Necrosis de la cabeza del fémur en broilers

Publicado el: 16/3/2018
Autor/es:
La necrosis de la cabeza del fémur es una lesión muy frecuente hallada en explotaciones avícolas actuales, tanto en ponedoras como en pollo de engorde, y que se observa como una fractura total de la cabeza del hueso o como fisuras parciales del mismo.

Esta patología suele iniciarse como una osteomielitis bacteriana, pero diferentes alteraciones nutricionales pueden ser desencadenantes o agravantes de la misma. Por ejemplo, las alteraciones en los niveles de suplementación de calcio, fósforo o vitamina D que pueden conducir a raquitismo, y la malabsorción de nutrientes también pueden dar lugar a alteraciones óseas que tengan influencia sobre la aparición o agravamiento de la necrosis de la cabeza del fémur.
 

En cuanto a la etiología, son dos los agentes principalmente implicados en esta patología. Staphylococcus aureus y Escherichia coli son los dos agentes que se han aislado generalmente, siendo el primero más frecuentemente aislado en animales reproductores y E. coli en pollos de engorde, aunque pudiera existir implicación de ambos.

Las bacterias colonizan los vasos sanguíneos de la placa epifisaria, sobre todo en las zonas donde la corriente sanguínea es más débil, como en la cabeza femoral, o en zonas cartilaginosas alteradas. Tras la colonización se produce la osteomielitis y, posteriormente, una necrosis inicial de los condrocitos que posteriormente avanza hasta el hueso.

Es un problema que normalmente se identifica a través de la observación de aves inmóviles o incluso que presentan dificultades para permanecer en pie, debido al dolor derivado de las lesiones, que conlleva a una cojera y la posterior inmovilidad.

Post mortem, puede identificarse mediante la dislocación de la articulación coxofemoral. En los casos relativamente más leves, la cabeza se separa del fémur y permanece en el acetábulo, mientras que en casos más graves la fractura aparece en toda la parte proximal del fémur, afectando a la cabeza y al cuello.

Aunque es difícil prevenir esta patología, es importante prestar especial atención a:
  • El programa de alimentación: las vitaminas, los macro y microminerales y la relación calcio/fósforo son de gran importancia para un correcto desarrollo del sistema musculo-esquelético. La vitamina D3 desempeña un papel muy importante en los broilers de rápido crecimiento y en las ponedoras, ya que una falta de disponibilidad es factor predisponente en la aparición de problemas locomotores.
  • La salud intestinal: es fundamental que el intestino presente una integridad adecuada que permita una correcta absorción de nutrientes y, por tanto, un buen desarrollo. Además, de esa integridad dependerá también el equilibrio adecuado de los microorganismos presentes en el intestino, evitando proliferaciones de patógenos. La integridad intestinal se puede potenciar mediante el uso de productos naturales.
  • El estado inmune: tanto local como generalmente, la inmunidad debe tener capacidad suficiente para actuar frente a los microorganismos a los que los animales están expuestos diariamente. Para ello es importante un buen aporte nutricional y un correcto plan de vacunaciones.  La inmunidad se puede potenciar mediante el uso de inmunoestimulantes.
 
Autor/es
 
remove_red_eye 951 forum 6 bar_chart Estadísticas share print
Compartir:
close
Ver todos los comentarios
 
   | 
Copyright © 1999-2019 Engormix - All Rights Reserved