La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
XLV Congreso Anual Sochipa 2020 Chile

Efecto del riego estratégico sobre la seguridad de producción de forraje estival en una pradera de Lolium perenne x Trifolium repens en la zona intermedia de Aysén (Patagonia-Chile)

Publicado el: 19/3/2021
Autor/es: Christian Hepp1 , Camila Reyes, Pier Barattini, Andrés Naguil y Viola Saldivia Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA Tamel Aike. Camino Coyhaique Alto km 4.5, Coyhaique, Chile.

INTRODUCCIÓN

En la Zona Intermedia de Aysén, el crecimiento de las praderas presenta alta estacionalidad, concentrándose en noviembre y diciembre, donde puede llegar a acumularse sobre el 70% del forraje de la temporada (Reyes et al, 2019). Por otra parte, la depresión del crecimiento de verano, debido a la falta de humedad en el suelo, limita la producción total de forraje de la temporada. Las sequías estivales se han hecho cada vez más frecuentes en esta zona patagónica, como una probable consecuencia del cambio climático. La disponibilidad de agua de riego durante ese período crítico aumentará la seguridad de disponibilidad forrajera en los sistemas ganaderos. El objetivo de este trabajo es evaluar los efectos de riegos estivales en una pradera mixta, generando información para determinar la factibilidad técnico-económica de su implementación como medida de manejo.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

La unidad experimental se instaló en la primavera de 2018 en el centro INIA Tamel Aike, ubicado en el sector Valle Simpson, a 29 km al SE de la ciudad de Coyhaique, en la zona intermedia de Aysén. Sobre una pradera de Lolium perenne (cv Arrow) x Trifolium repens (cv. Huia) establecida en la primavera de 2017, se instaló un sistema móvil de tazas de riego por aspersión (tipo k-line). Éste cuenta con cinco tazas plásticas, que permiten la movilidad del sistema, con sus aspersores, para cubrir una superficie aproximada de 1.000 m2 por cada postura/evento de riego. El sistema permite aplicar alrededor de 3,2 mm de agua por hora sobre la superficie señalada. Los riegos se programaron de forma nocturna, para evitar un exceso de evaporación (intensificada por la ocurrencia de fuertes vientos). La duración aproximada de cada riego fue de 8 horas, lo que permite aplicar unos 26 mm de agua, para reponer aproximadamente el 50% de humedad aprovechable en los primeros 30 cm de suelo. Se monitoreó el estado hídrico del suelo con tensiómetros para definir la frecuencia de riego. El suelo es un andisol (oxyaquic hapludand), de textura franco arenosa, profundo y de drenaje rápido. Anualmente se aplica una dosis de mantención equivalente a N-P-S (50-40-20). El pH es de 6,3 y el contenido de materia orgánica de 13%. Para efectos de este experimento, en la unidad se compara una franja bajo riego (FR) con otra que se mantiene en condiciones de secano (FS). Ambas franjas se encuentran adecuadamente separadas, para evitar deriva de agua hacia la zona de secano. La situación hídrica del suelo se monitorea periódicamente mediante tensiómetros y sensores instalados a diferentes profundidades (5, 15, 25 y 40 cm). Se instalaron tres jaulas de exclusión en cada tratamiento, las que se evaluaron en primavera (diciembre), verano (fines febrero) y otoño (mayo). Junto a ello, se monitorea semanalmente la disponibilidad de materia seca de las praderas mediante plato forrajero. La pradera se pastorea periódicamente con ovinos, procurando controlar su crecimiento reproductivo. Se presentan resultados de la temporada 2019/20, en un diseño completamente aleatorizado.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

El verano 2019/20 presentó precipitaciones totales de 153,6 mm, 100,4 mm de los cuales en eventos >5 mm. Si bien en un año promedio precipitan 188 mm en los meses de diciembre a febrero, las lluvias en el verano 2019-20 se concentraron en eventos puntuales, sobre todo en febrero (figura 1). Considerando la evapotranspiración de referencia y la precipitación, se puede estimar que en un verano promedio, en esta zona se produce un déficit de alrededor de 139 mm, mientras que en el verano 2019-20 éste subió a 202 mm, o sea un 45% más de requerimiento de agua.

En la temporada se realizaron siete riegos durante el verano con una aplicación equivalente total de 1.814 m3 ha-1 . Hasta fines de la primavera FS tuvo producciones similares a FR (alrededor de 2.500 kg ha-1 , en dos cortes). Las diferencias significativas (p<0,05) ocurren posteriormente, en la producción estival (figura 1), particularmente en la segunda mitad del verano, donde el riego en FR incrementó la producción de la pradera en 199%, comparada con FS. La producción para la temporada completa fue de 7.150 vs 9.640 kg MS ha-1 , para FS y FR, en 5 evaluaciones, respectivamente, es decir un 35% mayor (p<0,05), valores similares a los reportados por Contreras (2005).

 

SOCHIPA - EFECTO DEL RIEGO ESTRATÉGICO SOBRE LA SEGURIDAD DE PRODUCCIÓN DE FORRAJE ESTIVAL EN UNA PRADERA DE Lolium perenne x Trifolium repens EN LA ZONA INTERMEDIA DE AYSÉN (PATAGONIA-CHILE) - Image 1

 

CONCLUSIONES

Es necesario monitorear las variables meteorológicas de cada temporada desde la primavera, de modo de detectar deficiencias de humedad tempranamente para programar riegos estratégicos. El riego estratégico permite evitar la caída de rendimientos en períodos secos del verano y así dar más seguridad a los sistemas animales, asegurando una disponibilidad de forraje más estable en la temporada y disminuyendo la estacionalidad.

Referencias bibliográficas

 
remove_red_eye 158 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
"Me gusta" de Referentes: Eduardo Calistro
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
Copyright © 1999-2021 Engormix - All Rights Reserved