¿Entore o inseminación artificial?

Publicado el: 11/9/2018
Autor/es:

La primera biotecnología y la más usada al momento actual en bovinos es la Inseminación Artificial (IA).

A nivel mundial, en bovinos para carne, su incorporación a la producción es mucho más restringida que en bovinos para leche. Así, en EEUU, en bovinos para carne,  no ha variado mayormente en muchos años de un valor del 5% de su rodeo de vacas. En Uruguay, en base a una encuesta con entrevista personal, determinaron que la técnica de inseminación artificial es utilizada solamente por el 6.5% de los productores, y de estos un 70% usan sincronización de celos. El Censo Agropecuario 2011 mostró que al 15,5 % (600/3865, en miles) de vacas de cría y vaquillonas se les realizaba inseminación artificial sin especificar el protocolo usado. Muy posiblemente los protocolos de sincronización usados sean sólo con Prostaglandina F2α (PGF2α).

 

 

En EEUU, la mayor venta de semen aún se realiza en bovinos para leche. En Brasil, es a la inversa. Se va incrementando, año a año, la venta de semen de bovinos para carne. Es de resaltar que en Brasil, entre  2008 a 2012 hubo un incremento promedio anual del 25% en venta de semen en bovinos para carne (Cuadro I). En la región, en 2013 fueron inseminados, usando inseminación artificial a tiempo fijo (IATF), 3.000.000 y 8.000.000 de vacas en Argentina y Brasil respectivamente.

No se tiene información en nuestro país de inseminación artificial usando Sincronización e Inducción de ovulaciones a través de IATF.

Los dos conceptos citados previamente (sincronización e inducción) son diferentes.

El término Sincronización se da para hembras que ya están ciclando (están mostrando celo) y produce la manifestación de celo y ovulación (ambos fenómenos) en un corto período.  Inducción es cuando las vacas están en anestro (no hay manifestación de celo, pudiendo ser prepuberal o posparto) donde el protocolo aplicado trata de corregir esta situación induciendo las ovulaciones y una alta proporción de celos, dándose generalmente en muy poco tiempo (menos de 10 horas). Desde ya tiene que quedar claro que lo importante es que la vaca ovule y no necesariamente la manifestación de celo.

Una razón que se presume para  no incorporar la inseminación artificial es que el servicio natural (de ahora en más entore) incrementa el resultado reproductivo con respecto a la inseminación artificial. Esto se basa en que se considera que el toro es mejor detector de celos que el ser humano y que la preñez  por el toro es más alta que la de  inseminación artificial.

Al momento actual hay mucha información que nos da elementos para afirmar que no hay diferencia entre el entore y la inseminación artificial con detección de celos cuando se tiene recursos humanos capacitados en dicha detección. Inclusive cuando se usan protocolos que inducen ovulaciones sin determinación de celo, la inseminación artificial puede ser superior al entore. Esto se debe a que estos protocolos pueden hacer ovular a la vaca que estaba en anestro, en ocasiones sin mostrar celo, con posibilidades de obtener una preñez.

Otra razón del no uso de la inseminación artificial es que se supone que el entore es menos costoso que la inseminación artificial. También sobre este punto hay información internacional, regional y nacional donde se demuestra que esto no es así en un amplio rango de situaciones.

Pero todavía más.

Las inseminaciones artificiales donde se sincroniza y/o induce las ovulaciones son menos costosas, también en una gran variedad de situaciones,   que  la inseminación artificial convencional (determinando celo por 21 día) y el entore. 

Tanto para Inducir como para Sincronizar celos y ovulaciones tenemos medidas biológicas, hormonales y la combinación de ambas.

Lo primero que podemos decir es que el Control (Manipulación) del Ciclo Estral (número de días entre 2 celos consecutivos) es el requisito mínimo para introducir la inseminación artificial en ganadería extensiva. La duración del ciclo estral es en promedio 20 y 21 días para vaquillonas y vacas respectivamente. Pero la inseminación artificial, en algunos casos, lleva implícita la determinación de celos que puede ser complicada. Esta afirmación es correcta ya que la determinación de celos es muy engorrosa y laboriosa, especialmente en algunas condiciones extensivas. Pero al momento actual, con los protocolos disponibles, la  determinación de  celos se hace en muy pocos días o no se realiza (IATF). El uso de cualquiera de las dos tecnologías (Sincronización o Inducción de ovulaciones) implica la incorporación de inseminación artificial ya que el uso de toros cuando hay una alta concentración de celos puede tener bajos resultados reproductivos. Inclusive puede suceder, dependiendo del protocolo hormonal usado, que haya ovulaciones sin presentación de celo. Esto haría perder la oportunidad de preñar esa vaca.

De las medidas de manejo más importantes que se dispone en ganadería extensiva para mejorar la productividad biológica de un rodeo de cría son la época del año donde se realiza el servicio y la duración del mismo.

Un factor enormemente importante, sino el más importante, en el manejo de un rodeo de cría es la FECHA DE CONCEPCIÓN Y POR ENDE LA DE PARTO. Está muy bien demostrado en diferentes regiones del mundo, inclusive en Uruguay, que la vaca que pare en los primeros 20 días del período de parición es más productiva por el resto de su vida para períodos de servicio de alrededor de 100 días y que se mantiene estable a lo largo del tiempo. Con los protocolos disponibles al momento actual podríamos tener 2 ovulaciones (con o sin celo en la primera) en un ciclo estral (21±4 días), pudiendo presentar una alta concentración de preñeces el primer día de servicio si se usara algunos de los protocolos de IATF. De otra manera, se podría tener dos posibilidades de preñez donde en forma natural se obtendría solamente una. Si suponemos que una vaca falla el día de la IATF (día 0), va a mostrar celo y posibilidad de ser preñada a los 21 días. Con entore sólo mostrará celo una  vez (entre los días 0 a 21). Por lo dicho anteriormente, el uso de estos protocolos mejoraría la productividad biológica y económica de ese año y de por vida de ese rodeo. Es decir, se podría pensar en usar esta tecnología como una medida más para el mejor  manejo del rodeo de cría. Apenas  con esta información tendría que hacernos pensar en incorporar la inseminación artificial sincronizando y/o induciendo las ovulaciones como una tarea rural en el rodeo de cría nacional.

Pero además, con estas biotecnologías, podemos agrupar los nacimientos al comienzo del período de parición, que como ya dijimos tiene efecto sobre la producción de ese año (mayor peso al destete) y de por vida.

Esta concentración de pariciones tiene efecto directo sobre el largo del período de servicio. De otra manera, la preñez en los primeros 30 días de servicio determina el largo del mismo. Un punto  que normalmente trae confusión, es que las vacas que se preñan en un mismo día  parirán en un rango de muy pocos días. Ya hay información publicada internacional y nacional que esas vacas paren con diferencia de ± 18 días respecto a la fecha esperada de parición.

El control del ciclo estral permite (casi obligatoriamente) la introducción de la inseminación artificial y por lo tanto

1) Se mantiene y compra menos toros

2) Se usa semen con caracteres de interés a la empresa pecuaria. A modo de ejemplo, la raza Hereford presentó en los toros evaluados el Índice de Cría. Este es un gran avance para el mejoramiento genético. Es muy probable que este Índice sea demandado, en muy corto tiempo, por los productores al plantearse la compra de toros de las diferentes razas. Por el valor de esos toros no tendría mucho sentido usarlos en servicio natural. Se agrega a esto que se empezó a evaluar los toros en la Central de Prueba Kiyú por eficiencia de conversión del alimento. Esta es otra gran ventaja para decidirse a usar inseminación artificial en alguna de sus diferentes modalidades.

No menos importante, en este ítem, es que la IA sincronizada y/o inducida facilita enormemente un plan de cruzamientos, muy necesario para incrementar la eficiencia biológica de  producción de carne.

El mejoramiento genético, por lo tanto, es un elemento económico muy importante a considerar al realizar la comparación económica entre Entore vs Inseminación Artificial en alguna de sus formas de sincronización y/o inducción de ovulaciones.

3) En determinadas situaciones, usando protocolos que incorporen dispositivos liberadores de progestinas (progesterona natural o sintética)  se puede hacer ovular (con o sin celo) hembras en anestro prepuberal, en anestro  o posparto. Esa vaca en anestro que no quedó preñada en la IA, a los 21 días mostrará celo por efecto del dispositivo con progestina y tendrá la posibilidad de preñarse, cosa que no sucedería si no se aplicara el tratamiento hormonal.

4) Si se usa  IATF  en  vacas de parición tardía  de primavera,  no necesariamente se tiene que alargar el período de servicio para  incrementa el porcentaje de preñez de ese grupo de vacas. En estas vacas es donde se obtiene más impacto productivo y reproductivo (peso al destete x porcentaje de preñez).

5) Al usar IATF, se puede sincronizar el retorno usando otro dispositivo liberador de progestinas  entre el día 13 al 20 de haber realizado la IATF. De esta forma se puede realizar inseminación artificial determinando celo 2 veces diarias en poco  tiempo (máximo 5 días). Inclusive se puede volver a realizar IATF.

6) El uso de IATF permite además, en las vacas que fallaron a la IATF y que mostrarán celo 21 días después (retorno), por tratamientos hormonales realizado a los pocos días de haber practicado la IATF, disminuir la mortalidad embrionaria. Por lo tanto incrementar el porcentaje de preñez de las vacas a las cuales se les realizó IATF.

7) Si se usa IATF, el pintado en la base de la cola en el momento de extraer el dispositivo intravaginal, nos permite al momento de inseminar,  saber cual vaca tendrá más probabilidad de preñarse (por el grado de despintado). Esto podría considerarse una técnica valiosa para decidir que semen usar (costo del mismo, semen sexado, etc) y prever los resultados  de dicha IATF.

8) Se acorta el período de servicio y por lo tanto se agrupan las pariciones con la ventaja de que las vacas que paren temprano tienen:

a) Terneros más homogéneos y más pesados a fecha fija (por nacer antes).

b) Esta diferencia de peso al destete se sigue manteniendo por lo menos  hasta los 2 años.

c) A igualdad de peso y ganancia diaria de una vaquillona, una que tenga más edad (por ej. diferencia de 20 días) se preñará antes que la más joven. Por lo tanto el esfuerzo que se haga en preñar temprano una vaca se verá reflejado también en su progenie.

d) Al sincronizar y/o inducir las ovulaciones las vacas parirán primero en el  período de parición que aquellas a las que se realizó entore y por lo tanto tendrán más probabilidades de tener mayor producción ese año tanto como de por vida.

e) Un período más largo desde el parto al comienzo del servicio siguiente usando protocolos que sincronicen o induzcan las ovulaciones con respecto al entore. Además, posiblemente,  de mejorar las posibilidades de preñez,  esto facilitará la realización de destete precoz (uno o dos grupos) el año próximo antes del comienzo del servicio.

f) Un mejor control del nivel nutritivo del rodeo (pre y  posparto) por hacer parir las vacas  en forma agrupada en un momento tal que le permita al rodeo parir con el mejor estado corporal posible y seguir manteniéndolo o incrementándolo luego del parto. Esto redundará en un mejor comportamiento reproductivo en el próximo servicio. Este mejor control del nivel nutritivo preparto también mejoraría la producción futura de ese feto (programación fetal).

g) Mejor control por el personal de la empresa de las vacas  durante la parición por concentrar la atención sobre las mismas en un período más  corto de tiempo.

h) Se  puede  evitar   más  fácilmente  las  enfermedades  venéreas por  el  uso  de  la  inseminación artificial.

También, el uso de inseminación artificial permitirá la utilización de semen sexado. Con esta tecnología, que ya está desarrollada,  se podrían producir los remplazos con caracteres maternales específicos. El resto de las vacas se podrían servir con progenitores de alto potencial de crecimiento y eficiencia de conversión del alimento.

Sería muy interesante tener información de los toros que tienen más fertilidad con el uso de los distintos protocolos que controlan el ciclo estral.  En nuestro conocimiento, todavía esta información no está disponible. Pero también la inseminación artificial nos permitiría el uso de toros en forma masiva que tengan genes para el carácter fertilidad de sus hijas, un elemento extraordinariamente importante en la eficiencia biológica y económica global de producción de carne. Hasta hace pocos años se consideraba que la circunferencia escrotal era un carácter que nos daba esa información. Resultados recientes hacen que dudemos seriamente sobre este punto.

Pero las hembras ciclando normalmente representan un porcentaje menor (vaquillonas y eventualmente vacas secas) del total del rodeo de cría. Lo que realmente  importa es el control de la reproducción en las hembras con cría al pie, que en nuestras condiciones están, casi en su totalidad, en anestro al comienzo del servicio. Es decir, inducir ovulaciones y en lo posible celo, en vacas en anestro con cría al pie.

 Las metodologías que permiten la Inducción y/o Sincronización de la ovulación facilitarían la incorporación de la inseminación artificial en nuestro sistema de producción. Y si fuera en pocas horas, sería posible la aplicación de  inseminación artificial a tiempo fijo (IATF). Ya hay información en Uruguay para usar esta tecnología tanto en vacas ciclando como en anestro posparto con resultados muy satisfactorios. Los mejores resultados reproductivos se han y los hemos obtenido incorporando medidas de manejo (efecto toro y diferentes tipos de destete). Muy posiblemente, si se incorporara a las medidas de manejo citadas previamente, suplementaciones (raciones o pasturas de alta calidad y cantidad) por cortos períodos previa al comienzo de la inseminación artificial, los resultados serían más impactantes.

La desventaja que puede atribuirse al control del ciclo estral es que las vacas tienen que pasar varias veces (según el protocolo utilizado) por los corrales en pocos días. Esto se podría minimizar realizando otras tareas rurales que sean necesarias  para el ganado.

El control del ciclo estral, sin la menor duda, es un requisito para mejorar la productividad general de un rodeo de cría y lleva implícito el uso masivo de la inseminación artificial en bovinos para carne.

Al realizar un análisis económico del uso de Inseminación Artificial sincronizada  o inducida contra el entore, tenemos que sumar, dándole un valor económico, a todos los elementos citados más arriba.

Por último hay que dejar claro que Sincronización y/o Inducción de las ovulaciones no son sustitutivas del nivel nutritivo, sanidad y manejo general del rodeo de cría. Para tener éxito con esta tecnología se tiene que sustentar en los 3 factores citados previamente.

Por el título de esta publicación (Entore o Inseminación Artificial), el lector podría entender que uno es excluyente de la otra.

Esto no es así.

Consideramos que la inseminación artificial  sincronizando o induciendo las ovulaciones puede ser una alternativa para el primer y eventualmente para el segundo servicio desde la fecha del comienzo del servicio. De esta forma estaríamos “controlando” la fecha de concepción y por ende la de parto al comienzo del período de parición, con las ventajas que presenta en la productividad por el resto de la vida de esas vacas. Luego se continuaría con toros.

Es por esto que no  hay que olvidar los toros del repaso.

Posiblemente estos toros no tengan las características genéticas del semen usado en la IA. Pero por lo menos que tengan algunas de interés de la empresa pecuaria, además que hayan sido evaluados  y sean clínica y sanitariamente aptos para la reproducción.

En conclusión consideramos que la inseminación artificial Sincronizada y/o Inducida, fundamentalmente a través de la IATF, tendría que ser una tarea rural más dentro del rodeo de cría ya que es SIMPLE,  EXITOSA  y   ECONÓMICA

Revista del Instituto Plan Agropecuario (154): 38-42

 
remove_red_eye 1162 forum 10 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2020 Engormix - All Rights Reserved