, de derechos de los animales y por sensatez de la economía nacional, no se puede aceptar esta situación. Con el cruzamiento de razas especializadas de leche con razas de doble propósito más musculosas se puede mejorar la aptitud biológica y la producción de carne, llegando así a un mejor balance ecológico.

El cruzamiento de Fleckvieh – Simmental con razas especializadas de carne trae ventajas en cuanto a lo enumerado anteriormente como características maternales y precocidad.

Nosotros como una organización que trabaja en la genética bovina, que entendemos como nuestra gran tarea social y económica, el tratar eficazmente el medio ambiente, el suelo y las reservas naturales, y como centro de inseminación München – GRUB e.V. hemos tomado la determinación de investigar más profundamente los puntos antes mencionados en un proyecto conjunto con la universidad de “Bloemfontein” / Stellenbosch y con “Agricultural College” en Elsenburg / Sudáfrica. La raza doble propósito Fleckvieh – Simmental fue introducida al sur de África (Namibia, Colonia Alemana de África del Sudeste) durante la época de la colonia hacia los años de 1893 desde Baviera y es hoy una de las más importantes razas de carne en esta región.

Se investigará y se aclarará científicamente en este proyecto con la ayuda de experimentos de campo sobre todos los siguientes puntos:

• ¿Que contribución realmente puede hacer una raza Doble Propósito a la reducción de la emisión de Metano, de Nitrógeno y de Fósforo?

• ¿Que contribución puede hacer la introducción de una raza doble propósito en regiones con áreas desérticas y pequeñas, con mal abastecimiento de agua (Comercio de derechos de agua) al suministro con proteína de la población oriunda sin contaminar en demasía el medio ambiente?

• ¿Cómo se deja mejorar el balance ecológico, si se utilizan razas de doble propósito para cruzamiento con razas especializadas de producción de leche (Holstein, Jersey) y de que de esta manera se aumente la producción de carne del mismo animal?

Criadores de Fleckvieh – Simmental tienen una gran herramienta con su raza, para prevalecer en esta discusión que apenas arranca sobre el cambio climático. Ellos pueden contribuir a la reducción de los GEI globalmente con su raza de una manera muy activa y al mismo tiempo tomar muy en serio su responsabilidad de asegurar el abastecimiento de alimentos para la población.



Primeros productos listos para matadero provenientes de vacas puras Jersey en Sudáfrica.

 
remove_red_eye 65508 forum 19 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved