Aumentar el stock o producir con mayor eficiencia?

Publicado el: 26/8/2016
Autor/es:
Información del video
Ver más

Quita de retenciones, eliminación de Roes, recuperación de mercados, unificación y mejora del tipo de cambio, altos precios internacionales …. todo parece poner a la ganadería en primer plano…. pero como siempre tenemos un inconveniente, lo producido no alcanza para abastecer la demanda del mercado interno y del mercado externo.

Hablamos de tener 10.000.000 más de animales, recuperando el stock histórico, pero de manera paralela proponemos exportar carne bovina y abastecer el mercado interno con carne de pollo y de cerdo.

Imaginamos un renacimiento de la ganadería porque este año se van a matar 800.000 hembras menos, suponiendo que esta es una retención de vientres interesante, sabemos que en el estado sanitario actual esas 800.000 futuras madres, dentro de tres años en el mejor de los casos aportarían 480.000 terneros, lo mismo que aportaría en un año elevar el actual 61% de destete al 63.5%.

La pregunta es porque seguimos hablando de stock, de lo que se perdió y de lo que debemos recuperar y no se levantan voces en defensa de la productividad.

En la época de los famosos 60.000.000 de stock ganadero, teníamos 24.000.000 de vacas, las cuales al 60% de destete nos producían 14.400.000 terneros, solo 1.000.000 de terneros más de la producción actual, pero con 8.000.000 más de animales que el stock actual.

De acuerdo con el concepto básico original la Argentina es productora de carne, kilos de carne, no es un país exportados de vacas, toros ni vaquillonas por lo tanto de lo que debemos hablar es de producir kilos de carne.

Estos kilos de carne se originan en la faena de novillitos y de novillos y solo se podrán incrementar mediante la faena de más animales y que cada uno de ellos se maten con más kilos.

La eficiencia productiva se puede evaluar de distintas maneras, una de ellas es la que resulta de relacionar las toneladas de carne producida con el stock que posee el país.

Realizando esta evaluación podemos ver que la producción Ganadera Argentina no solo está ligada al stock, sino que por el contrario la baja producción está ligada a la eficiencia del rodeo nacional

Históricamente se ha intentado revertir esta situación mediante el manejo de tres variables, MANEJO, NUTRICIÓN y GENÉTICA. Si bien es cierto que mediante el mejoramiento de estos aspectos se mejora la producción, no es menos cierto que nunca se podrán mostrar estas mejoras si no se realizan a partir de una correcta sanidad.

Tal como lo señala Gustavo Zielinsky del INTA Marcos Juárez, el 50% de lo que no se produce, no se produce por problemas sanitarios, esto significa que ni con MANEJO, ni con NUTRICIÓN, ni con GENÉTICA podremos mejorar ese 50% que no se produce, solo atacaremos el 50% restante el cual se verá afectado por los mismos problemas del rodeo general.

Los puntos claves donde se producen las pérdidas por sanidad se muestran en la preñez, del 24% de lo no preñado, el 50% no se preña por sanidad, en el nacimiento, de lo no nacido el 70% no nace por problemas sanitarios mientras que, en el destete, de lo no destetado el 100% no se desteta por problemas sanitarios.

En el siguiente cuadro se muestra el impacto de los eventos sanitarios en cada uno de los puntos clave de la producción.

Por lo tanto y haciéndonos eco de los trabajos del Dr. Correa Luna en los que establece “que la fertilidad tiene una ponderación en productividad 10 veces mayor que el precio del kilo vivo”, MOTIVAR edición abril de 2016, vemos como de las 24 vacas no preñadas, 12 no se preñan por problemas sanitarios no solucionables por MANEJO, NUTRICIÓN ni GENÉTICA, solo se evitan por el uso de herramientas sanitarias de bajísimo costo de implementación y altísimo nivel de eficacia como lo es llegar al servicio con un animal protegido contra la enfermedades de a reproducción.

De la misma manera se deberían evitar las pérdidas durante la gestación mediante la prevención de las enfermedades abortivas, mejorando el nivel de nacimientos. En cuanto a la mortandad perinatal y hasta el destete, la mortandad, con raras excepciones se produce por problemas sanitarios los cuales bajan sensiblemente mediante el uso de vacunas de uso estratégico en la madre en la última parte de la gestación.

Por otra parte, este escenario se verá notoriamente modificado si a partir del nacimiento no solo evitamos la mortalidad, sino que además evitamos la pérdida de kilos por parasitosis subclínicas, la primera causa de pérdida de productividad, a las que se le adjudica la pérdida de $14.000.000.000 anuales.

Es en este segmento, en el cual trabajos como los de los Dres. Cesar Fiel y Pedro Steffan, muestran como todo el destete, 13.000.000 de animales, ponen en juego 30 kilos de peso a causa de las parasitosis en el período marzo – octubre, indicando que en la actualidad por el nivel de uso de incorrectas estrategias antiparasitarias o por el no uso de las mismas las pérdidas ascienden a 15 kilos por animal en el período mencionado, 13.000.000 de animales por 15 kilos por animal a $30 el kilo, $5.850.000.000.

Estos $5.850.000.000 se perderán este año, desde marzo a octubre, con los animales que tenemos, con el stock que tenemos, con el manejo actual, con la nutrición que disponemos y con la muy buena genética de nuestro rodeo.

Estas pérdidas se podrán evitar mediante el control de las parasitosis subclínicas y esto solo se logra mediante el uso racional y estratégico de las herramientas disponibles para este fin mediante el diagnóstico realizado por el veterinario actuante, el uso de la droga de elección para esa categoría de animales, evitando la aparición de problemas de resistencia antiparasitaria.

Si a partir de la situación productiva – sanitaria actual realizamos una simulación aplicando una correcta estrategia sanitaria, y tomando como premisas una mejora de sólo el 50% en los puntos críticos, lograríamos rápidamente preñar 82 vacas en lugar de las 76 actuales, nacerían 79 terneros en lugar de los 71 que nacen y lograríamos destetar 75 en lugar de los 61 que estamos destetando.

Si a esto le sumamos que un correcto plan de uso de antiparasitarios nos permitiría evitar pérdidas de 100 gramos por día hasta el destete, lograríamos pasar de los 165 kilos de destete promedio de país a un destete de 180 kilos promedio.

De esta manera el rodeo solo aumentaría un 5%, fundamental en una estructura donde la agricultura le sacó 15.000.000 de hectáreas de las mejores tierras a la ganadería, aportaríamos a la disminución de las emisiones de metano, aumentaríamos la rentabilidad ganadera y se abastecería perfectamente tanto el mercado interno como el externo de manera rápida y con baja inversión.

Hoy el ganadero a nivel nacional invierte $36.90 por animal y por año en medicamentos de acción preventiva, vacunas, antiparasitarios, mineralizantes y vitamínicos mientras que la implementación de un correcto plan sanitario productivo haría necesaria una inversión de $51 por animal y por año.

Los estudios realizados por Caprove muestran que por cada peso de esta inversión extra el productor recibe $21 de rentabilidad extra aplicando la hipótesis de un efecto positivo de solo el 50% de eficacia en cada uno de los puntos críticos de la producción ganadera.

 

 

 

 
Autor/es
 
remove_red_eye 380 forum 0 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved