Varus y valgus. Deformación de la articulación intertarsal. Manejo? Genética?

Publicado el: 7/1/2015
Autor/es:

Si se consulta el significado de Varus, vamos a encontrar: "curvado hacia afuera", "torcido hacia afuera". En este caso y refiriéndose a la alteración en las extremidades pélvicas de las aves, la curvatura hace relación a que en conjunto, las partes que componen la extremidad pélvica, hacen un arco en el cual la parte media es la articulación del tarso, está hacia afuera; es decir, hay una desviación de los radios óseos hacia adentro. Puede ser unilateral, bilateral o asimétrica.

En Valgus en cambio la curvatura que hacen los radios óseos está hacia adentro, los radios óseos apuntan hacia afuera del cuerpo y con relación a la angulación, igualmente puede ser unilateral, bilateral o asimétrica.

Imagen No. 1. Varus. Pollitos de engorde de 6 días de edad remitidos al Laboratorio de diagnóstico por presentar problemas locomotores, de acuerdo con el protocolo de remisión de muestra enviado por el Médico Veterinario a cargo de la granja de donde provienen estas aves. En el protocolo de envío de muestras se remite como "varus". En el protocolo dice además que la granja tiene 55.510 aves de las cuales 772 se han identificado con esta osteodisplasia.

La deformación de la articulación intertarsal en las aves tiene dos variantes: varus y valgus. La articulación intertarsal  corresponde al engranaje articular entre la porción distal del tibiotarso y la proximal del tarso metatarso; algunos autores se refieren a ella, simplemente como articulación del tarso.

Imagen No. 2. Fémur de uno de los pollitos que se observan en la imagen No. 1. Estudiar el grado de rotación de los radios de los huesos de las extremidades es algo que casi nunca o mejor dicho nunca se hace en la casuística corriente de enfermedades aviares. Los esquemas que se muestran a los lados de la fotografía de los huesos, son tomados del artículo de Christine Leterrier & Y. Nys (1992) Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis, Avian Pathology, 21:3,429-442, DOI: 10.1080/03079459208418861

El artículo de Leterrier y Nys es el más completo en términos de estudiar la rotación de los huesos de la extremidad pélvica y de sus diferentes estructuras. Como lo dije antes, en la práctica diaria del diagnóstico aviar no se hace; más bien el diagnóstico de varus/valgus se hace por el detalle en conjunto del ave en pié.

De acuerdo con estudios de C. Riddell (Avian Histopathology, Western College of Veterinary Medicine, University of Saskatchewan, Saskatoon, Saskatchewan, Canadá, publicado por American Association of Avian Pathologists), esta anomalía ha sido una causa de bastante significancia de pérdidas en la industria avícola, con este concepto están de acuerdo varios autores de tratados de patología aviar. Es más frecuente en el pollo de engorde. En nuestra área de trabajo en Colombia, se diagnostica con bastante frecuencia pero no tenemos estudios económicos al respecto, aunque se podría hacer un estudio retrospectivo utilizando los archivos de los laboratorios que trabajan en diagnóstico aviar; en el libro de Calnek se encuentra lo mismo en lo referente a pérdidas económicas inducidas por varus (E igualmente por valgus).

Imagen No 3. Se observan pollos de engorde de 39 días de edad, remitidos para examen de necropsia por presentar problemas locomotores. La granja de donde provienen estas aves tiene 32.800 pollos de las cuales reportan 16.000 animales afectados, 1.000 animales muertos en el lote afectado de los cuales 180 han muerto en los tres últimos días; el Médico Veterinario remitente afirma que las aves finalmente se postran, no caminan y no acceden al agua y al alimento, con el consiguiente deterioro físico y la muerte. En la fotografía de la izquierda se observa un ave con aspecto normal en cuanto a su posición de pié. Las tres fotografías siguientes hacia la derecha, muestran tres aves con diferente grado de angulación hacia afuera de los radios de los huesos largos de las extremidades pélvicas (Valgus). Las aves están colocadas sobre una superficie no deslizante para evitar efectos de mal posición.

Riddell afirma que las deformidades de la articulación intertarsal (varus y valgus), deben diferenciarse de la perosis, debido a que en esta última. Deficiencias nutricionales inducen cambios morfológicos en las placas de crecimiento de los huesos largos. Se asume al leer esta afirmación que terminan deformando la articulación y por lo tanto son casuales de la imagen de aves con perosis.

Imagen No. 4. Dos aves (Pollo de engorde) pertenecientes a la misma granja de donde provienen las aves que se muestran en la imagen anterior (No. 3). Se observa la angulación hacia afuera de los radios de los huesos largos de las extremidades pélvicas.

Imagen No 5. Se muestran la epífisis distales de tibiotarsos del ave de la imagen No. 4. Se observan diferencias en las distancias entre los cóndilos (Flechas blancas) y en la profundidad de los surcos entre ellos. La flecha roja señala el área de la diáfisis distal (La imagen está invertida) por donde seguramente por deficiente osificación se produjo la angulación del radio del hueso largo. A lo largo de la revisión de la información para este artículo, se encontró que la osteodisplasia valgus puede ser uni o bilateral. Una de las hipótesis propuestas para explicar esta deformidad, es que el hueso se desarrolla y mineraliza lo suficientemente rápido para soportar el peso para el que está diseñada genéticamente el ave.

En la publicación que sobre osteodisplasias hizo la Universidad Nacional Autónoma de México en conjunto con la Universidad de Montreal dice textualmente: la perosis, también conocida como condrodistrofia, consiste en el encorvamiento de la epífisis distal del tibiotarso o de la epífisis proximal del metatarso o bien de ambas, con o sin desviación bilateral, unilateral o asimétrica de los radios óseos hacia adentro "varus" o hacia afuera "Valgus". En resumen, en esta publicación no hay diferencia entre varus y/o valgus y la condrodistrofia. Calnek dice que no hay evidencia de lesiones en las placas de crecimiento en los casos de varus y/o valgus

Imagen No 6. Se muestran las epífisis distales de tibiotarsos de uno de los pollitos de las imágenes Nos. 1 y 7. Las distancias entre los cóndilos y la profundidad de los surcos ente ellos varía de un hueso a otro. Las formas detalladas de medir las angulaciones para este tipo de osteodisplasias fueron hechas por Christine Leterrier & Y. Nys (1992) Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis, Avian Pathology, 21:3,429-442, DOI: 10.1080/03079459208418861

La forma de aplicar la medida de estas angulaciones de acuerdo a como lo hicieron los doctores Leterrier y Nys, se muestran en las imágenes 8, 9, 10, 11 y 12. 

Debido a que existen muchas variantes de deformidades en las extremidades pélvicas de las aves, es importante hacer un diagnóstico preciso, a través de un examen minucioso. Muchos de quienes tienen publicaciones sobre el tema, citan las lesiones histopatológicas como un base para diferenciar esta dolencia de otras similares como la condrodistrofia, la cual tiene alteraciones microscópicas en la placa de crecimiento de huesos largos, específicamente en este caso de los huesos largos comprometidos en el varus. Esto contradice lo que se afirma en el párrafo anterior en el cual las variantes de la deformación de la articulación intertarsal (Varus y valgus) son iguales a condrofistrofia.

Los siguientes son tips extraídos de diferentes fuentes, referentes a la deformación de la articulación intertarsal varus:

  • Las aves menores de una semana de edad pueden encontrarse afectadas.
  • La incidencia aumenta con la edad
  • Afecta más a los machos que a las hembras: casi el 70% de las aves afectadas son machos
  • El problema puede desarrollarse en ambas extremidades
  • Un ave puede padecer varus en una de las extremidades pélvicas y valgus en la otra.
  • El grado de afección o de angulación de la articulación  varía de un caso a otro.
  • De acuerdo con el grado de "cojera", las aves afectadas pueden sufrir postración. Lesiones cutáneas y presencia de infecciones bacterianas a nivel articular.

Es casi que imposible que una sola articulación se afecte por una deformidad y las demás articulaciones de la extremidad afectada, en inclusive la otra la otra extremidad, no resulten afectadas. Es por esta razón que la deformación de la articulación del tarso casi siempre viene acompañada de deformaciones en otras articulaciones.

Si nos vamos a averiguar las causas de varus-valgus, encontramos muchos conceptos, Los he resumido así:

  1. La revisión que aparece en Calnek cita los siguientes factores entre ellos la deficiencia de manganeso, pero sabemos que esta induce perosis; habla de una deficiencia nutricional marginal pero no menciona específicamente cuál.
  2. Igualmente la revisión de Calnek dice que en la presentación de varus/valgus influye el genotipo; se presenta mayormente en los pollos de engorde.
  3. Diferentes fotoperiodos pueden influenciar en el desarrollo del problema varus/valgus. Más adelante se ampliará un poco el tema de los fotoperiodos y lo que alguna casa comercial piensa al respecto.
  4. En la revisión de la Universidad Nacional Autónoma de México, en conjunto con la Universidad de Montreal se afirma que la presentación de varus/valgus está asociada a deficiencia de manganeso o vitaminas del complejo B. Descarta el factor genético que incluyen otros autores.
  5. En el artículo publicado por C. Leterrier y Y. Nys en Britihs PoultryScience, Vol. 33 No. 5, 1992 (Publicado en línea en 2007), se llegó a la conclusión de que una tasa de crecimiento rápido en las aves está asociada con una densidad mineral menor y mayor porosidad de las cortezas de la tibia resultante en una reducida resistencia a la flexión.

Hay varios estudios que relacionados con la presentación de varus/valgus en el pollo de engorde y lo referente a los fotooperíodos.

Edgar Oviedo-Rondón, Michael Wineland, Heather Cutchin Evanas y John Small de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, afirman que las temperaturas de crianza influyen en el desarrollo óseo de los pollitos durante la fase de crecimiento más rápido.

Rodrigo Garófallo García y sus colegas en la Universidad Federal de Grande Dourados en Brasil compararon la capacidad locomotora de los pollos criados bajo ambientes con distintas fuentes de luz, incandescentes, vapor de sodio y fluorescente, no encontrando influencia alguna entre las distintas fuentes de luz sobre la locomoción de las aves.

Imagen No. 7. Pollitos de 6 días de edad con deformidad de las articulaciones catalogada como varus. Son aves del mismo caso que se muestra en la imagen No. 1. La presentación temprana de varus, sugiere que puede haber algún factor genético.

En este sentido, encontré un publicación del año 2003 hecha en la Cobb Technical Focus, en la cual se tratan los programas de iluminación y rendimiento Cobb 500. Los autores son Leonard W. Fusell (Médico Veterinario, máster en Medicina Aviar, diplomado del Colegio Estadounidense de Patólogos Aviares) Aldo Rossi (Médico Veterinario) y Matthew Wilson (Especialista en parrilleros). El documento dice que los programas de iluminación aumentan la viabilidad al disminuir la mortalidad determinada por unas causas que aparecen listadas y entre las cuales se menciona la reducción de mortalidad por problemas de patas y menciona específicamente las siguientes: varus-valgus, espondilolistesis y rotación de la tibia.

El artículo dice específicamente: "Los problemas en las patas han sido y son un importante criterio de selección genética, pero aun así pueden surgir problemas. Está perfectamente documentado el hecho de que los programas de iluminación pueden reducir la incidencia de trastornos que afectan las patas de los parrilleros".

Los estudios sobre varus y valgus hechos por Christine Leterrier y Y. Nys, aunque tienen más de dos décadas de publicados (Avian Pathology, volumen 21, número 3, 1992), fueron puestos en la internet en noviembre de 2007. Mediante dichos estudios, llegaron a la conclusión de que las diferencias clínicas y anatómicas en los grupos estudiados, les permitían proponer la hipótesis de que estos dos problemas posturales en los pollos tenían una etiopatogenia diferente.

Es interesante acceder al texto completo del artículo, por cuanto muestra una serie de imágenes y de criterios morfométricos tanto de las diáfisis y las epífisis de los huesos implicados en el proceso, como de las superficies articulares de los mismos. Mediante el establecimiento de estos criterios en huesos normales, se establece qué tanto es el grado de alteración.

En términos generales en el trabajo de Leterrier y Nys se establece que:

  • La angulación que general varus aparece repentinamente en cualquier edad temprana del pollo y casi   siempre con desplazamiento de los tendones lo que induce un problema locomotor. Las observaciones en este punto están en desacuerdo con investigaciones de otros autores.
  • Valgus, en cambio, tiene aparición progresiva y ocurre en edad más tardía.
  • Como consecuencia, los problemas locomotores y de ganancia de peso aparecen y se hacen más evidentes en las aves de mayor edad.
  • La angulación de varus es generalmente unilateral y afecta en la mayoría de los casos la extremidad derecha, en contraste con valgus en que la angulación es bilateral y con frecuencia simétrica.
  • Las angulaciones varus y valgus afectan de forma diferente la morfometría de hueso.
  • La extremidad afectada por angulación de varus, el fémur presenta rotación interna
  • Se presenta aplanamiento del cóndilo del tibiotarso
  • La curvatura media del metatarso y rotación axial externa del tibiotarso se presentan solo en extremidades afectadas por varus.
  • En el caso de angulación por valgus, se observa en cambio por enderezamiento del fémur, incremento de la flexión distal y aumento de profundidad del surco de la superficie articular del tibiotarso y aumento de la curvatura del metatarso.
  • Se sugiere que hay un imbalance entre la masa muscular y el hueso.
  • Se sugiere una baja mineralización del hueso como la causa de las deformidades de angulación
  • El exceso de carga en los galpones, además del problema de angulación, podría inducir deformación de los huesos debido a problemas de postura corporal.

Imagen No. 8. Medida de la angulación en superficies articulares de extremidad pélvica. La fotografía central muestra las superficies articulares de las epífisis proximales de fémur de pollos de engorde de 35 días de edad. Los esquemas o dibujos de los extremos son tomados de la publicación de la doctora Christine Leterrier & Y. Nys quienes en 1992 publicaron el trabajo Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis.

Imagen No 8b. Medida de la angulación en superficies articulares de extremidad pélvica .Superficies articulares de las epífisis distales de fémur de pollo de engorde de 35 días de edad. Se acompañan de los esquemas del trabajo publicado por Leterrier y Nys y publicado en Avian Pathology, 21:3,429-442, el cual aparece en línea desde el 2007 y al cual hay accesos gratuito. Se muestra la forma de medir la angulación.

En la práctica, lo que se hace en materia de diagnóstico cuando se tiene un caso de "patas torcidas", es hacer un diagnóstico de acuerdo con la posición del ave viva; prácticamente nadie hace estudios morfométricos como los que muestran las figuras del trabajo de Leterrier y Nys, midiendo las angulaciones o desviaciones con respecto al eje longitudinal, menos se hace midiendo las angulaciones que presentan las estructuras óseas de la epífisis, tanto proximales como distales. Es decir, el diagnostico se hace por una simple apreciación visual.

Imagen No. 9. Medida de la angulación en superficies articulares de extremidad pélvica. En la fotografía (Centro) se muestran las superficies articulares de las epífisis proximales del tibiotarso de un pollo de engorde de 35 días de edad. Los esquemas laterales son  tomados del trabajo de Leterrier y Nys quienes en 1992 publicaron en Avian Pathology 21:3,429-442 el trabajo Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis. El trabajo fue puesto en línea en 2007, es quizá el mejor y más completo en estudios de osteodisplasias varus y valgus; muestra la forma de mediar la angulacion de los huesos y sus superficies articulares.

Imagen No. 10. Medida de la angulación en superficies articulares de huesos largos de extremidad pélvica. La fotografía del centro muestra las superficies articulares de las epífisis distales de tibiotarso; están acompañadas en los extremos de los esquemas presentados por los doctores Leterrier y Nys en un trabajo publicado en 1992 y puesto en línea en 2007. El trabajo se denomina Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis. Avian Pathology, 21:3,429-442

En Colombia se realizó un trabajo de grado el cual fue publicado en la revista Plumazos de la Asociación de Médicos Veterinarios y Zootecnistas Especialistas en Avicultura AMEVEA; se encuentra en el año 6, número 14, julio de 2001.

El trabajo se denomina Caracterización epidemiológica y clínica de algunos problemas locomotores en pollos Ross alojados en dos zonas avícolas de Santander. En el trabajo estudiaron 20 granjas (38 lotes de pollos en engorde Ross), para una población aproximada de 487.207 aves. En el trabajo encontraron 2519 aves con problemas locomotores y cada ave fue categorizada según la tabla de cojeras propuesta por Kestin (Más adelante hago un relato de esta categorización).

En el trabajo categorizaron las cojeras así: espondilopatías, problemas de origen infeccioso, problemas mixtos (deformaciones óseas y problemas infecciosos), valgus, rotación de la tibia, deformidades óseas mixtas y desconocidos. En todo caso no mencionan el varus. En relación con el valgus, en el 21% de los casos con problema de locomoción grado 4 con angulaciones entre 20 y 25°

Imagen No. 11. medida de la angulación en superficies articulares de huesos largos de extremidad pélvica. Se muestra la superficie articular de la epífisis proximal del tarso-metatarso de un pollo de engorde de 35 días de edad, para ilustrar sobre la forma como se mide la angulación de las estructuras de esta superficie articular en el caso de las osteodisplasias varus y valgus. Los esquemas o diagramas laterales son tomados de del trabajo de Christine Leterrier & Y. Nys (1992) Clinical and anatomical differences in varus and valgus deformities of chick limbs suggest different aetiopathogenesis, Avian Pathology, 21:3,429-442, DOI: 10.1080/03079459208418861.

Considero que es bueno mencionar la clasificación del grado cojera propuestos por Kestin S.C. y tres autores más: en 1992 publicaron en Veterinary Record (131 (9): un trabajo en el que categorizó las cojeras. Kestin y colaboradores denominaron el trabajo "Prevalencia de debilidad en las piernas en los pollos de engorde y su relación con el genotipo".

Los resultados del trabajo de Kestin indicaron que los factores genéticos son una causa importante de debilidad en las piernas en los pollos de engorde y también identificaron una posible relación entre el peso vivo y la debilidad de las piernas.

Tabla de valoración de los problemas de patas presentada por José Ignacio Barragán en una conferencia que se encuentra publicada en internet.

Una tabla (Figura anterior), que creo que es la de Kestin, aparece en una conferencia de José Ignacio Barragán (Sevilla, España, 2012).

Bibliografía

  1. Kestin SC, Knowles TG. Tinch AE, Gregory NE. La prevalencia de la debilidad de las patas en pollos de engorde evaluada por la puntuación dela marcha y su relación con el genotipo. Vet. Rec. 1992, 131.:190-194 
  2. Su G, P. Sorensen, Kestin SC Alimentacion de comidas es más eficaz que la restricción alimenticia temprana en la reducción de la prevalencia de la debilidad en las piernas en los pollos de engorde. Pult Sci. 1999;78.:949-95 
  3. Brickett KE, Dahiya JP, Classen HL, Annett B, Gomis, S. El impacto dela densidad de nutrientes, la forma de alimentación, y el fotoperíodo en la capacidad de caminar y la calidad ósea de pollo de engorde. Poult Sci. 2007; 86:2117-2125 
  4. Classen HL, Riddell C. Efectos de los fotoperiodos sobre anomalías y funcionamiento de las piernas de los pollos de engorde. Poult. Sci. 1989;68873-879
  5. Kestin SC, Su G, P Sorensen. Diferentes cruces de pollos de engorde comerciales tienen diferentes susceptibilidades a la debilidad de las piernas. Poult. Sci. 1999; 78.:1085-1090 
  6. Kestin SC, Gorden S, D G,Sorensen P. Las relaciones en los pollos de engorde entre la ojera, el peso vivo, la tasa de crecimiento y la edad. Vet. Rec. 2001; 148:195-197 
  7. Dawkins MS, Donnelly CA, Jones, T.A. El bienestar de los pollos está más influenciado por la condiciones de vivienda que por la densidad de alojamiento. Nature.2004;427.:342-344
  8. Semanas CA, Danburry TD, Davies HC, Hunt P, Kestin SC. Elcomportamiento de los pollos de engorde y sus alteraciones debidas a la cojera. Appl.Animal Behav. Sci. 2000;67.:11-125
 
remove_red_eye 1588 forum 5 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved